martes, 30 de septiembre de 2014

Algún día seremos viejos {Honra a tu padre}





         Te escribo mientras asimilo en mi mente y en mi corazón acerca del amor y de la honra a nuestros padres.    Es increíble como cuando somos niños no imaginamos el dolor que pudiera sentirse al perder a alguno de nuestros padres.


         Cuando niña, mi oración era por una sola cosa “Dios, por favor, que no se mueran mis papás”  hoy después de 30 años sigo orándolo, y no sabes lo agradecida que estoy con Dios porque a través de todos estos años Él ha sido fiel y ha contestado esa oración.


Honra a tu padre y a tu madre, que es el primer mandamiento con promesa;
para que te vaya bien, y seas de larga vida sobre la tierra.

Efesios 6:2-3

Me sorprende ver a los ancianos, me preguntaba qué es lo que hacían o comían para llegar a viejos, y la Palabra de Dios es clara “Honra a tus padres para que tengas larga vida” ¿qué mejor respuesta que esa?

         Pero, ¿cómo les hablo de ello a mis hijos? ¿Cómo les enseño a mis hijos a honrarme como su padre y madre?

HONRA: Respeto y buena opinión que se tiene de las cualidades morales
y de la dignidad de una persona.

¿Quiénes mejor que nosotros como hijos, podemos darles ejemplo a nuestros propios hijos acerca de honrar a los padres?
        
La verdad es que, la honra es una cuestión de ejemplo, no es teoría sino practica, no es otra cosa sino realzar las cualidades de alguna persona en particular y en este caso a nuestros padres. ¿Cómo nos expresamos de ellos en público y en privado? ¿Qué tan dispuestos estamos en darles más de lo que recibimos de ellos?


¿Debemos honrarlos aún cuando no fueron buenos padres? Si, la Palabra de Dios no dice que los honremos si fueron buenos, sólo da la instrucción de hacerlo; el que decide si fueron buenos o no es nuestro amoroso Dios, Él será quien nos juzgue a cada uno, por lo pronto nosotros cumplamos lo establecido en su Palabra y honremos a aquellos quienes fueron elegidos para ser nuestros padres, se que podrá costar trabajo honrar a unos padres que nos abandonaron, abusaron o rechazaron, sin embargo obedezcamos la voz de Dios y hagamos lo siguiente:

1.      Oremos por nuestros padres
2.      Perdonemos
3.      Agradezcamos porque a pesar de todo, ellos fueron el medio por el cual hoy tenemos vida
4.      Clamemos a Dios por ellos y su perdón



No sé cuantas veces habré leído este versículo, pero hasta hoy tuvo significado para mí:


Delante de las canas te levantarás, y honrarás el rostro del anciano,
y de tu Dios tendrás temor. Yo Jehová.

Levítico 19:32


Un anciano en el Antiguo Testamento describe a los miembros de una sociedad considerados sabios y venerables en virtud de su edad y conocimientos, el vocablo no necesariamente implica mucha edad, pero sí madurez y experiencia; imagínate que tanta estima será a los ojos de Dios que nos lo muestra así.



Amemos a nuestros padres, nosotros no los elegimos ¡Fue Dios quien lo hizo! Y por eso debemos honrarles, tendremos una vida larga y feliz llena del amor del Padre, sembremos honra y recibiremos lo mismo de nuestros hijos, y ellos vivirán larga vida y vivirán bien también.



¿Cómo los puedo honrar?


1.      Respeta SU mundo y el ritmo en el que viven; para ti y para mi es muy común usar una computadora, un teléfono celular, un cajero automático, para ellos puede ser una pesadilla, hagamos de su entorno un lugar cálido, seguro para ellos y que se sientan en paz.


2.      No te burles (ni permitas que alguien lo haga) de sus limitaciones físicas o intelectuales, nadie tiene el derecho de hacerlo, ni siquiera tú.


3.     Sé su porrista, todas las mujeres vemos a nuestro padre como nuestro súper héroe díselo, haz que lo sepa, hazle saber que eres la mujer quien eres por la protección que te dio siempre.


4.     Dales tiempo de calidad, que ellos sientan lo valorados que son, llámales, envíales una tarjeta, visítalos. El tiempo que estés con ellos no les reclames nada, no les regañes ni les hagas sentir mal, ámalos por el simple hecho de ser tus padres.


5.     Tenles paciencia, aunque sea muy difícil escuchar una y otra vez la misma historia, escúchala, aunque te desespere el hecho de que no puede hacer bien un sándwich, cómelo, puede causarte impaciencia el que no camine rápido cuando tienes prisa, espérales.  Algún día ellos tuvieron la paciencia para enseñarnos a caminar, a hablar, a comer.


6.     Provee sus necesidades. No te sientes a comer un manjar cuando tus padres comen alimentos enlatados, se que hay necesidades y gustos diferentes, pero ellos merecen lo mejor también; algún día suplieron tus necesidades y lo hicieron sin dudar.


7.     Pídeles su bendición para ti y tu descendencia. Hazles saber que anhelas y aprecias el que te bendiga y a tus hijos también, dales esa importancia por ser tus padres y diles lo agradecida que estás por sus enseñanzas y su amor.


8.  Ámalos. Ríete de sus chistes, abrázalos, bésalos, haz todo lo que se te venga a la mente por hacerlos sonreír, que ellos sepan que no hay nadie más en el mundo que pudieran ser mejores padres para ti.


Guarda, hijo mío, el mandamiento de tu padre,
    Y no dejes la enseñanza de tu madre.

Proverbios 6:20


Es increíble como cuando te enteras de una enfermedad en alguno de tus padres te das cuenta que todos esos viajes pospuestos debes adelantarlos, esas comidas que dejaste pasar quisieras regresarlas, esos besos, esas llamadas, esos tiempos en los que pudiste haber estado y no estuviste… No dejemos tiempo para después, amemos y honremos a nuestros padres hoy.



Te bendigo mujer.



Renovada en Su Gracia


Karla




Te comparto un escrito de una madre a una hija y un video de un padre y su hijo, espero sean de bendición.













2 comentarios:

¡únete a la comunidad instagram!

Licencia Creative Commons
Este blog y todo su contenido gráfico y escrito está protegido por derechos de autor bajo Licencia Creative Commons Atribución-NoComercial-CompartirIgual 4.0 Internacional.
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

¡Suscríbete a mi canal!

Blogging tips