jueves, 28 de mayo de 2015

Suegras Vs Nueras







¿Qué clase de nueras somos?


Sin duda el mejor ejemplo bíblico de una buena nuera es Rut, el dejar su país, su cultura, su familia y su comodidad por seguir a la madre de su esposo, habla muy bien de ella y más sabiendo que ya nada la ataba a su suegra, esa mujer llamada Noemí...


Respondió Rut: No me ruegues que te deje, y me aparte de ti;
porque a dondequiera que tú fueres, iré yo, y dondequiera que vivieres, viviré.
Tu pueblo será mi pueblo, y tu Dios mi Dios.
Donde tú murieres, moriré yo, y allí seré sepultada;
así me haga Jehová, y aun me añada,
que sólo la muerte hará separación entre nosotras dos.


Rut 1: 16-17



¿Pero qué había hecho esa mujer para que su nuera no quisiera separarse de ella? ¿Por qué Rut no se fue de su lado?


La historia cuenta que enviudaron la suegra y sus dos nueras, tristemente quedaron solas las 3 mujeres, cualquiera podría pensar en que, si ya no hay un lazo que las una, dejarían de ser suegra o nuera la una de la otra, pero vemos que el corazón de una suegra realmente puede ser como el de una madre para la nuera, y a su vez las nueras podemos ver una madre en las suegras. ¿Qué clase de nuera somos?



Creo que Noemí entendía que al morir sus hijos, ella sería la protectora de sus nueras puesto que menciona:



Entonces se levantó con sus nueras, y regresó de los campos de Moab; 
porque oyó en el campo de Moab que Jehová había visitado a su pueblo para darles pan.

Rut 1:6



Tomó a sus dos nueras para ir en busca de pan, para sustentarlas y suplir las necesidades que ellas tenían en ese momento; me gusta imaginarme la situación como si fuera en estos tiempos, tal vez Noemí pensó  por un momento en que ya no había nada que las uniera ni que las obligara a estar con ella, sin embargo pensaba en su bienestar, era una mujer agradecida y puedo ver que Rut también lo era:



Y Noemí dijo a sus dos nueras: Andad, volveos cada una a la casa de su madre; Jehová haga con vosotras misericordia, 
como la habéis hecho con los muertos y conmigo. Os conceda Jehová que halléis descanso, 
cada una en casa de su marido. Luego las besó, y ellas alzaron su voz y lloraron

Rut 1:8-9




“Regrésate a casa de tus padres donde se que estarás bien, sin preocupaciones, donde te sustentarán más que yo, Dios te bendiga y te recompense por la bondad que tuviste con mi hijo y conmigo…  vuelve a casarte y se feliz”



Una suegra agradecida, una suegra que reconocía el valor de su nuera; creo que el hecho de tener una unión de ese tipo es de ambas partes; para que funcione bien ambas mujeres deben estar consientes del lugar y del papel que tienen en la vida del varón, una es la madre, la dadora de vida y la mujer que siempre estará ahí buscando la felicidad de su hijo, la mujer que daría su vida a cambio de la de su hijo y que en definitiva eso nadie lo cambiará.



Por otro lado está la esposa, la mujer que será su compañera de toda la vida, la mujer que lo verá triunfar y fracasar, la mujer que conocerá sus sueños y sus secretos y que lo amará a pesar de sus fallas, la mujer que le dará una descendencia y que será uno sólo con él. Cada una tiene una parte importante e inigualable en la vida del varón, cuando ambas lo entienden la fraternidad puede ser extraordinaria, de lo contrario puede ser muy dañina y peligrosa.



¿Qué clase de nuera y suegra queremos ser?

Sé que no siempre las relaciones son como desearíamos que fueran, hay suegras que no entienden el papel que tienen con sus hijos a partir del matrimonio y sé que hay nueras que tampoco entienden el papel que la madre tiene y se encuentran en una lucha de poder donde el afectado sin duda es el varón. Imagínate estar en medio de las dos mujeres que más ama en la tierra y no poder complacer a ninguna de las dos, debe ser difícil.



¿Qué hago si mi suegra no es lo que me gustaría que fuese?

Hónrala, ámala, es difícil por supuesto, pero no hemos sido llamadas a amar a quienes nos aman, sino a TODO mundo; seamos las nueras que nos gustaría tener y amemos a nuestra suegra de la manera que deseamos ser amadas por nuestras nueras y yernos. ¿Y si no me ama? Amala igual, se agradecida, veámoslo así: esa mujer es quién ha dado a luz al hombre que hoy amas por encima de los demás hombres, es la mujer que fue conducto para que hoy tú estés completa con tu esposo y tengas una descendencia. Lo importante es que aunque tu suegra no haya cumplido “tus” expectativas es la madre de tu esposo y lo mejor es que amemos a esa mujer y demos lo mejor de nosotras para estar bien con ambos, si ellas cumplen o no, si toman su papel como debería ser o no, no importa, ámala igual, respétala igual sembremos para cosechar algo agradable en un futuro.



Algo grande viene a través de la honra, imagínate a Rut si hubiera regresado a Moab ese día… hoy no sería parte de la historia de Jesucristo, jamás habría tenido la oportunidad de ser la mujer de Booz y encontrar nuevamente la felicidad y la bendición de ser madre.



Anhelemos ser una nuera de la que se diga como de Rut:


“pues tu nuera, que te ama, lo ha dado a luz;
y ella es de más valor para ti que siete hijos.”

Rut 4:15


Ella se convirtió más en una hija que una nuera, ella fue de alta estima a los ojos de su suegra y de la gente, ella que obedeció, supo de honra y permitió que su corazón fuera lleno de amor para dar y recibir. Anhelo ser eso para mi suegra y no como Judit y Basemat  las nueras de Isaac y Rebeca de quienes se dice:



Y cuando Esaú era de cuarenta años, tomó por mujer a Judit hija de Beeri heteo,
y a Basemat hija de Elón heteo; y fueron amargura de espíritu 
para Isaac y para Rebeca.

Gen 26:34-35



Padre en el nombre de Jesús, gracias porque siempre tienes una palabra que me hace dar cuenta que las cosas a la luz de tu Palabra son claras, precisas y que sin duda nos llevan a bendición abundante, hoy te pido que permitas que el corazón de mi suegra y el mío puedan entender que no hay luchas de poder pues ambas tenemos un papel específico en la vida de mi esposo y que ambas buscamos el mismo fin: Que él sea feliz por toda su vida y sea pleno. Gracias porque a través de esa mujer hoy yo gozo de tener a mi lado al amor de mi vida, ser uno con él y vivir toda mi vida y la eternidad amándonos como solo los esposos pueden amarse. Amén.




{Recuerda} 

 “Hagan todo lo posible por vivir en paz con todos.” 

Romanos 12:18 ntv





Dedicada a Servirle



Karla




Escribe tu dirección de correo electrónico:


Delivered by FeedBurner

No hay comentarios:

Publicar un comentario

¡únete a la comunidad instagram!

Licencia Creative Commons
Este blog y todo su contenido gráfico y escrito está protegido por derechos de autor bajo Licencia Creative Commons Atribución-NoComercial-CompartirIgual 4.0 Internacional.
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

¡Suscríbete a mi canal!

Blogging tips