viernes, 31 de octubre de 2014

Orar para prevenir y no sólo para solucionar {Salmo 32}






         Días pasados hablamos de sacar los pecados ocultos a la luz, es uno de los principales pasos para la libertad y nos acerca mucho más a Dios.


         La verdad es que, Dios es grande en misericordia, me llena de gratitud el saber que todo cuanto he hecho mal Él lo ha perdonado y aunque hay ocasiones que esos errores los recuerdo ya no traen culpabilidad ni condenación a mi vida porque Él perdonó toda mi maldad; así como la de cada persona que se acerca a Él en búsqueda de dicho perdón.


Mi pecado te declaré, y no encubrí mi iniquidad.
Dije: Confesaré mis transgresiones a Jehová;
Y tú perdonaste la maldad de mi pecado.

Salmo 32:5


                Es increíble como nuestro amoroso Dios está atento a nuestras oraciones, a cada confesión de pecado, cada vez que le buscamos en oración él nos oye. En México hay un dicho que dice: “Más vale prevenir que lamentar”  y lo ocupamos cuando nos adelantamos a algo para no tener sorpresas desagradables.


         Lo mismo deberíamos hacer con la oración, deberíamos Orar para prevenir, no sólo para solucionar, y buscar a Dios cuando estemos bien y no sólo cuando estemos en pruebas y luchas.


Por esto orará a ti todo santo en el tiempo en que puedas ser hallado;
Ciertamente en la inundación de muchas aguas no llegarán éstas a él.
Tú eres mi refugio; me guardarás de la angustia;
Con cánticos de liberación me rodearás


Salmo 32:6-7




Por esto orara a ti todo santo en el tiempo en que puedas ser hallado.


         Necesitamos orar más por agradecimiento que por necesidad ¿cómo no orar y buscarle cuando todo el tiempo tenemos sus bendiciones? En el tiempo que pueda ser hallado, ¿será que habla de nuestra condición?  Es decir, antes de que sea demasiado tarde y nos encontremos en el lecho de muerte o postrados en cama, o peor aún (y siendo pesimistas) en el momento en el que ya no tengamos lucidez. Tal vez, lo mejor y más recomendable sería buscarlo cuando nuestros 5 sentidos pueden enfocarse a Él, cuando podemos trabajar y servirle, cuando nuestra vida puede ser ejemplo de sus maravillas.


Mas si desde allí buscares a Jehová tu Dios,
lo hallarás, si lo buscares de todo tu corazón y de toda tu alma.

Deuteronomio 4:29




Ciertamente en la inundación de muchas aguas no llegarán éstas a él.


         Una de mis hermanas vive en una costa, en época de huracanes y tormentas tropicales, el gobierno emite una alerta para que se preparen por si  acaso hubiera alguna situación de riesgo, aconsejan que adquieran víveres, sus documentos importantes guardados juntos y en folders o bolsas de plástico, cubrir ventanales, etc. todo lo han planeado desde antes, de hecho hay un equipo especializado en desastres quienes ayudan a las personas que lleguen a sufrir percances para darles orientación y darles atención y protección en los albergues.


         Esto realmente me reta y me hace pensar que si en lo natural somos “previsivas” y buscamos tener todo bajo control antes de que sucedan las cosas ¿por qué en lo espiritual no lo hacemos? Podemos ver nuestra lista de oración diaria y nos daremos cuenta que la gran mayoría son peticiones “inmediatas” o sea, oraciones que necesitan la respuesta de Dios lo antes posible, enfermedades, problemas maritales, hijos rebeldes, finanzas, etc. si bien todo eso necesita de una correcta administración de nuestra parte, lo ideal sería prevenirnos en oración.


Tú eres mi refugio; me guardarás de la angustia;
Con cánticos de liberación me rodearás.

Salmos 32:7


         Podemos orar y hacer lo que nos corresponde a nosotras desde antes, prevenir antes de que sea demasiado tarde, he aquí algunos ejemplos:


·        Oremos por tener un matrimonio sólido hoy y a futuro, hagamos lo que nos corresponde como esposas, sembremos en nuestro matrimonio y con nuestro esposo lo que anhelamos ver en un futuro.

·        Orar por siempre tener salud. Sabemos que la sanidad es un regalo de Dios pero nosotros debemos cuidar el cuerpo que nos ha dado y mantenerlo saludable.

·        Por la vida a futuro de nuestros hijos. No importa si son pequeños o grandes, como mamás tenemos ese deseo de verlos triunfar en cualquier cosa que ellos emprendan y que sean instruidos por nuestro Dios. Que maravillosa oportunidad el orar por ellos desde antes y pedirle a Dios que nos muestre de qué forma debemos orar por cada uno para que así se cumpla su voluntad y su propósito en ellos sea establecido.

·        Por las finanzas. Este es un tema que constantemente se toca en la oración y que en definitiva se ha predicado mucho; yo no quiero entrar en detalle, sólo te comparto de mi experiencia y es que, cada vez que tenía una necesidad económica siempre estuvo Dios involucrado para solucionarla, a través de mis padres, de mis hermanos, de amigos y sin duda hemos sido bendecidos. Pero después de mucho tiempo nos dimos cuenta de que estábamos haciendo las cosas mal y no usábamos correctamente el dinero que ganábamos, entonces tuvimos la necesidad de aprender a administrarnos bien y hacer buen uso de las bendiciones que Dios nos enviaba a través del empleo de mi esposo. Oremos por tener finanzas saludables, pero sobre todo para hacer buen uso de ellas.

·        Por cumplir el propósito de Dios, oremos por ser esos buenos discípulos de Cristo, que en nuestro tiempo de bajar al sepulcro hayamos dejado una huella imborrable de ser fieles servidores de nuestro Dios, primeramente en nuestra familia, aprendamos a amar y perdonar de la manera que Jesús nos lo enseña, aprendamos a mostrar a la gente que nuestro corazón todos los días está siendo moldeado por Él y que aún con errores y defectos podemos ser buenos portadores de la palabra de Dios. 


Jehová está en medio de ti,
poderoso, él salvará; se gozará sobre ti con alegría,
callará de amor, se regocijará sobre ti con cánticos.

Sofonías 3:17




Amo éste versículo, me da tanto ánimo a seguir, me recuerda lo libre que soy en Él y ¿cómo lo encuentro en medio de mi? en oración... Si tan sólo comprendiéramos el poder de la oración y de estar en su presencia, nada más importaría…




Dios te bendiga mujer, gracias por acompañarme en ésta serie, espero en Dios que te haya bendecido y que a partir de hoy caminemos hacia la libertad, el estar en su presencia y llenarnos de Él, de entregarle todo lo que nos oprime y ser libres en Él todos los días.




En su Gracia




K A R L A



Artículo Anterior


Confesión de Pecados.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

¡únete a la comunidad instagram!

Licencia Creative Commons
Este blog y todo su contenido gráfico y escrito está protegido por derechos de autor bajo Licencia Creative Commons Atribución-NoComercial-CompartirIgual 4.0 Internacional.
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

¡Suscríbete a mi canal!

Blogging tips