viernes, 25 de julio de 2014

Examen espiritual







Hace unas semanas atrás, nos compartieron en la iglesia un examen para conocer nuestro nivel espiritual y cómo es que lo reflejamos al exterior.


Sin duda anhelamos ser los mejores embajadores de Cristo, y podríamos pensar que estamos actuando correctamente, sin embargo a la luz de la Palabra todo es expuesto y siempre será para edificación y para crecer.


Examíname, oh Dios, y conoce mi corazón;
    pruébame y conoce los pensamientos que me inquietan.
Señálame cualquier cosa en mí que te ofenda
    y guíame por el camino de la vida eterna.

Salmo 139:23-24 NTV


Pidamos a Dios que nos examine hoy y mejoremos todo aquello que estamos haciendo incorrectamente.


De los siguientes puntos ¿Con cuáles batallamos aún?

1.      Robar

Si eres ladrón, deja de robar. En cambio, usa tus manos
en un buen trabajo digno y luego comparte
generosamente con los que tienen necesidad.

Efesios 4:28

2.      Defraudar, ¿Recibiste algo que no te correspondía?

Así que ¡escuchen! Oigan las protestas de los obreros del campo a quienes estafaron con el salario. El dinero que no les pagaron clama en contra de ustedes. Los reclamos de quienes les cosechan sus campos han llegado a los oídos del Señor de los Ejércitos Celestiales.

Santiago 5:4


3.      Mentira, ¿aparentaste bondad cuando había otra cosa en tu corazón?

»Pero los cobardes, los incrédulos, los corruptos, los asesinos, los que cometen inmoralidades sexuales, los que practican la brujería, los que rinden culto a ídolos y todos los mentirosos, tendrán su destino en el lago de fuego que arde con azufre. Ésta es la segunda muerte».

Apocalipsis 21:8


4.      Calumnia, ¿Has hablado mal de otra persona a su espalda? ¿Has hablado con afán de herir a alguien más?

No juzguen a los demás, y no serán juzgados. 
Pues serán tratados de la misma forma en que traten a los demás.
El criterio que usen para juzgar a otros
es el criterio con el que se les juzgará a ustedes.

Mateo 7:1-2


5.      Inmoralidad.

Pero yo digo que el que mira con pasión sexual a una mujer,
ya ha cometido adulterio con ella en el corazón.

Mateo 5:28

6.      Envidia. ¿Te duele las bendiciones de otros?

El corazón apacible es vida de la carne;
Mas la envidia es carcoma de los huesos.

Proverbios 14:30 RV60


7.      Orgullo. ¿Pretendes en tu pensamiento o en tus acciones ser más de lo que realmente eres?


Es mejor vivir humildemente con los pobres,
    que compartir el botín con los orgullosos.

Proverbios 16:19


8.      Avaros. Tomar algún sacrificio de otros pensando que lo merecías.

Pues la gente sólo tendrá amor por sí misma y por su dinero.
Serán fanfarrones y orgullosos, se burlarán de Dios,
serán desobedientes a sus padres y malagradecidos.
No considerarán nada sagrado.

2 Timoteo 3:2


9.      Ira.

Los que tienen entendimiento no pierden los estribos;
    los que se enojan fácilmente demuestran gran necedad.

Proverbios 14:29


10. Maldición, lenguaje sucio. Debemos refrenar nuestra lengua de expresiones que son de maldición.


A veces alaba a nuestro Señor y Padre, y otras veces maldice a quienes Dios creó a su propia imagen. Y así, la bendición y la maldición salen de la misma boca. Sin duda, hermanos míos, ¡eso no está bien! ¿Acaso puede brotar de un mismo manantial agua dulce y agua amarga?

Santiago 3:9-11


11. Ligereza al hablar. Pláticas vanas, chistes de la Palabra de Dios.


Les digo lo siguiente: el día del juicio, tendrán que dar cuenta
de toda palabra inútil que hayan dicho.

Mateo 12:36


12. Dureza. ¿Regresaste mal por mal?

No paguen mal por mal. No respondan con insultos cuando la gente los insulte.
Por el contrario, contesten con una bendición. A esto los ha llamado Dios,
y él los bendecirá por hacerlo.

1 Pedro 3:9


13. Malos hábitos. Comportamientos que dañan tu cuerpo con alimentos o bebidas.


Van camino a la destrucción. Su dios son sus propios apetitos,
se jactan de cosas vergonzosas y sólo piensan en esta vida terrenal.

Filipenses 3:19


14. Negligencia al no leer la Palabra de Dios y confiar en sus planes.


Presten atención, ustedes que dicen: «Hoy o mañana iremos a tal o cual ciudad
 y nos quedaremos un año. Haremos negocios allí y ganaremos dinero». 
¿Cómo saben qué será de su vida el día de mañana?
La vida de ustedes es como la neblina del amanecer:
aparece un rato y luego se esfuma. Lo que deberían decir es:
«Si el Señor quiere, viviremos y haremos esto o aquello». 
De lo contrario, están haciendo alarde de sus propios planes,
 y semejante jactancia es maligna.

Santiago 4:13-17

15. Estorbo. ¿Has malgastado el tiempo de otros en cosas infructuosas?

Que sus conversaciones sean cordiales y agradables,
a fin de que ustedes tengan la respuesta adecuada para cada persona.

Colosenses 4:6


16. Hipocresía. ¿Has dicho una cosa y haces otra? ¿Por tu causa otras personas han dejado de seguir a Dios?

¡Hipócritas! Isaías tenía razón cuando profetizó acerca de ustedes, porque escribió:
“Este pueblo me honra con sus labios,
    pero su corazón está lejos de mí. Su adoración es una farsa
    porque enseñan ideas humanas como si fueran mandatos de Dios”

Mateo 15:7-9


17. Promesas rotas. ¿Prometiste algo a Dios y no lo cumpliste?

Cuando entres en la casa de Dios, abre los oídos y cierra la boca.
El que presenta ofrendas a Dios sin pensar hace mal. 
No hagas promesas a la ligera y no te apresures a presentar tus asuntos delante de Dios. 
Después de todo, Dios está en el cielo, y tú estás aquí en la tierra.
Por lo tanto, que sean pocas tus palabras.

Eclesiastés 5:1-6


18. Seguir viviendo bajo las obras infructuosas de la carne.

Cuando ustedes siguen los deseos de la naturaleza pecaminosa,
los resultados son más que claros: inmoralidad sexual, impureza, pasiones sensuales,
idolatría, hechicería, hostilidad, peleas, celos, arrebatos de furia, ambición egoísta,
 discordias, divisiones, envidia, borracheras, fiestas desenfrenadas
 y otros pecados parecidos. Permítanme repetirles lo que les dije antes:
cualquiera que lleve esa clase de vida no heredará el reino de Dios.


Gálatas 5:19-21



Tremendo ¿verdad? Todos los días buscamos parecernos más a Cristo, buscamos que nuestra conciencia esté limpia, pues tenemos una gran nube de testigos quienes están viendo nuestras acciones. ¿Qué versión de Cristo mostramos?


Este artículo no es para generar condenación, sino que podamos analizarnos, pedirle a Dios que examine nuestro corazón y que podamos reconocer que es lo que aún está mal en nuestra vida.


Seamos congruentes con lo que decimos y hacemos, busquemos la paz con todos, seamos sinceros siempre y que nuestro arrepentimiento sea genuino, sincero. Busquemos a Dios ahora mismo y pidámosle que sea Él quien nos limpie y restaure por su misericordia.




Dedicada a Servirle



Karla



Artículo escrito para Unidos Radio 




2 comentarios:

Licencia Creative Commons
Este blog y todo su contenido gráfico y escrito está protegido por derechos de autor bajo Licencia Creative Commons Atribución-NoComercial-CompartirIgual 4.0 Internacional.
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
Blogging tips