jueves, 28 de agosto de 2014

Reconstruyendo el altar







 Es triste para mí el ver que algunas personas no se interesan en las cosas de Dios, lastimosamente cuando publico acerca de algo relacionado con la oración o con el buscar a Dios, bajan las visitas al blog.


Veía un video de un hombre que estaba anunciando las buenas nuevas entre una multitud de jóvenes que aguardaban la entrada a un concierto y ellos se burlaron de él, le arrojaron lo que traían, lo humillaron y bueno se burlaron hasta que se cansaron. Un comentario que hicieron fue que “no era el tiempo ni el lugar” la verdad, no estoy de acuerdo; siempre es buen tiempo y lugar para hablar de la salvación en Cristo, debemos buscar a Dios cuando pueda ser hallado, cuando estemos lúcidos y bien, no cuando estemos postrados en una cama o al borde de la muerte, enseñémosle a la gente que a Dios lo encontramos en cualquier momento, en una oración, al leer nuestra Biblia, al adorar y no sólo los días que acudimos a la iglesia.



En nuestro hogar era común orar cada quien “en su rincón” –ya sabes- mi esposo oraba en su auto antes de entrar a la oficina, yo en las mañanas después de dejar a los niños en el colegio y por las noches orábamos con nuestros hijos antes de dormir para bendecirles, sin embargo, necesitábamos algo más.



Un altar familiar


¿Qué no sirve el que oremos unos por otros en nuestro tiempo personal con Dios? Si sirve, por supuesto! Las oraciones tienen poder y aunque no veamos la respuesta inmediata a nuestras peticiones, confiamos en que Dios nos escucha y que no tienen fecha de caducidad, lo que es bueno porque eso significa que Dios trabaja con y en nosotros todo el tiempo.


Les responderé antes que me llamen.
    Cuando aún estén hablando de lo que necesiten,
    ¡me adelantaré y responderé a sus oraciones!

Isaías 65:24 ntv


¿Te das cuenta? Con esa confianza deberíamos orar…


Leo el libro de Esdras en mi tiempo devocional y no pude dejar de compartirte lo que aprendí en el primer capítulo y que tiene que ver con la construcción de nuestro altar familiar.


Desde el inicio de la humanidad han existido los altares de oración a Dios, Caín y Abel, Set, Noé, Abraham, Isaac; Jacob, Moisés, Josué, Gedeón, Samuel, David, Salomón, Elías, Josafat, Ezequiel, Daniel, Nehemías, Esdras… en fin, todos ellos grandes patriarcas, profetas y reyes de la antigüedad tuvieron algo en común “La adoración a Dios en un altar” ¿por qué no seguir su ejemplo?


Estoy convencida de que nuestra adoración es con nuestra vida, en todo lugar,  si, pero es bueno estar reunidos en casa con nuestros hijos levantando adoración a Dios, al final del día ellos aprenderán más por nuestro ejemplo y por lo que les inculquemos desde pequeños.


Ciro rey de Persia, un rey pagano que su espíritu fue despertado para promulgar la construcción de “la casa de Jehová” ¿acaso no somos nosotros mismos ese lugar donde el Espíritu Santo mora? ¿Por qué tendría que usar a un rey pagano para instruirnos en la construcción de su casa? Creo que fue por el conocimiento de gobierno, y de la increíble muestra de que Dios cambia la mente y el corazón del hombre.

Dice Esdras 1:2-4:

«Esto dice Ciro, rey de Persia:

»“El Señor, Dios del cielo, me ha dado todos los reinos de la tierra. Me encargó que le construya un templo en Jerusalén, que está en Judá. Cualquiera que pertenezca a su pueblo puede ir a Jerusalén de Judá para reconstruir el templo del Señor, Dios de Israel, quien vive en Jerusalén, ¡y que su Dios esté con ustedes! En el lugar que se encuentre este remanente judío, que sus vecinos los ayuden con los gastos, dándoles plata y oro, provisiones para el viaje y animales, como también una ofrenda voluntaria para el templo de Dios en Jerusalén”»


Edifiquemos casa, levantemos para Él un lugar de adoración en nuestro hogar, un tiempo específico donde estemos con nuestro esposo y nuestros hijos para adorar a Dios, agradecerle por su misericordia y darle el lugar que le corresponde en nuestro hogar.


Me llama mucho la atención que dice que nos ayudemos entre vecinos, con oro, plata, etc. entonces ayudemos a otros, enseñémosles como levantar un altar de oración y adoración en su hogar.


Oremos por cada varón que es cabeza de familia para que su espíritu sea despertado para edificar dicho altar.



Entonces se levantaron los jefes de las casas paternas de Judá y de Benjamín, 
y los sacerdotes y levitas, todos aquellos cuyo espíritu despertó Dios 
para subir a edificar la casa de Jehová, la cual está en Jerusalén.

Esdras 1:5



Y por último, recuperemos para nuestro corazón, nuestro hogar, todo aquello que le corresponde a Dios y que se lo hemos dado a otros; ¿qué es lo que ha ocupado o quitado de el lugar donde sólo Dios debe estar en mi vida? ¿a quién le he dado lo mejor de mi? Es tiempo de regresarlo al lugar que le corresponde y darle lo mejor a Dios, sólo a Él.


Recuperemos tiempo, amor, alabanza, adoración, sujeción, dependencia, todo lo mejor para nuestro amado Dios.


Y el rey Ciro sacó los utensilios de la casa de Jehová, 
que Nabucodonosor había sacado de Jerusalén, 
y los había puesto en la casa de sus dioses.

Esdras 1:7


Te cuento como es que llevamos a cabo nuestro altar de oración en casa:

·         Estamos juntos
·         Cantamos una alabanza
·         Uno de nosotros leemos una porción de la Biblia, ya sea un versículo, un Salmo o un pasaje en específico.
·         Compartimos entre todos que es lo que entendimos o aprendimos
·         Oramos por esa enseñanza
·         Oramos por las peticiones personales
·         Damos gracias a Dios cada uno
·         Terminamos en adoración a Dios.


Ha sido de bendición tener esos tiempos entre familia, te animo a que si no lo acostumbras, reedifiques hoy ese altar.



Recibe bendiciones mujer, cuéntame si acaso tienes un altar de oración familiar y cómo es que lo haces.



Dedicada a Servir al Rey



Karla


Escrito originalmente para Unidos Radio 


5 comentarios:

  1. Que maravilloso es Dios ;) justo venimos llegando del culto semanal, y el pastor hablo de esto!! ;) bueno escuchar, y bueno leer 2 veces, con diferente visión!! :)

    ResponderEliminar
  2. Amada Karla, que bendición esta palabra para mi vida y hogar.
    Gracias por compartirlo!..Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. gracias por visitarnos Lucy! Dios te bendiga y te guarde, un abrazo!

      Eliminar
  3. Amada Karla Dios me a hablado mucho sobre hacer altar familiar gracias por recordarmelo es lo que nos falta hacer como familia Dios te bendiga

    ResponderEliminar

¡únete a la comunidad instagram!

Licencia Creative Commons
Este blog y todo su contenido gráfico y escrito está protegido por derechos de autor bajo Licencia Creative Commons Atribución-NoComercial-CompartirIgual 4.0 Internacional.
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

¡Suscríbete a mi canal!

Blogging tips