jueves, 13 de febrero de 2014

Amor... ¿Histérico o histórico?





"...No hace nada indebido, no busca lo suyo, no se irrita, no guarda rencor; no se goza de la injusticia, mas se goza de la verdad."

1 Corintios 13:5-6


¿Me das la prueba de amor? -dice el novio esperando como respuesta un contundente ¡sí!- Cualquier jovencita ilusionada con un hombre que lo ha tratado bien accedería... 

Lo triste es que es más común hoy en día, ha habido un aumento en las estadísticas de mujeres menores de edad que están embarazadas, sin contar aquellas mujeres que han decidido abortar. Es triste que profesando un "falso" amor lastimen el corazón de una mujer, podemos pensar que hay demasiada publicidad sobre ese tema, y si, la hay; sin embargo la educación sexual debería darse en el hogar, dándole la explicación de la manera que Dios manifiesta en su Palabra y no la que el mundo falsa y abiertamente experimenta. 

Leí hace unos días un rótulo que decía: "La prueba de amor no se da en los moteles sino en un altar el día de tu boda" y estoy de acuerdo con ello, podemos comenzar a cambiar la manera de pensar y enseñarle a nuestros hijos valores en cuanto a ese tema, más si son varones, eduquémoslos de tal forma que podamos decir: "Así me hubiera gustado que me trataran a mi."


Dentro de "No hace nada indebido" en el matrimonio lo podemos hablar junto con "No busca lo suyo" porque por lo regular el varón y a veces la mujer "por amor" solicita diferentes tareas o prácticas que van contra lo que el cónyuge desea, y pienso que es egoísmo buscando lo suyo aunque para la pareja sea algo incómodo; puedo hablar en el sexo o en áreas contrarias a los valores que se tienen individualmente. Y a decir verdad no es por amor, es por egoísmo o amor propio, cuando nos casamos buscamos siempre hacer feliz a nuestra pareja y eso a veces quiere decir que tenemos que ceder, pero siempre y cuando no afecte nuestra integridad personal.


No se irrita, No guarda rencor... (histérico - histórico)

Mi esposo dice que las mujeres NO somos histéricas, sino históricas, porque recordamos cosas de años atrás como si hubieran sucedido hace 30 minutos y creo que es verdad, (por lo menos en mi caso, si jajaja) y son cosas buenas y malas las que recordamos, aunque seamos honestas, las cosas "malas", "tristes o que nos hicieron enojar" son las que predominan en nuestra mente y por lo consiguiente en nuestro corazón.

Leí alguna vez que alguien imaginaba nuestro corazón con dos habitaciones; una dónde están todos los recuerdos tristes, irritantes, todas aquellas veces que nos dañaron, nos engañaron, en fin... todo eso que nos marcó de manera negativa alguna vez en nuestra vida y cada anotación tiene escrita la fecha en la que nos sucedió.


Hay otra habitación dónde está todo lo bello, todo aquello que nos llenó de amor, de regocijo, cada triunfo en lo espiritual y terrenal, cada detalle que nos hizo sentir bien, importante y amada y también tiene la fecha escrita.


Entonces, si hay esas dos habitaciones ¿por qué me siento tan desdichada cada vez? Creo que es porque decidimos estar más tiempo en la habitación negativa, entramos a ella y nos sentimos apapachadas por el dolor que nos hicieron pasar, nos autocompadecemos, nos sentimos bien maquinando como vengarnos de esa persona que nos dañó y si, eso logra irritarnos a tal punto que desearíamos sacar ese coraje con lo primero que veamos... Y justo en ese momento llega tu esposo... que de hecho tiene una o más leyendas en ese "cuartito del terror" y comienzas a sacar NO sólo esa frustración sino todo el repertorio y paga platos que él tal vez no rompió.


Una pareja de esposos debería tener en cuenta que una de las bases para tener un matrimonio sano es "PERDONAR" pero te recuerdo que es perdonar y ¡olvidar! te lo digo porque he escuchado tantas veces "Perdono pero no olvido" No, querida amiga... ¿Imagínate si Dios actuará de esa forma con nosotras? es perdonar y olvidar como Dios lo hace todos los días de nuestra vida. Perdonando de verdad el resentimiento y el rencor serán más sencillos de erradicar de nuestro corazón. 

¿Te doy un tip? Pasemos más tiempo en esa habitación donde nos sentimos verdaderamente amadas, queridas, admiradas, respetadas... y no por vanidad u orgullo, sino porque ahí podemos experimentar cómo es que Dios nos ve, veamos esa habitación como el lugar donde nos re-enamoramos de Dios y de nuestro esposo.


No se goza de la injusticia más se goza de la verdad...


Max Lucado en su libro "un amor que puedes compartir" manifiesta:



"Quieres medir la profundidad de tu amor por alguien? ¿Cómo te sientes cuando esa persona tiene éxito? ¿Te alegras o sientes celos? ¿Y cuando tropieza o cae? ¿Cuándo algo le sale mal? ¿Lo lamentas de verdad? ¿O en el fondo te alegras? El amor nunca celebra la adversidad. Nunca.

Celebra el éxito inesperado de algún familiar. Haz algo divertido, memorable y significativo. Asegúrate de que la persona cuyo éxito se está celebrando sepa cuánto te alegras, no sólo por el éxito, sino también por ser quién es.



Toma nota de tu reacción cuando un hermano o una hermana creyente obtiene algún éxito. ¿Te alegras realmente con esa persona o sientes un poco de envidia? Piensa también en cómo reaccionas cuando un rival tropieza. ¿Lo disfrutas? Pídele al Señor que te revele el estado de tu corazón y dile después que te ayude a parecerte más a Cristo."



Entonces, hagamos algo querida amiga, ésta pequeña serie acerca del amor es más enfocada a vivir una vida marital tal cual la describe Dios en 1 Corintios 13, para dejar de amar de la manera que se nos enseñó en el mundo, echemos un vistazo a las parejas y el amor que se profesan personas que están lejos de Dios y analicemos si así es como queremos vivir nuestro matrimonio y peor aún, si ese es el ejemplo que deseamos vean nuestros hijos como modelo a seguir. Hay muchas cosas que debo cambiar, te confieso que cuando escribí éste artículo conforme escribía las palabras sabía que Dios estaba hablando a mi vida, sabía que para recibir primero tengo que dar y decidí comenzar nuevamente, como te expreso líneas arriba, quiero vivir un matrimonio de la manera que Dios nos muestra y amar a mi esposo de la misma manera que Dios lo ama a él... 



Recibe bendiciones Mujer de Valor


Agradecida Sirviendo







Artículos anteriores

Los "No" del amor

Sonríe... el amor es amable

Tranquila... el amor es paciente

Tu amor me hace bien

No hay comentarios:

Publicar un comentario

¡únete a la comunidad instagram!

Licencia Creative Commons
Este blog y todo su contenido gráfico y escrito está protegido por derechos de autor bajo Licencia Creative Commons Atribución-NoComercial-CompartirIgual 4.0 Internacional.
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

¡Suscríbete a mi canal!

Blogging tips