lunes, 30 de marzo de 2015

Mujer de Valor {5 Características}





Mi padre fue charro, de los buenos charros de Jalisco… recuerdo que en casa siempre había espuelas, fuetes, sillas de montar, anqueras, frenos para caballos, herraduras y ese olor tan peculiar que lo tengo presente; mi padre me hablaba de la charrería como algo muy preciado, de cómo era que “echaba piales, coleaba” y que nunca hizo el paso de la muerte por orden específica de mi abuela; mientras él contaba sus anécdotas a caballo y de cómo salían a cazar bajo la lluvia, yo me sentía contemplar todo “desde la mirandilla”  que, dicho sea de paso ese término es alusivo a un pueblo de Jalisco y que quiere decir “viendo desde arriba una gran extensión territorial”


En ocasiones como mujeres podríamos pensar, que no hacemos lo suficiente o tal vez no se nos reconoce la labor que día a día llevamos a cabo; podríamos pensar que nuestro trabajo es siempre tan rutinario que comenzamos a ser invisibles a los ojos de quienes nos rodean, cuando no es así; creo que podríamos “desaparecer” si se me permite el término, cuando creemos que somos invisibles, no cuando a otros lo parezcamos ¿me explico?


Leía la historia de Débora y sin duda alguna es una mujer a quien admiro muchísimo, Débora tiene ese toque de Dios que llama mi atención y que me anima a buscarle más y más.


Débora, una mujer que gobernaba Israel por allá del 1316 a.C, cuarto juez de Israel y curiosamente la única mujer quien gobernó al pueblo. ¿te imaginas lo que sería de su vida en aquellos días? Sin embargo Dios la usa de manera increíble, puedes leer toda su historia en el libro de Jueces 4 y 5.


Me he detenido un poco en la lectura de su historia pues, hay 5 características que quiero poner en práctica y/o mejorarlas en mi vida.


Mente de gobierno y mujer consagrada

Cuando leemos y conocemos a los grandes hombres y mujeres de Dios, podemos darnos cuenta de que tenían una forma peculiar de pensar… tenían mente de gobierno, es decir sabían a quien servían y a donde llegarían; no encuentro ningún hombre pusilánime en la Biblia rescatando al pueblo de Israel; antes Dios les cambió la forma de pensar, el miedo a lo desconocido por una mente de gobierno y salieron a la batalla.
Así mismo, Débora una mujer que seguramente sabía quién era a los ojos de Dios, derivado de una vida consagrada; profetisa, una mujer dedicada a Dios sabe y conoce lo que Dios tiene para ella.  ***Necesitamos consagrarnos a Dios, estar en su presencia, deleitarnos en él y dejaremos de sentirnos y vernos a nosotras mismas como mujeres invisibles***


Gobernaba en aquel tiempo a Israel una mujer,
Débora, profetisa, mujer de Lapidot

Jueces 4:4


Mujer de iniciativa

No esperó que fuera a ella el hombre que libertaría a Israel (Barac), ella le mandó llamar para recordarle quién era él, cuál era su llamado y a quién estaba sirviendo. En ocasiones como esposas, madres, hijas o hermanas, tendremos la oportunidad de recordarles a quienes nos rodean para qué han sido llamados por Dios, alentarles a seguir adelante cuando flaqueen, y no esperar que lo hagan por si solos, tal vez algunos habrán olvidado ese llamado y nosotras viendo “desde la mirandilla” podemos redireccionarlos al camino de Dios.

Y ella envió a llamar a Barac hijo de Abinoam, de Cedes de Neftalí, y le dijo: 
¿No te ha mandado Jehová Dios de Israel, diciendo: Ve, junta a tu gente en el monte de Tabor, 
y toma contigo diez mil hombres de la tribu de Neftalí y de la tribu de Zabulón

Jueces 4:6



Mujer de influencia y reflejo de Dios

¿Qué tendría esa mujer que Barac no quiso salir si ella no le acompañaba a la guerra? Mente de gobierno, presencia de Dios, determinación y valentía… ¿te suena familiar? Claro, las mujeres lo tenemos, entonces imagina de que tamaño es la influencia que podemos ejercer en quienes nos rodean; pero ojo, para que nuestra influencia sea la correcta necesitamos estar conectadas y siendo guiadas por Dios y dejar de centrarnos en todo lo externo y lo que nos rodea en este mundo.

 Barac le respondió: Si tú fueres conmigo, yo iré; pero si no fueres conmigo, no iré.
Ella dijo: Iré contigo; mas no será tuya la gloria de la jornada que emprendes, 
porque en mano de mujer venderá Jehová a Sísara.
Y levantándose Débora, fue con Barac a Cedes.

Jueces 4:8-9



Mujer que respalda

La falta de fe en Barac determinó que fuera una mujer quien derribara al capitán del ejército enemigo, tal cual lo profetizó Débora; sin embargo Barac fue quien derribara a todo el ejército contrario. Débora fue una madre espiritual, un apoyo  para él, ella lo guió, le mostró en qué momento preciso debía pelear, es decir; lo encaminó al triunfo y respaldó al varón que Dios había elegido para defender a su pueblo.

¿Qué estaría haciendo Débora mientras Barac peleaba? Y eso me recuerda a mi abuela cuando mi padre salía de charrería, ella se quedaba en su hogar rogando a Dios para que nada malo le pasara. Tal vez Débora estaba desde la mirandilla visualizando el combate y orando a Dios por su favor para con Barac, orando a Dios para salir libres de esa batalla que, aunque conocía que vencerían, no descansaba en eso sino que estaba fiel respaldando a Barac en oración, en súplica.


Ella dijo: Iré contigo; mas no será tuya la gloria de la jornada que emprendes, porque en mano de mujer venderá Jehová a Sísara. Y levantándose Débora, fue con Barac a Cedes. Entonces Débora dijo a Barac: Levántate, porque este es el día en que Jehová ha entregado a Sísara en tus manos. ¿No ha salido Jehová delante de ti? Y Barac descendió del monte de Tabor, y diez mil hombres en pos de él. Y Jehová quebrantó a Sísara, a todos sus carros y a todo su ejército, a filo de espada delante de Barac; y Sísara descendió del carro, y huyó a pie. Mas Barac siguió los carros y el ejército hasta Haroset-goim, y todo el ejército de Sísara cayó a filo de espada, hasta no quedar ni uno. Y Sísara huyó a pie a la tienda de Jael mujer de Heber ceneo; porque había paz entre Jabín rey de Hazor y la casa de Heber ceneo

Jueces 4:9,14-17




Mujer de Valor, madre de Israel

Israel había quedado sin juez, sin quien lo dirigiera y se apartaban del camino, Débora se levantó, decidió ponerse a la brecha por su pueblo, se levantó como madre de Israel reconociendo el poderío de Jehová (jue 5:9-12) se compadeció de los que estaban perdiéndose y actuó para defenderlos y regresarlos al camino de Dios. Seamos de esas mujeres de valor que ven a quienes se pierden y pelean por ellos desde la mirandilla, desde el secreto de Jehová, desde el lugar de tu reunión con Dios, mujeres que no esperan que alguien más lo haga sino que lo hacemos por amor, por compasión, por amor y gratitud a Dios principalmente. Seamos una madre espiritual para quienes nos rodean, para quienes no conocemos pero que sabemos se están perdiendo; tal vez de un momento a otro Dios escuche nuestra oración, los libere, haga resplandecer su rostro sobre ellos y los regrese al camino que nunca deberían haber dejado y vuelvan a servir a Dios. 


***Nunca subestimes
el poder de tu oración***



En los días de Samgar hijo de Anat,
En los días de Jael, quedaron abandonados los caminos,
Y los que andaban por las sendas se apartaban por senderos torcidos.
Las aldeas quedaron abandonadas en Israel, habían decaído,
Hasta que yo Débora me levanté,
Me levanté como madre en Israel.


Jueces 5:6-7


Renovada en Su Gracia


Karla

viernes, 27 de marzo de 2015

Cómo divorciarse fácilmente {10 actitudes para lograrlo}





Hace años viví en un lugar donde era muy mal visto ser soltera, las chicas preferían ser divorciadas a ser solteras por el “qué dirán” ¿es eso posible? Si, la gran mayoría de jóvenes decían que se casaban sabiendo que se divorciarían, pero era mejor eso que quedarse sin casar.


Uno se casa con la visión de que será para toda la vida, pero en algunos casos, llegan al altar sabiendo que si no funciona, el divorcio siempre es la mejor opción. Dejan de luchar (si acaso lo hacen) por la persona que juraron amar para toda la vida.


Mateo 19:6

Así que no son ya más dos, sino una sola carne;
por tanto, lo que Dios juntó, no lo separe el hombre.




Lo que Dios juntó, no lo separe el hombre…

Años atrás, lo leía y pensaba en las mujeres que querrían quitarme a mi esposo, pensaba en los familiares que no querían vernos juntos, en las antiguas parejas de ambos, en las actitudes de mi esposo, en fin… pensaba en todo menos en mí; siempre buscaba un culpable y jamás pensé que yo podría serlo, es más fácil y cómodo buscar un culpable, que aceptar nuestra responsabilidad.


Hoy no hablaré de lo que hacen terceras personas por tratar de terminar un matrimonio, ni lo que nuestro esposo pudiera hacer; hoy hablaré de lo que nosotras podemos hacer para terminarlo y tal vez ni nos habíamos dado cuenta de que está sucediendo y es tiempo de reaccionar; es una muestra de que algo está mal en el lecho matrimonial mujer, aún hay solución siempre que uno quiera seguir adelante y luche de la mano de Dios. No perdemos nada con intentar reconstruir las ruinas ¿te parece si lo intentamos?


10 actitudes que ayudan a terminar un matrimonio



1.     Ser indiferente
“¿Por qué interesarse en sus cosas? ¿acaso no sabe que yo también tengo preocupaciones? Si sufre, es porque en realidad se lo ha buscado; por lo pronto mientras me tenga bien, todo está bien.” La indiferencia nunca ha sido buena, menos en un matrimonio que se unió para estar en las buenas y en las malas.


2.    Buscar estar con otras personas
Físicamente o de manera virtual, es más sencillo aislarse y salirse de la realidad, a veces le damos más tiempo a personas ajenas a nosotras que al varón con el que pasaremos el resto de nuestra vida. ¿eso le honra? ¿hace que su lugar como esposo esté intacto? Y no necesariamente deben ser hombres con quienes hablamos, puede ser una amiga.


3.    Tiempo ocupado
¿te suena familiar?  Cuando llega nuestro esposo ¿la atención es hacia él? ¿O es cuando recién comenzamos a hacer “nuestras” cosas? Y pasan y pasan los minutos y no tenemos tiempo para ellos por estar demasiado ocupadas en labores domésticas, en tareas pendientes, trabajo y cualquier cosa que se te ocurra que te mantenga ocupada y lejos de él.


4.   Infidelidad en casa
¿En casa? Si… lastimosamente en más y más hogares se le da el lugar a alguien más que no sea tu esposo, llámese hijos, suegros, televisión, internet, ministerio, etc. y los maridos pasan a segundo o tercer término, siempre hay alguien o algo más importante que ellos y terminan siendo suplantados en un periodo de tiempo que no se detiene.


5.   Sé la víctima
Él tiene la culpa de todo cuanto nos sucede, si no hubiera sido por aquella vez que no hizo lo que debía hacer, si acaso se diera cuenta de que también sufrimos, si tan solo volteara a ver nuestro sufrimiento todo sería diferente. Tranquila mujer, ellos no es que no entiendan, no escuchen, no les importe, no lo vea, no es indiferente mujer… simplemente es otro y es diferente a ti. Eres mujer, hija del Rey, con la fortaleza suficiente para salir adelante y no dejarte sufrir por algo que tal vez ni se ha dado cuenta te lastima, habla pero no te victimices.


6.   Absórbelo para ti
Entre menos tiempo esté con sus amigos, su familia, sus hijos, su entorno menos feliz será; tú decides si quieres a tu lado un varón pleno o uno frustrado. El tiempo que esté contigo, será tiempo de calidad si acaso el está pleno en todas las áreas.


7.     Incompatibles por siempre
Incompatibilidad de caracteres… lo he escuchado muchísimas veces y es a mi forma de pensar una mentira. Todos somos diferentes, pero seguimos juntos y amando a nuestra pareja no por ser compatibles, sino por estar comprometidos en salir adelante y cumplir uno con el otro.


8.    ¿Perdonar?
¿Todo? Sí, todo… un matrimonio que perdura es el que está formado por un par de perdonadores. ¿te imaginas todo lo que nos ahorraríamos en terapias, café con amigas, ropa nueva, etc. si tan solo aprendiéramos a perdonarnos? Cuesta horrores hacerlo, lo sé, no es fácil perdonar una infidelidad, ni el abandono, ni los malos tratos. Pero necesitamos hacerlo, no porque lo libere a él, sino porque nosotras seremos libres y viviremos plenas.


9.   Viviendo en un mundo irreal
Todo está bien en mi matrimonio… somos una pareja perfecta, nos amamos, nuestros hijos se dan cuenta de que tenemos problemas como todos, nos enojamos, nos distanciamos pero al final todo está bien, esto pasará de un momento a otro, no me desanimo… No hay peor ciego que el que no quiere ver “diría mi madre” cuando una casa se está quemando ¿qué haces primero? ¿cierras el gas? ¿bajas las cortinas? ¿sacas al perro? ¡Nada, corres, sales de ahí porque todo está en llamas y acudes a los bomberos! Así sucede en un matrimonio irreal… todo indica que está en llamas pero te ciegas para que sea menos el dolor. Error, estás en emergencia y debes acudir por ayuda inmediata, antes que todo se queme y te quedes con nada. ¡ánimo mujer!


10. Que cambie él, no yo
Aaah mi parte favorita… yo no tengo por qué cambiar, él me conoció así, así se enamoró de mi y que él se adapte a mi. “si le gusta” una alta dosis de egoísmo y falta de amor sale de la boca cuando estamos enojadas y esperamos recibir todo de parte de nuestro esposo. ¿y si cambiando nosotras él cambia? Podríamos intentarlo, nada perdemos, tal vez podemos ser la mujer del esposo que anhelamos; es decir, buscamos ciertas características en un varón pero ¿nosotras daremos lo mismo? Si tu respuesta es afirmativa, entonces vamos a comenzar a ser la mujer de ese hombre ideal, todo es por fe ¿cierto? así que repite conmigo:

“desde hoy soy la mujer ideal para ese hombre ideal”




Ánimo mujer, el que tiene la última palabra es Dios; llénate de su presencia, habla con él, busca tiempo para reunirte a solas en oración. Ama a tu esposo, el matrimonio es de dos, y si uno lucha por él de la mano de Dios, ¡es mayoría! No te desanimes.



El amor no es sólo un sentimiento; es un compromiso. 
Cuando basamos nuestras decisiones en nuestros sentimientos
en lugar de nuestros compromisos, estamos destinados
a nunca tener una relación sólida.

Dave Willis




Renovada en Su Gracia



Karla
Escribe tu correo electrónico:

miércoles, 25 de marzo de 2015

Por nuestros niños {Temas de oración}





¡Hola querida mujer de valor!

         Estoy muy agradecida con Dios por la oportunidad que nos da para orar por nuestros niños, tenemos en nuestras manos el privilegio de ser quienes le darán dirección a su vida a través de la oración; recuerda que ellos son una saeta en manos del valiente, así que de la mano de nuestro esposo vamos a darles la dirección adecuada para que ellos lleguen al blanco que Dios ha destinado.


         Comenzaremos el próximo 1 de abril y estaremos durante 30 días intercediendo por ellos en diferentes temas, cada día publicaré en la página de Facebook “Soy Mujer de Valor” la oración que haremos así como el versículo que estaremos clamando para su vida y un video en youtube cada miércoles en el que te compartiré algún tema en específico.


Mil gracias por estar a la brecha por tus hijos, recuerda que no importa si aún no nacen o si ya son mayores de edad, tu oración puede hacer la diferencia en su vida presente y futura.





No desmayes mujer y nos estaremos leyendo




TEMAS


Día 1.             Orar por nosotras como madres e intercesoras, por protección (Sal 91) por un derramamiento del espíritu de intercesión (Daniel 2:20-23) y por motivación para orar (1 Corintios 15:58) 
Día 2.             Su salvación (Isaías 45:8)
Día 3.             Honra a sus padres (Efesios 6:1-3)
Día 4.             Sus amistades (Sal 1:1)
Día 5.             Unidad entre Padres e Hijos(Juan 17:23)
Día 6.             Su protección (Salmo 91:9-12)
Día 7.             En contra del abuso sexual (Mat 18:6)
Día 8.             Su identidad (Juan 1:12-13)
Día 9.             En contra de la influencia de la pornografía (Salmo 53:1)
Día 10.        En contra de la rebeldía (Salmo 51:1-2)
Día 11.        El fruto del espíritu fluya en ellos (Gálatas 5:22-25)
Día 12.        En contra de la depresión, (2 Samuel 22:5-7)
Día 13.        Fruto: Amor (1 Cor 13:4-7)
Día 14.        Fruto: Paz (Efesios 6:1-3)
Día 15.        Fruto: Mansedumbre (Salmo 37:11)
Día 16.        Fruto: Paciencia (Romanos 5:3-4)
Día 17.        Unidad entre hermanos (Isaías 44:3-4)
Día 18.        Su vista (1 Juan 2:16-17)
Día 19.        Amarlos por quienes son (Isaías 49:15)
Día 20.        Instruir al niño (Proverbios 11:14)
Día 21.        Bendiciendo su vida (Génesis 13:14-17)
Día 22.        No más rechazo (Isaías 53:2-4)
Día 23.        Prospera la obra de sus manos (Deuteronomio 28:12)
Día 24.        Su corazón (Prov. 4:23)
Día 25.        Su futuro (1 cor 2:9)
Día 26.        Su dominio propio (2 Timoteo 1:7)
Día 27.        Sean agradecidos (Col 2:7)
Día 28.        Por temor reverente a Dios (Salmo 128:1)
Día 29.        Una protección especial con ángeles (Salmo 34:7)
Día 30.        Gracias por la obra será terminada (Fil 1:6, Juan 14:13)




Cabe mencionar que el tener un tiempo de oración específico por los hijos no quiere decir que los cambiaremos a nuestros deseos, pero si podemos solicitar a Dios de su ayuda para que su vida sea conforme Él lo establece y desea que vivamos. Oremos para bendecir a nuestros hijos y no para imponer nuestra voluntad sobre ellos, la oración es más para que el reino y la voluntad de Dios sea establecida en su vida.


¿Por qué orar por nuestros hijos?



1.                 Porque definitivamente habrá situaciones en  las que solo Dios podrá intervenir y nuestra oración podrá hacer la diferencia.

2.                 A través de la Biblia vemos diversos ejemplos de padres y madres orando por sus hijos, y es a través de nuestras oraciones que Dios manifiesta su poder, pues cuando oramos le decimos a Dios que NO podemos hacer las cosas sin su ayuda, sin su presencia.

3.                 El poder de unos padres que oran es inimaginable, no siempre veremos la respuesta de manera inmediata, tomarán días, semanas, meses y hasta años lo cual es bueno porque quiere decir que cada oración que hacemos NO tiene fecha de caducidad y el poder de Dios sigue actuando en su vida al paso del tiempo.


No importa si tus hijos tienen un mes de gestación o si son adultos, es importante que como padres oremos por ellos siempre, el Salmo 147: 3 dice:

"Bendijo a tus hijos dentro de ti"


oremos por cada momento de su vida, por el ahora, por su futuro y por contrarrestar los efectos dañinos del pasado si los hubo.



¿Qué necesitamos?


Primero: Confiar en que nuestra oración es escuchada gracias a Jesús. 

"De cierto, de cierto os digo que todo cuanto pidieres
al Padre en mi nombre, os lo dará"
Juan 16:23



Segundo: Paciencia, como te mencioné antes, a veces la respuesta tardará y eso nos ayudará a nosotras para moldear nuestro carácter.

"Aguarda a Jehová, esfuérzate y aliéntese tu corazón;
si, espera a Jehová"
Salmo 27:14



Tercero: Perseverancia, no te desanimes si no ves la respuesta, esto va de la mano con la paciencia, la Biblia dice:


"Orando en todo tiempo con toda oración y súplica en el espíritu,
 y velando en ello con toda perseverancia y súplica por todos los santos."
Efesios 6:18




En esta serie usaremos la Palabra de Dios como principal arma, usaremos nuestra voz para proclamar las promesas de Dios y derramar de su bendición sobre nuestros hijos.


Ora también por cada mamá, para que ésta serie sea de mucha bendición y cumplamos lo que dice Proverbios 22:6


"Instruye al niño en su camino 
y aún cuando fuere viejo 
no se apartará de él."


Te bendigo mujer.


Renovada en Su Gracia


Karla

No olvides visitar la página de Facebook “Soy Mujer de Valor” suscribirte al nuevo canal en YouTube y comentar y compartir para alcanzar a más mujeres y ser de mucha bendición.

Te dejo el video que grabé para invitarte a que te unas a esta serie de oración.
(Si no lo puedes ver, da clic aquí)







¡No olvides suscribirte al blog para recibir las publicaciones en tu correo electrónico!


Escribe aquí tu correo electrónico:


lunes, 23 de marzo de 2015

Unción Prestada {Viviendo a la sombra de otro}






He comenzado a leer el libro de Jueces en la Biblia, y está lleno de enseñanza desde el primer capítulo aunque, me enfocaré en el capítulo dos que es donde encontré varias joyas escritas.


Para empezar, Dios habló a su Pueblo dándoles un mandato explícito “no hagas pacto con los moradores de ésta tierra, cuyos altares habéis de derribar” pero una vez más el pueblo no atendió el mandato de Dios y Él les dijo:


Por tanto, yo también digo: No los echaré de delante de vosotros,
sino que serán azotes para vuestros costados,
y sus dioses os serán tropezadero.

Jueces 2:3


En pocas palabras, iban a sufrir las consecuencias de su desobediencia a través de las personas a quienes tenían que evitar y no lo hicieron; me llama la atención que dice “serán azotes para vuestros costados”  y no te mentiré que muchas veces me dijeron “no te juntes con tal persona porque no me da paz” y siempre puse argumentos y al final del día terminaban haciéndome pasar un mal rato, involucrándome en sus problemas al grado de terminar estresada, mal humorada y arrepentida por no haber hecho caso de la advertencia que me habían dado. Y ese versículo me hizo recordarlo, lo que tenía que evitar y no lo hice término siendo un problema que pude haber evitado si tan solo hubiera escuchado y hecho caso.


Así mismo han de haber sentido los israelitas, solo que ellos no sabían depender de Dios por sí mismos, dependían de Moisés, de Josué, de Aarón… siempre hubo alguien que les hiciera saber lo que Dios quería decirles, fue una manera cómoda para hacer las cosas (como muchas veces actuamos nosotras) lamentablemente al morir sus líderes se perdió esa comunión con Dios y dejaron de hablar de Él y con Él.


Me sorprende que los padres no hayan inculcado en sus hijos el temor de Dios y el conocimiento de quién es Él, pero hoy en día lo seguimos viviendo, nos hemos acostumbrado a que en la escuela dominical le enseñan la Palabra de Dios, hemos delegado a otros lo que es nuestra responsabilidad espiritual en casa, y es un riesgo porque si dejamos que sean otros quienes le hablen de Dios a nuestros hijos y sólo una vez a la semana, no estaremos cumpliendo el mandato de instruir al niño, de enseñarles la Palabra y de guiarles al conocimiento de Dios y por consiguiente podrían perder la motivación a seguirle.


Mi madre tenía un dicho que nos repetía una y otra vez a todos sus hijos… “Dime con quién andas, y te diré quién eres” en mis años de adolescente pensé que era más por ser anticuada y que no entendía ni conocía a las personas con quienes salía, pero tiempo después me di cuenta que en verdad tenía razón.


Terminas pareciéndote a las personas con quienes pasas mucho tiempo, tal vez por eso se dice “El que con sabios anda, sabio será”  Prov. 13:20 eso les pasó a los israelitas, no conocían al Dios que sirvieron sus padres y comenzaron a adorar a los dioses de los pueblos que les rodeaban.



Dejaron a Jehová el Dios de sus padres, que los había sacado de la tierra de Egipto, y se fueron tras otros dioses, los dioses de los pueblos que estaban en sus alrededores, a los cuales adoraron; y provocaron a ira a Jehová.
Y dejaron a Jehová, y adoraron a Baal y a Astarot.

Jueces 2:12-13



Por esa razón quedan sin la protección de Jehová, al estar lejos de Él perdemos su cobertura tal cual lo menciona el Salmo 91:1 “El que habita al abrigo del altísimo, morará bajo la sombra del omnipotente…” lejos de Él estaremos sin su protección.

Pero Dios en su gran misericordia levanta jueces que libraran al pueblo de todos aquellos quienes les oprimían pero tampoco atendían a la voz de ellos y comenzaron a adorar a otros dioses.


Y Jehová levantó jueces que los librasen de mano de los que les despojaban;
 pero tampoco oyeron a sus jueces, sino que fueron tras dioses ajenos, a los cuales adoraron; se apartaron pronto del camino en que anduvieron sus padres obedeciendo a los mandamientos de Jehová; ellos no hicieron así.
Y cuando Jehová les levantaba jueces, Jehová estaba con el juez, y los libraba de mano de los enemigos todo el tiempo de aquel juez; porque Jehová era movido a misericordia por sus gemidos a causa de los que los oprimían y afligían.
Mas acontecía que al morir el juez, ellos volvían atrás, y se corrompían más que sus padres, siguiendo a dioses ajenos para servirles, e inclinándose delante de ellos; y no se apartaban de sus obras, ni de su obstinado camino.

Jueces 2:16-19



¿Y sabes qué? Creo que muchas veces es más sencillo escuchar a quienes nos ofrecen la salida fácil que a aquellos que nos muestran nuestros errores y nos ayudan a regresar al camino por el cual es más seguro andar.


Dios es bueno, si te das cuenta, desde el principio de los tiempos ha levantado a alguien para guiar a su pueblo, y vez tras vez vemos como no escuchaban a la voz de ellos hasta que una calamidad les acontecía, Dios les solucionaba y volvían a alejarse de Él…


Mujer, que no nos pase a nosotras, tenemos una gran responsabilidad primeramente en casa, con nuestros hijos; de nuestra cuenta corre que ellos conozcan a Dios y le sirvan y sobre todo, que ellos conozcan y tengan una relación personal con Dios, que vivan en comunión con Él y no a la sombra de alguien más; dejemos de vivir una “unción prestada” y comencemos a vivir esa unción en nosotros mismos, es decir; no esperemos que otra persona nos solucione nuestras carencias espirituales, no esperemos a que otro ore por nosotras, sino que oremos nosotras; no esperemos que otro busque a Dios para darnos una palabra, busquemos a Dios nosotras… y enseñemos a quienes amamos a hacerlo también.




Renovada en Su Gracia




Karla

No olvides que el próximo mes de Abril estaremos orando por nuestros hijos, cada día habrá un motivo de oración y espero te unas en oración. Sigue las publicaciones en la página de Facebook “Soy Mujerde Valor” e inscríbete al blog para recibir los artículos en tu correo electrónico. Mil gracias y que sea de mucha bendición para todas.




Escribe aqui tu correo electrónico:

¡únete a la comunidad instagram!

Licencia Creative Commons
Este blog y todo su contenido gráfico y escrito está protegido por derechos de autor bajo Licencia Creative Commons Atribución-NoComercial-CompartirIgual 4.0 Internacional.
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

¡Suscríbete a mi canal!

Blogging tips