lunes, 20 de abril de 2015

Cristianos imperfectos {Reconociendo los errores}





No sé si te pase lo mismo que a mí o sea algo personal pero, muchas veces me he dado cuenta que las personas que no conocen de Dios o que aún conociéndolo, pero que no tienen una relación con Él, esperan que seamos perfectos.


Pareciera que cuando dices que eres cristiano todos tienen la vista sobre ti, esperando que cometas un error para acusarte de ser mal ejemplo o incongruente con lo que predicas; y mucha culpa de ello la tenemos nosotros.


Creo que a veces olvidamos que somos humanos, que estamos aprendiendo y creciendo en Cristo cada día, y pretendemos esconder nuestros errores para mostrar el evangelio a quienes nos rodean, sinceramente creo que es mejor mostrarnos como somos, con errores, con fallas y mostrarle a la gente cómo es que Dios está cambiando nuestra vida.


Nuestra meta como cristianos no debería ser mostrar cuánto trabajamos para Dios, sino mostrar cuánto Dios trabaja en nosotras, en nuestra vida y la gente creerá por lo que Dios está haciendo.




Es una responsabilidad enorme el predicar de Cristo, son vidas por las cuales Él también murió por su salvación, y el tratar de mostrarnos como personas sin fallas y sin pecado, tal vez no sea la forma adecuada pues todos estamos aprendiendo.


Sinceramente, muchas veces llegué a ver la vida de grandes hombres y mujeres de Dios y me frustré pensando que tenían una vida perfecta; es raro encontrar a ministros que confiesen que tienen problemas con algún hábito oculto, con alguna tentación o con un pecado ¿por qué? Porque nos han enseñando que con nuestro testimonio la gente llegará, y buscamos mostrarnos perfectos cuando lo cierto es que todos vivimos bajo la gracia de Dios y necesitamos mostrarle a la gente que somos humanos quienes necesitamos de Dios todos los días.


Mucho tiempo me sentí mal por eso, fallaba en algo y sentía que estaba siendo destituida de la gracia de Dios porque no era lo que me habían enseñado, y me costaba mucho acercarme a Dios pues me daba vergüenza presentarme ante Él y prefería separarme un poco. ¡Error! Nada tan dañino como eso, es como si alguien enfermo dijera que cuando se sienta mejor irá al médico ¡es una locura! Lo mismo sucede en lo espiritual, cuando más mal nos sentimos es cuando debemos presentarnos ante Dios ¡urgente! No importa si tenemos una semana de cristianos o toda una vida de serlo. Tenemos un abogado ante Dios, a Jesucristo su hijo y necesitamos presentarnos ante Él tal cual somos y en la condición en la que estemos.


Leyendo en la Biblia puedo ver varios hombres que fallaron a Dios y su arrepentimiento genuino los hizo encontrarse nuevamente con Él, créeme esto no es un “permiso para pecar” sino un llamado al arrepentimiento, a reconocer que somos humanos y que tal vez fallaremos, pero que eso no nos aleje de Dios.


Pedro falló, Moisés, Abraham, Jonás, pero sin duda quien tiene un ejemplo más claro de arrepentimiento genuino y confesión de pecado, es el rey David. Este gran hombre ungido de Dios, elegido por Él tuvo un error enorme, vio a una mujer, la codició, la tomó, la embarazó y la abandonó y encima envió a matar a su esposo; cuando Dios lo enfrenta con su pecado {oculto} su reacción fue:

“No quites de mi tu Santo Espíritu”

Salmo 51:10


Hoy tú y yo tenemos la oportunidad de reconocer esos errores, de confesar ese pecado que nos asedia y ser libres; Él es fiel y justo para perdonarnos y limpiarnos de toda maldad ( 1 Juan 1:9) y no te sientas en condenación por eso, por las acusaciones que otros pudieran hacer en tu contra porque Sólo tú y Dios saben lo que está ocurriendo en tu vida, sólo tú y Dios saben que es lo que has tenido que enfrentar para cada día levantarte nuevamente y probablemente caer, y salir a flote una vez más de la mano de Cristo. Ánimo mujer, sacúdete todo eso, ve a la presencia de Dios, ora, comunícate con Él, búscale en su Palabra y camina un día a la vez, solicita ayuda de personas que tengan una vida de oración y pide te apoye orando.


Oremos como oraba David, ora conmigo el Salmo 51 adaptándolo a nosotras y por favor, que no pase un día más sin ponernos a cuentas con Dios.


Amado Dios, hoy me presento a ti reconociendo que he fallado, que he pecado y necesito tu perdón. Nuestro Señor Jesús pagó el precio por mi vida, por mis pecados en esa cruz, por favor no tengas en cuenta mis pecados y perdóname.
Amado Dios, cambia mi vida hoy, hoy anhelo caminar en integridad como caminó Jesús, hoy quiero pensar cómo piensa Jesús, tener su mente, anhelo caminar siendo guiada por tu dulce Espíritu y seguir adelante con él.


Ten piedad de mi amado Dios, conforme a tu amor y tu misericordia, a tu compasión, borra de mi toda transgresión.
Limpia toda mi iniquidad, limpia mi pecado porque siempre están delante de mí.
Contra ti y sólo contra ti he pecado y he hecho lo malo delante de tus ojos.
Tú amas la verdad en lo más íntimo; tú me enseñas sabiduría en lo más secreto.
Purifícame con hisopo y seré limpia, lávame y seré más blanca que la nieve.
Hazme oír gozo y alegría; y se recrearán los huesos que has abatido.
Esconde tu rostro de mis pecados, y borra todas mis maldades.
Crea en mi, oh Dios un limpio corazón y renueva un espíritu recto dentro de mí.
No me eches de delante de ti y no quites de mí tu Santo Espíritu.
Vuélveme el gozo de tu salvación, y espíritu noble me sustente.
¡En el nombre de Cristo Jesús, amén!

Gracias amado Dios por tu perdón, por tu amor y por el gozo que me da la salvación 
y el perdón de mis pecados a través de Cristo.




Kathryn Kuhlman solía decir:


"Estoy segura de cuales serán mis primeras palabras cuando me encuentre cara a cara con mi Señor. Lo mirare fijamente y le diré: No fui la mejor y tuve una montaña de errores, pero nadie como yo intentó agradarte tanto cada día de su vida". 

A esto se reduce nuestra vida de oración; Que cada partícula y átomo de nuestro ser este concentrado en agradarle, que estemos comprometidos, hasta en nuestras fibras más intimas, en buscar su santidad.




Recuerda: Cada persona decide tener su propia historia con Dios…






Renovada en su Gracia

Karla



Te comparto una canción del Salmo 51 si no puedes ver el video, da clic aquí.



No hay comentarios:

Publicar un comentario

Licencia Creative Commons
Este blog y todo su contenido gráfico y escrito está protegido por derechos de autor bajo Licencia Creative Commons Atribución-NoComercial-CompartirIgual 4.0 Internacional.
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
Blogging tips