lunes, 31 de marzo de 2014

Guardando mi santidad



…Dios no busca personas santas. Él santifica y usa a quienes le buscan.

  
“Mas por él estáis vosotros en Cristo Jesús, el cual nos ha sido hecho por Dios sabiduría, 
justificación, santificación y redención”


1 Corintios 1:30



Jesucristo mismo nos ha dado la santificación por medio del sacrificio en la cruz, es una santidad que recibimos a través de la fe, el pastor Roberto Scataglini dice en su libro “El fuego de su Santidad”:


“Nos hacemos puros cuando nos arrojamos a los
pies de Cristo y Él nos imparte Su santidad. La pureza no
es la auto disciplina (aunque sí incluye auto disciplina), sino
que es un milagro del cielo: somos cambiados cuando la
mirada de Cristo se posa en nuestros ojos y corazones,
y comienza a remover todo el pecado que haya allí.
Jesucristo te impartirá más y más de Su pureza al mismo
tiempo que recibes más y más de Él!



Por amor y por gracia de Dios somos santificados, nuestra alma, nuestro espíritu y nuestro cuerpo son hechos santos por medio de la sangre de Cristo, de nuestra cuenta corre que siempre esté así, como menciona el pastor en su libro, es un milagro del cielo, somos cambiados y remueve el pecado que había ahí, y estoy de acuerdo que cuanto más tiempo estás en la presencia de Dios, menos deseos de pecar tenemos, cuando nos alejamos de Él puede ser peligroso puesto que bajamos la guardia y el deseo de pecar pudiera ser más fuerte y en un descuido podríamos pecar sin problema.



Leyendo el libro del profeta Hageo vi que lo que hagamos puede contaminar nuestra santidad, y lo mismo nuestro hogar:



“Si alguno llevare carne santificada en la falda de su ropa,
y con el vuelo de ella tocare pan, o vianda, o vino, o aceite, o cualquier otra comida,
¿será santificada? Y respondieron los sacerdotes y dijeron: No.
 Y dijo Hageo: Si un inmundo a causa de cuerpo muerto tocare alguna cosa de estas,
 ¿será inmunda? Y respondieron los sacerdotes, y dijeron: Inmunda será.

Hageo 2:12-13



¿Cómo vivimos en la semana? ¿Dónde nadie nos ve? Podríamos caer en el error de pensar que lo que hacemos nos hace santos… Podríamos pensar que si leo mi Biblia todos los días soy más santa, todos los días canto un coro, eso no  nos hace más santos… “Si alguno llevare carne santificada en la falda de su ropa, y con el vuelo de ella tocare pan, o vianda, o vino, o aceite, o cualquier otra comida, ¿será santificada? Y respondieron los sacerdotes y dijeron: No. No podemos vivir una doble vida, no vivamos en inmundicia toda la semana y los domingos queramos ser santificados por cantar 2 horas de alabanza. La santidad la recibimos por medio de la fe en Jesucristo, sin embargo nuestras acciones pueden contaminarnos, podemos “ensuciar” lo que ya había sido limpiado.



Esto no es para que te sientas condenada o culpable de algo, créeme que antes de hablarte de algo Dios primero trata conmigo en el área, y tengo que ir con Él y pedir perdón y cambiar áreas de mi vida que pensé que estaban bien hasta que a la luz de su Palabra me doy cuenta que no era la manera correcta. Cuidemos y guardemos la santidad que nos da Jesucristo y todos los días acerquémonos a Él para recibir más y más de Él para recibir cada día más de su pureza.



¿En nuestro hogar hay cosas que pudieran manchar nuestra santidad?




Y dijo Hageo: Si un inmundo a causa de cuerpo muerto tocare alguna cosa de estas,
 ¿será inmunda? Y respondieron los sacerdotes, y dijeron: Inmunda será.

Hageo 2:13



Tal vez tengamos cosas en casa que no deberían estar ahí, se me quedó tan grabado en la mente el hecho de cuando compro algo (lo que sea) que vaya a estar en mi hogar hago un análisis de si eso glorifica a Dios o si acaso pudiera ofenderlo;  en familia  anhelamos contar con la presencia de Dios en nuestro hogar pero no me gustaría invitarlo cuando está lleno de objetos que pudieran incomodarlo o hasta negar nuestro amor por Él.



Nosotras como mujeres del hogar podemos hacer la diferencia en ello, te invito a que hagas un análisis de que es lo que hay en tu hogar que pudiera estar afectando la santidad.



Hace años cuando recién me casé, mi esposo tenía muchas películas que no glorificaban a Dios, no era pornografía pero si eran películas violentas y muchas tenían un trasfondo de ocultismo, magia y fantasía; en realidad me incomodaban porque en mi búsqueda de Dios continua sentía que no deberían estar ahí, pero no dije nada, sino que comencé a orar a Dios para que fuera Él quien le mostrara a mi esposo si eso era lo correcto; no sé cuantos días pasaron pero una noche llegó de trabajar y después de cenar me pidió mi Biblia, nunca supe que fue lo que leyó (y tal vez él no recuerde la cita tampoco) pero después de un rato cerró mi Biblia, caminó a nuestra habitación y sacó una a una las películas que no tenían que estar ahí, las tiró a la basura y se deshizo de todo aquello que no estaba glorificando a Dios en mi hogar, Dios lo hace, él nos limpia y nos muestra que es lo que le desagrada, sólo debemos estar atentas a ello, ser sabias y por supuesto obedecer a su voz.



Anhelo que cuando Dios visite mi hogar encuentre un lugar santificado, dedicado a Él, que no haya nada contrario a lo que Él es… Él es Santo, es la única cualidad que la repite 3 veces… Él es santo, santo, santo…



“Y el uno al otro daba voces, diciendo: Santo, santo, santo,
Jehová de los ejércitos; toda la tierra está llena de su gloria.

Isaías 6:3



¿Y qué decir de nuestro corazón? No guardemos cosas inmundas que pudieran dañar nuestra santidad, todo rencor, enojo, toda falta de perdón y ofensas, desechemos pues todo aquello que nos aleja de la presencia de Dios y recibamos la santificación por medio de la fe en Jesucristo.




No lo dejes para otro día, hoy es el día de cambiar y recibir más de Cristo…



Esta semana pide dirección a Dios para saber si acaso hay algo en tu hogar o en ti que no está glorificándolo, se vale pedir perdón a Dios por haberlo hecho sin saber que estaba mal y a partir de ahí comenzar una nueva historia con Dios donde sólo él tiene el primer lugar en nuestro corazón, en nuestro hogar y con nuestra familia.


{ORACIÓN}
Padre en nombre de Jesús, perdónanos por tal vez tener sentimientos, actitudes y objetos que no te dan la gloria sino que pueden ofenderte, hoy anhelo estar más en tu presencia, recibir más de ti y seguir agradecida por la santidad que recibí por medio de Cristo, muéstrame que debo cambiar y que debo sacar de mi hogar para que cuando tú y yo nos encontremos todos los días estemos en un ambiente santo, así como tú eres santo, escucha mi oración, amén.



{RECUERDA} nuestro propósito de vivir en santidad es para estar en su presencia… “Seguid la paz con todos, y la santidad, sin la cual nadie verá al Señor.”  Heb 12:14



Dedicada a Servirle


Karla

2 comentarios:

  1. maravilloso Karla!! :) sabes que esta semana ha sido difícil para nosotros como familia! hemos sido atacados y criticados por hacer las cosas como Dios le agradan, hemos desechado también películas, programas de tv y tenemos la convicción de no escuchar música q no sean alabanzas para Dios, eso desde q eramos solteros! se q eso no nos hace mas santos, pero se q Dios se agrada de ello! Dios te siga llenando de su sabiduría hermosa! Bendiciones Jess Morgan

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jess! muchas gracias por tus comentarios, el tema de la santidad aaaw no siempre es bien visto, muchos podrán criticarnos pero sin duda alguna el estar bien con Dios, hacer lo que Él pide y vivir una vida conforme a Él le gusta nos acerca más a Él y wow, es algo que nada de lo que ofrece el mundo puede compararse con estar en la presencia de Dios. :) Te mando un abrazo hermosa y se que Dios tiene algo grande para ti por ser obediente y fiel a Él =)

      Eliminar

Licencia Creative Commons
Este blog y todo su contenido gráfico y escrito está protegido por derechos de autor bajo Licencia Creative Commons Atribución-NoComercial-CompartirIgual 4.0 Internacional.
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
Blogging tips