domingo, 23 de marzo de 2014

¿Hasta cuándo?




Cuando estamos en pruebas durante mucho tiempo podemos llegar a pensar que es demasiado por parte de Dios y que tal vez se ha olvidado de nosotras. Hoy quiero tocar este tema no sólo para nuestro matrimonio sino para diferentes áreas que vivimos día a día.


¿Cuánto tiempo tienes orando por una causa? ¿Has desfallecido en alguna? ¿Qué es eso que te hace llorar y que aún no ves la respuesta?



En tiempo de prueba experimentamos 3 tipos de oración:

Etapa 1: La oración de Fe.
Es cuando sabes que Dios te dará la victoria y puedes recitar versículos llenos de fe, te sientes con fuerza para hacerle frente a la adversidad y la prueba recién comienza.


Etapa 2: La oración de súplica
Oras tratando de conmover a Dios con tu oración, la fe comienza a menguar y puedes sentir que tu oración no llega al cielo, hay un leve descorazonamiento y tristeza por ver pasar el tiempo y no encontrar salida al laberinto.


Etapa 3: La oración desesperada
¿Hasta cuándo? Esta etapa es cuando ha pasado mucho tiempo y no ves la respuesta, podrías pensar que Dios no te escucha o que se olvidó de ti, muchas veces podrás enojarte contra Dios y orar con desesperación por escuchar su voz y obtener la respuesta a lo que estás orando.



Las 3 oraciones son válidas, porque van dirigidas a Dios y es en situaciones o momentos con el ánimo diferente; si bien no debemos guiar nuestra oración de acuerdo a nuestras emociones, el estado de nuestro corazón es el que habla a través de nuestra oración a Dios.



¿Qué es aquello que te aflige desde hace tiempo?


¿Una enfermedad?
¿Un hijo rebelde?
¿Una traición?
¿Tu autoestima?
¿Tu economía?
¿Soledad?
¿Empleo?
¿Malas relaciones familiares?
¿Rechazo?
¿Rencor?
¿Esterilidad?



Las pruebas siempre nos hacen crecer, siempre nos llevan a buscar consejo divino; a veces pienso que tal vez Dios permite diversas pruebas porque de otra manera nos alejaríamos de Él, no lo sé, sólo es un pensamiento que acude a mí y agradezco por no soltarme en medio de las pruebas y cuando no las hay.



Jehová, no me reprendas en tu enojo,
    Ni me castigues con tu ira.
Ten misericordia de mí, oh Jehová, porque estoy enfermo;
Sáname, oh Jehová, porque mis huesos se estremecen.
Mi alma también está muy turbada;
Y tú, Jehová, ¿hasta cuándo?


Salmo 6:1-3



No es contra ti, no es “Tu cruz” no es algo personal… ¿hasta cuándo? La respuesta la tiene Él, mientras llega la respuesta adoremos, demos gracias a Dios por cada una de las pruebas porque maduramos, nos acercamos a Dios ¿hasta cuándo?


Vuélvete, oh Jehová, libra mi alma;
Sálvame por tu misericordia.
Porque en la muerte no hay memoria de ti;
En el Seol, ¿quién te alabará?


Salmo 6:4-5


Aunque sientas que la prueba pareciera no tener fin… Adora a Dios.


Me he consumido a fuerza de gemir;
Todas las noches inundo de llanto mi lecho,
Riego mi cama con mis lágrimas.
Mis ojos están gastados de sufrir;
Se han envejecido a causa de todos mis angustiadores.

Salmo 6:6-7


¿Cuánto tiempo has llorado? ¿Es tan pesada esa carga que te quita el sueño?  ¿Has perdido la esperanza?


Querida amiga… no desmayes tu oración no tiene fecha de caducidad, el Señor NO tarda su respuesta, aunque pareciera que es demasiado tarde, no es así… recuerda a Lázaro “Señor te tardaste… tiene 4 días de muerto” No tardó, era un plan perfecto para demostrar que ni la muerte puede frenar el que muestre su gloria.

Sé que no ha sido fácil y que tal vez todo podría ser diferente si tan sólo escucharas algo de parte de Dios, un rayo de esperanza, un mínimo ápice de que está ahí. Él siempre ha estado ahí, Él prometió que no nos dejaría ni nos desampararía, que su presencia estaría siempre con nosotras, así lo creo. ¿Entonces por qué no hay respuesta? Creo que el Señor sabe hasta dónde podemos aguantar, forja nuestro carácter y tú podrás darte cuenta cuán fuerte eres, cómo maduras y cómo las cosas comienzan a cambiar a partir de que decides esperar la respuesta de Dios y confías en que la tendrás, ¿cuándo? el tiempo necesario para manifestar su gloria.



Apartaos de mí, todos los hacedores de iniquidad;
Porque Jehová ha oído la voz de mi lloro.
Jehová ha oído mi ruego;
Ha recibido Jehová mi oración.

Salmo 6:8-9


Levántate una vez más mujer, levántate y saca de tu vida eso que te aflige tanto, entrégalo a Dios en oración, confía en que Dios ha escuchado tu clamor, ha recibido tu oración ¿Cuánto tiempo? El necesario para mostrar su gloria tal vez a través de esa prueba tu familia que no conoce de Dios conocerá; tus hijos que no se sujetan, se sujetarán; tu esposo que no cree, creerá.


Dios y sus planes perfectos a tu vida sea lo que esperas o no, Él mostrará su gloria y poder en ti…


·         Detente y haz un análisis de que está afectando tu vida.
·         Escribe esas cosas que te quiten la paz y el sueño.
·         Entrégalas a Cristo, cada carga dásela a Él
·         Libérate de todo eso que te hace sufrir.



ORACIÓN







Recuerda que todas las cosas cooperan a bien a los que amamos a Dios, (Romanos 8:28) apréndete ese versículo ésta semana, escríbelo, pégalo en tu espejo y cada que mires tu reflejo en él recuerda que esa prueba que estás pasando tiene un propósito con Dios y Él te sostiene.




Dedicada a Servirle


Karla




Articulo anterior



No hay comentarios:

Publicar un comentario

Licencia Creative Commons
Este blog y todo su contenido gráfico y escrito está protegido por derechos de autor bajo Licencia Creative Commons Atribución-NoComercial-CompartirIgual 4.0 Internacional.
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
Blogging tips