miércoles, 8 de abril de 2015

Identidad en Cristo {30 días por nuestros niños}





¡Gordita!
¡cuatro ojos!
¡burro!
¡cerebrito!
¡tonto!

Y tantas y tantas palabras que durante niñas nos pudieron haber dicho y que sin duda alguna llegaron a caracterizarnos porque las palabras tienen poder, dan vida o dan muerte, vivifican el espíritu o pueden llegar a matar nuestra identidad.

Hoy en nuestra serie de oración por los niños, estaremos clamando por su identidad, porque ellos sepan y reconozcan quienes son en Cristo; que dejen de verse, creerse y vivir de acuerdo a los adjetivos calificativos que otros (o ellos mismos) pudieran decirles.

Que nuestros hijos crezcan sabiendo ¡quienes son en Cristo! Que se sepan ¡Hijos de Dios!



Mas a todos los que le recibieron, a los que creen en su nombre,
les dio potestad de ser hechos hijos de Dios;
los cuales no son engendrados de sangre, ni de voluntad de carne,
ni de voluntad de varón, sino de Dios.


Juan 1:12-13



Te comparto algunos de los versículos que estaremos hablando a nuestros hijos, a nosotras mismas, nuestro esposo para que seamos vivificados, recuerda que la Palabra de Dios nos vivifica. (salmo 119:92-93)


“Nueva identidad y sentir personal de valor,
es determinado por descubrir quién Soy en Cristo Jesús”



·        Tengo un destino en Dios. Yo sé los pensamientos que tiene Dios de mi, pensamientos de paz y no de mal para darme el fin que espero. Jeremías 29:11

·        Soy parte de una iglesia victoriosa, edificada sobre la roca e Jesucristo, y las puertas del hades no prevalecerán contra ella. Mateo 16:18

·        Soy hecho justicia de Dios en Cristo Jesús, por mi se hizo pecado, para que yo fuese hecho justicia de Dios en Él. 2Corintios 5:21

·        Ciertamente soy linaje de Abraham, y por eso heredero según la promesa, que Dios hizo con Abraham. Gálatas 3:29

·        Soy una nueva criatura en Cristo, las cosas viejas de mi vida han pasado y todas son hechas nuevas. 2 Corintios 5:17

·        Soy sepultado juntamente con Cristo, para muerte por el bautismo y ahora ando en vida nueva, sabiendo que mi viejo hombre fue crucificado juntamente con él, para que el cuerpo de pecado sea destruido, a fin de que no sirvo más al pecado. Considero a mi mismo muerto al pecado, pero vivo para Dios en Cristo Jesús, Señor mío. Romanos 6:4-6, 11

·        No hay condenación en mi vida, porque yo estoy en Cristo Jesús, no ando conforme a la carne sino conforme al Espíritu y la ley del Espíritu de vida en Cristo Jesús, que me ha librado de la ley del pecado y de la muerte. Romanos 8:1-2

·        Soy guiado por el Espíritu de Dios porque soy hijo de Dios, no he recibido el espíritu de esclavitud para estar otra vez en temor, sino que he recibido el espíritu de adopción, por el cual clamamos “¡Abba Padre!” el Espíritu mismo da testimonio a mi espíritu, de que soy hijo de Dios y su hijo también heredero de Dios, y coherederos en Cristo. Romanos 8:14-17

·        Soy llamado con llamamiento santo, no conforme a mis obras, sino según el propósito de Dios y la gracia que me fue dada en Cristo Jesús antes de los tiempos. Entonces soy esforzado en la gracia que es en Cristo Jesús. 2Timoteo 1:9; 2:1

·        Yo sé a quién he creído y estoy seguro que es poderoso para guardar mi depósito para aquel día. 2Timoteo 1:12

·        Olvidando ciertamente lo que queda atrás y extendiéndome a lo que está adelante, prosigo a la meta, al premio del supremo llamamiento de Dios, en Cristo Jesús. Filipenses 3:13-14

·        Soy vestido del nuevo hombre, creado según Dios en la justicia y santidad de la verdad y va renovando hasta el conocimiento pleno de acuerdo con la imagen de Dios. Efesios 4:24, Colosenses 3:10

·        Me humillaré bajo la poderosa mano de Dios, para que Él me exalte cuando fuere tiempo. Echando toda mi ansiedad sobre Él, porque él tiene cuidado de mí, seré sobrio y velaré porque mi adversario el diablo, como león rugiente anda alrededor, buscando a quien devorar, pero lo resistiré firme en mi fe. 1 Pedro 5:6-9

·        He recibido preciosas y grandísimas promesas, a través de las cuales llego a ser participante de la naturaleza divina, habiendo huido de la corrupción que hay en el mundo a causa de la concupiscencia. 2 Pedro 1:4

·        Yo sé que mi Dios es poderoso para hacer todas las cosas mucho más abundantemente de lo que pido o entiendo según el poder que actúa en mi. Efesios 3:20

·        Soy un santo, escogido, especial tesoro para Dios. Deuteronomio 14:2

·        Me negaré a mí mismo, tomaré mi cruz, cada día y seguiré a Jesucristo, tú eres mi roca y mi fortaleza; entonces por tu nombre, enséñame y guíame. Salmo 31:3

·        Señor, tú serás mi guía hasta morir. Salmo 48:14

·        Tú me guiarás con tu consejo y después me recibirás con tu gloria. Salmo 73:24

·        Señor, eres maravilloso en consejo y excelente en guianza. Isaías 28:29

·        El Señor me guiará continuamente y satisface mi alma en sequía. Isaías 58:11

·        Tú guías mi pie en el camino de paz. Lucas 1:79

·        Tú confortarás mi alma, me guías en los senderos de justicia por tu propio nombre. Salmo 23:3

·        Tú me encaminas en el camino de sabiduría, tú me tienes en sendas derechas. Cuando camino, mis pasos no se estrecharán y cuando corra no tropezaré. Proverbios 4:11-12

·        Tú me llevas por camino que no conozco. Me enseñas en senderos que no conozco. Tú harás luz en la oscuridad delante de mí y los lugares escabrosos, llanura. Isaías 42:16

·        Soy bendecido, escogido, predestinado, adoptado como hijo de Dios y aceptado en el amado, en el tengo redención por su sangre y el perdón de pecaos. Me ha sido dado a conocer el misterio de su voluntad, según su beneplácito, el cual se había propuesto en sí mismo. En él así mismo, tengo herencia, habiendo sido predestinado conforme al propósito del que hace todas las cosas según el designio de su voluntad. Efesios 1:3-11

·        Mantendrá firme, sin fluctuar, la profesión de nuestra esperanza, porque fiel es el que prometió. No perderé mi confianza, que tiene grane galardón. Porque es necesaria la paciencia, para que habiendo hecho la voluntad de Dios obtenga la promesa. Hebreos 10:23, 35 y 36

·        Soy una persona justa y viviré por fe y si retrocediere no agradará a mi alma, pero yo no soy de los que retroceden para perdición, sino de los que tienen fe para preservación del alma (mi mente, mi voluntad y mis emociones). Hebreos 10:38-39

·        Soy una piedra viva, edificada como casa espiritual y sacerdocio santo, para ofrecer sacrificios espirituales, adoptables a Dios, por medio de Jesucristo, soy parte de un linaje escogido, real sacerdocio, nación santa, pueblo adquirido por Dios, para que anuncie las virtudes de aquel, que me llamó de las tinieblas a su luz admirable. En otro tiempo yo no era parte de este pueblo, pero ahora soy parte del pueblo de Dios. En otro tiempo no había alcanzado misericordia, pero ahora he alcanzado misericordia. 1Pedro 2:5,9-10

·        Lejos esté de gloriarme, sino en la cruz de mi señor Jesucristo, por quien el mundo me es crucificado a mí y yo al mundo. Gálatas 6:14

·        Soy corona e gloria y diadema de reino en la mano de Dios. Isaías 62:3

·        Con Cristo estoy juntamente crucificado y ya no vivo yo, más vive Cristo en mí; y lo que ahora vivo en la carne, lo vivo en la fe del hijo de Dios, el cual me amó y se entregó a sí mismo por mí. Gálatas 2:20

·        He muerto, y mi vida está escondida con Cristo en Dios. Colosenses 3:3

·        Siendo renacido, no de simiente corruptible, sino de incorruptible, por la palabra de Dios que vive y permanece para siempre. 1 Pedro 1:23

·        Que la participación de mi fe sea eficaz en el conocimiento de todo el bien que está en mí por Cristo Jesús. Filemón 6

·        Yo no desecharé la voluntad de Dios para mi vida. Lucas 7:30

·        Yo sirvo a mi propia generación con la voluntad de Dios. Hechos 13:36

·        Él es quien escudriña los pensamientos de mi corazón y conoce la intención del Espíritu, porque el intercede por mí, conforme a la voluntad de Dios. Romanos 8:27

·        Yo tengo la mente de Cristo. 1 Corintios 2:16

·        Porque ésta es la voluntad de Dios, mi santificación. 1 Tesalonicenses 4:3

·        Si yo sufro de acuerdo a la voluntad de Dios, encomendaré mi alma a Él, mi fiel creador y haré lo bueno. 1 Pedro 4:19

·        Venga tu reino, sea tu voluntad hecha en la tierra (en mi) como es en el cielo. Mateo 6:10

·        No mi voluntad, pero la tuya sea hecha. Lucas 22:42

·        La voluntad del Señor será hecha. Hechos 21:14



En el nombre de Jesús, somos lo que la Palabra de Dios dice que somos, enséñale a tus hijos a decirse la Palabra de Dios, que ellos estén consientes de quienes son en Cristo y adelante mujer ora por cada uno de tus hijos.


Te bendigo mujer



Renovada en su Gracia

Karla

No olvides visitar la página de Facebook Soy Mujer de Valor, suscribirte al canal de YouTube para recibir los videos que estaré compartiendo y suscribirte al blog para recibir en tu correo cada vez que publique un artículo. (Te comparto el video del día de hoy, si no puedes verlo da clic aquí)









Escribe tu correo electrónico:

2 comentarios:

Licencia Creative Commons
Este blog y todo su contenido gráfico y escrito está protegido por derechos de autor bajo Licencia Creative Commons Atribución-NoComercial-CompartirIgual 4.0 Internacional.
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
Blogging tips