viernes, 28 de noviembre de 2014

36 Razones para estar agradecida







         Dudaba mucho sobre escribir acerca de mi cumpleaños número 36, la verdad es que me había estado pasando por la cabeza la idea de tomarme un descanso en cuanto al blog y la página de facebook, tenía tantas cosas en la cabeza que pensaba “pausar” un poco lo que estaba haciendo en cuanto a escribir.


         Sin embargo, siempre llega un mensaje de aliento, un mensaje agradeciendo alguna publicación, un mensaje donde veo que Dios es bueno y habla a los corazones de quienes necesitan una palabra precisa y me hacen agradecer y agradecer a Dios por recibir tanto sin siquiera merecerlo.


          2014 ha sido un año en el cuál he encontrado muchas formas de agradecer a Dios, he aprendido a través de otros blogs a agradecer a Él de manera escrita, hablada, en canciones, con dibujos, en fin… nos enseñan y yo enseño a su vez cómo es que lo estoy haciendo, mucho por agradecer siempre digo.


         Hoy es un día diferente, un día especial ¿por qué? porque seguimos vivos, tuve la fortuna de comer hoy con mi hermano mayor y uno de mis sobrinos, comimos, reímos, hablamos, bromeamos y no puedo dejar de agradecer a Dios por esos momentos en familia que, a decir verdad no son tan a menudo como quisiera, pero que llenan mi corazón de gratitud.


         Hablaba con mi hermano de lo bueno que ha sido Dios con nosotros toda la vida, pero éste año será inolvidable, ya te había contado acerca de la muerte de mi padre el mes de Octubre pasado, pronto te hablaré de la muerte de mi madre hace unos días atrás; así que como verás, éste 2014 Dios manifestó su poder en la familia de una manera que no conocíamos, y que por supuesto no esperábamos pero, sigue siendo bueno en cada momento, soberano, fiel y amoroso Dios.


         El domingo 30 de noviembre cumplo 36 años y pensé en agradecer a Dios y aunque como digo siempre ¡mucho por agradecer! ésta vez solo mencionaré 36.



Dios ha sido muy bueno conmigo, mucho, hoy sigue extendiendo su misericordia hacia mí, hoy sigue creyendo en que puedo mejorar y levantarme de cada caída, Dios es bueno todo el tiempo ¡todo! Por eso es que amado Dios mil gracias por cada momento en el que estás conmigo, mil gracias por cada palabra tuya, cada abrazo que me das a través de mis hermanos y amigos, gracias por las oraciones que has contestado y las que no, gracias amado Dios por todo momento que me recuerdas que ya no soy huérfana sino hija tuya, mil gracias precioso Padre.




36 razones para estar agradecida hoy



1.      Por ser tu hija.

2.      Por mi salvación.

3.      Por la vida, salvación y muerte de mis padres.

4.      Por mi esposo e hijos.

5.      Por los momentos de desesperanza donde encuentro que tú estás ahí.

6.      Por cada lágrima derramada que ha sido convertida en alegría.

7.      Por tu Palabra que me inunda de vida y esperanza.

8.      Por cada mañana donde vivo por tu misericordia.

9.      Por cada enojo en el que me haces saber que tengo dominio propio.

10. Por cada persona que me ama porque tú amor es derramado a mí a través suyo.

11. Por cada noche que puedo descansar sin preocupaciones del qué será mañana.

12. Por la libertad que tengo para hablar de ti.

13. Por el maravilloso esposo que me diste.

14. Por cada persona que se ha tomado el tiempo de leerme.

15. Por cada amigo y amiga que me has regalado a lo largo de mi vida.

16. Por los momentos llenos de risas y alegría con mis hijos.

17. Por cada palabra de amor que recibí de mis padres.

18. Por cada abrazo de parte de ellos.

19. Por la mamá de mi esposo que fue el canal para que el amor de mi vida esté hoy a mi lado.

20. Por cada momento de quietud a tu lado, en esos momentos en los que nadie me ve.

21. Por cada uno de mis sobrinos y sobrinas que llenan la vida de mis hermanos de felicidad y por consiguiente la mía.

22. Por cada uno de mis cuñados y cuñadas que han sido de bendición para mis hermanas y hermanos

23. Por cada desacuerdo familiar porque en ellos vemos tu soberanía.

24. Por cada momento en los que podemos convivir como familia porque eso nos acerca a ti también.

25. Por siempre tener algo que escribir.

26. Por tu provisión diaria.

27. Por cada re-enamoramiento con mi esposo y contigo, ¡eso fue especial!

28. Por cada una de mis compañeras de oración.

29. Por las noches en vela buscando tu rostro.

30. Por cada promesa cumplida.

31. Por cada persona que no me ama porque eso me hace interceder por ellos aún más y bendecir su vida.

32. Por permitirme vivir en éste tiempo.

33. Por tantos años de disfrutar a mis padres.

34. ¡Por ser Mujer!

35. Por cada uno de mis hermanos de sangre con los que puedo sentir tu amor y sé que si necesito sentirme cerca de mis padres tan sólo basta un abrazo de ellos.

36. Por tu hijo Jesucristo… gracias… gracias… gracias…



Un año lleno de satisfacciones, de lagrimas, de dolor, de alegrías, de euforía, de la presencia de Dios… un año ecléctico pero hermoso, donde su misericordia se extendió día a día y tenemos la oportunidad de ser mejores vez tras vez.


Esto significa que todo el que pertenece a Cristo 
se ha convertido en una persona nueva. 
La vida antigua ha pasado;
¡una nueva vida ha comenzado!

2 Corintios 5:17



Mil gracias por estar aquí, por ser parte de este sueño que nació por un profundo deseo de servir a Dios y de discipular a muchas mujeres en ese lugar donde tal vez no había acceso a la palabra de Dios más que por internet. Dios conoce nuestros corazones y espero en Él que seas bendecida y llena de su presencia, te bendigo y agradezco por tu vida y por cada día seguir aquí. ¡Toda la gloria sea dada a nuestro amado Dios!



Renovada en Su Gracia



Karla



jueves, 27 de noviembre de 2014

Libres para dar fruto






  
Cuando Mi querida Karla me invitó a escribir un artículo para esas bellas mujeres a quienes no se les ha concedido la bendición de abrazar hijos propios, muchos pensamientos vinieron a mi cabeza pensando primeramente, ¿cómo podría yo, una mujer que es madre de tres hijos, poder hablar a esos corazones de ustedes, especialmente si yo no he pasado por la misma situación? he estado orando al Señor preguntando ante Él, qué es lo que Él deseaba hablar a sus corazones. Y antes de hablarles, debo reconocer, me cuesta como hija de Dios separar mi pensamiento práctico, siempre tiendo a dar soluciones, doy respuestas rápidas. Pero no en esta ocasión, ahora he tenido que esperar a sentir la guía de Dios para poder hablarles con el respeto y el cuidado que cada una de ustedes se merecen. Y orando y planeando qué escribir una convicción ha venido a mi corazón, y se las comparto yendo directo al punto.


No importa la dificultad o situación por la cual pasemos, ante Dios no hay imposibles. No importa si somos mayores de edad o muy jóvenes, Él no hace acepción de personas, da su Espíritu sin medida a grandes como a chicos. Él es Dios que busca corazones que le crean, busca siervos como Caleb y Josué que aunque sus sentidos les hablan claramente de imposibilidad, saben mantenerse firmes y confiados en su Dios (Números 14:8-9) Busca Déboras que sepan levantarse en pie de guerra, abrir su boca y profetizar en fe contra toda circunstancia. (Jueces 4:4 y 5:7) Busca mujeres como Ana la mujer de Elcana, que sepan derramar su alma, clamar y esperar en Dios. (1a. Samuel 1:9-11)

        
Pero muchas podrían hablar de lo que es evidente, la edad ha pasado, no hay más una matriz, ¡no hay esposo! Es verdad, no podemos negar lo que es evidente, para algunas, los médicos han hablado, los estudios se han hecho y todo dicta tajantemente, no es posible la concepción. Pero por sobre todos esos hechos, diagnósticos, herencias, palabras en contra, aún prevalece la voluntad de nuestro Dios. Pero, ¿qué si su voluntad es no abrir matrices? ¿Qué si en su soberanía El no quiere rescatar? ¿Qué si todo lo humano posible se ha hecho y nada ha sucedido? ¿No podremos tomar de Él tanto lo bueno como lo malo? Incluso a quienes tenemos hijos, hay tantas áreas en las cuales Él decide no lo que a nuestro parecer es mejor o nos conviene más, sino lo que Él sabe es mejor, ¿por qué? porque es soberano, Él no es como los dioses del mundo, ante quienes se paran los hombres y hacen negociaciones, no podemos tratarle como uno de ellos, en vez de esto escojamos creerle, amarle, obedecerle, respetar y anteponer sus deseos a los nuestros.


A través de cada historia que leemos en las escrituras, podemos descubrir la respuesta de diferentes hombres y mujeres de Dios, ante distintas situaciones en sus vidas. Lo mismo ha habido quienes responden asombrosamente como José, que sobre toda la adversidad, la traición, la soledad e injusticia, ante tanta pregunta sin respuesta, supo seguir creyendo y confiando en el Dios que su padre Jacob le había mostrado desde su niñez. Guardó su corazón y ya todas conocemos la final exaltación de que fue objeto. Pero también hallamos a gentes que han cometido errores terribles, se han precipitado, se han amargado y perdido la presencia de Dios en sus vidas por decisiones equivocadas. Podemos recordar el caso del rey Saúl (1a. Samuel 13:13) quien mostró una falta de entendimiento al llamado de Dios sobre su vida. La palabra nos muestra el corazón obstinado y rebelde de éste rey, quien pareciera nunca haber permitido que Dios trabajara en su corazón y le conformara para cumplir la función que se le había dado. Podemos también hablar del rey Uzías, quien a pesar de que en su tiempo hizo grandes cosas para Dios, tuvo victorias tremendas y ganó gran reconocimiento, pero cuando ya era fuerte, se ensoberbeció, tuvo en poco el orden, la forma de Dios. Se creyó digno y merecedor de lo que a él no se le había concedido hacer. (2a Crónicas 26:16) Inclusive el mismo Moisés fue medido en su respuesta a Dios cuando le ordenó hablarle a la roca para sacar de ella aguas para el pueblo, pero este manso varón, enardecidamente golpeó dos veces esa peña que no era sino una representación y tipo de Jesús nuestra roca eterna de quien viene la vida para todos. ¿La consecuencia? No se le permitió entrar con el pueblo a la tierra prometida.


Hay un último pasaje que quiero dejarles para meditar Deuteronomio 18:1 y 2, y se los cito:


"Los sacerdotes levitas, es decir, toda la tribu de Leví, 
no tendrán parte ni heredad en Israel; 
de las ofrendas quemadas a Jehová y de la heredad de él comerán. 
No tendrán, pues, heredad entre sus hermanos; 
Jehová es su heredad, como él les ha dicho."


Si, leímos bien, a todas las tribus se les asignaron en heredad grandes extensiones de terreno, inclusive se agregó dentro de la repartición de esta herencia a los hijos de José, que no eran de las doce tribus originales. Pero se dio la orden muy clara que los levitas no recibirían una tierra como posesión. En la soberanía y voluntad de Dios, se les escogió de entre todos sus hermanos para ser quienes realizaran todos los oficios en el templo de Jehová, pero sin tierra propia y pienso yo, para que no se distrajeran en asuntos ajenos a la casa de Dios.


Oro al Señor junto a cada una de ustedes, rogando su gracia, su favor, orando que sus corazones sean ensanchados, su vista ampliada, que en el sitio de su tienda todo aquello que ha sido estructura firme, pero contrario a la verdad de la escritura, sea removido para que los planes y propósitos de nuestro Padre celestial se cumplan. Y puedan ser usadas como madres de multitudes, que sus vidas engendren hijos e hijas espirituales que honren el nombre del Señor. Que todo lo que les ha limitado sea quebrado en el nombre de Jesús, todo yugo de mentira que les hace pensarse menos valiosas se rompa para que caminen en la libertad de Cristo, y vivan la vida abundante que El conquistó para ustedes.


“Regocíjate, oh estéril, la que no daba a luz;
y levanta canción y da voces de júbilo, la que nunca estuvo de parto;
porque más son los hijos de la desamparada que los de la casada,
ha dicho Jehová Ensancha el sitio de tu tienda,
y las cortinas de tus habitaciones sean extendidas;
no seas escasa; alarga tus cuerdas, y refuerza tus estacas”


Isaías 54:1-2



Sirviendo con gozo al Rey

  



     


Silvia Sánchez de Salazar







miércoles, 19 de noviembre de 2014

adulterio en internet {ciberadulterio}





         Los teléfonos celulares, el internet y los mensajes de texto, han sido una bendición cuando el fin de su uso es el de comunicarse con seres queridos y que se encuentran a kilómetros de distancia de nosotros, es una bendición cuando une a muchas personas para buscar el bien común y también para aprender y animarse en la búsqueda de Dios.


         Sin duda, se nos ha facilitado la vida en ese sentido, el día de hoy sale mucho más barato una video llamada por skype comparada con una llamada telefónica. La comunicación ahora es escrita más que hablada, los mensajes vía whatsapp, sms y facebook están sustituyendo las llamadas telefónicas y aún las visitas al café; todo esto lo vemos muy normal hoy en día y aunque hay muchos anuncios, comerciales y videos que nos hablan acerca de cambiar ese nuevo estilo de comunicación, la realidad es otra pues seguimos usando el celular y las computadoras por mucho tiempo en el transcurso del día, de hecho es increíble cómo pasan las horas mientras navegamos en internet o chateamos vía celular sin darnos cuenta.



Mirad, pues, con diligencia cómo andéis, no como necios sino como sabios,
aprovechando bien el tiempo, porque los días son malos.

Efesios 5:15-16



         ¿Cuánto tiempo invertimos en internet? Como te decía a un principio, si usamos la tecnología con el fin de bendecir y ser bendecidos, comunicarnos y acercarnos a nuestros seres amados habremos aprovechado bien el tiempo, sin embargo ésta herramienta también ha sido mal usada en muchos hogares y cada vez es más común el “ciberadulterio”


         La década pasada el adulterio era cara a cara, es decir, las personas se conocían físicamente en fiestas, en el trabajo, en la calle o a través de amistades; hoy en día el adulterio también es virtual. El año pasado fueron publicados unos números alarmantes que dictan cuántos divorcios se han realizado debido a infidelidades y celos por causa de las redes sociales.


         ¿Es esto posible? La Biblia menciona que el adulterio también es a través de la vista en Mateo 5:28 ntv dice:


Pero yo digo que el que mira con pasión sexual a una mujer
ya ha cometido adulterio con ella en el corazón.



Y es que ahora ofrecen encontrar el amor con un solo clic del mouse en cientos de sitios web, donde todo comienza por la vista. Este tema no distingue ni edades, sexo, ni religión, cualquier persona con internet tiene acceso a esos sitios y bueno, la más cercana y conocida sin duda alguna es facebook.


Cuando estamos bien cimentados en Cristo y con nuestro matrimonio estable es muy difícil que caigamos en esa red, pero no estamos exentos, recuerda que aquel que cree estar firme debe cuidar de no caer y sobre todo porque pudiera parecer una simple e inofensiva plática entre dos personas que tienen los mismos gustos e intereses y con el tiempo, adentrarse más y más hasta ese punto del no retorno donde inevitablemente ya no es una amistad sana y puede afectar al hombre y a la mujer por igual, necesitamos estar alerta y en oración todos los días mujer.



¡Ay de los que llaman a lo malo bueno
    y a lo bueno malo,
que tienen las tinieblas por luz
    y la luz por tinieblas,
que tienen lo amargo por dulce
    y lo dulce por amargo!

Isaías 5:20 nvi


No nos confundamos mujer, te hablo con toda honestidad acerca de este tema, cuidemos el tiempo que estamos en las redes sociales conectados con alguien más, sea amigo cercano o no, cuidemos lo que hablamos con los varones, mira todo comienza de manera muy sutil, conversaciones triviales y puede ir subiendo de nivel hasta llegar al adulterio.



Cuidemos lo que vemos, lo que hablamos y lo que escuchamos, no demos pie al adulterio, recuerda, no es necesario estar físicamente junto a esa persona para ser infiel, bastan miradas, mensajes, fotos, llamadas, mails, mensajes de texto para dejar volar la imaginación y comenzar a desear a la persona. Tal vez sepas de algún caso similar, tal vez estés viviendo un caso así, lo mejor sería cortar de tajo toda comunicación con esa persona, ir delante de Dios en oración, arrepentirnos y alejarnos de toda practica que pudiera contaminar nuestro matrimonio.



No hagamos nada en secreto, el hecho de estar mensajeando con alguien más a escondidas de tu esposo, ya no es bueno ¿estás de acuerdo? ¿Por qué tendríamos que escondernos de ellos para poder hablar con alguien más? ¿Dónde queda la confianza y la transparencia con nuestro cónyuge? Si acaso necesitas ayuda en ésta área  ¡búscala! Busca orientación, ayuda, oración de personas comprometidas con Dios para que estén apoyándote con eso, se fiel en todo a tu esposo, algo tan simple e inofensivo puede ser un caos total, no pierdas el norte y esfuérzate por mantener tu matrimonio a flote, de la mano de Dios y en oración.



Un mensaje de voz puede hacer la diferencia, un texto puede arruinar tu reputación, una foto puede arruinar tu matrimonio, hagamos las cosas de manera correcta, guardemos nuestro corazón, el de nuestro esposo y el de nuestros hijos.




Velen y oren para que no cedan ante la tentación,
Porque el espíritu está dispuesto, pero el cuerpo es débil

Mateo 26:41




Te bendigo mujer, ora la siguiente oración si acaso has pasado por una situación así.


Padre, en el nombre de Jesús, pongo delante de ti cada uno de los mensajes seductores que escribí a otros, te pido me perdones por cada palabra romántica que dije a alguien más cuando sólo le pertenecen a mi esposo, perdóname Señor por cada imagen sensual que envié a otro cuando sólo mi esposo tiene el derecho de ver mi cuerpo, perdóname por cada pensamiento de engaño a mi esposo que pasó por mi mente, hoy te pido renueves mi manera de pensar y limpies mi corazón, mi mente, mis manos, mis ojos con colirio del cielo, todos esos pensamientos los llevo cautivos a la Cruz de Cristo para que sean quitados de mi y límpiame. Hoy le pido perdón a mi esposo por serle infiel de esa manera y te pido renueves y fortalezcas mi matrimonio, úneme a mi esposo y permanece en nuestra unión como cordón de tres dobleces, Señor, hoy resisto a la tentación y me presento a ti en oración, gracias por tu perdón, por tu amor y por tu gracia. En el nombre de Cristo Jesús, amén.



Renovada en su Gracia



Karla

         




         

viernes, 14 de noviembre de 2014

Derribando los muros en el matrimonio {Sexualidad}





Las historias de amor que exhibe Hollywood son basadas en sexualidad, pareciera que después del matrimonio las parejas se dedicaran día y noche a satisfacerse sexualmente y no es así, una sexualidad mal encausada puede ser un gran muro en el matrimonio.


¿Es posible que las relaciones sexuales me alejen de mi cónyuge? La respuesta es sí, y no porque sean malas, sino por la mala información que se tiene de ello antes de casarse.


Yo recuerdo que cuando soltera, las relaciones sexuales eran de los temas principales en las reuniones con amigas y amigos, imaginábamos que todo el día estaríamos corriendo por la casa jugueteando y así sería por siempre. Una mala orientación sexual puede ser frustrante y devastadora para la pareja, pero veamos cómo es que se puede superar y encontrar esa paz que sólo Dios da en cada área.



El esposo debe satisfacer las necesidades sexuales de su esposa,
y la esposa debe satisfacer las necesidades sexuales de su marido.
La esposa le da la autoridad sobre su cuerpo a su marido,
y el esposo le da la autoridad sobre su cuerpo a su esposa.
No se priven el uno al otro de tener relaciones sexuales,
a menos que los dos estén de acuerdo en abstenerse
de la intimidad sexual por un tiempo limitado
para entregarse más de lleno a la oración.


1 Corintios 7:3-5


Imagina a unos recién casados y su vida sexual… ahora a un matrimonio después de 30 años y con hijos, nietos, casa llena y miles de pendientes por hacer… ¿crees que sería lo mismo? En realidad, no debería haber cambio a menos que sea por cuestión biológica, pero no por el nuevo estilo de vida.


Sin embargo, la realidad es otra porque con el paso del tiempo pareciera que las relaciones sexuales se van enfriando, se va haciendo todo muy monótono y a veces llega a ser más por necesidad y obligación que por deseo y amor. Tú y yo somos esposas y muchas de nosotras tenemos hijos, la vida sexual por supuesto que cambia; hay cambios en el humor cuando estamos por llegar a nuestro periodo menstrual, cuando estamos embarazadas cambia nuestro deseo también, después de dar a luz, por estrés, por rutina, por cansancio… cambia.


Y si es algo tan hermoso, placentero y lleno de amor con nuestro cónyuge, ¿por qué lo dejamos de lado o no le damos la importancia que tiene? Sabes, he llegado a pensar que es por falta de atención a uno mismo, y herimos sin pensar a nuestro cónyuge porque tal vez él ni siquiera sabe que es lo que pasa con nosotras y puede tomarlo personal.


¿Y si comenzamos a tratar a nuestro cónyuge en el dormitorio cómo tratamos a otros?


¿Por qué si amamos tanto a nuestra pareja nos negamos en la intimidad? Dejemos de lado las excusas y miles de pretextos que pueden existir y comencemos a ver a nuestra pareja como al principio de nuestro matrimonio porque si lo pensamos bien, estaremos con ellos toda la vida… toda, así que mejor será que disfrutemos a su lado cada momento (ésta es mi parte favorita jeje)


Leía 3 versículos Bíblicos que nos muestran cómo debemos comportarnos con las personas en general, ¿qué tal si las aplicamos en el lecho nupcial?


NO MIENTAS


No se mientan unos a otros, porque ustedes
ya se han quitado la vieja naturaleza pecaminosa y todos sus actos perversos.
Vístanse con la nueva naturaleza
y se renovarán a medida que aprendan a conocer a
su Creador y se parezcan más a él.

Colosenses 3:9-10 ntv


Hay diversas mentiras que se viven en el lecho matrimonial, desde fingir un dolor de cabeza para no tener relaciones sexuales, hasta un orgasmo… no es necesario mentir, ya hemos quitado de nuestra vida esa vieja naturaleza, créeme que nuestro esposo estará más agradecido por decirle la verdad y el por qué no queremos tener en ese momento intimidad; en la cuestión orgásmica es lo mismo pues, aunque ellos se sienten bien sabiendo que son buenos amantes con su esposa, el mentirles no les hará mejor hombre, de hecho podría haber algún problema con la libido y ni siquiera saberlo; sería bueno hablarlo en pareja sincerarse y buscar ayuda juntos; no lo lastimemos reclamándole por una mala experiencia sexual, Dios quiere lo mejor para cada uno de nosotros y hasta en eso Él tiene el control pues fue quien lo creó.



PERDONA SU PASADO Y A TI MISMA


Sean comprensivos con las faltas de los demás
y perdonen a todo el que los ofenda.
Recuerden que el Señor los perdonó a ustedes,
así que ustedes deben perdonar a otros.

Colosenses 3:13



Este tema es un tanto doloroso si no sabemos perdonar y no podemos superar el pasado de nuestro esposo; en México el 37% de las personas llegan vírgenes al matrimonio, el 63% restante pierde su virginidad en promedio a los 16 años y solo 1 de cada 10 varones tiene relaciones por primera vez con su esposa.

Triste, pero cierto, la virginidad no es un tema que sea tan preciado como en el tiempo de mis padres, así que seguramente nuestro esposo y aún nosotras pudimos haber llegado al matrimonio teniendo ya alguna experiencia sexual con otra persona. ¿Ya lo perdonamos? ¿Nos ha perdonado por eso? Todas esas experiencias en nuestra vida antes del matrimonio, pueden manchar nuestra sexualidad si no lo superamos, es necesario hablarlo con nuestro esposo, verse a los ojos y decirse qué es lo que está alejándolos uno de otro, lo mejor sería que olvidáramos todos esos agravios del pasado y comenzáramos el día (o la noche) con una nueva mentalidad, con un nuevo corazón y con la confianza de que el amor cubre todas las faltas.



FUERA EGOÍSMO


No sean egoístas; no traten de impresionar a nadie.
Sean humildes, es decir, considerando a los demás
como mejores que ustedes.
No se ocupen solo de sus propios intereses,
sino también procuren interesarse en los demás.

Filipenses 2:3-4




Piensa 3 razones por las cuáles no haces el amor con tu esposo… ¿Te das cuenta? No tienen que ver con ellos porque imagino que nos casamos por amor y con un hombre que ama a Dios y si no es creyente aún, creo que nos casamos con él por amor y las razones que podamos decir son más por egoísmo y por estar tranquilas nosotras. Pero ¿qué de ellos? ¿qué hay de ser fieles al pacto matrimonial? Creo que es tiempo de dejar de ver tanto por nuestros intereses sexuales y comenzar a ver por los de nuestro esposo. Mira, al final del día saldremos ganando, un esposo pleno en el área sexual es el mejor esposo en todas las otras áreas.



¿Viste que sencillo es derribar ese muro que nos puede separar como matrimonio? Nos han inculcado que la mujer es la que debe ser deseada, pero nuestro esposo quiere saber cuánto lo deseamos también, sentirse admirado, esperado y que lo disfrutamos físicamente. Hagamos de nuestro lecho matrimonial un refugio de dos, un lugar donde no exista nadie más, si necesitas inspiración para ello, te recomiendo leas el cantar de los cantares, un bello libro en el que nos muestra como la mujer edifica a su marido a través de las palabras de aliento y de su deseo por él.




¡Vive tu matrimonio al máximo, ama y disfruta a tu pareja, gózate con él pues es el último hombre a quien besarás y harás el amor hasta que la muerte los separe!



Dios bendiga tu matrimonio, mujer.



En Su Gracia





K A R L A

Artículo anterior







¡únete a la comunidad instagram!

Licencia Creative Commons
Este blog y todo su contenido gráfico y escrito está protegido por derechos de autor bajo Licencia Creative Commons Atribución-NoComercial-CompartirIgual 4.0 Internacional.
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

¡Suscríbete a mi canal!

Blogging tips