miércoles, 4 de junio de 2014

Amada por Él





Según el libro “Los cinco lenguajes del amor” de Gary Chapman, mi lenguaje es el de las palabras de afirmación y el toque físico para sentirme amada, y si, en realidad es la forma en la que me siento amada, pues el hecho de que mi esposo me diga cuanto me ama es suficiente para que me derrita de amor por él; claro, eso sin contar cuando me abraza o simplemente pone su barbilla sobre mi hombro mientras lavo los trastos, eso… eso me hace sentir en las nubes. Claro que, él lo sabe, pues se lo he hecho saber después de tanto tiempo que erróneamente pensé que él debería saberlo o que tal vez podría leer mi mente y mis actitudes.


Éstas últimas semanas he estado apoyando en un estudio bíblico online desde GMG Español llamado “EresAmada” y no sabes cuánto agradezco por él. Todos los días mi oración es que el amor de Dios me llene de manera tal que pueda darlo abundantemente a mi esposo e hijos primordialmente.


Me aterra pensar que el amor de Dios pudiera ya no ser el mismo que sentí aquella noche de otoño  envuelta en lágrimas donde lo único que tenía era a Dios para continuar. Rara vez escuché palabras de afirmación hacia mi persona, era raro escuchar un “te amo”, era raro sentirme amada físicamente, tal vez es por eso que ahora que tengo conocimiento de Dios y un esposo cariñoso a mi lado es que quiero “embriagarme de amor” con mi Señor y con mi esposo.


No lo sé, hubieron muchos momentos en los que creí que no era lo suficientemente buena en nada de lo que hacía, me comparaba con mis amigas, con mis hermanas, con mi madre, con mis vecinas, en fin… abría facebook y sólo lograba frustrarme al ver que había gente mucho más enamorada que yo, había otros que vacacionaban más que yo, oh por Dios ¿por qué no puedo ser tan buena mamá como ella?, me preguntaba cómo es que otras personas con más hijos que yo gozaban de más tiempo y de más entusiasmo para ver y hacer las cosas, y me deprimía en silencio. 


Hasta que un buen día mi amado Padre me recordó que todo lo que hago debo hacerlo para agradarle a Él, que el hecho de que el piso no esté tan limpio no quiere decir que soy una mala ama de casa, me recordó que a pesar de mi impaciencia al hacer las cosas Él está a mi lado sustentándome y alentándome, me recordó también que muy a pesar de no sentirme una buena madre mis hijos crecen felices, llenos de amor y cuidado de mi parte, oh, si tan solo fuera más dulce y tierna con mi esposo… y también ahí Dios trató conmigo, me frustré demasiado al querer ser alguien que no era, yo añoraba tener un espíritu apacible y tierno, pero mi esencia es distinta, Dios me recordó que me hizo fuerte para poder aventurarme con 4 varones en casa, me hizo de un carácter fuerte para poder dar palabra que aliente y  no solo apapache, me dio una fortaleza en mi carácter para poder llevar un hogar donde si las cosas se salen de control no tenga que esperar a que alguien más las solucione y si, así me creó Él, de esa forma soy la ayuda idónea para mi gran varón.



“Presta mucha atención a tu propio trabajo, porque entonces obtendrás la satisfacción de haber hecho bien tu labor y no tendrás que compararte con nadie.

Gálatas 6:4 ntv


Y cuando todo eso venía a mi mente y la Palabra de Dios en cada versículo me decía cuan amadas somos las mujeres, esas dudas comenzaron a disiparse y a creer que mis debilidades, mis flaquezas Dios las transforma en fortalezas, Él es quien se perfecciona en nuestra debilidad y comencé a visualizarme diferente, todo aquello que me hacía sentir menos, ahora desde el punto de vista “eres amada” me hace sentir grande, no soy lo que las  demás personas quieren que sea, soy lo que nuestro Dios ha decidido que sea, y me ama.


¿Puedes sentirlo? Tú y yo somos amadas, de manera tal que ninguna otra mujer sobre la faz de la tierra tiene el mismo llamado único y especial para el cual nació la de enfrente, ¡somos únicas! Tú y yo somos amadas muy a pesar de nuestros errores, de nuestros aciertos, de todo cuánto hagamos su amor es.


Su amor es… perfecto
Su amor es… paciente
Su amor es… eterno
Su amor es… limpio
Su amor es... inagotable
Su amor es… santo
Su amor es… misericordioso
Su amor es… para quienes lo buscan
Su amor es… por siempre, nunca deja de ser.


“Jehová está en medio de ti, poderoso, él salvará; se gozará sobre ti con alegría, 
callará de amor, se regocijará sobre ti con cánticos.

Sofonías 3:17



¿Has estado tan enamorada como para callar de amor? Ahora después de mucho tiempo entiendo esta palabra, el amor siempre fue hablar y hablar, escribir, demostrar, regalar, etc. de mi parte para con mi esposo porque yo esperaba lo mismo de él, sin embargo él me ha enseñado a amar en silencio, esos momentos en la quietud de nuestro hogar donde sostiene mi mano al orar, donde no habla sino solo acaricia mi cabello, donde con sus ojos me hace saber cuánto me ama, o simplemente al estar a mi lado siempre me hacen entender cómo es que nuestro Dios calla de amor, tiene tanto para darnos que se regocija, se alegra, canta para nosotras ¿lo puedes concebir? ¡Canta de regocijo contigo! Somos su creación, la niña de sus ojos ¿cómo no habría de amarnos de manera tal que cante de alegría? Oh mi Dios, cuán amada me siento.



Pero ahora, oh Jacob, escucha al Señor, quien te creó.
Oh Israel, el que te formó dice:
«No tengas miedo, porque he pagado tu rescate;
te he llamado por tu nombre; eres mío. Entregué a otros a cambio de ti.
Cambié la vida de ellos por la tuya,
porque eres muy precioso para mí.
Recibes honra, y yo te amo.

Isaías 43:1,4



Ya lo sabes mujer, eres su creación, te ama no lo dudes nunca más.




{ORACIÓN}

Padre en el nombre de Jesús, gracias por tu inagotable amor, por cada palabra que me hace saber cuán amada soy por ti, gracias porque todo lo que soy y como soy es porque tú me planeaste, tú decidiste cuántas pecas habría en mi rostro, tu delineaste tan perfectamente mi cuerpo, sabías cuáles serían mis habilidades y talentos y te perfeccionas en ellos, gracias por no cambiar mi esencia sino sólo mi corazón, gracias amado Dios por tu amor derramado a mí en cada momento del día, a través de un rayo de luz, del canto de los pajarillos, a través de la sonrisa de mis hijos, de los besos de mi esposo, gracias por tu amor a mí a través de las personas que no me quieren porque ahí perfeccionas tu amor en mi, te bendigo amado Dios, gracias por recordarme tu amor cuando más lo necesito, tuyo es mi corazón, amén.



Amada por Él


Karla

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Licencia Creative Commons
Este blog y todo su contenido gráfico y escrito está protegido por derechos de autor bajo Licencia Creative Commons Atribución-NoComercial-CompartirIgual 4.0 Internacional.
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
Blogging tips