lunes, 29 de diciembre de 2014

Plan para leer la Biblia {en un año}





         Desde que llegué a Cristo he escuchado que debemos hacernos el propósito de leer la Biblia en un año, a decir verdad no es difícil si lo comparamos con la cantidad de libros, revistas, folletos, blogs, etc que leemos al día.


         Te confieso que he leído toda la Biblia pero no en un año, y no porque no la lea diario ya que para mi es un hábito el leerla todas las mañanas, sino que no tenía un método o un plan de lectura que me guiara o animara a cumplir con ese propósito que cada año nuevo hacía.


         ¿Te animas a leerla conmigo en un año? Quiero compartirte el plan de lectura para 52 semanas en la que viene ya la porción Bíblica que debemos leer y escudriñar, ésta se comienza el primer lunes del año y finaliza el último viernes del mismo. Te dejo el enlace a la página de descargas en Facebook para que puedas acceder al plan en PDF y lo imprimas.





         Te comparto también el plan de lectura dividida en los libros de la Biblia, así podrás ir marcando los capítulos que vayas leyendo al día y no lo releas (a menos que seas como yo y leas lo mismo vez tras vez) de igual forma te comparto el enlace para que accedas al PDF  puedas descargarlo.




         Comencemos el año llenándonos de la presencia de Dios, buscando y atesorando su Palabra, te deseo lo mejor para este 2015 que inicia de lo mejor, que las bendiciones de nuestro Padre Celestial sean derramadas a tu vida y a los tuyos, Dios te bendiga, te guarde y prospere en todo cuánto hagas, un abrazo y los mejores deseos para ti.



Con Cariño


Karla   


viernes, 26 de diciembre de 2014

CALENDARIO 2015


Siempre los inicios de año me encantan porque siento que es un 
“borrón y cuenta nueva” en mi vida.

Una oportunidad de comenzar proyectos nuevos, renovar sueños, metas, objetivos y continuar con éxitos obtenidos el año anterior.


¡Se acaba 2014! Hoy te comparto un calendario 2015 con imágenes para que las puedas descargar, imprimir, compartir o regalar y sean de bendición a muchos.


¡Mil gracias por estar aquí un año más!






Renovada en su Gracia



 Karla

















lunes, 22 de diciembre de 2014

¿Qué haremos ésta navidad?







            Recuerdo cómo de niña me apasionaba la navidad, el pino, las luces, el aroma a ponche de frutas y la ensalada de manzana eran lo máximo para mí. Recuerdo cómo todos hablaban y hablaban mientras picaban y pelaban fruta y verdura, era el día más feliz del año porque todos estábamos juntos en casa de mis padres y lejos estábamos de enojarnos, todo era felicidad.


         Nada extraordinario pasaba o sea, todo era felicidad por la navidad, intercambios, regalos, cena deliciosa, abrazos, pero faltaba algo ¿cómo lo sé? Pues porque al día siguiente todo continuaba igual que siempre, la felicidad era menor al ver los platos sucios por lavar, las sonrisas ya no eran tan espontáneas porque el desvelo era demasiado y así llegaba la noche y todo era normal.


         Para mi siendo una niña y teniendo juguetes nuevos no me importaba tanto ese tema, sin embargo siempre lo percaté. Ahora de adulto y con el conocimiento de Cristo, la navidad tiene otro sentido, un nuevo significado y una razón para sonreír no sólo ese día sino, todo el año.



         Nadie sabe el día exacto que nació Jesucristo, pero ¡nació! Y sigue vivo que es lo más hermoso que pueda sucedernos a nosotros los que creemos en Él.



Y dará a luz un hijo, y llamarás su nombre Jesús
porque él salvará a su pueblo de sus pecados.


Mateo 1:21



¡El Salvador del Mundo! Debería ser motivo de alegría, agradecimiento y celebración cada uno de nuestros días en la tierra, porque al nacer Jesús y morir en esa cruz obtuvimos el perdón de nuestros pecados, la entrada a la presencia de Dios, la sanidad y el poder para caminar en victoria.


¿Qué haremos ésta navidad?


¡Demos de gracia, lo que de gracia hemos recibido!

Regalemos a otros de lo mucho que él nos ha regalado, demos presentes que cambien y transformen vidas, Jesús vino a darse por nosotros así que, ésta navidad…


1.    Jesús nos brindó la Salvación
Compartamos con otros el mensaje de Salvación a través de Cristo.


Y en ningún otro hay salvación; porque no hay otro nombre bajo el cielo, dado a los hombres, en que podamos ser salvos.

Hechos 4:12



porque todo aquel que invocare el nombre del Señor, será salvo.

Romanos 10:13


2.  Jesús nos brinda acceso al Padre.

Enseñemos a otros a orar, abracemos a muchos en oración y clamemos a Dios por su vida.


Y todo lo que pidiereis al Padre en mi nombre,
lo haré, para que el Padre sea glorificado en el Hijo.
 Si algo pidiereis en mi nombre, yo lo haré.

Juan 14:13-14



Hasta ahora nada habéis pedido en mi nombre;
pedid, y recibiréis, para que vuestro gozo sea cumplido.


Juan 16:24


3.   Jesús nos da sanidad.

Regalemos a otros el conocimiento de la sanidad a través de Cristo, oremos por su sanidad y hablemos de los milagros que Jesús sigue haciendo hoy en día.


Mas él herido fue por nuestras rebeliones,
molido por nuestros pecados; el castigo de nuestra paz fue sobre él,
 y por su llaga fuimos nosotros curados.

Isaías 53:5



4.   Jesús nos dio la victoria sobre Satanás.

Regalemos a otros la oportunidad de conocer la diferencia entre el bien y el mal, pero sobre todo a estar seguros de que todo lo malo que Satanás pudiera hacer en contra de su vida ha sido derrotado por medio de Cristo.


Someteos, pues, a Dios; resistid al diablo, y huirá de vosotros.


Santiago 4:7

  




Jesucristo el mejor regalo para nuestra vida. Que está navidad las fiestas y celebraciones sean sólo por Él.

Que nuestro motivo principal para reunirnos en familia sea celebrar y agradecer a Dios por la vida que tenemos a través de Cristo.



Recibe bendiciones mujer.




Renovada en su Gracia


Karla






miércoles, 17 de diciembre de 2014

Reconciliándote con el pasado





         Mi hermana Maryjo me envió una imagen que decía:

“Hoy es el mañana que tanto te preocupaba ayer”

Siempre le he hecho saber que sus palabras son como un bálsamo a mi vida, siempre tiene la palabra correcta en el momento preciso y es derivado de su vida de oración y de estar en continua búsqueda de Dios. Había estado llorando casi toda la mañana porque muchos pensamientos de mi pasado venían a mí y me hacían sentir mal, muchas cosas que viví desde niña habían estado resonando en mi cabeza y llegó un momento en el que me descontroló y en lugar de explotar sucedió lo contrario, imploté es decir me lo guardé todo al grado de ya no poder contenerlo y salió de pronto en un borbotón de lágrimas.




         Cambiaría la frase… yo diría:

“El ayer no puede impedir que disfrutes el mañana que es hoy”



¿A qué me refiero con eso? Todos los días estamos expuestos a recordar sucesos del pasado que nos dañaron, lo importante es no estancarnos en ellos y dejarlos fluir, sinceramente no lo había estado haciendo en un área en específico, aún sentía mucho dolor y me lo guardaba, lo suficiente para que nadie se diera cuenta de ello, aún mi esposo lo ignoraba.


He estado meditando mucho en los Salmos, que me han hecho entender que el amor de Dios va más allá de lo que pueda entender.


Porque mejor es tu misericordia que la vida;
Mis labios te alabarán.
Así te bendeciré en mi vida;
En tu nombre alzaré mis manos.


Salmos 63:3-4



         Imagínate todas las cosas que pudimos habernos perdido por estar enfocados en el pasado, y no es que sea malo recordar sino que el estancarse en él es lo que no nos permite avanzar, una canción, un aroma, un sabor, algún ruido puede traernos a la memoria alguna situación que nos desagradó o que nos lastimó en el pasado y si aún no lo sanamos puede ser perjudicial para nuestro día y desencadenar dolores y angustias hasta que decidamos dejarlos por completo en el pasado y que se queden ahí solo como lecciones de vida.



         El apóstol Pablo decía algo que deberíamos meditarlo y decirlo con la misma convicción que él, él decía:


No quiero decir que ya haya logrado estas cosas
ni que ya haya alcanzado la perfección; pero sigo adelante
a fin de hacer mía esa perfección para la cual Cristo Jesús
 primeramente me hizo suyo. 
No, amados hermanos, no lo he logrado, pero me concentro únicamente en esto:
olvido el pasado y fijo la mirada en lo que tengo por delante,
y así  avanzo hasta llegar al final de la carrera para recibir
el premio celestial al cual Dios nos llama por medio de Cristo Jesús.

Filipenses 3:12-14 NTV



...no he logrado la perfección… aún cometemos errores, somos humanos, nos equivocamos, no somos perfectos; he luchado tanto con el que se nos exija perfección a quienes predicamos de Cristo, si bien es cierto que nuestra vida y nuestra condición ha cambiado eso no es sinónimo de perfección, pero como Pablo dijo:


… sigo adelante a fin de hacer mía esa perfección para la cual Cristo Jesús primeramente me hizo suyo agradándole a él sólo a Él.


…Olvido el pasado y fijo la mirada en lo que tengo por delante… el pasado puede ser un ancla que no nos deja avanzar a más, puede mantenernos atados a algo que ya no existe y alejarnos de todo aquello que Dios tiene para nosotras.


Nosotras decidimos si vivir en el pasado o salir de ese lugar para seguir caminando en las bendiciones diarias del hoy.


Y, después de desahogarme en un mar de lágrimas me di a la tarea de dejar todo eso en el lugar que le corresponde… en el pasado, a los pies de Cristo y fuera de mi corazón. Es necesario que renueve mis pensamientos día a día, entregarlos a Cristo en oración y dedicarme a pensar sólo lo que es bueno para mi vida y que traerá bendición; de nada sirve que esté atormentándome con pensamientos de algo que fue hace mucho tiempo y que ya no tiene por qué hacerme sentir mal.


Ese pensamiento que me había atormentado por años era: “Casi nadie me quiere”  y lo creí muchísimo tiempo de mi vida, veía a la gente, a mi familia y la familia de mi esposo como personas que en realidad no me querían, siempre me sentí excluida y rechazada pero lo guardaba hasta que ya no pude contenerlo más, mis oraciones pasaban de largo ese tema porque lo quería olvidar, guardarlo en un cajón y no abrirlo más, pero de una u otra forma siempre lograba salir a flote y me sentía mal por ello. ¿Cómo una cristiana puede sentirse mal por algo así? ¿Qué pensaría Dios si acaso eso me ha estado lastimando por años? Y Él estaba ahí para responderme…


Por lo demás, hermanos, todo lo que es verdadero,
todo lo honesto, todo lo justo, todo lo puro, todo lo amable,
 todo lo que es de buen nombre; si hay virtud alguna,
si algo digno de alabanza, en esto pensad.

Filipenses 4:8


         Esa es la respuesta a ¿qué hacer cuando vengan pensamientos del pasado a mi mente? Piensa sólo lo que es digno de alabanza… y cambiemos nuestra forma de pensar, busquemos ayuda de personas, amigos en quienes podemos depositar nuestra confianza y nos apoyen en oración, una guerra, una lucha es mucho más sencilla si se pelea entre varios, no te dejes vencer y llénate de Dios; estos días he comprobado en mi vida el siguiente Salmo, vívelo también tú.




Si tu ley no hubiese sido mi delicia,
Ya en mi aflicción hubiera perecido.

Salmo 119:92



Renovada en su Gracia



Karla



Artículo escrito para Unidos Radio






lunes, 15 de diciembre de 2014

Nombre sobre todo nombre... {Jesús}





         Seguramente no te gusta del todo tu nombre, tal vez habrías preferido llamarte diferente, muchas veces nuestro nombre ha sido motivo de burlas, comentarios despectivos o chistes, pero ese es el nombre que eligieron nuestros padres para nosotras y nos acompañará siempre.


         En el antiguo testamento vemos como es que se nombraba a los niños de acuerdo a situaciones específicas o de acuerdo a cualidades particulares vistas en ellos o bien, para resaltar características de su fortaleza, de su carácter, de su vida espiritual, etc. el nombre dado a cada hijo debía (y debe) ser elegido con sabiduría.


         Pero de entre todos los nombres que puedan existir para cada habitante de la tierra, hay uno que es nombre SOBRE todo nombre… Jesús…


y estando en la condición de hombre, se humilló a sí mismo,
haciéndose obediente hasta la muerte, y muerte de cruz.
Por lo cual Dios también le exaltó hasta lo sumo,
y le dio un nombre que es sobre todo nombre,
 para que en el nombre de Jesús se doble toda rodilla
de los que están en los cielos, y en la tierra, y debajo de la tierra


Filipenses 2:8-10





Toda rodilla se doble… en el cielo, en la tierra y en el infierno…




Hoy me encuentro en el blog En su Camino de mi amiga Liz Bañuelos, 
puedes terminar de leer el artículo pinchando la imagen.








Renovada en Su Gracia



Karla




sábado, 13 de diciembre de 2014

Matrimonio Blindado





La gran mayoría nos casamos pensando, deseando y estando convencidos de que será para siempre.


Estas últimas semanas he sabido de tantos matrimonios que están pasando por problemas, distanciamientos, pensamientos de divorcio, rupturas, etc. y eso me duele mucho, pues en un tiempo pasé por lo mismo y es dolorosísimo ese sentimiento de descorazonamiento y de que se acaba el amor. Es horrible.


Dios es bueno y restaura lo que se derribó, siempre y cuando al menos una persona esté interesada en construir nuevamente sobre las ruinas. Tal vez no esté totalmente derribado, pero una pequeña cuarteadura en el cimiento puede ser fatal, una pared que comienza a debilitarse puede ser el comienzo de un inminente derrumbe, por eso antes de que eso suceda, actuemos.


En el mundo de la farándula es común escuchar acerca de “los contratos pre-nupciales” para asegurar su matrimonio poniendo reglas y acuerdos delante de un juez, si alguno de ellos es quebrantado, el matrimonio se disuelve y el infractor tendrá que pagar una fuerte suma monetaria, perderá bienes y en ocasiones la patria potestad de los hijos si acaso existieran.



Qué tristeza el querer conservar un matrimonio para no perder los bienes materiales. No creo que haga falta construir un muro de protección al matrimonio basándose en el amor a las pertenencias pues tarde o temprano caerán, ya que el cimiento debería estar en Jesucristo y el muro hecho a base de amor, de oración y de manos unidas para sostenerlo.


Pero eso lo sabemos tú y yo que conocemos de Dios y le tenemos un temor reverente y agradecemos por su piedad y misericordia para con nuestro matrimonio; por eso enseñemos a aquellos que están batallando en su lecho, y animémosle a seguir firmes; y aún si nuestro matrimonio es el que está siendo derrumbado pongamos manos a la obra.


Reconozcamos que está cayendo.

Nuestro amado Dios conoce nuestro corazón, gracias a Dios por ello porque de otra manera muchos quedaríamos sin respuesta de su parte al guardarlo todo para nosotros mismos.

“me dijo el rey: ¿Por qué está triste tu rostro? pues no estás enfermo.
No es esto sino quebranto de corazón. Entonces temí en gran manera.”

Nehemías 2:2


No es bueno cegarnos ante una realidad, ni tampoco es bueno tratar de ocultarlo pensando que el tiempo curará las heridas. No, las heridas las cura Dios no el tiempo, y creo que si la casa está derribada ya no podemos fingir que todo está bien.



Y dije al rey: Para siempre viva el rey.
¿Cómo no estará triste mi rostro, cuando la ciudad,
 casa de los sepulcros de mis padres, está desierta,
y sus puertas consumidas por el fuego?

Nehemías 2:3



Decisión

Como mujeres ya vimos que está mal nuestro matrimonio, ya lo reconocimos delante de Dios, anhelamos verlo levantado otra vez, así que decidamos actuar.


“y dije al rey: Si le place al rey, y tu siervo ha hallado gracia delante de ti,
 envíame a Judá, a la ciudad de los sepulcros de mis padres,
y la reedificaré.”

Nehemías 2:5



Planificación

Listo, ya decidimos ¿y ahora? ¿Qué haremos? Es bueno que tengamos tiempo establecido para estar a solas con Dios, para llenarnos de  Él y de su consejo, un guerrero no sale a la batalla sin entrenar, sin conocer lo que el enemigo hace, sin conocer sus fortalezas (propias y del enemigo) así que es tiempo de orar específicamente por nuestro matrimonio, por guardar y proteger el pacto que hicimos con Dios y de rescatar lo que perdimos en oración, en ayuno, en lectura de su Palabra; no podemos divagar más tiempo.



“Entonces el rey me dijo (y la reina estaba sentada junto a él): ¿Cuánto durará tu viaje, y cuándo volverás? Y agradó al rey enviarme, después que yo le señalé tiempo.  Además dije al rey: Si le place al rey, que se me den cartas para los gobernadores al otro lado del río, para que me franqueen el paso hasta que llegue a Judá;  y carta para Asaf guarda del bosque del rey, para que me dé madera para enmaderar las puertas del palacio de la casa, y para el muro de la ciudad, y la casa en que yo estaré. Y me lo concedió el rey, según la benéfica mano de mi Dios sobre mí.”

Nehemías 2:6-8




Guarda silencio en el secreto de Jehová

No hay necesidad de gritar a los cuatro vientos que lucharemos para reconstruir, recuerda que todo lo que pedimos en secreto de oración, nuestro Dios lo recompensa en  público, trabaja en el secreto de Jehová en oración, en derramar tu corazón a Él.

“me levanté de noche, yo y unos pocos varones conmigo,
 y no declaré a hombre alguno lo que Dios había puesto
en mi corazón que hiciese en Jerusalén; ni había cabalgadura conmigo,
excepto la única en que yo cabalgaba.”


Nehemías 2:12




¿Qué está mal?

Hagamos un recuento de los daños… tú y yo sabemos que es lo que ha hecho caer la primer pared, sabemos en qué hemos fallado, reconozcamos que hemos contribuido en derribarlo, con nuestras actitudes, nuestros miedos, nuestra falta de compromiso, por cambiar el orden divino, por no esperar la respuesta de Dios y actuar precipitadamente en algo, por no orar, por no velar por nuestro hogar, por creer que todo estaba bien y no interceder por nuestro esposo cuando debería ser una prioridad para nosotras, pues ellos, son la cabeza del hogar.


“Y salí de noche por la puerta del Valle hacia la fuente del Dragón y a la puerta del Muladar; y observé los muros de Jerusalén que estaban derribados, y sus puertas que estaban consumidas por el fuego.  Pasé luego a la puerta de la Fuente, y al estanque del Rey; pero no había lugar por donde pasase la cabalgadura en que iba.  Y subí de noche por el torrente y observé el muro, y di la vuelta y entré por la puerta del Valle, y me volví.”


Nehemías 2:13-15




¡Manos a la obra!

El matrimonio es un equipo bien formado con Dios, tu esposo y tú, es tiempo de hablar con él, dejar toda rencilla, todo mal entendido, todo enojo, todo eso que los separa para reedificar su matrimonio juntos.


“Les dije, pues: Vosotros veis el mal en que estamos,
que Jerusalén está desierta, y sus puertas consumidas por el fuego;
venid, y edifiquemos el muro de Jerusalén,
y no estemos más en oprobio.”


Nehemías 2:18




“A palabras necias, oídos sordos”

Siempre habrá alguien que no cree en tu matrimonio, dime si has escuchado voces de otros diciéndote:



¿ya para qué?
¿perdonarás su infidelidad?
¿permitirás que te siga humillando?
¿y él cuándo pensó en ti?
¿segura que quieres seguir con él?
Como si valiera la pena…
Anda, perdónalo para que te vuelva a hacer lo mismo
Y cosas por el estilo.



¿Las has escuchado? Por favor mujer… no hagas caso a las voces de los incrédulos, ni de los que juzgan sin saber; sólo tú, tu esposo y Dios saben la realidad de lo que sucede dentro del hogar, y si has dispuesto tu corazón a reconstruir, se han perdonado, se aman y están convencidos de seguir adelante, cierra tus oídos a esas voces y escucha la voz del Espíritu Santo recordándote que todas las cosas ayudan a bien a los que amamos a Dios.



“Pero oyéndolo Sabalar hormonita y Tobías el siervo amonita,
les disgustó en extremo que viniese alguno para procurar el bien de los hijos de Israel. Pero cuando lo oyeron Sabalar hormonita, Tobías el siervo amonita, y Gesten el árabe, hicieron escarnio de nosotros, y nos despreciaron, diciendo: ¿Qué es esto que hacéis vosotros? ¿Os rebeláis contra el rey?”


Nehemías 2:10,19




Matrimonio blindado

Levántense, edifiquen, reconstruyan sobre el cimiento que es Jesucristo, levanten paredes en amor, comprensión, perdón, cariño, respeto, honra, sujeción, fe, paciencia, esperanza, etc. Alrededor de tu hogar, de tu matrimonio, de tu familia y por favor mujer, cuiden que nada mueva los cimientos otra vez. Antes de que un muro caiga, denle mantenimiento en comunión entre ambos con Dios, en oración, súplica y sobre todo amor.


“Y en respuesta les dije: El Dios de los cielos,
él nos prosperará, y nosotros sus siervos nos levantaremos y edificaremos,
porque vosotros no tenéis parte ni derecho ni memoria en Jerusalén.”


Nehemías 2: 20





{ORACIÓN}

Padre en el nombre de Jesús, gracias por darme las herramientas necesarias para reedificar mi matrimonio, gracias por poner en mi corazón el deseo de construir un nuevo hogar cimentado en tu palabra, en tu presencia, gracias amado Dios por creer en mi matrimonio y no permitir que se disolviera. Perdóname  por no haber valorado el pacto que hice en el altar, pero hoy con mi corazón en la mano te pido que bendigas nuestra unión una vez más y que me permitas cuidarlo, regarlo con amor y dedicación como el primer día que me uní a mi esposo. Pongo en tus manos mi hogar pidiéndote que no te apartes nunca de él y que tu amor y tu presencia estén con nosotros todos los días que nos permitas estar en esta tierra, en nombre de Jesús, amén.


Dios Bendiga tu matrimonio mujer…


Renovada en su gracia



Karla




viernes, 12 de diciembre de 2014

Ya lo decía mi madre... {homenaje a mi madre}





¿Se puede alguien morir de amor? ¿Alguien está lo suficientemente triste como para dormir y no despertar más? Esas preguntas giraban en mi mente mientras veía a mi madre dormir plácidamente en la cama del hospital, era raro ver a una mujer que tiempo atrás bailaba con sus nietos, silbaba mientras guisaba o cantaba canciones en alta voz de repente estar postrada en una cama, esperando el día de decir adiós.


         Son vagos los recuerdos que tengo de mi madre, es como si todo de pronto se hubiera vuelto una especie de sueño en el que todo es borroso. Toda mi infancia vi a mi madre como una anciana y la verdad es que no era tan mayor, me dio a luz a sus casi 40 años y entre gallinas, caballos, leche de vaca, guisados deliciosos, café y mucho pan me educó.


         Estela, mi madre una mujer tan distinta a todas las mamás que he conocido, era una mujer fuera de serie; siempre sonriendo y cantando, bailaba hasta con el más pequeño de sus nietos y tal vez hasta los malcriaba por tanto amor que les dio, pero sin duda alguna hoy esos mismos nietos la extrañan y la aman más por cómo fue con ellos.





         No he conocido a una madre que proteja tanto a sus hijos como la mía, tal vez porque a eso se dedicó toda su vida, era su razón de levantarse cada mañana; el atender a mi padre y a cada uno de sus hijos y hasta sus nietos.


         Amante de la comida, guisaba exquisito tanto que ideó una forma de hacer queso y la capirotada en semana santa ¡uf! era un placer comerla. Cada mañana era típico despertar por las canciones norteñas que escuchaba en aquella vieja grabadora negra mientras preparaba el desayuno que por cierto, era su comida favorita con una alta dosis de cafeína… mmmm ese aroma a café de olla inundaba la atmósfera de nuestro hogar, sentada a la mesa con ella, sólo esperábamos ver pasar por la ventana aquella silueta del caballero con sombrero que engalanaba la habitación… mi padre.


         Cada uno de mis hermanos tienen historias y anécdotas que contar, te confieso que más de una vez he deseado que existiera una especie de máquina del tiempo en la cual pueda volver a esa etapa donde mis hermanos eran niños y conocer más de ellos, vivir y convivir más con ellos y mis padres, no me importaría mucho si sólo fuera espectadora pero por lo pronto (y sin máquina de tiempo) me conformo con escuchar las historias que cuentan entre ellos y me hacen partícipe desde cómo mi mamá corría en los campos verdes al lado de mis pequeñas hermanas dejando de ser mamá para unirse a ellas como una niña más, o las noches heladas en la habitación con techo de lámina de asbesto donde se metía bajo las cobijas con ellas para cambiarles la ropa sin necesidad de que ellas tuvieran frío cuando antes la había planchado para que estuviera calientita, ideaba cada cosa para que sus hijos no sufrieran…


         Mi hermano Juan me cuenta que se iban a lavar al río y ella cargaba sobre su cabeza una tina con ropa húmeda, una mujer que vivió para dedicarse a sus hijos, era normal que al final de sus días pidiera eso que tanto nos dio… atención y a decir verdad era lo único que siempre necesitó.


         Tenía cualidades únicas, era buenísima imitando voces y mímica, era experta en hablar cuando debía callar cosa que nos causaba demasiada gracia porque por lo regular terminaba roja como tomate y corriendo a toda prisa para subirse a la camioneta gris de mi padre, quien por supuesto no perdía tiempo y arrancaba de un jalón salvaguardando la integridad de su viejita.


         Mi madre era una mujer que nos amó, muy a su manera, a su entender; daba la vida por sus hijos y nietos, siempre preocupada por si teníamos que comer, que vestir, siempre al pendiente de nuestras necesidades que buscaba hasta debajo de las piedras la forma para ayudarnos aunque eso pusiera en riesgo su integridad, su seguridad. ¿En qué momento envejeció?


Muy buenos recuerdos de mi madre, hoy la he extrañado cómo no te imaginas, no se supone que los padres mueran uno tras otro, pero Dios es así, muestra su poder y su soberanía en momentos que no esperamos y cómo menos imaginamos por eso hoy lo alabo desde mi corazón, por la forma en la que sucedieron las cosas…


         Hoy a casi un mes de su partida aún no nos “cae el veinte” como decimos en México… todas las cosas ayudan a bien  a los que amamos a Dios y la muerte de nuestros padres nos ha unido más como familia, todos los días hablamos entre hermanos no perdemos el tiempo en enojos ni en problemas del pasado pues al final del día somos hermanos, somos de la misma sangre, hijos de los mismos padres que dieron todo de sí para que siempre estuviéramos bien, hoy en agradecimiento a su amor nos hemos unido más y nuestro amor ya no lo callamos, nos abrazamos y nos bendecimos unos a otros; Dios en su infinita misericordia unió nuestros corazones y nos hizo darnos cuenta que cuando mueren tus padres sólo tienes a tu familia para poder hacer de la descendencia de ellos algo digno para recordar… Me gusta pensar que al entrar al cielo caminando gritó: "vieeeeejoooooo, vieeeejoooo" sabiendo que mi padre estaría esperándola llegar... gracias por hacer una familia juntos.


Besos hasta el cielo a nuestra amada madre y a nuestro amado padre…





Y la descendencia de ellos será conocida entre
las naciones, y sus renuevos en medio de los pueblos;
 todos los que los vieren, reconocerán
que son linaje bendito de Jehová.

Isaías 61:9




Karla




Un homenaje a mi padre

¡únete a la comunidad instagram!

Licencia Creative Commons
Este blog y todo su contenido gráfico y escrito está protegido por derechos de autor bajo Licencia Creative Commons Atribución-NoComercial-CompartirIgual 4.0 Internacional.
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

¡Suscríbete a mi canal!

Blogging tips