miércoles, 11 de junio de 2014

5 Tareas del Padre de Familia







Cuando oramos por nuestro esposo comúnmente lo hacemos por el lugar que tiene en el hogar, porque es cabeza, proveedor, esposo, ministro del hogar, etc. rara vez oramos por ellos como el padre de nuestros hijos ¿cierto?


El poder de la oración es impresionante, pudiéramos pensar que hay oraciones que no llegaron a tiempo o que se quedaron en algún lugar del cielo inmenso sin ser escuchadas, no es así, todas las oraciones que se han hecho desde el corazón tienen respuesta en el tiempo preciso, es por eso que en ocasiones recibimos respuesta a una de ellas años después y eso es porque no tienen fecha de caducidad.Por eso hoy mi deseo es orar por nuestro padre celestial, nuestro padre terrenal y el padre de nuestros hijos. 


Hay muchas mujeres que no han tenido la dicha de tener a su padre biológico al lado de ellas, o ha sido un padre abusador o que las abandonó años atrás, hoy también oraremos por ellos y principalmente por el corazón de esas mujeres para que, sea lleno del amor de Dios, pues el padre perfecto y amoroso que todas deseamos está al alcance de una oración, nuestro amado Dios.


El ser padre de familia es una bendición, en nuestra sociedad bien podría parecer que quien importa en la familia es la madre, por el cuidado, la dedicación y el rol que desempeña con los hijos. Sin embrago, basándonos en la Palabra de Dios, el varón, el padre de familia es tan importante a los ojos del creador por diversas razones, él tiene encomendadas tareas muy bien definidas.







Hoy sólo mencionaré 5 de ellas que tienen que ver con el área espiritual de los hijos.


1.   Bendecir a su descendencia

Los grandes patriarcas de la antigüedad sabían de la importancia de bendecir a sus hijos y a los hijos de sus hijos, pues reconocían el poder de las palabras pero sobre todo de su lugar como sacerdote del hogar.

Y vio Israel los hijos de José, y dijo: ¿Quiénes son éstos?
Y respondió José a su padre: Son mis hijos, que Dios me ha dado aquí.
 Y él dijo: Acércalos ahora a mí, y los bendeciré.

Génesis 48:8-9




Nuestro papel como esposa es animar a nuestro varón a bendecir su descendencia, a cambiar la forma en la que les hablan a nuestros hijos y que sean palabras que edifiquen y que les bendigan toda la vida. Oremos por las palabras de nuestros esposos para que sean llenas de sabiduría, llenas de amor y de bendición.


Panal de miel son los dichos suaves;
Suavidad al alma y medicina para los huesos.

Proverbios 16:24



2.   Enseñarles la Palabra de Dios

¿Por qué es tan importante que ellos les muestren la Palabra de Dios? Porque algún día serán cabeza de familia, madres de familia y ellos serán los encargados de seguir hablándoles a las siguientes generaciones de lo bueno que es Dios. Ellos como sacerdotes del hogar debieran velar por que esa Palabra continúe a las siguientes generaciones.


Estos, pues, son los mandamientos, estatutos y decretos que Jehová vuestro Dios mandó que os enseñase, 
para que los pongáis por obra en la tierra a la cual pasáis vosotros para tomarla; 
 para que temas a Jehová tu Dios, guardando todos sus estatutos y sus mandamientos que yo te mando, 
tú, tu hijo, y el hijo de tu hijo, todos los días de tu vida, para que tus días sean prolongados.

Deuteronomio 6:1-2



3.   Instruir a los hijos siendo ejemplo

Las mujeres somos las que influenciamos a los hijos porque están con nosotros más tiempo que con el papá, esa es una tarea que nos ha sido encomendada, el sembrar los valores, el enseñarles de conducta y acerca de cómo debe vivir la vida de acuerdo a lo que establece la Palabra de Dios, sin embargo, los varones deben guiar a los hijos con su ejemplo, podremos enseñarles teóricamente o en talleres de cómo es que deben comportarse pero, lo que realmente enseña es el ejemplo. ¿Qué hábitos tienes que tus hijos los han adoptado? Es por eso que, los padres deberán ser ejemplo en lo que Dios ha hecho en ellos, para que los hijos tengan una guía de lo que Dios hace hasta el momento en el que ellos experimenten por si solos.


Oh Dios, con nuestros oídos hemos oído, nuestros padres nos han contado,
    La obra que hiciste en sus días, en los tiempos antiguos.

Salmos 44:1


Instruye al niño en su camino,
Y aun cuando fuere viejo no se apartará de él.

Proverbios 22:6



4.   Criarlos en disciplina

Qué difícil es disciplinar a los hijos, más cuando están pequeños ¿verdad? Pero es necesaria para que ellos crezcan diferenciando el bien del mal, lo que les conviene de lo que no. Seamos honestas, las mujeres somos las que disciplinamos a los hijos más que los padres puesto que, ellos por lo general están todo el día fuera de casa y cuando llegan a veces ya están dormidos.


Los psicólogos recomiendan disciplinarlos en el momento en el que ellos cometen alguna falta, que no pospongamos la reprimenda puesto que ellos lo olvidarán y no asociarán el por qué de la disciplina. Así que no postergues la disciplina de tus hijos para cuando tu esposo llegue a casa porque no es conveniente, lo que yo hago (y me ha resultado) es que disciplino a mis hijos en el transcurso del día si es que hubo algo que ameritara hacerlo, y por las noches le platico a mi esposo que fue lo que sucedió, así la próxima vez que platique con ellos, hablará de esa falta que tuvieron, de cómo la solucionamos y de qué medidas se tomarán si acaso sucede nuevamente.


La disciplina es hablar con amor, es mostrarles el camino correcto en un trato cordial, los niños aprenden cuando se les muestra con hechos y están más receptivos en un ambiente lleno de amor y no de hostilidad. Así que, oremos para que nuestro esposo sea un varón que disciplina con la sabiduría de Dios.


Y vosotros, padres, no provoquéis a ira a vuestros hijos, 
sino criadlos en disciplina y amonestación del Señor.

Efesios 6:4




5.   Orar por su familia

Todo padre de familia desea ver el bien en sus hijos durante toda su vida, es un privilegio orar por cada uno de ellos, sin embargo hay muchos que no saben cómo es que pueden bendecirles. Recuerda que nadie más en el mundo desea ver a tus hijos siendo exitosos, nadie más tiene la autoridad que tú tienes sobre ellos de manera espiritual (por lo menos hasta que se casen) y es tiempo de que los padres se levanten en oración por cada uno de sus hijos para bendecirles, cubrirles y declarar sobre sus vidas éxito de parte de Dios.


Por esta causa doblo mis rodillas ante el Padre de nuestro Señor Jesucristo,
 de quien toma nombre toda familia en los cielos y en la tierra.

Efesios 3:14-15




{ORACIÓN}

Padre en el nombre de Jesús, gracias por haberme elegido desde antes de la fundación del mundo para ser tu hija, gracias por darme el espíritu de adopción con el cual clamo a ti ¡Abba Padre! Bendigo el día en el que decidiste darme forma, vida y nombre ¡tuya soy! Bendito el día en el que fui concebida en el vientre de mi madre, gracias porque sin importar las circunstancias de mi concepción, sin importar todas las pruebas que tuve que enfrentar desde pequeñita tú siempre estuviste ahí para darme fuerza, valor y sobre todo amor, gracias porque tuviste a bien el enviarme a esta tierra en este tiempo donde la gloria de Cristo es visible, gracias porque llamaste y preservaste mi vida hasta el día que me encontré contigo y pude conocerte ya no solo de oídas, sino que ahora mis ojos te ven. Gracias amado Dios por el hombre que dispusiste para ser mi padre biológico (di su nombre)  y mi padre terrenal, gracias porque a través de su vida hoy vivo, gracias porque lo usaste para darme vida, lo bendigo, lo perdono si acaso me falló y te pido que tengas piedad y misericordia de él y le des la verdadera libertad en ti, salva su alma, yo clamo a ti por su salvación en Cristo Jesús. Gracias por la vida del padre de mis hijos (su nombre), mi esposo y mi compañero fiel, mi “uno solo contigo”, gracias por su vida porque no solo es mi compañero de viaje sino quien me ha dado descendencia para ti, gracias por su vida, por su semilla que dará frutos como los retoños del olivo, bendigo su vida, su corazón, su propósito y a sus generaciones venideras, bendigo el día de su concepción y de su nacimiento pues creo que tú lo planeaste para ser mi esposo y quien te daría descendientes que te servirán y te honrarán, gracias por su vida, bendice su paternidad, su liderazgo y enséñale a bendecir a nuestros hijos y nuestras futuras generaciones para que siempre tengan amor conocimiento y temor de ti. Bendito seas amado Padre amén.



Y bendijo a José, diciendo: El Dios en cuya presencia anduvieron mis padres Abraham e Isaac, 
el Dios que me mantiene desde que yo soy hasta este día,
el Angel que me liberta de todo mal, bendiga a estos jóvenes; y sea perpetuado en ellos mi nombre, y el nombre de mis padres Abraham e Isaac, y multiplíquense en gran manera en medio de la tierra.

Génesis 48:15-16



Dedicada a Servirle



Karla


Artículo Anterior

No hay comentarios:

Publicar un comentario

¡únete a la comunidad instagram!

Licencia Creative Commons
Este blog y todo su contenido gráfico y escrito está protegido por derechos de autor bajo Licencia Creative Commons Atribución-NoComercial-CompartirIgual 4.0 Internacional.
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

¡Suscríbete a mi canal!

Blogging tips