miércoles, 22 de octubre de 2014

Mujer de influencia en el hogar ¡Brilla, resplandece!





         Con éste artículo termino la serie de mujer de influencia en el hogar, semanas pasadas hablamos acerca de la influencia que tenemos con el esposo y con los hijos; hoy quiero hablar de la influencia de dentro hacia fuera.


         ¿Cómo nos ve la sociedad? ¿Qué percibe de nosotros la gente que nos conoce? ¿Y la que no nos conoce? ¿Cómo nos ve nuestra familia cercana, ellos los que nos conocen de día y noche?


         Hay algo que me he preguntado en estos tiempos ¿Realmente buscamos que Jesús brille en nuestra vida y a través de ella? O sea, ¿nuestra vida refleja la luz de Cristo o sólo lo intentamos?


         Es un tema complicado, no todos estamos maduros ni dispuestos a escuchar nuestros errores y tratándose de conductas derivadas de las ideologías es más difícil, porque creemos que  nuestra actitud y nuestro comportamiento es correcto pues otros nos aplauden y la verdad es que, deberían aplaudir cuando vivimos de acuerdo a lo que Cristo nos enseña y lo vivimos primeramente en casa, donde es nuestro ministerio principal.


No a nosotros, oh Jehová, no a nosotros,
    Sino a tu nombre da gloria,
    Por tu misericordia, por tu verdad.

Salmo 115:1


         Este artículo no es contra alguien ni nada personal, es una autocrítica, misma que me ha llevado a darme cuenta que no soy la única que lo pasa, sino que habemos muchos que por temor a ser tachados de “malos cristianos” no nos mostramos como realmente somos, o bien, no aceptamos nuestros defectos a pesar que los demás nos los han hecho notar.

         Entiendo perfecto el hecho de tener que mostrar la mejor versión de Cristo al mundo que nos rodea porque eso nos han enseñado en seminarios Bíblicos y escuelas de líderes, sin embargo Jesús no necesita que yo le dé una versión porque Él ES.


         Se nos enseña que muchos se han alejado de Cristo por voltear alrededor y ver a las personas que predicamos de Él, y al ver nuestros errores se alejan. Sí, estoy de acuerdo con ello, la cosa es que no se pone atención al error en sí, sino a la falta de humildad para aceptar que se está fallando y sentir que se vive en lo correcto todo el tiempo.


         Todos somos humanos, con errores, con pecados todos los días; el único perfecto es Cristo pero se nos ha indicado que debemos mostrar al mundo una vida color de rosa, sin problemas, sin necesidades, una vida sin errores, una vida que se le antojaría a cualquiera vivirla… nuestra vida y lo que hacemos o tenemos no debería ser motivo de preocupación para que alguien más  llegue al conocimiento de Cristo porque, el evangelio no se trata de nosotros sino de CRISTO, si por la vida de los apóstoles la gente hubiera llegado a Cristo, entonces habrían tenido muy mal récord cada uno pues, imagínate ¿a quien se le iba antojar vivir una vida en prisión y ser perseguido como Pablo? O vivir una vida de penas como la de Pedro y dejar todo atrás para seguir a Cristo. La gente llega a Cristo por quien es Él, tú y yo somos sus portavoces solamente, debemos brillar su luz, no la nuestra.


Todas las cosas por él fueron hechas, y sin él nada de lo que ha sido hecho, fue hecho.
En él estaba la vida, y la vida era la luz de los hombres.
La luz en las tinieblas resplandece, y las tinieblas no prevalecieron contra ella.
Hubo un hombre enviado de Dios, el cual se llamaba Juan.
Este vino por testimonio, para que diese testimonio de la luz, a fin de que todos creyesen por él.
No era él la luz, sino para que diese testimonio de la luz.
Aquella luz verdadera, que alumbra a todo hombre, venía a este mundo.

Juan 1:3-9

         Teniéndolo en nosotros, en nuestro hogar, anhelando y buscando su presencia por amor a Él, por quien es Él, no por agradar a nadie ni por obtener el reconocimiento de alguien más, sino porque tenerlo en nuestra vida es lo más valioso e importante en cada uno, creo que cuando se nos impone el tener que mostrar a otros una vida perfecta para acercar a otros a Cristo, estamos fallando.


         Mira, a donde quiero llegar es a lo siguiente; nuestra forma de vida debe ser congruente con lo que predicamos de Cristo, podemos hablar hermoso y tener una forma de predicar maravillosa, pero si al regresar a casa somos lo contrario ¿dónde está ese buen ejemplo y esa influencia positiva?


         La gente llegará al conocimiento de Cristo por gracia de Dios y por escuchar de Su Palabra y su obra, no por nosotros, sin embargo nuestra vida tiene que reflejar la luz de Cristo; principalmente deberíamos brillar dentro de casa y con los nuestros quienes nos conocen; es muy sencillo vivir una vida dentro de casa y otra saliendo de ella, pero no nos confiemos pues de todo eso daremos cuenta a Dios, a Él no lo podemos engañar algún día todo saldrá a la luz y tristemente quienes no sabían de esa doble vida podrían salir lastimados o peor aún, decepcionados no solo de nosotros sino del evangelio que predicamos.


         Adoptemos la actitud de Moisés quien pasaba horas, días en la presencia de Dios y su rostro resplandecía; tal vez nuestro rostro no brille como tal físicamente, pero creo que el estar más y más tiempo en la búsqueda y presencia de Dios, nos llegaremos a parecer tanto a Él que nuestra vida nuestro rostro y todo lo que implica vivir, denotará a quien servimos y a quien pertenecemos.


Y aconteció que descendiendo Moisés del monte Sinaí con las dos tablas del testimonio en su mano, 
al descender del monte, no sabía Moisés que
la piel de su rostro resplandecía, después que hubo hablado con Dios.

Éxodo 34:29


         Seamos luminares en el mundo, no por quienes somos sino por quién tenemos reinando en nuestra vida, que sea Jesucristo quien nos haga resplandecer aún a través de nuestros errores y dejemos de aparentar tener una vida perfecta cuando no es así, tenemos errores todos los días pero Cristo nos ayuda a vencerlos, dejemos de aparentar por cuidar “nuestro testimonio” cuando debemos de cuidar que sea Cristo quien hable a través nuestro, y que sea Él quien vaya perfeccionándonos cada día. Dejemos que Jesús viva a través nuestro, hablemos de Jesús, dejemos de querer recibir los aplausos y el reconocimiento que solo Él debe llevarse y vivamos resplandeciendo Su Gloria.



Pero mirad que esta libertad vuestra no venga a ser tropezadero para los débiles.
 Porque si alguno te ve a ti, que tienes conocimiento, sentado a la mesa en un lugar de ídolos, 
la conciencia de aquel que es débil, ¿no será estimulada a comer de lo sacrificado a los ídolos?
 Y por el conocimiento tuyo, se perderá el hermano débil por quien Cristo murió.
De esta manera, pues, pecando contra los hermanos e hiriendo su débil conciencia, contra Cristo pecáis.
Por lo cual, si la comida le es a mi hermano ocasión de caer, 
no comeré carne jamás, para no poner tropiezo a mi hermano.

1 Corintios 8:9-13


Conclusión:

·        La gente se aleja por la hipocresía de otros al predicar una cosa y vivir otra. Vivamos de manera congruente.
·        Prediquemos a Cristo, siempre a Cristo, no a nosotros.
·        El versículo 13 me dice que debo ponerme en los zapatos del otro y buscar su bienestar por amor a Cristo antes de pensar en mi propio beneficio.



         Nuestros errores no hacen que la gente se aleje del evangelio, sino el hecho de tenerlos y fingir que no los tenemos por guardar testimonio, eso los ahuyenta más que si reconocemos todos los días que necesitamos de Cristo para poder cambiar.




#YoSoyTercero       porque el primero, quien reina en mi vida es Cristo.
Segundo, buscaré el bienestar de mi prójimo antes que el mío.
Yo soy tercero.





Te bendigo, mujer.



Renovada en Su Gracia


Karla



Gracias por acompañarme hasta aquí con esta serie, oro a Dios para que sea de bendición y de edificación a tu vida, te bendigo y espero que cada día seamos mujeres de influencia positiva en nuestro hogar y con los de afuera.


Artículo anterior

Mujer de influencia en el hogar {con los hijos}






1 comentario:

  1. Muy bueno! La importancia de hacerse u. Auto examen ! Bendiciones bendecida mujer!!!

    ResponderEliminar

¡únete a la comunidad instagram!

Licencia Creative Commons
Este blog y todo su contenido gráfico y escrito está protegido por derechos de autor bajo Licencia Creative Commons Atribución-NoComercial-CompartirIgual 4.0 Internacional.
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

¡Suscríbete a mi canal!

Blogging tips