lunes, 17 de febrero de 2014

Amor... Refugio seguro



"... Todo lo cree, todo lo espera, todo lo soporta, el amor nunca deja de ser..."

1Cor 13:7-8


Cuando comenzamos éste estudio lo hicimos con la visión de aprender a vivir nuestro matrimonio (el tuyo y el mío) con el amor que describe 1 Corintios 13; sin duda ese amor lo conocemos, lo experimentamos y lo vivimos todos los días, pues ese es el amor que Dios nos da a cada una de nosotras.

El amor ágape que hablamos anteriormente y que se describe de la siguiente manera: "El amor ágape no busca su propio bien, sino que es capaz de renunciar a sus derechos, perdona todo el tiempo y tiene como propósito primero dar y no sólo recibir."



El amor todo lo sufre...


Nunca se da por vencido... ¡jamás! cuando amamos siempre buscamos lo mejor para la otra persona, en este caso nuestro esposo, pero aplica igual para con todos. ¿Realmente estamos dispuestas a "sufrir" todo por amor? ¿A no darnos por vencidas? Esto no quiere decir que permitamos abusos, a lo que me refiero es si acaso podemos estar firmes en nuestro amor y luchar por él, por defenderlo y clamar por él para cubrirlo.


¿Cuánto tiempo hemos orado por nuestro varón? ¿días, meses, años? No te des por vencida, sigue orando por él, soporta las luchas que pudieran venir en contra de su unión, no te rindas, llegará un día la respuesta de Dios y aunque no sé si será lo que estás pidiendo si se que nuestras oraciones no tienen fecha de caducidad y que sea cual sea la respuesta de Dios, debemos confiar en que es lo mejor para nosotras

"Porque yo se los pensamientos que tengo acerca de vosotros, dice Jehová, pensamientos de paz y no de mal, para daros el fin que esperáis"

Jeremías 29:11


Todas nuestras oraciones son escuchadas, no te rindas.



El amor todo lo cree...


Tal vez pienses que todo está dicho y que ya no hay solución... tranquila, la última palabra la tiene Dios, no bajes la guardia pues es muy fácil dejar de orar, dejar de creer que algo extraordinario podría pasar, más cuando llevamos meses o tal vez años orando por el corazón de nuestro esposo; pero el amor todo lo cree, no pierdas la fe, si tu esposo es creyente o no, sigue orando por él tanto como si fuera el hombre que deseas ver en él, me explico: Dejemos de orar "quejas" y oremos soluciones, dejemos de orar los defectos de nuestro esposo y oremos sus virtudes... el amor todo lo cree, no pierdas la fe.


El amor todo lo espera...


¿De verdad todo lo esperamos? Esto es más acerca de nuestra dependencia de Dios, fíjate en quién depositamos nuestra esperanza, es un acto de rendición a él y decir: "Señor yo me alegro en la esperanza que hay en ti, soy paciente en la tribulación y no dejo de orar por él, sabiendo que tus tiempos y propósitos son perfectos"

No pierdas la esperanza de ver algún día cumplido el propósito de Dios en tu vida, en la de tu esposo y tu matrimonio, recuerda que el que comenzó la obra en nosotros la perfeccionará.


El amor todo lo soporta...


El amor se mantiene firme en toda circunstancia... ¿lo has experimentado? seguro que si... podemos soportar cualquier circunstancia por amor; hambres, engaños, indiferencia, falta de amor de tu cónyuge, en fin, tú sabes que es lo que has soportado hasta hoy por amor, es lo que nos hace diferentes de muchas más personas que dejan de perseverar, se rinden a la primer caída, sin embargo, el amor que prevalece es este, el amor que es sufrido, benigno, sin envidia, el que no es jactancioso, el que no se envanece, no hace nada indebido, no busca lo suyo, no se irrita, no guarda rencor, no es injusto, todo lo cree, todo lo espera, todo lo soporta... ¡No te rindas mujer de valor!



El amor nunca deja de ser...


Y de verdad, sólo el amor dura para siempre, por amor hacemos, deshacemos, hablamos, callamos, brillamos, cantamos, por amor hacemos cosas que no pensamos seríamos capaces de hacer.


Decide amar hoy a tu esposo mujer... ¿y si él no me ama? sigue amándolo, ¿y si él no pone de su parte en la relación? sigue amándolo. El matrimonio es de dos lo sé porque estoy casada y se que se construye entre ambos; cuando sólo uno trata de levantar el hogar, de reavivar el amor y de construir una familia es más difícil, sin embargo hemos sido unidos para ser uno y dar lo mejor para construir nuestra historia en pareja.


Yo te animo a que inicies tú... que estés dispuesta a sacar a flote tu matrimonio, algún día te contaré como es que el gran amor de mi esposo, sus oraciones, su perseverancia y su fe lograron que Dios cambiara mi corazón y hoy pudiera estar escribiéndote acerca del amor que todo lo cree, todo lo espera, todo lo soporta...


Por eso es que cuando hacía este estudio no podía dejar de dar gracias a Dios al darme cuenta de que el amor realmente lucha por el ser amado, no importa las circunstancias, no importan los engaños, las heridas, incluso no importa si la respuesta será lo que esperamos, sólo el amor no deja de ser y da lo mejor de si.


No te canses, no te rindas mujer, ama a tu esposo de la manera que deseas que él te ame, pero sobre todo, ámalo de la manera que Dios le ama a él.





Agradecida con Dios










Artículos anteriores

Amor... ¿histérico o histórico?

Los "NO" del amor

Sonríe... el amor es amable

Tranquila... el amor es paciente

Tu amor me hace bien


No hay comentarios:

Publicar un comentario

¡únete a la comunidad instagram!

Licencia Creative Commons
Este blog y todo su contenido gráfico y escrito está protegido por derechos de autor bajo Licencia Creative Commons Atribución-NoComercial-CompartirIgual 4.0 Internacional.
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

¡Suscríbete a mi canal!

Blogging tips