lunes, 19 de enero de 2015

Dios de procesos {cambiando mentes y corazones desde siempre}





Leía la historia de Jacob en el capítulo 32 del libro de Génesis y me impresiona conocer como es que Dios le cambia toda su vida o la forma en la que él la veía, en una sola noche… ¡una noche!


Dios de procesos… todo cuánto he estado leyendo estas semanas me hace concluír que nuestro amoroso Dios nos procesa para pulirnos y llevarnos a más; es como si primero permitiera que experimentemos la vida sin depender al 100% de Él y después Él llega de lleno a nuestra vida y no sólo la completa sino que, la transforma de manera espectacular.


Jacob tuvo una vida nada fácil; desde su nacimiento fue audaz y buscó por sus propios medios el apoderarse de un lugar que no le correspondía y así obtener una bendición que tampoco era para Él, sin embargo todo ello ayudó a que lograra ser eso que Dios tenía destinado que fuese.


Y salió el primero rubio, y era todo velludo como una pelliza;
y llamaron su nombre Esaú.
Después salió su hermano, trabada su mano al calcañar de Esaú;
y fue llamado su nombre Jacob
 Y era Isaac de edad de sesenta años cuando ella los dio a luz.


Génesis 25:25-26



         Todo eso que pasó con Jacob me hace pensar y recapacitar en todo lo que he hecho en mi vida sin haber dependido de Dios. Y bueno, muchos actuamos por ignorancia, Jacob era hijo y nieto de dos varones que estaban en comunión con Dios asi que, conocimiento tenía pero ¿qué fue lo que lo impulsó a hacer lo que hizo sin meditar nada?


         Jacob pasa por un proceso de cambio, con problemas familiares, celos, engaños, miedos, rechazos, etc. lo que sembró en su juventud lo cosechó años más tarde.


·        Engañó a su padre y fue engañado por su suegro. (Gen 27:22-24)
·        Estafa a su hermano y fue estafado por su suegro. (Gen 31:5-7)


Lo que más llama mi atención es que, a pesar de ser un hombre con muchas debilidades y errores, Dios tiene un llamado especial para él, y eso me fortalece pues, veo que los grandes hombres y mujeres de la Biblia son como tú y como yo, humanos  con errores, pecadores, con debilidades, miedos, etc. no es que hayan sido un modelo terminado como pudieramos pensar, todos tuvieron un proceso de cambio para llegar a ser lo que fueron. ¿te imaginas? Todo lo que hemos pasado realmente nos lleva cada día a acercarnos más a lo que Dios tiene destinado para nosotras, eso hace que cambie la forma de ver los contratiempos diarios ¿cierto?



Jacob, el engañador es transformado en Israel, el príncipe de Dios



         Puedo ver en casi todas las historias Bíblicas como es que Dios movía de lugar a sus hijos, creo que es una forma de “movernos de la zona de confort” podríamos estar acostumbradas a vivir la vida sin Dios y creer que estamos bien, sin embargo, nuestro Señor de una u otra forma nos mueve a más y nos lleva siempre en la dirección correcta, así lo hizo con Jacob también.


Y se levantó aquella noche, y tomó sus dos mujeres, y sus dos siervas,
 y sus once hijos, y pasó el vado de Jaboc.
Los tomó, pues, e hizo pasar el arroyo a ellos y a todo lo que tenía.
Génesis 32:22-23


         Jacob se queda solo… hay cosas que se hablan a solas con Dios, exclusivamente con Él. Podemos orar en común acuerdo con otros y hasta hacer un devocional junto a nuestro esposo pero, determinadas cosas son entre Dios y nosotras,  entre Padre e hija.


Así se quedó Jacob solo; y luchó con él un varón hasta que rayaba el alba.

Génesis 32:24



         Jacob a solas con Dios, lucha con Él durante toda la noche. ¿cuántas veces sentimos que estamos peleando contra Dios y su voluntad? Hay cosas que Dios nos las da y aunque nosotros peleemos, luchemos y hagamos todo en nuestra fuerza, si no es de parte de Él podemos estar peleando toda una noche o más sin recibir nada.  Es un proceso de cambio, Jacob lo experimentó y he entendido que la perseverancia es muy importante.


                                                   
Así se quedó Jacob solo; y luchó con él un varón hasta que rayaba el alba.
Y cuando el varón vio que no podía con él, tocó en el sitio del encaje de su muslo, 
y se descoyuntó el muslo de Jacob mientras con él luchaba.
 Y dijo: Déjame, porque raya el alba. Y Jacob le respondió:
No te dejaré, si no me bendices.


Genesis 32:24-26



¿Te ha pasado que estás toda la noche buscando su respuesta? ¿Todo un mes? ¿años? Perseverancia mujer, Jacob no le soltó hasta obtener la bendición. He experimentado tiempo atrás la falta de respuesta a alguna oración y la dejé en el olvido. Error, las oraciones tienen poder y no tienen fecha de caducidad, hoy entiendo que todo es un proceso de parte de Dios para forjar mi carácter y mi dependencia hacia Él. Si Jacob luchó físicamente con Dios y obtuvo la bendición de su parte ¿cómo podría yo desfallecer y alejarme sin buscarle más?



 Y el varón le dijo: ¿Cuál es tu nombre? Y él respondió: Jacob.
Y el varón le dijo: No se dirá más tu nombre Jacob, sino Israel;  
porque has luchado con Dios y con los hombres, y has vencido.
Entonces Jacob le preguntó, y dijo: Declárame ahora tu nombre. Y el varón respondió: 
¿Por qué me preguntas por mi nombre? Y lo bendijo allí.
 Y llamó Jacob el nombre de aquel lugar, Peniel;  porque dijo: Vi a Dios cara a cara, y fue librada mi alma. 
Y cuando había pasado Peniel,  le salió el sol; y cojeaba de su cadera.


Génesis 32:22-31



               ¿Por qué luchó con Dios? Me lo he preguntado muchas veces, ¿qué quería mostrarle Dios a Jacob? Y creo que Jacob necesitaba un cambio de mentalidad, tras sufrir engaños, persecución, estafa, problemas familiares, celos entre sus esposas, desamor, etc. Jacob tenía problemas tan comunes el día de hoy y él necesitaba renovarse; tal vez con tanto conflicto olvidó la bendición que su padre le había dado, la promesa de ser padre de millares y una nación grande, tal vez se había acostumbrado a vivir tranquilo pero sin cumplir el propósito por el cual había sido creado y Dios tuvo que renovarlo, cambiarle su nombre y recordarle quien era, cambiarle su imagen para que todos supieran que había estado con Dios, tal cual lo hace contigo y conmigo, después de estar con Dios nuestra vida no vuelve a ser la misma; le cambia el carácter y lo hace humilde y a la vez valiente, lo preparara en una noche para cumplir lo que le había prometido tiempo atrás. Dios, nuestro Dios de procesos renueva personas de manera espectacular.


Así que, la próxima vez que nos sintamos pelear con Dios, perseveremos en oración buscando su voluntad, su bendición sabiendo que todo ayuda a bien a los que le amamos y recordando todo aquello que nos prometió tiempo atrás, perseverando para ser la mujer que Él dijo que seríamos. ¡Dios es bueno!


Mantengamos firme la esperanza que profesamos,
porque fiel es el que hizo la promesa.


Hebreos 10:23 NVI





Renovada en Su Gracia



Karla


No hay comentarios:

Publicar un comentario

¡únete a la comunidad instagram!

Licencia Creative Commons
Este blog y todo su contenido gráfico y escrito está protegido por derechos de autor bajo Licencia Creative Commons Atribución-NoComercial-CompartirIgual 4.0 Internacional.
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

¡Suscríbete a mi canal!

Blogging tips