lunes, 18 de mayo de 2015

10 formas de alentar a un esposo deprimido






         Se dice que los cristianos no deberíamos pasar por depresiones, pero la verdad es que, la hemos experimentado en diferentes épocas de nuestra vida. Muchas veces estuve quebrantada y con el ánimo al suelo; eso me ocurrió justo antes de conocer a Cristo, fui quebrantada cuando llegué a Él, más tarde en otra época fui quebrantada nuevamente y volví a acudir a Él, cada vez que me entristecía en sobremanera acudía a Cristo.


Porque la tristeza que es según Dios
produce arrepentimiento para salvación,
de que no hay que arrepentirse;
pero la tristeza del mundo produce muerte.

2 Corintios 7:10


         ¿Sabes de qué hablo? Por supuesto que lo sabes… la gran mayoría hemos pasado por momentos en que la tristeza ha sido tan grande que nos llegamos a sentir “rotos”.



         Hace poco sufrí una depresión por la muerte de mi padre y es tremendo lidiar con ella a solas, porque aunque estoy convencida del lugar en el que está no deja de dolerme su ausencia, tal vez el duelo sería menos doloroso cuando lo compartes con tu familia, sin embargo la distancia física es enorme y cada uno ha vivido su duelo a solas. Así que mientras te escribo, quiero que sepas que sé muy bien cómo es que te sientes cuando estás deprimida y no sólo eso, sino todo lo que experimentamos con una depresión, muchas veces creemos que todos están en nuestra contra y podemos experimentar:



·        Soledad
·        Rechazo
·        Autocompasión
·        Dolor
·        Angustias
·        Llanto
·        Sentimientos de fracaso
·        Incomprensión
·        Reclamos
·        Sentimientos de injusticia


Y tal vez ni siquiera lo están haciendo en contra nuestra sino que, por la misma depresión vemos las cosas desde otra perspectiva y nos ponemos a la defensiva. Tú y yo como mujeres contamos con el apoyo incondicional de nuestro esposo o de alguna amiga con quien podemos acudir a solicitar consejo, oración y ¿por qué no? Sólo que nos escuche hablar.


         Tuve un padre excepcional, quien los últimos años de su vida los dedicó a cuidar a mi madre mientras el calló por amor un cáncer estomacal; cuidó cada noche de mi madre y sus achaques de anciana cuando quien sufría dolores intensos era Él. Por amor sufrió, por amor calló su dolor, por amor calló su depresión y nadie pudimos ayudarlo a aminorar nada de eso, cuando decidió hablar comenzó su cuenta regresiva de 10 días para morir, fue demasiado tarde.
Todo ello me lleva a pensar que al final de mis días o de los días de mi esposo, sólo nos tendremos uno a otro y que el anhelo de mi corazón es aprender a pasar todas y cada una de las tormentas de la vida juntos y con Dios protegiéndonos; puedo imaginarme caminando de la mano de mi esposo y elegir entre bajar el rostro para protegerme de la lluvia o disfrutar del paisaje con él, levantar la mirada y ver no sólo el pequeño camino que sigo, sino el enorme espacio que podemos abarcar juntos.




Y Cuando es nuestro esposo quien sufre ¿estamos ahí para apoyarle?

         Es difícil que ellos soliciten ayuda contra la depresión, de hecho tal vez no sepan que están deprimidos, así que ahí es donde entramos nosotras; te comparto 10 formas de alentarlo y hacerle saber cuán importante es para ti.



1.   Escúchalo.

No sólo lo que dice de manera verbal, esas palabras “indecibles” muchas veces dicen más, sólo es cuestión de observar y dejar de lado el querer recibir siempre la atención e interesarnos en sus actitudes, su forma de caminar, su nivel de sueño si es bajo o por el contrario duerme de más, la forma en la que come, su vestimenta, en qué emplea su tiempo libre, ellos podrán sonreír pero algo denotará que no la está pasando bien.
Seamos rápidas para escuchar y en todo caso mujer, podemos ayudarle a expresarse si ellos no son tan comunicativos, claro sin abrumarlos, ni presionarlos, ellos son distintos a nosotras por eso también seamos lentas para hablar…


2.  Creé en él

Cuando estamos en depresión, lo último que queremos escuchar es lo malo que ha salido todo, y de esa forma culparnos por las fallas. Nuestro esposo necesita de nosotras, cuando nadie más pueda creer el él nosotras debemos darle la confianza que lo haga levantarse y pelear por más, hacerle saber que puede realizar con éxito todo lo que se proponga, que una falla no determina quién es él, sino que sirve para conocer su potencial.


3. Mímalo, aliéntalo.

¿Quién mejor que la mujer de sus sueños alentándolo? Nosotras los conocemos y vivimos a su lado las buenas y las malas rachas, alentémoslo y mimémoslo. Se me ocurre que podemos prepararle su comida o postre favorito, invitarles un helado, quizá solo una buena taza de café sea el inicio de una muy buena noche romántica…


4. Tómate un día (o más) para él.

Si tienes la oportunidad de estar en tu casa acompañándolo por uno o más días será de bendición pues pueden planear salir los dos a un lugar tranquilo y relajarse; unas mini vacaciones donde puedan estar en comunión uno con otro y olvidarse de las presiones y de todo aquello que aqueje a tu esposo, será un buen momento para disfrutarse mutuamente.



5. No lo rechaces

Parece increíble el rechazo hacia alguien en depresión pero sucede, y tal vez sea por estar acostumbradas a ver la vivacidad de la persona y sus mejores momentos iluminando su rostro que, al estar en depresión nos causa el no querer estar a su lado, es normal, por lo regular buscamos a personas que nos hagan sentir mejor y por eso mismo ellos nos necesitan a su lado, si otros lo rechazan, nosotras debemos estar ahí vendando heridas y sanando su corazón tal cual ellos lo hacen por nosotras.


6.  Perdona sus errores y decisiones equivocadas.

¡Te lo dije! Créeme, esas palabras jamás funcionan y menos cuando la persona sabe que ha fallado y que eso tuvo graves consecuencias, no lo ataques, por el contrario perdona cada uno de sus errores, cada mala decisión tomada, sólo recuerda que todas las cosas ayudan a bien a los que amamos a Dios y que tal vez esas “malas decisiones” sean una de las diferentes formas que tiene Dios para  hablar a cada persona. Bendice sus decisiones, puedes aprovechar para compartirle de la soberanía de Dios y de cómo es que puede descansar en Él, así como recibir su guianza  posteriormente en cada decisión que vaya a tomar.
  

7. Intercede por él.

No nos cansemos de orar por nuestro esposo, descansando en que algún día recibiremos la respuesta correcta de parte de Dios para su vida. Nuestra intercesión por ellos es poderosa porque somos uno, y sin duda necesitamos orar por ellos; y más aún cuando están en depresión, nuestra oración debe ser sin cesar porque sólo Dios puede curar un corazón herido y humillado así que, en todo momento Dios es bueno y siempre es bueno hablar de Dios.


8.  Comparte con él la Palabra de Dios

Recuerda que la Palabra de Dios es viva y eficaz y nunca vuelve vacía, es un tiempo perfecto para hablarles de lo que Dios nos dice a través de la Biblia, más aún si ellos no son creyentes porque, debemos aprovechar los momentos que Dios nos regala para hablarles al corazón con un versículo lleno del amor de Dios. Léele versículos que lo animen, escríbele notitas con un versículo y déjaselas en su lunch, en el espejo del baño, en su cartera, envíale un mensaje de texto, la intención es que sepa que hay un amoroso Dios que se preocupa por él y que tiene la respuesta a sus preguntas en un hermoso libro.
  


9. No asumas su papel

Un error común es quitarlo de su lugar cuando está vulnerable, muchas veces es inconscientemente y hasta en un intento por ayudarle pero, a contrario, el quitarlos de su lugar es asumir un rol que no nos corresponde ni físicamente ni espiritualmente, su lugar ha sido establecido por Dios y nosotras debemos honrarlo y levantarlos en oración para que aún cuando estén en aflicción, su lugar siga siendo el que Dios le brindó.



10. Mantente firme en la palabra de Dios

Tú le darás la fuerza necesaria para salir adelante, “Mejores son dos que uno; porque tienen mejor paga de su trabajo. Porque si cayeren, el uno levantará a su compañero; pero ¡ay del solo! que cuando cayere, no habrá segundo que lo levante.
( Ecl 4:9-10) necesitas estar en oración, en ayuno y alimentándote con la Palabra de Dios para levantarlo con poder, tú eres lo más cercano que tiene, bendícelo y sé bendecida tú también, cumplan el propósito por el cual son matrimonio y prosperen juntos.





Pon en Jehová tu esperanza, confía en Él y Él hará mujer, todo lo podemos en Cristo quien nos da la fuerza y Él estará sanando de la aflicción a nuestro esposo porque Él la venció, no te intimides, nuestro Dios va contigo donde quiera que estés y te dará la victoria.









Dios te bendiga, mujer.





Renovada en Su Gracia

Karla




3 comentarios:

  1. Gracias por ran bello mensaje...llego justo cuando mas lo necesitaba

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. gracias a Dios Carolina! Te mando un abrazo muy fuerte y bendiciones! =)

      Eliminar
  2. Gracias estoy pasando por eso en estos momentos con mi esposo , le diagnostucaron depresion tengo 5 años con el y cada vez es peor su actitud hacia mi , ya estoy cansada de sus humillaciones y ofensas , la psicologa con la q vamos le dijo q teni q estar tomando medicamento y llendo a terapia , crees en Dios y no faltar a nuestra iglesia , y hace todo lo contrario , mis hijos y yo somos los mas afectados en todo esto, por amor a Cristo estoy tratando de tener paciencia , pero ya no puedo mas.

    ResponderEliminar

Licencia Creative Commons
Este blog y todo su contenido gráfico y escrito está protegido por derechos de autor bajo Licencia Creative Commons Atribución-NoComercial-CompartirIgual 4.0 Internacional.
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
Blogging tips