jueves, 15 de mayo de 2014

La Armadura del Matrimonio





Qué tan grande es el peligro en el ámbito espiritual, que nuestro amado Padre nos ha otorgado una armadura y no cualquiera… ¡SU armadura!


Seguramente has leído Efesios 6:10-18



“Por lo demás, hermanos míos, fortaleceos en el Señor, y en el poder de su fuerza.
 Vestíos de toda la armadura de Dios, para que podáis estar firmes contra las asechanzas del diablo.  Porque no tenemos lucha contra sangre y carne, sino contra principados, contra potestades, contra los gobernadores de las tinieblas de este siglo, contra huestes espirituales de maldad en las regiones celestes.  Por tanto, tomad toda la armadura de Dios, para que podáis resistir en el día malo, y habiendo acabado todo, estar firmes.  Estad, pues, firmes, ceñidos vuestros lomos con la verdad, y vestidos con la coraza de justicia,  y calzados los pies con el apresto del evangelio de la paz.  Sobre todo, tomad el escudo de la fe, con que podáis apagar todos los dardos de fuego del maligno.  Y tomad el yelmo de la salvación, y la espada del Espíritu, que es la palabra de Dios;  orando en todo tiempo con toda oración y súplica en el Espíritu, y velando en ello con toda perseverancia y súplica por todos los santos”

Efesios 6:10-18



En la antigüedad los varones de guerra usaban una armadura que se utilizaba para proteger el cuerpo del combatiente, era de suma importancia que ellos no la descuidaran puesto que era de vida o muerte el tenerla puesta o no.



La Palabra de Dios es clara cuando menciona que debemos estar alertas a las asechanzas del enemigo, y en un matrimonio pasa lo mismo, imagínate que bendición es el poder orar por cada parte del cuerpo de tu esposo (y el tuyo también) para cubrirlo en oración basándonos en la armadura de Dios, guardándolo y usándolo para darle gloria a Dios en cada momento.


Hay tantas cosas que nos enseñan o que nos recomiendan que hagamos para llevar un matrimonio feliz y pleno, o para tener contento al varón, y aunque muchos consejos son acertados, ninguno como la Palabra de Dios, la oración y el tener bien claro que nuestro matrimonio debe tener como centro a Jesucristo.



Que maravillosa oportunidad para orar por nuestro matrimonio, con la armadura de Dios, veamos en qué consiste, puesto que en Efesios 6 nos insta a ponernos la armadura para hacerle frente a las asechanzas del diablo, él nos ataca, oprime y quiere robar, destruir y matar (Juan 10:10) pasa lo mismo en nuestro matrimonio, así que hagamos uso de la armadura de Dios para protegernos en esta guerra.



El versículo 13 dice: “Tomad toda la armadura de Dios” es una orden.



1.    Yelmo de la Salvación

El yelmo es el casco que los guerreros usaban para proteger su cabeza y rostro. Es una parte esencial y de suma importancia tanto que no podemos dejarla nunca al descubierto pues analicemos: ¿Cuántas veces nos han llegado pensamientos negativos contra nuestro cónyuge? ¿Qué tanto batallamos con la mirada? ¿Prestamos oídos a las palabras negativas de otros? ¿Cómo es que le hablamos a nuestro cónyuge? ¿Realmente estamos sujetas a ellos?


Cuidemos nuestra cabeza, cuidemos sin dudar de nuestra salvación, no permitamos que nada nos haga dudar de que Cristo es quien nos ha dado la Salvación. Confiemos en esa salvación que libra de pecado, sana, guarda, restaura y del mismo modo no olvidemos que nuestro matrimonio es una “fotografía” del amor de Cristo en la cruz, un amor incondicional.


“Mas él herido fue por nuestras rebeliones, molido por nuestros pecados;
el castigo de nuestra paz fue sobre él, y por su llaga fuimos nosotros curados.

Isaías 53:5



“Las casadas estén sujetas a sus propios maridos, como al Señor;
porque el marido es cabeza de la mujer, así como Cristo es cabeza de la iglesia,
la cual es su cuerpo, y él es su Salvador

Efesios 5:22-23




2.    Coraza de Justicia

La coraza es la parte de la armadura que cubre el corazón y la espalda, así como los órganos internos.


La justicia viene de parte de Dios, ella nos hace libre de culpa; guardemos celosamente nuestro corazón, de él mana la vida (Prov. 4:23), cuidémoslo sabiendo que la justicia viene de parte de Dios y que hemos sido justificados por medio de la Sangre de Jesús y nos libra de pecado.


¿Realmente estamos seguros de que Jesús nos ha limpiado del pecado? ¿Amamos su obra redentora? ¿Amamos a nuestros esposos de la manera que Dios pide que amemos? Apoyemos a nuestro esposo para que él esté confiado en la justicia de Dios y que no dude que ya ha sido lavado y justificado.


“Yo, yo soy el que borro tus rebeliones por amor de mí mismo,
y no me acordaré de tus pecados.

Isaías 43:25




3.    Cinturón de la Verdad


La verdad en acción, la sinceridad, la honestidad, la buena fe.


El hablar verdad es lo que nos da credibilidad ante las demás personas, es lo que nos hace dormir tranquilos, confiados y sin temor a ser atacados injustamente, pero ¿Realmente hablamos la verdad en nuestro diario vivir? ¿Vivimos de acuerdo a las enseñanzas de Jesús? ¿Somos sinceras con nuestro esposo y no le mentimos? ¿Qué tanto le ocultas a tu esposo? Recuerda:


“Por lo demás, hermanos, todo lo que es verdadero, todo lo honesto,
todo lo justo, todo lo puro, todo lo amable, todo lo que es de buen nombre;
si hay virtud alguna, si algo digno de alabanza, en esto pensad.

Filipenses 4:8




4.    Calzados con el evangelio de la Paz


El evangelio: las buenas nuevas de Jesús, su obra redentora.
La Paz: Ausencia de inquietud, violencia o guerra.


¿Qué tanto compartimos el evangelio con nuestro esposo? ¿En verdad la Paz reina en nuestro hogar? ¿Realmente las personas que nos rodean nos ven congruentes entre lo que decimos y hacemos?


“Vivan en armonía unos con otros. No sean tan orgullosos como para no disfrutar de la compañía de la gente común. ¡Y no piensen que lo saben todo!

Romanos 12:16 NTV

“Ahora, que el mismo Señor de paz les dé su paz en todo momento y en cada situación.
El Señor sea con todos ustedes.

2 Tesalonicenses 3:16




5.    Escudo de la Fe


Fe: La certeza de lo que se espera, la convicción de lo que no se ve.


¿Realmente confiamos en que Dios actúa a nuestro favor con mi cónyuge? ¿En verdad creo que mi matrimonio será restaurado? ¿Qué tanto confío sin ver los cambios adecuados en mi esposo? ¿En verdad podré apagar todos esos ataques que vengan de parte del maligno contra mi matrimonio?


“Bendito el Dios y Padre de nuestro Señor Jesucristo, que según su grande misericordia nos hizo renacer para una esperanza viva, por la resurrección de Jesucristo de los muertos,
para una herencia incorruptible, incontaminada e inmarcesible, reservada en los cielos para vosotros,  que sois guardados por el poder de Dios mediante la fe, para alcanzar la salvación que está preparada para ser manifestada en el tiempo postrero. En lo cual vosotros os alegráis, aunque ahora por un poco de tiempo, si es necesario, tengáis que ser afligidos en diversas pruebas,  para que sometida a prueba vuestra fe, mucho más preciosa que el oro, el cual aunque perecedero se prueba con fuego, sea hallada en alabanza, gloria y honra cuando sea manifestado Jesucristo,  a quien amáis sin haberle visto, en quien creyendo, aunque ahora no lo veáis, os alegráis con gozo inefable y glorioso;  obteniendo el fin de vuestra fe, que es la salvación de vuestras almas.”


1 Pedro 1:3-9




6.    Espada del Espíritu


La Palabra de Dios. Es increíble como la Palabra de Dios es la respuesta, enseña, alienta, exhorta, anima, reconforta. En cada duda, en cada miedo, cada anhelo, enojo, felicidad etc. Siempre he encontrado una palabra específica en el momento oportuno.


¿Vemos la Palabra de Dios como la guía para nuestro matrimonio? ¿Meditamos en ella para reforzar nuestra fe? ¿Qué tanto la atesoramos en nuestro corazón? ¿La compartimos con nuestro cónyuge para crecer ambos?



“Porque la palabra de Dios es viva y eficaz, y más cortante que toda espada de dos filos; y penetra hasta partir el alma y el espíritu, las coyunturas y los tuétanos, y discierne los pensamientos y las intenciones del corazón.

Hebreos 4:12




“Guardad cuidadosamente los mandamientos de Jehová vuestro Dios, y sus testimonios y sus estatutos que te ha mandado. Y haz lo recto y bueno ante los ojos de Jehová, para que te vaya bien, y entres y poseas la buena tierra que Jehová juró a tus padres;  para que él arroje a tus enemigos de delante de ti, como Jehová ha dicho.”

Deuteronomio 6:17-19




7.    Orando en todo el tiempo

Orar, suplicar, hablar con Dios, hacerlo partícipe de nuestro matrimonio, pedir por él, cubrirlo.


¿Adoramos a Dios por todo? ¿Le agradecemos en todo tiempo? ¿Oramos todos los días? ¿Imploramos el favor de Dios para nuestro matrimonio?



“¿Está alguno entre vosotros afligido? Haga oración. ¿Está alguno alegre? Cante alabanzas. Confesaos vuestras ofensas unos a otros, y orad unos por otros, para que seáis sanados. La oración eficaz del justo puede mucho.”

Santiago 5:13,16




“Estad siempre gozosos.
Orad sin cesar.
 Dad gracias en todo, porque esta es la voluntad de Dios
para con vosotros en Cristo Jesús.

1 Tesalonicenses 5:16-18




Si Dios nos ha dado una armadura es porque estamos continuamente en guerra, pero alabado sea Dios que nos ha dado las armas necesarias para ganar, sólo necesitamos activarlas, usarlas y sobre todo creer que hemos vencido por medio de la Sangre del Cordero.


“Y ellos le han vencido por medio de la sangre del Cordero y de la palabra del testimonio de ellos,
 y menospreciaron sus vidas hasta la muerte.

Apocalipsis 12:11







No descuides tu armadura, revístete con ella y reviste tu matrimonio también.



Pelea la buena batalla de la Fe.




En Su Gracia






Artículo anterior

Disfrutándonos puramente












Escribe tu e-mail y recibe las publicaciones directo a tu bandeja de entrada:

4 comentarios:

  1. grasias por las palabras q son de mucho cresimiento para mi bendiciones

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias a ti por comentar, un abrazo y muchas bendiciones!

      Eliminar

¡únete a la comunidad instagram!

Licencia Creative Commons
Este blog y todo su contenido gráfico y escrito está protegido por derechos de autor bajo Licencia Creative Commons Atribución-NoComercial-CompartirIgual 4.0 Internacional.
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

¡Suscríbete a mi canal!

Blogging tips