miércoles, 17 de junio de 2015

De vida o muerte Parte 2 {¿Valoramos su presencia?}





Días atrás te compartía de lo peligroso que es no tener la presencia de Dios en nuestra vida, y hoy hablaremos de un tema que también es de vital importancia.


¿Qué pasa cuando lo tenemos y no le valoramos? ¿Es posible? ¿Tú qué crees?


Leo 1 Samuel  desde hace unas semanas y lo vuelvo a leer porque cada vez que lo hago entiendo cosas que no había entendido y me hacen reflexionar y el querer más de Dios y mejorar para Él.


Por ejemplo, en el capítulo 12 cuando el profeta Samuel habla con el pueblo de Israel y les dice que ha sido un hombre íntegro delante de Dios y de los hombres, esto derivado a su temor de Dios y el saber el poder que tiene. Les hace saber que no hay nadie más poderoso que Dios para cuidarles, guiarles y rescatarles; les recuerda todas las veces que Dios usaba a algún varón, para guiarles pero, el poder lo tenía Dios.


Les recuerda también que cada vez que los rescataba, ellos se perdían por ir detrás de ídolos, o por confiar en ellos mismos y, ¿sabes qué? Hasta por creer que Dios no les veía, huían de su presencia. Y piden un rey para ellos cuando se vieron acorralados.



Y habiendo visto que Nahas rey de los hijos de Amón venía contra vosotros, me dijisteis: 
No, sino que ha de reinar sobre nosotros un rey; siendo así que Jehová vuestro Dios era vuestro rey. 
Ahora, pues, he aquí el rey que habéis elegido, el cual pedisteis; 
ya veis que Jehová ha puesto rey sobre vosotros.

1 Samuel 12:12-13



Dios les había dado a  Saúl por rey en Israel, sin embargo Samuel, (el profeta) les hace ver que no era necesario, Dios es suficiente. Pero el pueblo rechazó el gobierno de los jueces y buscaban un rey, pero el deseo de ellos era ser como las otras naciones, desechando así el reinado de Dios.



Y le dijeron: He aquí tú has envejecido, y tus hijos no andan en tus caminos; 
por tanto, constitúyenos ahora un rey que nos juzgue, como tienen todas las naciones.
Pero no agradó a Samuel esta palabra que dijeron: Danos un rey que nos juzgue.  
Y Samuel oró a Jehová. Y dijo Jehová a Samuel: Oye la voz del pueblo en todo lo que te digan;
 porque no te han desechado a ti, sino a mí me han desechado, para que no reine sobre ellos.

1 Samuel 8:5-7



Eso fue una decisión equivocada, y tristemente hoy en día en la vida de muchas personas sigue siendo una realidad pues, la confianza la tienen en los hombres y no en Dios al 100%. Necesitamos mujer, ser fieles a Dios, obedientes a Él, depositar nuestra confianza solo en Él y claro, habrá guía de algún otra persona pero, no suplanta nunca el lugar, la importancia ni el poder de Dios. Debemos ser agradecidas con todo lo que Él nos da, Él es suficiente.



¿Qué nos pide?


Si temiereis a Jehová y le sirviereis, y oyereis su voz, y no fuereis rebeldes a la palabra de Jehová, y si tanto vosotros como el rey que reina sobre vosotros servís a Jehová vuestro Dios, haréis bien. Más si no oyereis la voz de Jehová, y si fuereis rebeldes a las palabras de Jehová, la mano de Jehová estará contra vosotros como estuvo contra vuestros padres.

1 Samuel 12:14-15



¿Sabes? El alejarse de Dios y confiar más en un hombre, fue como decirle a Dios “Ya no te necesitamos” el rey que esté a nuestro mando nos librará de todo lo que nos acontezca… veamos, ¿en nuestra vida lo hemos hecho? ¿Cuántas veces acudes primero a una sesión con terapeutas en lugar de la oración? ¿Cuántas veces nos tomamos una pastilla contra el dolor en lugar de ir a buscar sanidad divina? ¿Cuántas veces confiamos nuestros hijos a las autoridades en lugar que a Dios mismo? ¿Cuántas veces recurrimos al divorcio, en lugar de ir con aquél que nos unió? ¿ Cuántas veces vamos a buscar consejería con alguien, en lugar de leer y escudriñar su Palabra? ¿Delegamos nuestra oración a otros, en lugar de orar por nosotras mismas? Suplantamos el lugar de honra y todopoderoso de Dios, por simples mortales.


Samuel les mostró el poder de Dios con algo sobrenatural, llovió cuando no era tiempo de lluvia ( 1 Sam 12:16-18) hoy tal vez no veas algo como eso, pero voltea a ver todo lo que ha hecho Dios por ti, mira a tu esposo quien te ama a pesar de tus errores, mira a tus hijos que te aman y crecen cada día en el Señor, mira tú alacena y verás que siempre hay algo que comer, mira la sanidad que tienes así sea por fe, mira cuán bueno ha sido nuestro Dios contigo y conmigo. ¿Por qué no buscarle y estar con Él sin suplantarle? Para estar bien en nuestra vida Sólo Él es suficiente, teniéndolo a Él, su reino en nosotras y en nuestro hogar, todo será añadido. (Mat 6:33)


Samuel les dijo:

Y Samuel respondió al pueblo: No temáis; vosotros habéis hecho todo este mal; pero con todo eso no os apartéis de en pos de Jehová, sino servidle con todo vuestro corazón.  No os apartéis en pos de vanidades que no aprovechan ni libran, porque son vanidades. Pues Jehová no desamparará a su pueblo, por su grande nombre; porque Jehová ha querido haceros pueblo suyo.

1 Samuel 12:20-22



No te apartes mujer, ni por costumbre, ni por curiosidad, ni por creer que puedes hacerlo sin que pase algo, no te apartes, mantente distante de todo aquello que pudiera tomar el lugar de Dios, recuerda que todo es lícito, pero no todo conviene ¿Glorifica a Dios? ¿Te acerca a Cristo? Si no… huye de ello.



Y por último, Samuel les dijo:

Así que, lejos sea de mí que peque yo contra Jehová cesando de rogar por vosotros;
 antes os instruiré en el camino bueno y recto. 
Solamente temed a Jehová
Y servidle de verdad con todo vuestro corazón,
Pues considerad cuán grandes cosas ha hecho por vosotros.

1 Samuel 12:23-24




Convirtámonos en esas mujeres que oran y velan por los nuestros, enseñémosle a servir a Jehová, amarle y temerle, hagámoslo por amor a Él y por gratitud.


Mi anhelo es que tú y yo seamos como la mujer descrita en Tito 2:3-5


Las ancianas asimismo sean reverentes en su porte; no calumniadoras, no esclavas del vino, 
maestras del bien; que enseñen a las mujeres jóvenes a amar a sus maridos y a sus hijos, 
 a ser prudentes, castas, cuidadosas de su casa, buenas, 
sujetas a sus maridos, para que la palabra de Dios no sea blasfemada.




Renovada en Su Gracia


Karla


Artículo Anterior  {De vida o muerte Parte 1}

No hay comentarios:

Publicar un comentario

¡únete a la comunidad instagram!

Licencia Creative Commons
Este blog y todo su contenido gráfico y escrito está protegido por derechos de autor bajo Licencia Creative Commons Atribución-NoComercial-CompartirIgual 4.0 Internacional.
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

¡Suscríbete a mi canal!

Blogging tips