viernes, 12 de diciembre de 2014

Ya lo decía mi madre... {homenaje a mi madre}





¿Se puede alguien morir de amor? ¿Alguien está lo suficientemente triste como para dormir y no despertar más? Esas preguntas giraban en mi mente mientras veía a mi madre dormir plácidamente en la cama del hospital, era raro ver a una mujer que tiempo atrás bailaba con sus nietos, silbaba mientras guisaba o cantaba canciones en alta voz de repente estar postrada en una cama, esperando el día de decir adiós.


         Son vagos los recuerdos que tengo de mi madre, es como si todo de pronto se hubiera vuelto una especie de sueño en el que todo es borroso. Toda mi infancia vi a mi madre como una anciana y la verdad es que no era tan mayor, me dio a luz a sus casi 40 años y entre gallinas, caballos, leche de vaca, guisados deliciosos, café y mucho pan me educó.


         Estela, mi madre una mujer tan distinta a todas las mamás que he conocido, era una mujer fuera de serie; siempre sonriendo y cantando, bailaba hasta con el más pequeño de sus nietos y tal vez hasta los malcriaba por tanto amor que les dio, pero sin duda alguna hoy esos mismos nietos la extrañan y la aman más por cómo fue con ellos.





         No he conocido a una madre que proteja tanto a sus hijos como la mía, tal vez porque a eso se dedicó toda su vida, era su razón de levantarse cada mañana; el atender a mi padre y a cada uno de sus hijos y hasta sus nietos.


         Amante de la comida, guisaba exquisito tanto que ideó una forma de hacer queso y la capirotada en semana santa ¡uf! era un placer comerla. Cada mañana era típico despertar por las canciones norteñas que escuchaba en aquella vieja grabadora negra mientras preparaba el desayuno que por cierto, era su comida favorita con una alta dosis de cafeína… mmmm ese aroma a café de olla inundaba la atmósfera de nuestro hogar, sentada a la mesa con ella, sólo esperábamos ver pasar por la ventana aquella silueta del caballero con sombrero que engalanaba la habitación… mi padre.


         Cada uno de mis hermanos tienen historias y anécdotas que contar, te confieso que más de una vez he deseado que existiera una especie de máquina del tiempo en la cual pueda volver a esa etapa donde mis hermanos eran niños y conocer más de ellos, vivir y convivir más con ellos y mis padres, no me importaría mucho si sólo fuera espectadora pero por lo pronto (y sin máquina de tiempo) me conformo con escuchar las historias que cuentan entre ellos y me hacen partícipe desde cómo mi mamá corría en los campos verdes al lado de mis pequeñas hermanas dejando de ser mamá para unirse a ellas como una niña más, o las noches heladas en la habitación con techo de lámina de asbesto donde se metía bajo las cobijas con ellas para cambiarles la ropa sin necesidad de que ellas tuvieran frío cuando antes la había planchado para que estuviera calientita, ideaba cada cosa para que sus hijos no sufrieran…


         Mi hermano Juan me cuenta que se iban a lavar al río y ella cargaba sobre su cabeza una tina con ropa húmeda, una mujer que vivió para dedicarse a sus hijos, era normal que al final de sus días pidiera eso que tanto nos dio… atención y a decir verdad era lo único que siempre necesitó.


         Tenía cualidades únicas, era buenísima imitando voces y mímica, era experta en hablar cuando debía callar cosa que nos causaba demasiada gracia porque por lo regular terminaba roja como tomate y corriendo a toda prisa para subirse a la camioneta gris de mi padre, quien por supuesto no perdía tiempo y arrancaba de un jalón salvaguardando la integridad de su viejita.


         Mi madre era una mujer que nos amó, muy a su manera, a su entender; daba la vida por sus hijos y nietos, siempre preocupada por si teníamos que comer, que vestir, siempre al pendiente de nuestras necesidades que buscaba hasta debajo de las piedras la forma para ayudarnos aunque eso pusiera en riesgo su integridad, su seguridad. ¿En qué momento envejeció?


Muy buenos recuerdos de mi madre, hoy la he extrañado cómo no te imaginas, no se supone que los padres mueran uno tras otro, pero Dios es así, muestra su poder y su soberanía en momentos que no esperamos y cómo menos imaginamos por eso hoy lo alabo desde mi corazón, por la forma en la que sucedieron las cosas…


         Hoy a casi un mes de su partida aún no nos “cae el veinte” como decimos en México… todas las cosas ayudan a bien  a los que amamos a Dios y la muerte de nuestros padres nos ha unido más como familia, todos los días hablamos entre hermanos no perdemos el tiempo en enojos ni en problemas del pasado pues al final del día somos hermanos, somos de la misma sangre, hijos de los mismos padres que dieron todo de sí para que siempre estuviéramos bien, hoy en agradecimiento a su amor nos hemos unido más y nuestro amor ya no lo callamos, nos abrazamos y nos bendecimos unos a otros; Dios en su infinita misericordia unió nuestros corazones y nos hizo darnos cuenta que cuando mueren tus padres sólo tienes a tu familia para poder hacer de la descendencia de ellos algo digno para recordar… Me gusta pensar que al entrar al cielo caminando gritó: "vieeeeejoooooo, vieeeejoooo" sabiendo que mi padre estaría esperándola llegar... gracias por hacer una familia juntos.


Besos hasta el cielo a nuestra amada madre y a nuestro amado padre…





Y la descendencia de ellos será conocida entre
las naciones, y sus renuevos en medio de los pueblos;
 todos los que los vieren, reconocerán
que son linaje bendito de Jehová.

Isaías 61:9




Karla




Un homenaje a mi padre

4 comentarios:

  1. Oh Karla, mi corazón está contigo. Gracias por este homenaje a tu mamá, por dejarnos entrar de esta manera tan íntima y hermosa en tu familia. Un beso enorme y mis oraciones amiga :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. muchas gracias amiga, te mando un abrazo enorme!

      Eliminar
  2. Un bello homenaje a tu mamá Katla, muchas cualidades de la mujer virtuosa están demostradas en las vida de ti mamá, un gran ejemplo!! Un abrazo amiga

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. muchas gracias amiga, fue una gran mujer =D te mando un beso y un abrazo gracias!!!

      Eliminar

¡únete a la comunidad instagram!

Licencia Creative Commons
Este blog y todo su contenido gráfico y escrito está protegido por derechos de autor bajo Licencia Creative Commons Atribución-NoComercial-CompartirIgual 4.0 Internacional.
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

¡Suscríbete a mi canal!

Blogging tips