sábado, 20 de septiembre de 2014

Pasos a la libertad {Salmo 32}





            
Me gusta mucho leer los Salmos, más que un libro poético creo que es profético, en cada versículo nos llena de paz, instrucción y corrección para cada área de nuestra vida; podríamos hacer estudios y estudios si sólo nos centráramos en ellos sin embargo, por ahora sólo tomaremos el Salmo 32 para estudiar los siguientes temas:



·        Perdón
·        Orgullo
·        Pecado oculto/confesión
·        Oración/adoración
·        Dirección y obediencia
·        Esperanza en Dios


La Palabra de Dios es clara en cuanto a la libertad que hemos recibido por medio del sacrificio de Jesús. Estaremos estudiando acerca de esos temas pues los considero importantes para el crecimiento de cada persona. Todas hemos batallado con el perdón, con el orgullo, las ganas de orar y el estar en agradecimiento continuo a Dios.



En la mayoría de los Salmos podemos ver una oración desde el corazón del Rey David, si bien no todos fueron escritos por él, nos muestra como derramar nuestro corazón a Dios, como implorar perdón, como entregarle nuestro diario caminar y maravillarnos por tan formidables obras.


Trato de leer todos los días por lo menos un Salmo, pero estas últimas semanas me he enfocado en 3 y uno de ellos es el Salmo 32, espero que me acompañes a escudriñar uno a uno sus versículos y podamos crecer y aplicar lo aprendido en nuestro diario vivir.


         Comenzaremos a partir del viernes 26 de Septiembre, por lo pronto te lo escribo aquí para que lo tengas presente y que podamos analizar nuestra vida y aplicar la enseñanza a ella.


  
Bienaventurado aquel cuya transgresión ha sido perdonada, y cubierto su pecado.
Bienaventurado el hombre a quien Jehová no culpa de iniquidad,
Y en cuyo espíritu no hay engaño.

Mientras callé, se envejecieron mis huesos
En mi gemir todo el día.


Porque de día y de noche se agravó sobre mí tu mano;
Se volvió mi verdor en sequedades de verano.

Mi pecado te declaré, y no encubrí mi iniquidad.
Dije: Confesaré mis transgresiones a Jehová;
Y tú perdonaste la maldad de mi pecado.

Por esto orará a ti todo santo en el tiempo en que puedas ser hallado;
Ciertamente en la inundación de muchas aguas no llegarán éstas a él.

Tú eres mi refugio; me guardarás de la angustia;
Con cánticos de liberación me rodearás.

Te haré entender, y te enseñaré el camino en que debes andar;
Sobre ti fijaré mis ojos.

No seáis como el caballo, o como el mulo, sin entendimiento,
Que han de ser sujetados con cabestro y con freno,
Porque si no, no se acercan a ti.

 Muchos dolores habrá para el impío;
Mas al que espera en Jehová, le rodea la misericordia.

Alegraos en Jehová y gozaos, justos;
Y cantad con júbilo todos vosotros los rectos de corazón.


Gracias por estar aquí, espero me acompañes a encontrar joyas ocultas en este hermoso Salmo.




Renovada en Su Gracia


Karla


2 comentarios:

Licencia Creative Commons
Este blog y todo su contenido gráfico y escrito está protegido por derechos de autor bajo Licencia Creative Commons Atribución-NoComercial-CompartirIgual 4.0 Internacional.
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
Blogging tips