martes, 19 de agosto de 2014

{Tiempo, fe, oración}






La semana pasada en la serie “Buscando a mi otra costilla” vimos como examinar al susodicho, hoy hablaremos de ese tiempo en el que nos preparamos para el compromiso.


Hace tiempo compartí un artículo sobre preparase para el tiempo de matrimonio, hoy vuelvo a compartírtelo.


No sé si te haya pasado alguna vez por la mente el prepararte para tu esposo  -¿prepararme? -si, leíste bien, prepararte para él... todas pasamos por un proceso hermoso mientras esperamos por nuestro varón, pero sin darnos cuenta "desaprovechamos" tiempo valioso en su búsqueda, nos centramos tanto en encontrar el indicado que podríamos perder la visión y el enfoque correcto.


"Y cuando llegaba el tiempo de cada una de las doncellas para venir al rey Asuero, después de haber estado doce meses conforme a la ley acerca de las mujeres, pues así se cumplía el tiempo de sus atavíos, esto es, seis meses con óleo y mirra y seis meses con perfumes aromáticos y afeites de mujeres."

Ester 2:12




Cuando llegaba el tiempo...


¿Te das cuenta? la mayoría de las mujeres estamos desesperadas porque llegue nuestro varón al grado que podríamos equivocarnos y cometer un error e irnos con el primer galán de telenovela que nos hable bonito, creo que el estar tiempo en espera de él es conveniente para nosotras, créeme cuando te digo que esos tiempos no regresarán ¡nunca! para todo hay tiempo, y el tiempo de soltera es muy lindo porque dedicas tu tiempo a Dios y a ti. 


Cuando te cases entenderás el versículo que dice:


"Hay asimismo diferencia entre la casada y la doncella.
La doncella tiene cuidado de las cosas del Señor, para ser santa
así en cuerpo como en espíritu; pero la casada tiene cuidado
de las cosas del mundo, de cómo agradar a su marido." 


1 Corintios 7:34



Entonces aprovecha este tiempo para centrarte en Él, dedicarte a afianzar tu comunión con Él y a estar bien contigo misma y disfrutar el tiempo.


Doce meses conforme a la ley de las mujeres...


No sé si recuerdas, o tal vez tu mamá podría comentarte acerca de que hace unos 20 años las parejas que se ponían de novios fijaban una fecha de matrimonio de aproximadamente un año, esto con la finalidad de que las mujeres se prepararan para el hogar y el esposo se preparara de manera económica para recibir a la que sería su mujer, el noviazgo era romántico, mi mamá me cuenta que ella y mi padre se dejaban cartas bajo una roca porque no se podían ver mucho tiempo, el noviazgo era más como para prepararte para el grandioso final que era la boda. Hoy veo con tristeza los noviazgos al extremo; demasiado cortos donde ninguno de los dos se prepara y se casa por desesperación o por buscar una salida fácil o el otro extremo, noviazgos demasiado largos dónde lo único que hace falta es el título de marido y mujer. 


Creo que el tiempo que dure el noviazgo debería de ser no tan corto, ni tan largo; que sea un tiempo donde se conozcan, vean si tienen mismos llamados, mismos sueños, la misma visión, si acaso se casan por amor o sólo por salirse de casa, si es por dinero o por deseo de hacer feliz a tu pareja; y siempre con la intención de casarse con esa persona.


Mi consejo es que ya después de haberte enamorado y analizado a tu pareja, ya que sabes que en verdad es la persona con la que deseas estar y mejor aún, la persona que Dios ha dado su aprobación para que te cases con ella, entonces formalicen el compromiso para que ese tiempo sea de preparación para la boda y que deje de ser una novela para convertirse en tu historia.


Seis meses con óleo y mirra...


¿Te imaginas llegar a tu esposo completamente purificada? en el noviazgo podemos dedicar nuestro tiempo a la búsqueda constante de Dios, a llenarnos de Él, a derramar nuestro corazón en su presencia, realmente es una preparación para nuestro Dios el ungirnos con óleo y mirra es acercarnos más a Él, parecernos más a Él y vivir un matrimonio tal cual desea que vivamos.


Llénate de la presencia de Dios en ese tiempo, prepárate para ser la esposa que Dios desea que seas, deléitate en el Señor mientras llegas a tu amado.


Seis meses con perfumes aromáticos y afeites de mujeres...


La pureza y el cuidado son internos y externos, creo fielmente que nuestra prioridad es estar bien por dentro, nuestra alma y nuestro espíritu, sin embargo en el cuerpo es dónde habita el Espíritu Santo, donde está resguardada nuestra alma y debemos cuidarlo de tal manera que sea un templo bien conformado. Ese tiempo que estás de noviazgo, lo mismo que con tu espiritualidad te aconsejo que lo cuides y ejercites, por salud, por bienestar, por amor y porque es tu cuerpo, en el vivirás toda tu vida. 


No importa si eres alta, bajita, flaca, gordita, no se trata de seguir los estándares de belleza del mundo, sino que le des el debido cuidado a tu cuerpo para las noches que estarás con tu amado, que él sienta esa seguridad que te da el ser hija de Dios y se entregue por completo a ti y no haya nada que pueda obstaculizar nada.


Así que, querida amiga... No quemes etapas, disfruta tu soltería... ya llegará el tiempo en el que vayas a tu varón, Dios es bueno y su plan NO es que estemos solas, Él nos hizo ayuda idónea para alguien, abre bien los ojos, cuida tu corazón, ora y confía en el Señor que tiene cuidado de ti y nunca duerme...



Recibe bendiciones mujer de valor.



No olvides visitar el Blog de mi amiga Jéssica Jiménez "Con Visioón de Hogar" ahí encontrarás ésta serie también.






Dedicada a servir al Rey



Karla

No hay comentarios:

Publicar un comentario

¡únete a la comunidad instagram!

Licencia Creative Commons
Este blog y todo su contenido gráfico y escrito está protegido por derechos de autor bajo Licencia Creative Commons Atribución-NoComercial-CompartirIgual 4.0 Internacional.
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

¡Suscríbete a mi canal!

Blogging tips