lunes, 3 de febrero de 2014

Día 25 "Su Corazón"



Durante estos días hemos hablado acerca de cuidar, instruir y usar lo que Dios dio a nuestros hijos, pero hay algo que hoy en oración Dios me recordó y creo que es una de las principales cosas por las cuales debemos orar y es por el corazón de nuestros hijos.

¿Sabes que podemos ahorrarles una gran cantidad de mal sabores en su vida si tan solo les enseñáramos a "guardar" su corazón?

¿Cuántas veces hemos escuchado o hemos dicho?: "Tengo roto el corazón". "Me hicieron trizas el corazón" "Mi corazón está tan dolido que nadie más volverá a entrar en el". Y comenzamos a poner capas y capas sobre él para que no nos dañen y obviamente se endurece y un corazón dolido difícilmente puede dar y recibir amor, adorar a Dios y sentir compasión por alguien más.

¿De verdad existen corazones tan endurecidos que no sienten nada por nadie más?


"Les daré un corazón nuevo y pondré un espíritu 
nuevo dentro de ustedes. Les quitaré ese terco corazón de piedra
y les daré un corazón tierno y receptivo."
Ezequiel 36:26 NTV


Si bien vemos que Dios en su infinita misericordia nos cambia el corazón duro por uno de carne, creo que podemos actuar desde antes, oremos para prevenir, no sólo para solucionar. Y en cada etapa de nuestra vida habrá quienes nos dañen y lastimen nuestro corazón, de hecho creo que no se puede evitar esa situación, pero lo que si se puede evitar es que permitamos que nos hieran; me explico:

"Algún amor me fue infiel, pero ya no permito que hiera mi corazón para no endurecerlo." ¿duele? claro que duele, no evitaremos el dolor sino que lo canalizaremos de manera tal que no deje heridas abiertas en el corazón.






Hoy oremos por el corazón de cada uno de nuestros hijos, si son pequeños o grandes no importa, el corazón siempre puede ser sanado y todos podemos aprender a guardarlo, perdonar a los que nos dañaron hará más fácil que las heridas cierren y aunque queden cicatrices ya no dolerá, que ellos puedan tener un corazón limpio pues es lo que determinará el rumbo de su vida.






ACTO DE AMOR:

Ora junto con tus hijos para sanar heridas que aún tengan abiertas.



PARA RECORDAR:

Mi corazón puede prepararse para no guardar rencor y también puede ser sanado.


Agradecida Sirviendo

No hay comentarios:

Publicar un comentario

¡únete a la comunidad instagram!

Licencia Creative Commons
Este blog y todo su contenido gráfico y escrito está protegido por derechos de autor bajo Licencia Creative Commons Atribución-NoComercial-CompartirIgual 4.0 Internacional.
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

¡Suscríbete a mi canal!

Blogging tips