miércoles, 7 de enero de 2015

En mi boca hay un milagro {bendecir a los hijos}






         El día 5 de enero comencé un plan para leer la Biblia en un año, antes había fallado porque no tenía una guía y porque sinceramente me brincaba los libros; pero esta vez decidí poner orden en ello y comenzar por Génesis y terminar toda la Biblia.


Hace unos 4 años atrás supe de la importancia de ser bendecidos por nuestros padres, tal cual lo hicieron Abraham, Isaac, Aaron, los grandes patriarcas del Antiguo Testamento con sus hijos, así que de la mano de mi esposo cargamos a nuestros hijos y fuimos donde mi padre a que nos diera su bendición y a mis hijos también; recuerdo perfecto que le relaté a mi padre lo que había aprendido de eso y abrió enormes sus bellos ojos azul turquesa y me dijo: “no se cómo debo bendecirte -me abrazó, puso su mano en mi cabeza y dijo- Te bendigo en el nombre del Padre, del Hijo y del Espíritu Santo a ti y a tus hijos, amén”  y salí feliz de su hogar, bendecida y agradecida.



Hoy después de tanto tiempo leo detenidamente la vida de Noé en Génesis 8-11 y me doy cuenta de la importancia de bendecir a nuestros hijos, en aquél entonces me preocupé por obtener la bendición de mi padre pero, ¿qué tanto he bendecido a mis hijos? ¿cuánto poder tengo en mi boca sobre su vida? ¿qué palabras uso con más frecuencia al dirigirme a ellos?


Noe hizo dos declaraciones que marcaron a 2 de sus descendientes…


 Y despertó Noé de su embriaguez, y supo lo que le había hecho su hijo más joven,
 y dijo:
    Maldito sea Canaán;
    Siervo de siervos será a sus hermanos.
 Dijo más:
    Bendito por Jehová mi Dios sea Sem,
    Y sea Canaán su siervo.


Génesis 9:24-26




         Noe maldijo a su nieto Canaán… increíble que años después sus descendientes sean los que en un futuro se levantaran en contra de Moisés y del pueblo elegido en el libro del Éxodo… ¿qué palabras hemos dicho a nuestros hijos que pudieran afectar a sus descendientes?




Y Canaán engendró a Sidón su primogénito, a Het,
 al jebuseo, al amorreo, al gergeseo,
 al heveo, al araceo, al sineo,
al arvadeo, al zemareo y al hamateo;
y después se dispersaron las familias de los cananeos.

Génesis 10:15-18




         Por otra parte bendijo a su hijo Sem… Bendito por mi Dios Jehová sea Sem… y la vida de Sem fue diferente, sus descendientes tuvieron una vida distinta, Sem fue Abuelo de Abram, quien después fuera Abraham el amigo de Dios, Abraham quien nos enseñaría de fe, Abraham quien nos enseñaría de adoración… ese Abram que tuvo un padre bendecido por su abuelo, ese Abram que se casó con Sarai la estéril, ese Abram…


Y tomaron Abram y Nacor para sí mujeres;
el nombre de la mujer de Abram era Sarai


Génesis 11:29


         ¿Qué palabras de bendición le hemos dicho a nuestros hijos hoy? El lenguaje del amor que debemos sembrar y expandir es la oración… oremos por nuestros hijos, bendigamos su vida de niño, de adolescente, adulto, como padres, empresarios, toda su vida… hablemos palabras que marquen su vida de manera positiva, de manera Bendecida…


En mi boca, en tu boca hay un milagro… ¡hablemos bendición!



Aumentará Jehová bendición sobre vosotros;
Sobre vosotros y sobre vuestros hijos.

Salmo 115:14



Joyce Meyer compartió una lista hace tiempo llamada “conociendo quien soy en Cristo” te la comparto para que a partir de hoy mismo conozcas quién dice Dios que eres y la ores por cada uno de tus hijos declarando que ellos son eso mismo para Dios y bendícelos.



·       Yo estoy completo en Él que es la cabeza de todo principado y potestad.  (Colosenses2:10)
·       Yo estoy vivo juntamente con Cristo. (Efesios 2:5)
·       Yo soy libre de la ley del pecado y de la muerte. (Romanos 8:2)
·       Yo estoy lejos de la opresión y el temor no se acerca a mí. (Isaías 54:14)
·       Yo soy nacido de Dios y el maligno no me toca. (1Juan 5:18)
·       Yo soy santo y sin mancha delante de Él en amor. (1Pedro 1:16; Efesios 1:4)
·       Yo tengo la mente de Cristo. (Filipenses 2:5; 1Corintios 2:16)
·       Yo tengo la paz de Dios que sobrepasa todo entendimiento. (Filipenses 4:7)
·       Yo tengo al “Grande” viviendo en mí; porque mayor es el que está en mí, que el que está en el mundo. (1Juan 4:4)
·       Yo he recibido el don de la justicia y reino en vida por Cristo Jesús como un rey.  (Romanos 5:17)
·       Yo he recibido el espíritu de sabiduría y de revelación en el conocimiento de Él,  alumbrando los ojos de mi entendimiento. (Efesios 1:17-18)
·       Yo he recibido el poder del Espíritu Santo de poner manos sobre los enfermos y verlos sanar, para echar fuera demonios, y hablar en nuevas lenguas. Yo tengo potestad sobre el  enemigo y nada me dañará. (Marcos 16:17,18; Lucas 10:17, 19)
·       Yo me he despojado del viejo hombre y he sido revestido del nuevo, el cual conforme a la imagen del que me creó se va renovando hasta el conocimiento pleno. (Colosenses 3:9,10)
·       Yo he dado y se me ha sido dado; medida buena, apretada, remecida y rebosando darán a mi regazo. (Lucas 6:38).
·       No me falta nada pues mi
·       Todo lo puedo en Cristo que me fortalece. (Filipenses 4:13)
·       Dios suple todo lo que me falta conforme a sus riquezas en gloria en Cristo. (Filipenses 4:19)
·        Yo puedo apagar los dardos de fuego del maligno con mí escudo de la fe. (Efesios 6:16)




Renovada en su gracia


Karla


Artículo escrito para Unidos Radio

No hay comentarios:

Publicar un comentario

¡únete a la comunidad instagram!

Licencia Creative Commons
Este blog y todo su contenido gráfico y escrito está protegido por derechos de autor bajo Licencia Creative Commons Atribución-NoComercial-CompartirIgual 4.0 Internacional.
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

¡Suscríbete a mi canal!

Blogging tips