jueves, 15 de enero de 2015

Los invisibles {humillados y exaltados}





Durante mucho tiempo, mucho tiempo, me sentí como la mujer invisible, de hecho hacía bromas en fiestas de disfraces diciendo que ese era mi disfraz y nadie me podía ver. Y es que en verdad así me sentía y ahora que volteo atrás y me veo en la segunda década de mi vida, me doy cuenta que no era invisible pero así me sentía por muchas razones, y leía el libro de Génesis y me encuentro con Lea… una mujer invisible…


Y Labán tenía dos hijas: el nombre de la mayor era Lea,
 y el nombre de la menor, Raquel.
 Y los ojos de Lea eran delicados,
pero Raquel era de lindo semblante y de hermoso parecer.
Y Jacob amó a Raquel, y dijo:
Yo te serviré siete años por Raquel tu hija menor.


Génesis 29:16-19



Lea, la hermana mayor, ella era la de los ojos bonitos; no se da más información acerca de su vida y la historia en el capítulo 29 se centra en Raquel y el amor que Jacob le profesaba y cuanto trabajó por conseguir el poder casarse con ella a quien tanto amaba.


Y Jacob amó a Raquel, y dijo: Yo te serviré siete años por Raquel tu hija menor.
 Y Labán respondió: Mejor es que te la dé a ti,
 y no que la dé a otro hombre; quédate conmigo.
 Así sirvió Jacob por Raquel siete años;
y le parecieron como pocos días, porque la amaba.


Génesis 29:18-20



Pero, me pongo en el lugar de Lea y pienso ¿qué sentiría Lea al ver que su hermana menor saldría en boda espectacular y ella no? Ella tenía ojos bonitos… pero Raquel era de lindo semblante y de hermoso parecer… no me centro en la belleza física sino en las veces que nos podemos sentir como Lea en todo sentido, en cada área de la vida por ejemplo: Siempre habrá alguien mejor que nosotras como mamá, como esposa, como hermana, como hija, como nuera, como vecina, como empleada, como estudiante, etc. Lo importante es NO centrarnos en las fortalezas de otros sino en las nuestras, de lo contrario nos podemos sentir invisibles.


         ¿Qué habrá sentido cuando su padre la entrega a un hombre que no la ama, sólo por cumplir la costumbre de que primero se case la mayor? Me pongo en el lugar de Lea y me gusta imaginar lo que pudo haber sucedido entre líneas de la Biblia y pienso:


Tal vez Lea se sentía menospreciada, humillada y hasta cierto punto “el último recurso” ¿no había nadie interesado en ella para casarse? Ser solterona no era buena idea y menos cuando la hermana menor está por casarse con un hombre maravilloso que además la ama con locura, tan así que trabaja 7 años por ella... 7 años…


¿qué sentiría la mañana siguiente a la noche de bodas cuando su flamante esposo la rechaza?


Y sucedió que a la noche tomó a Lea su hija,
y se la trajo; y él se llegó a ella.
 Y dio Labán su sierva Zilpa a su hija Lea por criada.
Venida la mañana, he aquí que era Lea;
y Jacob dijo a Labán: ¿Qué es esto que me has hecho?
¿No te he servido por Raquel? ¿Por qué, pues, me has engañado?


Génesis 29:23-25




¿Por qué guardó silencio y fue parte del engaño por parte de su padre para con  Jacob? Tal vez se había mentalizado en que sería una invisible toda su vida si acaso su padre no ayudaba un poco en que saliera de esa anonimidad, y la entregaba a manera de engaño a un hombre quien no la amaba. ¿Por qué aguantó el estar al lado de un hombre que amaba a su hermana? ¿Qué sería aquello que la impulsaba a levantarse todas las mañanas?


         Y leo como es que Dios mira la aflicción de Lea y la engrandece en gran manera; es como si diera algo especial a quienes han sufrido “injustamente” no cabe duda que todo ayuda a bien a los que amamos a Dios y sinceramente he aprendido estos días que mis circunstancias y todo aquello que no puedo controlar, Dios lo usa para forjar mi carácter y procesarme, para cuando sea el tiempo perfecto bendecirme y darme aquello que no me podía confiar siendo inmadura y sintiéndome invisible e inmerecedora de todo.



         La aflicción de Lea es recompensada por Dios, tanto que aquella mujer invisible y menospreciada por su esposo es quien le da 7 hijos a Jacob, 6 varones que posteriormente sería la mitad de las tribus de Israel.


Y vio Jehová que Lea era menospreciada,
 y le dio hijos; pero Raquel era estéril.

Génesis 29:31



         Demos gracias a Dios por todo, por todas aquellas situaciones que parecieran estar en nuestra contra, todas las situaciones diferentes a lo que esperamos no son más que un proceso en el cual, Dios nos va perfeccionando y cambiando la forma de ver y de actuar, pues comenzamos a vivir de acuerdo a lo que Él nos enseña y caminamos en fe.



         Tal vez todo eso que nos aflige hoy, mañana sea motivo de alegría, regocijo y dé fruto abundante en nuestra vida. Actuemos como Lea y como Jacob, aceptemos eso que no nos gusta y aguardemos con paciencia el tiempo necesario para recibir lo prometido.  No menospreciemos lo que nos ha sido dado por parte de Dios sin que hayamos pedido y que probablemente no nos guste del todo y confiemos en que, tarde o temprano recibiremos la recompensa de su parte si tan solo sabemos esperar y agradecer.


Cumple la semana de ésta, y se te dará también la otra,
 por el servicio que hagas conmigo otros siete años.

Génesis 29:27




Renovada en Su Gracia


Karla







         

No hay comentarios:

Publicar un comentario

¡únete a la comunidad instagram!

Licencia Creative Commons
Este blog y todo su contenido gráfico y escrito está protegido por derechos de autor bajo Licencia Creative Commons Atribución-NoComercial-CompartirIgual 4.0 Internacional.
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

¡Suscríbete a mi canal!

Blogging tips