jueves, 2 de octubre de 2014

Mujer de influencia en el hogar {Con el esposo}






         La semana pasada comenzamos ésta serie que he estado escribiendo para Unidos Radio, y es que, creo muy necesario que conozcamos el potencial que tenemos como influencia en nuestro hogar y fuera de él.


Hoy estudiaremos acerca de la influencia que tenemos con nuestro esposo.


         Es increíble como todo aquello que nos fue dado como un regalo del cielo podemos usarlo para bien o para mal. Los talentos, los dones, las aptitudes y hasta el carácter que  nos ha sido dado por Dios nosotras decidimos si lo usamos para bien o no.


Y poderoso es Dios para hacer que abunde en vosotros toda gracia, a fin de que, 
teniendo siempre en todas las cosas todo lo suficiente, abundéis para toda buena obra;

2 Corintios 9:8



Cuando nos unimos en matrimonio dejamos de ser dos para ser UNO, en un principio puede ser complicado porque estamos acostumbrados a vivir “individualmente” y de pronto el tener que compartir responsabilidades, obligaciones, necesidades, tareas, decisiones y hasta un espacio puede resultar difícil.



Pero tranquila, en nuestras manos está el poder tener un hogar que sea un pedacito de cielo.

El corazón de su marido está en ella confiado,
Y no carecerá de ganancias.
 Le da ella bien y no mal
Todos los días de su vida.


Proverbios 31:11-12




¿Qué tanto confía nuestro esposo en lo que hacemos?


         Este proverbio dice que su corazón está en nosotros confiado y así lo creo; soy mamá de 3 varones y puedo decirte que lo que estoy sembrando en ellos será algo que los influenciará mientras vivan en casa y aún cuando sean independientes, pero esos son 3 puntos aparte; sin embargo va de la mano con lo que estamos hablando hoy porque, cada uno de nosotros llegamos al matrimonio con costumbres y actitudes que aprendimos en casa así que, cuando tu esposo actúe de determinada manera (que por lo regular no hacía de novios) despreocúpate todo se puede modificar si se sabe pedir.


        
El que seamos influencia en nuestro hogar no es un permiso para hacer lo que a nuestros ojos es lo correcto, sino que necesitamos ser sensatas, prudentes, sabias para ser la punta de lanza en casa.


¿Cómo puedo ser sabia?

Es un tema extenso, pero he encontrado 2 versículos clave:


El principio de la sabiduría es el temor de Jehová;
Los insensatos desprecian la sabiduría y la enseñanza.

Proverbios 1:7


El temor de Jehová es el que nos impide hacer locuras, es el temor de Jehová el que nos hace recordar que algún día le daremos cuentas de todas y cada una de nuestras obras  y en nuestro lecho matrimonial no es la excepción.


         Necesitamos la sabiduría del cielo para poder ser BUENA INFLUENCIA en nuestro hogar; mencionaré algunas áreas donde influenciamos a nuestro esposo, si tienes alguna más coméntalo con toda confianza para crecer y madurar en ello también.



¿En qué áreas soy de influencia a mi esposo?

1.     En el carácter ¿Has escuchado, entre más tiempo lleven de casados, más se parecen los esposos? Pues sí, ellos a pesar de su individualidad llegan a tomar nuestras actitudes (y viceversa) así que seamos mujeres con un carácter  que refleje a Cristo para que de esa forma ellos puedan tener una buena influencia de nuestra parte.


2.     Relaciones interpersonales. Se dice que las mujeres tenemos un “sexto sentido” yo creo que es discernimiento, sabemos cuando alguna persona podría ser perjudicial para ellos, ya sea en el área laboral, ministerial e incluso sentimental; pero para ello necesitamos ser mujeres que oran e interceden por guardar la integridad de su varón y para siempre estar “conectada” con el Espíritu de Dios.

3.     Empleo. Es muy común que ellos al finalizar el día lleguen a casa y nos platiquen qué les sucedió en el empleo, negocio o empresa; si acaso ellos nos solicitan consejo debemos ser sabias y obtener la dirección de Dios, invítale a orar juntos y así tener respuesta de Dios y no una que pudiera ser perjudicial o errónea. En caso de que tu esposo no sea creyente, ora tú primero y después hazle saber tu opinión.

4.     En la iglesia. Las mujeres nos damos cuenta de todo lo bueno y lo malo en la iglesia (más aún si conocemos del evangelio antes que ellos) y no me refiero a lo doctrinal, sino  a todo lo que tenga que ver con actitudes de otras personas, fallas en la organización de tal cosa, de la administración de un evento; si nosotras no aprendemos a guardar el corazón de nuestro esposo y a la primer oportunidad corremos a decirle lo que no nos pareció de tal cosa, ellos “huirán” de ahí si no están maduros en la fe, se podrían desilusionar De la iglesia ¿me explico? Necesitamos ser sabias en conocer en qué momento decirles o si acaso no es necesario que ellos lo sepan. Guarda el corazón de tu esposo y la espalda de la iglesia.

5.     En el área sexual. ¿te niegas sexualmente? ¿lo complaces íntimamente para obtener algún beneficio? Este tema me gustaría hablarlo a detalle posteriormente pero como también somos influencia en él, es necesario mencionarlo hoy; cuando nos negamos sexualmente estamos dando pie a que ellos pequen; ya sea de ira, de lascivia, masturbación, celos, contención, etc. no podemos “negarnos por enojo” sé que no todos los días se tienen deseos de estar en intimidad, pero seamos sabias y hablemos en pareja, platiquemos abiertamente de las necesidades sexuales de cada uno sin necesidad de pelear.

6.     En su vida espiritual. Gracias a Dios se ha ido rompiendo el mito de que sólo las mujeres y los ancianos acuden a las iglesias, por gracia de Dios cada vez más se levantan varones que están predicando el evangelio y peleando por su familia en oración, ¿pero qué pasa si su esposa no lo apoya en ello? probablemente se aleje también ¿por ser débil en la fe? Más bien creo que porque ya no son dos sino uno, y lo que aqueja espiritualmente a uno al otro también. Seamos mujeres que nos levantamos a la par del varón en súplica y oración, seamos mujeres que respaldamos la vida espiritual de nuestro esposo en oración, nadie orará más por él que tú, seamos buena influencia espiritual.




¿Te das cuenta? Somos MUY importantes en el buen funcionamiento de nuestro hogar, seamos buena influencia, sana, influencia que se note en la cara de felicidad de tu esposo, que él salga radiante de tu casa y todos sepan que ha sido así porque su esposa es una mujer que tiene la sabiduría del cielo.




¿Quién es sabio y entendido entre vosotros?
 Muestre por la buena conducta sus obras en sabia mansedumbre.
Pero la sabiduría que es de lo alto es primeramente pura,
después pacífica, amable, benigna, llena de misericordia
y de buenos frutos, sin incertidumbre ni hipocresía.

Santiago 3:13,17





Te bendigo mujer.


No te pierdas la siguiente semana la influencia que ejercemos con nuestros hijos. ¡te espero!




Renovada en Su Gracia


Karla




Escrito para Unidos Radio

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Licencia Creative Commons
Este blog y todo su contenido gráfico y escrito está protegido por derechos de autor bajo Licencia Creative Commons Atribución-NoComercial-CompartirIgual 4.0 Internacional.
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
Blogging tips