martes, 15 de abril de 2014

TOLERÁNDONOS







TOLERANCIA: es el respeto hacia las ideas, creencias o prácticas cuando son diferentes o contrarias a las propias y morales



-¡Tenemos tantas cosas en común!
-¡Pensamos de la misma manera!
-¡Increíble, nos gustan las mismas cosas!



Claro, cuando estamos de novios o conociéndonos nos damos cuenta que la mayoría de las cosas que nos agradan por lo regular a nuestra pareja también le agradan, y esto es entendible porque buscamos siempre a alguien que se nos parezca, alguien con quien podamos convivir y disfrutar lo que hacemos.



Pero el que tengamos siempre los mismos gustos o las mismas aficiones es imposible porque cada quien es ÚNICO, podemos tener gustos similares, pero eso no significa que todo lo que hagamos tendrá que ser del total agrado de nuestro cónyuge.



Imagínate que aburrido sería tener a tu lado a una persona exactamente igual a ti, sabrías que piensa, que siente, que necesita y se perdería esa emoción de anhelar conocer a tu pareja; es hermoso el indagar, el estar más tiempo a su lado y visualizar que es lo que piensa, si fuese igual a ti ese “misterio” ya no sería tan emocionante y tan necesario para querer conocer y saber más de tu pareja.



Hay tantas cosas que pueden afectar una relación, y la intolerancia es una de ellas puesto que estamos en un continuo “desagrado”; no se trata de querer cambiar esas diferencias o eliminarlas por completo porque entonces estaríamos queriendo cambiar una parte de la esencia de nuestro cónyuge.



La tolerancia no es “aguantar” esos defectos que tiene no se trata de amar por el “ya que, mejor me aguanto” No… esa clase de amor no funciona, el amor es paciente, es tolerante, es amable… y lo mejor que podemos hacer es hablar de ello con nuestra pareja.


“Sean tolerantes los unos con los otros, y si alguien tiene alguna queja contra otro, perdónense, así como el Señor los ha perdonado a ustedes.

Colosenses 3:13 TLA



¿Qué es eso que no toleras en tu pareja?

·         Actitudes
·         Costumbres
·         Pasatiempos
·         Familiares
·         Trato a los demás



Ten en cuenta que no se trata de cambiar a la pareja, eso no lo lograremos porque es la esencia de cada quien, sin embargo si podemos mejorar y crecer juntos, de eso se trata el matrimonio, de comenzar una vida siendo UNO y de complementarnos mutuamente.



La intolerancia hace ver a la otra persona como “culpable” por no hacer las cosas que agradan a la otra persona, en realidad no queremos que dejen de ser quien son, sino que podamos entendernos uno a otro, ver los errores y convertirlos en virtudes, ¿por qué? Porque por lo regular eso que nos desagrada de nuestra pareja es algo que no tenemos y que no soportamos verlo en ellos, es algo que nos incomoda a nosotros, no a ellos; entonces disfrutemos nuestras diferencias, pueden ser más las satisfacciones que recibamos por experimentar algo diferente que estar siempre molestos; además, seamos sinceras, nosotras también tenemos nuestra lista de cosas que ellos no toleran y para nosotras es tan sencillo decir: “así me conociste” pues si… así los conocimos también a ellos, sólo que esos defectos no los dejábamos ver muy seguido en el noviazgo, o tal vez si pero el amor era tan grande que aminoraba esos defectillos.



Hoy hagamos lo mismo, hagamos crecer nuestro amor por nuestra pareja para que esas cosas que nos disgustan de ellos sean menores, aprendamos a vivir sacando el mayor provecho de las diferencias entre ambos y crezcamos como matrimonio.


Dime la verdad, ¿esas cosas que no toleras son graves? ¿O sólo son gustos que no compartes con él? Porque hay cosas que en verdad no sólo NO debemos tolerarlas sino que debemos erradicarlas y es cuando afecta nuestra integridad, nuestra seguridad nuestra vida, pero si sólo son cosas que no nos gustan creo que debemos analizarlas juntos ¿no te parece?


Por ejemplo: No tolero el que se suban a la cama con zapatos, no sabes me pone fúrica, sin embargo en lugar de gritar ¡que se quiten los zapatos! Lo hable con mi esposo, le dije que no me gustaba que hiciera eso porque es un lugar donde yo considero debe estar limpio puesto que ahí dormimos, ahí cambio de ropa a mis hijos, no le pedí que no subiera los pies a la cama sino que le di el argumento correcto para no hacerlo aparte de que amo que esté viendo la televisión acostado a mi lado y lo entendió, lo mejoró, estuvo dispuesto a quitarse los zapatos antes de recostarse.


Otro ejemplo: Él no tolera el que esté alguien dormido y que los demás hagan ruido, te soy sincera a mi no me molesta porque duermo y puede pasar un tren y ni en cuenta, yo en lo que estoy, así que a mi se me hacía muy fácil el seguir haciendo mis cosas cuando el dormía, hasta que de plano me dijo que no le gusta tener que estar escuchando ruido mientras él toma la siesta, no tolera el ruido en esos momentos; así que decidí actuar y evitar molestarlo en ello, ahora los días que puede tomar siesta trato de que esté tranquilo, sin niños haciendo ruido y que lo dejen descansar puesto que no siempre puede darse el lujo de tomar una pequeña siesta, ahora disfruto tenerlo en casa y arroparlo mientras duerme.

{¿Qué tanto estamos dispuestos a mejorar por nuestra pareja?}


Si te das cuenta se trata de hacer pequeños ajustes en nuestra conducta para ser un trato mucho más cordial, pero necesitamos hablarlo en amor, estar dispuestos a escuchar cosas que tal vez ni siquiera pensábamos que serían desagradables a nuestra pareja, y lo más importante estar decididos a mejorar en ello; al final del día estaremos más felices porque el matrimonio se trata de hacer feliz a tu pareja y tú lo serás también, haz infeliz a tu pareja y tú lo serás también porque somos UNO con ellos, y lo que hagamos por y en contra de ellos lo haremos por y contra nosotras mismas. No trates de cambiarlo, no cambiará… mejorará por ti porque te ama, pero ¿qué tan dispuesta estás tú en mejorar para él?

Esas pequeñas o tal vez grandes cosas que no toleramos analicémoslas y saquemos provecho de ellas mira, te daré ejemplos que se me ocurren ahora:

·         No me gusta que vea fútbol el domingo, me aburre no puedo hacer nada por 2 hrs. ¿Qué te parece si mejor lo hablas con él y llegan a un acuerdo? Los domingos de fútbol salgamos a un restaurante, tal vez mientras comemos juntos vemos el partido, o tal vez invitamos a una pareja de amigos y mientras ellos ven la T.V. tú y tu amiga pueden tomar café y hablar.

·         Él no tolera mi afán por hacer limpieza los sábados. ¿por qué no entiende que la casa debe estar limpia? Si salgo con él, pero que me espere a las 3 que ya acabé de lavar… ¿y si lavamos otro día o por la noche? Veámoslo así, disfrutamos el día en pareja, nos olvidamos de los quehaceres del hogar un rato y nos despejamos juntos, el quehacer seguirá esperándote eso sin duda, y la ropa en la lavadora seguirá ahí, pero hay tiempo, hay momentos más importantes que tan solo fregar los pisos.

·         “No tolero a mi cuñada, de verdad es tan molesta y metida, pero tengo que estar ahí para no tener un problema” no, en realidad no es tolerancia, es amor, es respeto, es el estar convencida que también ella es tu familia y que muy por encima de su trato contigo está tu trato hacia ella, tú darás cuenta por lo que hagas no por lo que los demás hagan contigo, recuerda:


Sean siempre humildes y amables. Sean pacientes unos con otros y
 tolérense las faltas por amor.

Efesios 4:2

Y como estos ejemplos hay más, puedes compartir el tuyo si deseas, veamos el “lado positivo” o amable de la situación, si te das cuenta hay algo que podemos mejorar en las cosas que no toleramos en nuestra pareja, busquemos el bien común, el estar en paz y crezcamos juntos.

Te doy unos cuantos tips que podrán ayudarte en cuanto a la tolerancia:

·         El  amor es más que suficiente, pero necesitamos hacerlo crecer, recuerda que el amor cubre TODAS las faltas y es ese mismo amor el que nos impulsa a ser mejores cada día y dar más de nosotros a nuestra pareja.

·         Decide ser tolerante con tu pareja, no intentes cambiarlo, ora a Dios para que tú puedas mejorar tu actitud hacia las diferencias, créeme que a medida que tú lo aceptes más el trato será más cordial y habrá mas entendimiento entre los dos.

·         No sólo aceptes las cosas buenas y maravillosas de tu pareja, también acepta y ama esas diferencias, al final del día eso será tu complemento,

·         Cuando algo no te parezca o simplemente quieras expresarte ¡comunícate! ninguno de los dos lee la mente ni adivina el pensamiento.
·         No guardes rencor, no guardes el enojo, se paciente y habla las cosas en amor antes de que pudieran ofenderse por ello.

·         De la manera que exiges en tu pareja, de esa misma manera da, recuerda son uno y se complementan

·         A veces es bueno ceder en algo, no te detengas sólo en el querer recibir algo, también da, complázcanse mutuamente

·         Tengan tiempo para estar los dos solos, salgan de la rutina, por lo menos una vez a la semana váyanse al cine, a ver las estrellas, a cenar, cómo cuando eran novios.

·         ¡Ríanse mucho, no pierdan el sentido del humor y celebren las diferencias, vuélvanlas virtudes y disfrútense!

·         Y la más importante, ora amiga mía, la oración hace lo que tú no puedes hacer por tu cuenta, entrégalo a Dios, créeme que Él está tan interesado en tu matrimonio que hará que funcione, cédele el control y espera.



{ORACIÓN}

Padre en nombre de Jesús, gracias por la individualidad de mi esposo, gracias porque sus diferencias son mi complemento, todo aquello que me disgusta en él pueden ser cosas que me hacen falta a mi y qué mejor que sea él quien me de eso que necesito, Padre, ayúdame a aceptar esas diferencias, a amarlas y hacerlas virtudes donde los dos salgamos beneficiados, de la misma forma te pido que todo aquello que él no tolera en mi lo hagas una virtud en su vida y que crezca nuestro amor, nuestro matrimonio madure y que podamos cumplir el propósito que nos diste al ser uno contigo, en Cristo Jesús, amén.



No olvides que:


El amor es sufrido, es benigno; el amor no tiene envidia, el amor no es jactancioso, no se envanece;
 no hace nada indebido, no busca lo suyo, no se irrita, no guarda rencor;
no se goza de la injusticia, mas se goza de la verdad.
Todo lo sufre, todo lo cree, todo lo espera, todo lo soporta.
El amor nunca deja de ser.

1 Cor 13:4-8





Siendo uno con Él


Carlos y Karla

artículo anterior

No hay comentarios:

Publicar un comentario

¡únete a la comunidad instagram!

Licencia Creative Commons
Este blog y todo su contenido gráfico y escrito está protegido por derechos de autor bajo Licencia Creative Commons Atribución-NoComercial-CompartirIgual 4.0 Internacional.
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

¡Suscríbete a mi canal!

Blogging tips