miércoles, 30 de abril de 2014

¡Niños!




¿Hace cuánto dejamos de ser niñas? Seguramente recuerdas aquellas mañanas en las que encendías la televisión y sólo habían franjas de colores, no habían caricaturas hasta después de la 1 de la tarde, y ni hablar… tenías que salir a correr o imaginarte en un bosque siendo perseguida por un lobo feroz y siendo rescatada por tu príncipe azul, o tal vez jugabas a la comidita con lodo y plantas silvestres… o tal vez eras más melancólica que el resto y te gustaba soñar despierta tumbada en el césped viendo las nubes pasar frente a tus ojos…


¿En qué momento dejamos de ser niñas? ¿Cuándo fue que decidimos que las preocupaciones y el estrés del día es más importante que una carcajada al mojarte con globos llenos de agua?


Si bien es cierto que conforme pasa el tiempo, nuestras responsabilidades cambian y nuestra vida deja de lado lo que hacíamos cuando niños, pero ¿y si nos diéramos la oportunidad una vez más de disfrutar como cuando pequeños? ¿por qué no hacer una carrera bajo la lluvia? ¿por qué no cantar canciones a todo pulmón en la banqueta? 


Nuestro amado Cristo dijo que el reino de los cielos pertenece a los niños:


Cuando Jesús vio lo que sucedía, se enojó con sus discípulos y les dijo: «Dejen que los niños vengan a mí. ¡No los detengan! Pues el reino de Dios pertenece a los que son como estos niños. Les digo la verdad, el que no reciba el reino de Dios como un niño nunca entrará en él»

Marcos 10:14-15 ntv



·         Seamos como niños todo el tiempo en nuestro corazón, que cada cosa que nuestro Dios haga nos cause esa impresión tan grande nos maraville siempre, no nos acostumbremos a los milagros, que no se nos hagan comunes, cada día es un milagro más por el cual estar agradecido y feliz! Todos los días recibimos el regalo de su amor y misericordia maravillémonos por ello.

·         Seamos como niños que aunque nos sepamos la Biblia de memoria y sepamos de que habla nos maravillemos como si fuera la primera vez que lo leemos, tengamos un corazón de niño para recibir el mensaje de parte de Dios para estar convencidos que nada más importa sólo creer y actuar en fe.

·         Seamos como niños al escuchar su voz, como un niño que espera por su Padre al salir del colegio.

·         Seamos como niños al compartir de su evangelio, sin prejuicios, sin motivos equivocados, solo por querer que los demás tengan ese mismo amor del Padre que tenemos nosotros.

·         Seamos como niños que al leer su Palabra encontremos gemas preciosas como si buscáramos el tesoro perdido

·         Seamos como niños al hablar de Cristo, sin pena, sin guardarnos nada, sin egoísmo y sin sentido de exclusividad, todos tenemos acceso a Él si tan solo lo compartimos más.

·         Seamos como niños al estar con otros, sin juzgar, sin ver los errores del otro, sin hacer distinción, seamos como niños al saber que es más grande el amor que la competencia por ser mejor.

·         Seamos como niños al sentarnos a los pies de Cristo sólo para dejarnos amar por él, escuchar su voz y con entusiasmo escuchar las mejores historias jamás contadas.

·         Seamos como niños una y otra vez hasta reconocer que somos sus hijos, amados, elegidos y que pase lo que pase siempre seremos sus pequeños así tengamos 90 años seremos sus hijos y cuidará de nosotros como si tuviésemos 2 años de edad…








¡Feliz día del niño!



Dedicada a Servirle



Karla





No hay comentarios:

Publicar un comentario

Licencia Creative Commons
Este blog y todo su contenido gráfico y escrito está protegido por derechos de autor bajo Licencia Creative Commons Atribución-NoComercial-CompartirIgual 4.0 Internacional.
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
Blogging tips