jueves, 7 de agosto de 2014

Amor entre hermanos





Semanas atrás oraba por escribir este artículo, la verdad es que tengo muchas cosas que aprender, que aplicar en mi vida y por supuesto enseñarles a mis hijos.


Tuve la bendición de nacer en una familia numerosa, soy la menor de 7 hermanos y, a decir verdad siempre los vi como unos súper héroes a todos, no sé si porque la mayor me lleva 23 años de edad y siempre vio por mí como si fuera su propia hija y mi hermana, la anterior a mi es mayor 7 años, todos son mucho más grandes que yo motivo por el cual siempre los vi como los súper hermanos.


Eso y que todos somos tan diferentes uno del otro, caracteres diferentes, estilos de vida, creencias, actitudes, en fin… las reuniones familiares siempre tienen algo para recordar, aunque es raro que nos reunamos todos, pero el amor es el mismo dentro de casa y fuera de ella.


No te mentiré, tenemos nuestras diferencias como hermanos, hay cosas que no toleramos unos de otros, pero hemos aprendido a respetarnos y a amarnos tal como somos, no aplaudimos las actitudes incorrectas de algunos pero tratamos siempre de sembrar la paz y de dar amor muy por encima de nuestras diferencias.


Pero para llegar a ser pacificadores, primeramente necesitamos tener y gozar de la paz interior que sólo Jesucristo nos da, es decir que sin Jesús en nuestro corazón difícilmente podemos ser pacificadores.


Y que la paz que viene de Cristo gobierne en sus corazones.
 Pues, como miembros de un mismo cuerpo, ustedes son llamados a vivir en paz.
 Y sean siempre agradecidos.

Colosenses 3:15 ntv



Como madre de 3, mi anhelo es que ellos se vean siempre como amigos, que reconozcan que el primer amor es el de Cristo, después el de sus padres y luego sus hermanos, el día que faltemos nosotros sus padres sólo se tendrán uno a otro para vivir en familia, Dios nos permita ver a nuestros hijos formar una familia y ver a nuestros nietos, y aún en ese tiempo enseñarles que el amor más importante es en familia, la familia principal.


Pensábamos sólo en tener un hijo, pero un día llegando a casa de mi hermano mayor nos abrazamos y nos dijimos “te amo” frente a mi esposo que es hijo único y me dijo “Nunca sentiré lo que es el amor de hermanos, no quiero que mi hijo pase por lo mismo” y decidimos hacer crecer la familia, oramos a Dios por nuestro segundo hijo y  nos bendijo con 2 más, cosa que agradecemos pues nuestra aljaba está llena de saetas que estamos preparando para algún día lanzarlas al horizonte y que den en el blanco que Dios ha destinado para ellos.


Los hijos que le nacen a un hombre joven
    son como flechas en manos de un guerrero.
¡Qué feliz es el hombre que tiene su aljaba llena de ellos!
    No pasará vergüenza cuando enfrente a sus acusadores
en las puertas de la ciudad.

Salmos 127:4-5


Las familias de antes eran enormes, muy numerosas; ¿te imaginas la labor que tenían los padres al educarlos? y siendo realistas, era un trabajo que era delegado a las madres de familia, pues mientras el varón salía a trabajar o a la guerra como en los tiempos del antiguo testamento la mujer era quien se quedaba al frente del hogar y por supuesto, de ser la guía de cada hijo.

Ardua tarea para las mamás de antes y las de hoy en día también.


Me acuerdo de tu fe sincera, pues tú tienes la misma fe
de la que primero estuvieron llenas tu abuela Loida y tu madre,
Eunice, y sé que esa fe sigue firme en ti.

2 Timoteo 1:5 ntv


Sus hijos se levantan y la bendicen.
    Su marido la alaba:
«Hay muchas mujeres virtuosas y capaces en el mundo,
    ¡pero tú las superas a todas!»

Proverbios 31:28-29 ntv



Ahora que tengo hijos, entiendo el papel que tenía mi madre al ser influencia para que nosotros nos amáramos como hermanos, sin embargo crecimos sin una guía adecuada, pues mi madre no tuvo ejemplo de ese amor, al ser huérfana a muy temprana edad y crecer lejos de sus hermanos.


Por gracia de Dios hemos sido rescatados para darle la honra a Él y trabajar para su obra, por su amor hemos sido restaurados y nos ha enseñado a amar a otros de la manera que Él los ama, principalmente a los de nuestra casa. ¿Quién mejor para enseñarnos de amor  que Él que se dio a sí mismo por todos nosotros, no sólo por algunos sino por todos? 1 Timoteo 2:6


Todos los días tenemos la oportunidad de cambiar o de mejorar para ser los mejores embajadores de Cristo, cada mañana son nuevas las misericordias de Dios y si el día de ayer no fuimos el mejor ejemplo para nuestros hijos, hoy tenemos la gracia de Dios para corregirlo y actuar en fe y dar fruto de acuerdo a lo que Él nos ha enseñado, comencemos a sembrar en nuestros hijos semillas de amor fraternal para que su cosecha sea abundante en amor.




Hablemos con nuestros hijos y enseñémosles que:


·        Para amar a otros primero hay que amarnos a nosotros mismos.
·        Para dar amor necesitamos llenarnos del amor de Dios. (Lucas 10:27)
·        Para ser pacificadores, necesitamos ser llenos de la paz de Dios. (Fil 4:7)
·        El amor de hermanos es el que durará toda la vida, siempre seremos familia aún cuando la distancia geográfica esté de por medio.
·        El mejor amigo de un hombre (después del de Cristo) es su hermano. (Prov. 17:17)
·        Los hermanos nacen para ayudarse entre sí. (Prov. 17:17)
·        No permitas que nadie dañe a tu hermano.
·        No dañes a tu hermano.
·        Ama a tu hermano por quien es, no por lo que recibes de él.
·        Perdona a tu hermano, sé sincero y acepta que él también tiene cosas que perdonarte. (Prov. 10:12)
·        No permitas que una ofensa llene de rencor tu corazón, te hace más daño a ti que a él. (Amos 1:11)
·        Jueguen juntos, diviértanse. (Sal. 133:1)
·        Manténganse unidos a pesar de la distancia geográfica que pudiera existir entre ustedes.
·        Escúchense. (stg 1:19)
·        No se juzguen, ni critiquen entre sí.
·        No permitas que alguien hable mal de tu hermano, ni siquiera tú lo hagas. (Stg. 4:11-12)
·        Ora por cada uno de tus hermanos. (Stg. 5:16)
·        Siempre ten tiempo para ellos, no sabes si será la última vez que acudirá a ti por ayuda.
·        Interésate en su vida.
·        Ama a cada uno de tus hermanos.
·        No hagas distinción de unos y otros, ámalos por igual. (1 Juan 2:9-11)
·        Busca siempre la paz entre ustedes. (Mateo 5:9)
·        Bendícelo aunque te haya fallado o herido. (Lucas 6:27-28)
·        Perdona, ama, ama y ama de la manera que Dios te perdona y ama a ti.



Si alguno dice: Yo amo a Dios, y aborrece a su hermano, es mentiroso.
Pues el que no ama a su hermano a quien ha visto,
¿Cómo puede amar a Dios a quien no ha visto?
 Y nosotros tenemos este mandamiento de él:
El que ama a Dios, ame también a su hermano.

1 Juan 4:20-21




Como padres de familia debemos sembrar en nuestros hijos ese amor de hermanos ¿cómo?

·        Siendo ejemplo y amando a nuestros hermanos, como queremos que ellos se amen cuando ven en nosotros falta de amor con un hermano.
·        Desde pequeños nos damos cuenta que nuestros hijos son diferentes y que no los podemos tratar ni educar de la misma manera, pero que eso no sea un pretexto para hacer distinción entre ellos pues crecerían con recelo entre ellos.
·        Enseñémosles a orar uno por el otro, y que aprendan a escucharse.
·        Cuando haya peleas o discusiones entre ellos, seamos neutrales, hablemos con los dos juntos, aclaremos el asunto, que se pidan perdón y oremos juntos.
·        Hablemos con cada uno en privado dándole tiempo para expresarse y que sepa que es tan importante y amado como sus otros hermanos, que ninguno de ellos se sienta menospreciado ni rechazado.
·        Seamos objetivos y realistas, no tenemos a los hijos perfectos y todos son diferentes, de nuestra cuenta corre sembrar en ellos buenas semillas para que en un futuro ellos se amen, se respeten y puedan hablar con sinceridad entre ellos.
·        Sembremos en ellos la tolerancia, enseñémosles a hablar con la verdad unos a otros en amor, y por supuesto enseñémosles a no ofenderse cuando se les dice las cosas para que mejoren.
·        No permitamos que nuestros hijos estén enojados, seamos pacificadoras nosotros tenemos la responsabilidad de hablar con ellos y hacerles entender que para recibir bendición deben dejar toda contienda entre ellos. (Proverbios 20:3)
·        ¿cómo podemos enseñar a nuestros hijos a amarse como hermanos? Siendo ejemplo de lo que Cristo nos ha enseñado, para que algún día podamos decirle a nuestros hijos “Imítame a mi porque yo imito a Cristo” (1 Cor 11:1)




¡Mucho trabajo por hacer!  Mi oración hoy es para que cada persona que tiene hermanos pueda experimentar ese amor de Dios que nos hace amar a nuestro prójimo, y a su vez podamos dar ejemplo a nuestros hijos para que ellos comiencen a mejorar la relación con sus hermanos y no haya tropiezo para ninguno de ellos.



Queridos amigos, sigamos amándonos unos a otros,
porque el amor viene de Dios.
 Todo el que ama es un hijo de Dios y conoce a Dios;
 pero el que no ama no conoce a Dios, porque Dios es amor.



1 Juan 4:7-9



Te animo a que el día de hoy llames a tus hermanos, visítales, coman juntos, o si la distancia no lo permite envíales un correo electrónico, un mensaje en su muro de facebook, un mensaje de texto y hazles saber que los amas muy a pesar de no congeniar en diversas cosas, nadie eligió a su familia, pero si tenemos la oportunidad de elegir ser mejores personas y de mostrarles el amor de Dios en nuestra vida y lo que ha hecho en nuestro corazón. Extiende el amor de Dios para con los tuyos, abraza, perdona, ama.



Dedicada a Servir al Rey


Karla

Artículo escrito para Unidos Radio





2 comentarios:

  1. Gracias, a veces por las diferencias uno se olvida de llamar o mandar mensajes, y mi corazón debe ser el mas amoroso, mostrando el amor de Cristo! Bendiciones Karla :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. siiii, hay que amarnos =) un abrazo Jess, sé bendecida!

      Eliminar

Licencia Creative Commons
Este blog y todo su contenido gráfico y escrito está protegido por derechos de autor bajo Licencia Creative Commons Atribución-NoComercial-CompartirIgual 4.0 Internacional.
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
Blogging tips