jueves, 21 de agosto de 2014

¿Hijo o nieto de Dios?






  
Hablaba con una amiga acerca de lo que le hemos inculcado a nuestros hijos o de lo que nuestros padres nos han inculcado acerca de Dios, platicábamos de la tremenda influencia que tenemos como mamás y como esposas en cuestión espiritual.


La Biblia nos menciona acerca de inculcarles a nuestros hijos los mandatos y estatutos de Dios desde pequeños, eso hará que ellos no se separen de Él cuando sean mayores,  por el conocimiento y el amor sembrado en sus corazones desde niños.


Estos, pues, son los mandamientos, estatutos y decretos que Jehová vuestro Dios mandó que os enseñase, para que los pongáis por obra en la tierra a la cual pasáis vosotros para tomarla;  para que temas a Jehová tu Dios, guardando todos sus estatutos y sus mandamientos que yo te mando, tú, tu hijo, y el hijo de tu hijo, todos los días de tu vida, para que tus días sean prolongados. Oye, pues, oh Israel, y cuida de ponerlos por obra, para que te vaya bien en la tierra que fluye leche y miel, y os multipliquéis, como te ha dicho Jehová el Dios de tus padres.  Oye, Israel: Jehová nuestro Dios, Jehová uno es. Y amarás a Jehová tu Dios de todo tu corazón, y de toda tu alma, y con todas tus fuerzas. Y estas palabras que yo te mando hoy, estarán sobre tu corazón; y las repetirás a tus hijos, y hablarás de ellas estando en tu casa, y andando por el camino, y al acostarte, y cuando te levantes.  Y las atarás como una señal en tu mano, y estarán como frontales entre tus ojos; y las escribirás en los postes de tu casa, y en tus puertas


Deuteronomio 6:1-9


Haz una retrospectiva a tu vida espiritual y dime, ¿cuándo es que conociste a Dios de manera personal? Hemos visto y experimentado que no fue cuando nuestros padres nos hablaban de Dios (si es que acaso lo hacían).




Nuestro encuentro es PERSONAL, y Dios tiene el tiempo para cada uno de nosotros y de manera diferente a veces pensamos o esperamos que se manifieste en la vida de nuestros hijos como se manifestó en la nuestra y eso es egoísta de nuestra parte pues ellos experimentarán el amor de Dios en el momento y en la forma que Dios decida hacerlo.




Cuando leo acerca de cómo es que le llamaban los grandes patriarcas de la antigüedad, veo que Dios es el Dios de cada uno en particular, mira a lo que me refiero:


Y dijo: Yo soy el Dios de tu padre,
 Dios de Abraham, Dios de Isaac, y Dios de Jacob.
Entonces Moisés cubrió su rostro,
porque tuvo miedo de mirar a Dios.


Éxodo 3:6


No que sean diferentes, sino que son diferentes las formas en las que se presenta a cada uno, diferente forma de hablar, de manifestarse y de encontrarse con cada uno, así mismo sucede ahora contigo y conmigo, con tus hijos y con los míos, no te mentiré anhelo que mis hijos vean al Dios guerrero que veo yo, pero quiero que ellos conozcan a Dios de la manera que se les presente, no de la forma que yo quiero que ellos lo vean.


Cumplamos el mandato que nos deja en Deuteronomio 6 y mostrémosle a cada uno de nuestros hijos el poder de Dios, enseñémosles a amar la Palabra de Dios y que se aferren a sus promesas, guiémosles en oración para que cada día ellos conozcan más de su corazón y por supuesto seamos ejemplo a seguir para ellos.



¿Hijos o nietos de Dios?

No quiero que mis hijos tengan una relación con el Dios del que les habla su papá o su mamá y que pudieran verlo lejano, sino que anhelo que ellos experimenten el gozo de su propia salvación no la mía, anhelo que ellos se gocen en la alabanza en su corazón y no en la mía, anhelo que ellos amen el tiempo de oración porque es el lugar donde se encuentran con Dios y no que sea un tiempo donde sus papás están conversando con su propio Dios. ¿Me explico?



Hijos y no nietos de Dios. Se que tú como su hija entiendes a lo que me refiero, la pregunta es ¿Cómo le enseñamos eso a nuestros hijos?



...Orando por y con ellos
...Explicándoles que Dios es SU Dios también, su Padre,
...Guiándolos en oración
...Estudiando la Biblia con ellos
...Alabando a la par de ellos
...Siendo testimonio para su vida
...Nada mejor que el que ellos vean que tu relación con Dios es genuina
...Ama a Dios y enséñale a tus hijos a amarlo también
...Siendo agradecidos
...Orando para que su encuentro sea personal con Dios.




Ardua tarea la que tenemos como madres de familia, pero sin duda somos privilegiadas al obtener la oportunidad de guiar a nuestros hijos al conocimiento de Dios, y que ellos sean hijos y no solo "Hijos de los hijos de Dios" no es fácil pero con Dios todo es posible.




Seamos ejemplo para ellos.


trayendo a la memoria la fe no fingida que hay en ti,
la cual habitó primero en tu abuela Loida,
y en tu madre Eunice, y estoy seguro que en ti también.

         2 Timoteo 2:5




En Su Gracia



Karla


No hay comentarios:

Publicar un comentario

¡únete a la comunidad instagram!

Licencia Creative Commons
Este blog y todo su contenido gráfico y escrito está protegido por derechos de autor bajo Licencia Creative Commons Atribución-NoComercial-CompartirIgual 4.0 Internacional.
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

¡Suscríbete a mi canal!

Blogging tips