martes, 25 de marzo de 2014

Reedificando el Altar





La oración es al cristiano como la respiración a cualquier humano ¿has tratado de contener la respiración? Es mucho más difícil aguantarse que respirar. Pasa lo mismo con la oración, es muy fácil dejar de orar, pero podría ser mortal el dejar de hacerlo porque dejaríamos de comunicarnos con Dios y por ende nuestro espíritu se “enfriaría” y dejaríamos de escuchar la voz de Dios.



Hoy en mi tiempo devocional, le decía a Dios que en ocasiones siento como si no fluyera como debería fluir en la oración; oro por otros, intercedo por mis amigos, la iglesia, el ministerio, familia, etc. Sin embargo no siento que eso me conecte al 100% con Dios, y creo saber por qué.



Por ejemplo; comparo mi relación con Dios con mi matrimonio, y he pensado  que puedo estar todo el día con mi esposo, puedo platicarle acerca de lo que hicieron los niños, le diría acerca de la enfermedad que aflige a nuestro familiar, tal vez le mencionaría que cada vez está peor la situación en el país y que me encantaría que todo eso cambiara, podría hablarle todo el día sin parar y hasta le cantaría una canción para que me prestara más atención… pero sin duda nada de eso es  comparable con tener intimidad con él, nada de eso puede suplir sus caricias, sus besos, su mirada fija en mi, sus manos tocando mi rostro y por supuesto… nada de eso puede suplantar el escuchar su armoniosa voz cuando me dice “nena, te amo”.



Si  eso pasa en mi matrimonio, me hace pensar que en mi relación con Dios es lo mismo; puedo hablarle todo el día intercediendo por otros, hablándole de las cosas que afligen a mi país, etc., sin embargo nada es comparable con mi dependencia de Él totalmente, con ese tiempo dónde nada más importa que estar con Él… solos, los dos, para conversar de Él, de sus planes, de lo que anhela que haga y también de lo que yo personalmente anhelo de Él; no sé si me explico, todas las oraciones tienen poder y hemos sido llamados a orar los unos por los otros, eso es intercesión, sin embargo el estar con Dios para adorarle es incomparable.



Pero, ¿cómo saber si debo orar más o estoy bien?


Recuerdo que cuando recién me convertí me dijeron que orara por lo menos 15 minutos diarios, la verdad ni siquiera sabía cómo hacerlo y mi oración en ocasiones duraba sólo 3 minutos y terminaba frustrada y hasta me sentía un poco culpable porque no podía decir nada más en mis oraciones.



Con el tiempo y la práctica me di cuenta que no se trata sólo de hablar y hablar y hablar para cubrir un tiempo específico, pues cuando reconoces que sólo dependes de Dios y no tienes a nadie más que Él para todo lo que conlleva tu día  es cuando comienzas a experimentar la necesidad de estar con Él a solas y experimentas también que eres beneficiario de grandes bendiciones por parte de Dios, por eso Pablo nos insta en 1 Tes 5:16-18 a “estar siempre gozosos y “dar gracias a Dios en todo” porque mientras oramos por otros, mientras derramamos nuestro corazón a Él, sabemos que Dios nos bendice todos los días y eso es motivo de alegría y agradecimiento.



Reedificando el altar en casa…


Leyendo al profeta Hageo supe que debemos ser diligentes en ello, mira lo que dice:



Así ha hablado Jehová de los ejércitos, diciendo: Este pueblo dice:
No ha llegado aún el tiempo, el tiempo de que la casa de Jehová sea reedificada.
Entonces vino palabra de Jehová por medio del profeta Hageo, diciendo:
¿Es para vosotros tiempo, para vosotros, de habitar en vuestras casas artesonadas,
 y esta casa está desierta?

Hageo 1: 2-4



¿Acaso hemos descuidado la casa de Jehová? Ese lugar dónde nos podemos encontrar con Él, el lugar donde escuchamos su voz y conocemos sus planes para nosotros. ¿Hemos descuidado el estar en su presencia? Tal vez nos hemos preocupado más por estar bien nosotros mismas, por sacar por nuestra cuenta las cosas a flote, tal vez confiamos demasiado en nuestras capacidades y hemos dejado a un lado la oración y a su vez nuestra total dependencia en manos de Dios ya no es la misma de antes, puede ser que sencillamente la rutina, el cansancio y el estrés han logrado tomar el primer lugar en nuestro día y no tenemos tiempo para orar.



Pues así ha dicho Jehová de los ejércitos: Meditad bien sobre vuestros caminos.
Sembráis mucho, y recogéis poco; coméis, y no os saciáis; bebéis, y no quedáis satisfechos; os vestís, y no os calentáis; y el que trabaja a jornal recibe su jornal en saco roto.

Hageo 1:5-6



Hagamos un análisis y seamos honestas, si acaso hay algo que esté tomando el lugar que corresponde a nuestra comunión con Dios, es tiempo de reorganizar nuestro horario y nuestras prioridades para encontrarnos con nuestro creador y reedificar su casa, al final del día las beneficiadas seremos nosotras, las cosas comenzarán a cambiar de acuerdo a su voluntad en cada una de nosotras; es visto en toda la Biblia, cuando había un distanciamiento del hombre con Dios, las cosas comenzaban a fallar.



Así ha dicho Jehová de los ejércitos: Meditad sobre vuestros caminos.
Subid al monte, y traed madera, y reedificad la casa; y pondré en ella mi voluntad, y seré glorificado, ha dicho Jehová.

Hageo 1:7-8



Hagámoslo hoy, reedifiquemos su hogar en nuestro corazón, en nuestra casa, en nuestra familia, levantemos su morada y démosle el lugar que le corresponde. Nada tan peligroso como alejarnos de Él, nada tan dañino como pensar que podemos solas, nada tan ingenuo como pensar que no pasa nada si hoy no oro…



¿Vale la pena? Mucho, léelo por ti misma…


Meditad, pues, en vuestro corazón, desde este día en adelante,
 desde el día veinticuatro del noveno mes,
desde el día que se echó el cimiento del templo de Jehová;
meditad, pues, en vuestro corazón.
¿No está aún la simiente en el granero? Ni la vid, ni la higuera,
ni el granado, ni el árbol de olivo ha florecido todavía;
mas desde este día os bendeciré.

Hageo 2:18-19



Recibimos bendiciones a través de edificar su templo en nuestro corazón, siendo el primer lugar en todo lo que somos y lo que hacemos, hagámoslo, confiemos, esperemos y dejemos que nuestro Dios actúe en nosotras.




Dedicada a Servirle


Karla


2 comentarios:

¡únete a la comunidad instagram!

Licencia Creative Commons
Este blog y todo su contenido gráfico y escrito está protegido por derechos de autor bajo Licencia Creative Commons Atribución-NoComercial-CompartirIgual 4.0 Internacional.
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

¡Suscríbete a mi canal!

Blogging tips