viernes, 11 de julio de 2014

5 formas de respetar a tu esposo





Todos los días les digo a mis hijos que deben respetarse entre ellos y ser respetuosos con todos los demás, pero les pregunté que era el respeto y no supieron que contestar, así que les estaba pidiendo que hicieran algo que ellos desconocían.


Respeto viene del latín “Respectus” y significa “atención” o “Consideración”. Según el diccionario respeto significa: “Considerar, reconocer, aceptar, apreciar y valorar las cualidades de una persona, que se acompaña de obediencia y una especie de admiración profunda hacia ella.”


Sabiendo lo que significa es más fácil entenderlo y llevarlo a la práctica en todos niveles.

He escuchado muchas veces acerca de que los esposos han perdido el respeto de sus esposas por las cosas que ellos han hecho, por sus palabras, por la actitud que han tomado con ellas, etc. Yo creo que el respeto se puede volver a construir y darlo mutuamente.

Así que hoy nos enfocaremos en lo positivo del respeto, en darlo a nuestro esposo de la manera que lo menciona la Palabra de Dios y darle un reconocimiento a cada varón que en verdad es respetable.


Por lo demás, cada uno de vosotros ame también a su mujer como a sí mismo;
y la mujer respete a su marido.

Efesios 5:33




¿Cómo y dónde puedo respetar a mi esposo?


Hay 5 áreas que creo que son importantes para brindarle respeto a nuestro esposo:

1.     Sus decisiones

Debo confesar que me costó mucho trabajo respetar las decisiones de mi esposo  porque egoístamente pensaba que “yo podría hacerlo mejor” y aunque el tomaba una decisión acertada, yo hacía las cosas a mi manera y debo decir que tenía que ir donde él y decirle que lo solucionara porque yo lo había hecho mal por no respetar sus decisiones.

Es sencillo, con el paso del tiempo te das cuenta que cuando ellos deciden algo es porque ya lo analizaron y vieron la amplia gama de posibilidades y muy probablemente ya saben el resultado; ahora que, como pareja podemos analizarlo juntos  y decidir entre los dos, bien dicen que dos cabezas piensan mejor que una y así podremos estar de acuerdo ambos. Pero, si ellos toman una decisión que beneficia a todos, apoyémoslo y respetémoslo y sobre todo frente a otros, pues al exponerlo ante otros no solo lo ridiculizamos sino que también hablamos mal de nosotras mismas.



2.      Su físico

El respetar el físico de alguien es menos común en estos días, te darás cuenta por los apodos que desde nuestra niñez hemos escuchado, es una práctica que desgraciadamente ya es normal que la escuchemos en todas las edades; sin embargo, es algo que va mucho más allá emocionalmente, ha habido suicidios y peleas por no respetar el físico y apariencia de alguien.

Siempre digo, “bendita fuerza de gravedad” todo desacomoda ¿verdad? Bueno, en ellos y en nosotras también, hoy mostremos respeto al físico de nuestro esposo, admíralo tal cual es en estos momentos, yo se que hace 18 años que conocí a mi esposo no había hombre más guapo sobre la faz de la tierra y en el cosmos del universo y ahora con casi 40 años lo sigo viendo guapísimo, admiro sus canas y esas arrugas que comienzan a aparecer en sus ojos, veo sus manos ya no tan tersas y esos achaques repentinos en las rodillas y sin embargo amo cada parte de él, jamás me burlaría de alguna parte de su físico que ya no es como era en nuestros años de juventud, respeto su cuerpo porque entiendo que con el tiempo todo envejece menos el amor.

No hagamos burla de alguna parte de su cuerpo, ni de cómo decide vestirse, ni si le gustan las botas y a ti no, no lo ridiculicemos frente a otros llamándoles por sobrenombre o con algún apodo, mostremos consideración hacia ellos y respetemos su cuerpo.


3.      Su empleo o negocio

Tal vez gane menos dinero que nosotras, tal vez su empleo no es el que “tú soñaste” tal vez no es el empleo que te deja más tiempo a su lado, pero no es una razón para no respetarlo. Dios se encarga de proveernos a través de los empleos o de los negocios de ellos, así que respetemos esa fuente donde nuestro Señor deposita la bendición diaria para el sustento familiar. Podemos orar y alentar a nuestro esposo para que si ellos desean puedan encontrar algún empleo o negocio donde puedan desenvolverse y tener un mejor fruto y que siga siendo de bendición.


4.      Su paternidad

En nuestro México, pareciera que el machismo es lo que abunda en la sociedad, pero en realidad existe un matriarcado muy marcado en las familias. El papel del varón ha sido rebajado con el paso del tiempo y la mujer es en muchos casos la que lleva “los pantalones en el hogar” sabemos que bíblicamente es contrario a lo que se nos enseña, ¿cómo podemos cambiar eso? Sencillo, empezando en nuestro hogar, dándole a nuestro varón el respeto y el lugar que tiene como cabeza de familia, respetando sus decisiones y su forma de educar a nuestros hijos (siempre y cuando sea basado en el modelo bíblico).

Está en nuestras manos el que nuestros hijos respeten a su papá, nosotras estamos con ellos la mayor parte del día y si ellos escuchan que hablamos mal de su padre o si ven actitudes que no respetan su autoridad, ellos no lo harán tampoco, por eso respetemos la paternidad de ellos mostrándoles y enseñándoles a nuestros hijos a respetar y honrar a su papá.


5.      Su sexualidad
Anoche platicaba sobre este punto con mi esposo, creo que el tema de la sexualidad muchas veces entre mujeres se toma a manera de broma o chiste para poder hablar de ello, lo que no tendríamos que hacer es burlarnos de la sexualidad de nuestro esposo y creo que ni siquiera tendríamos que hablar de ella con nadie más si no va a ser para edificación, el hacer comentarios despectivos hacia su sexualidad o en burla es una clara forma de faltarle al respeto, por el contrario, guardemos su espalda, su sexualidad es solo para nosotras y ellos en intimidad nadie tiene por que enterarse de las complicaciones, de las fallas o de nada en concreto acerca de la sexualidad de nuestro varón.



No es tan complicado el tema del respeto cuando entendemos que no hay esposo perfectos, pero que nosotras como mujeres buscamos la ayuda de Dios en oración  para brindarles respeto a ellos, pues es una de las mayores necesidades del varón; como esposas brindemos a nuestro esposo el respeto para que esté feliz, no porque sea superior a nosotras sino porque hemos reconocido el lugar que tiene en nuestro hogar, decidamos honrar su liderazgo y la autoridad que le ha sido delegada por Dios.



He entendido que el respeto no está dirigido al hombre sino a la autoridad que hay en él, puesto que he puesto la mirada en Dios y no en mi esposo.



Al final del día recogeremos lo que hayamos sembrado en el corazón de nuestro varón, seamos sabias y prudentes y más con los que aún no conocen mucho de Dios para que así podamos ganarlos para Cristo.


Asimismo vosotras, mujeres, estad sujetas a vuestros maridos;
 para que también los que no creen a la palabra,
sean ganados sin palabra por la conducta de sus esposas,
considerando vuestra conducta casta y respetuosa.

1 Pedro 3:1-2


Dedicada a Servirle



Karla



2 comentarios:

  1. Es cierto todo lo que comentas con los años se va cambiando y tenemos que aceptarnos más aún que cuando eramos jóvenes.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. un abrazo Estrella, gracias por estar aquí, bendiciones!!

      Eliminar

Licencia Creative Commons
Este blog y todo su contenido gráfico y escrito está protegido por derechos de autor bajo Licencia Creative Commons Atribución-NoComercial-CompartirIgual 4.0 Internacional.
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
Blogging tips