lunes, 7 de abril de 2014

MATRIMONIO CON PROPÓSITO



A lo largo de nuestros 9 años de casados, hemos experimentado altas y bajas, hoy queremos compartir contigo acerca de cómo con Dios hemos podido salir adelante y seguimos trabajando en conjunto con Él todos los días para vencer los obstáculos que se presentan en nuestro diario andar. Estaremos compartiendo contigo una devocional para matrimonios, mucho agradeceremos tus comentarios para poder crecer y aprender junto contigo.



Los temas estarán dirigidos al crecimiento y restauración matrimonial, estaremos compartiendo tips y consejos que nos han funcionado y que esperamos sean de bendición para ti también, estos serán para que los hagas de manera personal y a su vez para llevarlos a cabo en pareja;  Dios quiera que cada una de nosotras aprendamos a llevar un matrimonio tal cual lo estableció Dios desde un principio y que podamos sanar heridas que hayan en nosotras y en nuestro esposo, mismas que pudieran estar afectando el trato mutuo día a día.



Comencemos con el primer tema:



{EL PROPÓSITO DEL MATRIMONIO}


Cuando somos solteras y pensamos en el matrimonio, probablemente tenemos el enfoque incorrecto y pudiéramos pensar que solo se trata de encerrarte en tu hogar, limpiar, dedicarte a cuidar niños y atender al marido; pero cuando vamos a la Palabra de Dios y leemos acerca de cómo fue planeado, nos damos cuenta de que tenemos muchos privilegios, muchas responsabilidades y definitivamente es para amarse y para disfrutarse en pareja.



MATRIMONIO: “Unión legal entre un hombre y una mujer según la legislación de cada estado”



Podemos ver que en la sociedad el matrimonio está regulado por las leyes terrenales, lo mismo sucede con Dios, pues Él fue quien estableció el matrimonio desde el principio de la humanidad.



Desgraciadamente en la actualidad el concepto de matrimonio está desvalorado y en ocasiones hasta denigrado por los jóvenes solteros y aún los casados. ¿Por qué será que algo tan hermoso y bendecido sea menospreciado? Creemos que se debe a la falta de moral, de principios, a los matrimonios disfuncionales que han servido de ejemplo a los hijos desde su infancia y también a la rapidez con que se vive hoy; los jóvenes están más preocupados por ser exitosos en su carrera, cumplir metas y objetivos donde difícilmente está involucrada una pareja estable.



El inicio

{Para cumplir el propósito debe existir una ayuda idónea}


Es sorprendente leer la creación del universo, como Dios tuvo cuidado al crear cada una de las cosas que hoy vemos y aún aquellas que están fuera de nuestra percepción ocular y es sorprendente también el cuidado que tuvo al formar el hombre y la mujer para consolidar el  matrimonio y obtener una descendencia a partir de ellos.



Que bendición el contar con ella, el hombre y la mujer son complemento perfecto donde florece el amor, dónde hay motivación de ambas partes, hemos sido creados para estar unidos, para darnos el soporte necesario y cumplir todo aquello para lo cual fuimos unidos en matrimonio, para cumplir el propósito divino de nuestra unión.



Y dijo Jehová Dios: No es bueno que el hombre esté solo; le haré ayuda idónea para él.
Jehová Dios formó, pues, de la tierra toda bestia del campo, y toda ave de los cielos, y las trajo a Adán para que viese cómo las había de llamar; y todo lo que Adán llamó a los animales vivientes, ese es su nombre. Y puso Adán nombre a toda bestia y ave de los cielos y a todo ganado del campo;
mas para Adán no se halló ayuda idónea para él.”

Génesis 2:18-20



{Creando a la ayuda idónea}


La ayuda idónea no es exclusiva de la mujer, la ayuda idónea es mutua. Antes de la creación de Eva, Adán no encontró ayuda idónea en ninguna de las criaturas que ya existían, hoy en día podemos ver el mismo patrón que Adán, pues el hombre o la mujer podrán tener el mejor puesto en su empresa, podrán ser 100% exitosos en todo lo que emprendan, viajar por todo el mundo, adquirir cualquier cosa material que se propongan y hasta estar con las parejas que deseen sin comprometerse pero eso NO es su complemento, no es el plan divino y no trae la felicidad total; así podemos decir que a pesar de tener todo lo que buscas para realizarte como hombre o mujer no tienes esa satisfacción interna que te da paz y que llena ese vacío interior que sólo la pareja, tu ayuda idónea, tu complemento te puede dar.



Entonces la solución a la soledad del hombre era sin duda crearle la ayuda idónea, la idea no era repetir lo que Dios ya había creado en Adán, es decir formar algo del barro, sino haría a alguien nuevo y diferente para complementarlo. Pero ¿cómo hacerlo sin crear una expectativa en Adán? Sencillo, durmiéndolo… de esa forma tomo una de sus costillas para formar una nueva criatura, su mujer; creemos personalmente que la tomó de la costilla por ser un hueso duro que cubre el corazón y que es el hueso con más carne adherida a él, las costillas tienen funciones específicas en nuestro cuerpo, tal cual la mujer las tiene en el matrimonio, funciones diferentes al varón pero complementarías a él.



La mujer es una creación especial, de la vida de Adán dio vida a Eva, tal vez por eso somos más cálidas, más sensibles, no lo sé... nosotras fuimos creadas de una parte del cuerpo ya con vida y no del barro.



Entonces Jehová Dios hizo caer sueño profundo sobre Adán, y mientras éste dormía, tomó una de sus costillas, y cerró la carne en su lugar.  Y de la costilla que Jehová Dios tomó del hombre, hizo una mujer, y la trajo al hombre. Dijo entonces Adán: Esto es ahora hueso de mis huesos y carne de mi carne; ésta será llamada Varona, porque del varón fue tomada.

Génesis 2:18-23



{Llamados a Gobernar}


Como matrimonio a Adán y Eva se les dio una instrucción específica:


“Y los bendijo Dios, y les dijo: Fructificad y multiplicaos;
llenad la tierra, y sojuzgadla, y señoread en los peces del mar,
en las aves de los cielos, y en todas las bestias que se mueven sobre la tierra.

Génesis 1:28



Ellos en aquel tiempo su propósito fue poblar la tierra y reinar sobre todo ser vivo, todo lo que se encontraba en el cielo, en la tierra y en los mares; en la actualidad le damos un enfoque distinto puesto que ahora lo que se ve en el mundo podría gobernar nuestras emociones, nuestras decisiones y tomar un lugar que no les corresponde, por ejemplo: si como matrimonio no estamos bien cimentados en Cristo y perdemos de vista nuestro papel como gobernadores, fácilmente los problemas que afligen a la humanidad podrían gobernarnos, llámense divorcios, adulterio, bigamia, pornografía, swinggers, alcoholismo, homosexualidad, etc., todo lo que se encuentra en el mundo y que desgraciadamente gobiernan a las personas que están alejadas de Dios.



No permitamos eso en nuestro matrimonio, levantemos nuestra voz y tomemos el lugar que nos corresponde como líderes, como gobernadores y luchemos porque nuestro matrimonio siga cumpliendo con la misión que les fue encomendada a Adán y Eva “señorear y sojuzgar la tierra”, nuestra tierra, nuestra porción… nuestro hogar.



{Aplicación}


Hoy, tómate un tiempo para orar específicamente por estos puntos en tu matrimonio, siéntete bien al saber que eres la ayuda idónea de alguien y que alguien más es tu complemento perfecto, adora a Dios por ello y agradece que como esposos han sido llamados a gobernar su hogar y su matrimonio para hacer algo increíblemente bendecido y lleno de amor.


En nuestro próximo artículo continuaremos hablando acerca del propósito del matrimonio, veremos cómo es que fuimos creados para tener una descendencia para Dios, establecer el orden divino en el hogar y cómo es que Dios debe tener el primer lugar en nuestro matrimonio.



Siendo uno con Él
  
Carlos y Karla 


No hay comentarios:

Publicar un comentario

¡únete a la comunidad instagram!

Licencia Creative Commons
Este blog y todo su contenido gráfico y escrito está protegido por derechos de autor bajo Licencia Creative Commons Atribución-NoComercial-CompartirIgual 4.0 Internacional.
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

¡Suscríbete a mi canal!

Blogging tips