martes, 28 de enero de 2014

Día 21 Bendiciendo su Vida



Continuamente le decimos a las personas "Dios te bendiga", "Recibe bendiciones", "Te bendigo" o simplemente "Bendiciones"  y es algo importante y bien recibido por cualquiera que cree en Dios.

Pero, ¿cuántas veces o cuándo bendecimos a nuestros hijos?

Bendecir: "Dar beneficios"

Cuando oramos a Dios por nuestros hijos seguramente le pedimos que los bendiga, no se que tan específica pueda ser esa oración o si sólo nos limitamos a decirle a Dios "Bendícelos Padre". Te confieso que así era mi oración hasta que descubrí en la Biblia que los grandes patriarcas de la antigüedad bendecían de manera específica a sus hijos; ellos sabían el poder de una bendición y de cómo podría alcanzar a sus generaciones futuras y eso me entusiasma pues me gusta pensar que somos parte de una bendición de nuestros antepasados y que de nuestra cuenta corre el que bendigamos a nuestros descendientes.


"Y Jacob se acercó, y le besó;
y olió a Isaac el olor de sus vestidos, y le bendijo, diciendo: 
Mira, el olor de mi hijo; como el olor del campo que Jehová ha bendecido; Dios, pues, te dé del rocío del cielo, y de las grosuras de la tierra, y abundancia de trigo y de mosto. Sírvante pueblos, y naciones se inclinen a ti; sé señor de tus hermanos, y se inclinen ante ti los hijos de tu madre. Malditos los que te maldijeren, y benditos los que te bendijeren."
Génesis 27:27-29


Mira el olor de mi hijo, esto me dice 2 cosas:
  1. Los padres conocemos las capacidades, virtudes y talentos de cada uno de nuestros hijos y sobre eso mismo podemos bendecirlos para que les vaya bien en lo espiritual (rocío del cielo) y en lo terrenal (grosuras de la tierra)
  2. Los hijos deben conocer la importancia de una bendición dada por sus padres, es bueno que desde niños ellos reciban palabras que edifiquen su vida para que crezcan conociendo su potencial y las bendiciones sean una realidad.
Tal vez tus hijos son muy pequeños como para saber en que son buenos, no te desanimes ni dejes de orar por ellos, ora para tener una visión de parte de Dios y conocer dónde Él los quiere usar y en qué los bendecirá, es como si nuestros hijos estuvieran bajo "un telescopio divino" en el que nosotras tenemos acceso y podemos ver a futuro lo que Dios tiene para ellos.


"Porque yo sé los pensamientos que tengo acerca de vosotros,
dice Jehová, pensamientos de paz, y no de mal,
para daros el fin que esperáis."
Jeremías 29:11


Y si tus hijos son grandes aún tienes la oportunidad de bendecirlos; realmente no importa la edad, solo que ya siendo adultos sabrás en que área bendecirlos y también lo mismo que los menores, puedes pedir dirección de Dios para conocer hasta dónde los va a llevar.

Lo podemos ver en Abraham, pues pensaríamos que a los 75 años de edad su vida estaría resuelta, pero en realidad apenas comenzaría a vivir las bendiciones de Dios. (Recuerda que el vivió 175 años, Génesis 25:7)






Demos bendiciones a nuestros hijos, abrázalos, ora por ellos, cree en cada bendición que le darás y cree también en que lo que les digas será de bendición a tus futuras generaciones y enséñales a tus hijos a bendecir a tus nietos para que su vida sea bendecida desde ahora y para siempre.





ACTO DE AMOR: 

Escribe en una hoja los dones y talentos en los que los bendecirás específicamente y ora por ellos.


PARA RECORDAR:

Las palabras tienen poder, lo que les hable hoy a mis hijos pueden darles bendición o no.



Agradecida Sirviendo

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Licencia Creative Commons
Este blog y todo su contenido gráfico y escrito está protegido por derechos de autor bajo Licencia Creative Commons Atribución-NoComercial-CompartirIgual 4.0 Internacional.
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
Blogging tips