jueves, 30 de julio de 2015

Envidia Amarga




¿Sientes enojo cuando otra persona recibe algo que tú deseas?
¿El estómago se te hace chiquito cuando le ves a tu amiga,  el vestido que no has podido comprar?
¿Te molesta que otros tengan de manera sencilla lo que a ti te ha costado tanto?
¿Comparas tu trabajo, tu vida, tu matrimonio, tus hijos y a ti misma con alguien más?
¿Cómo te sientes cuando tu esposo está más feliz que tú?
¿Compites para ser mejor que alguien?
¿Piensas que no es justo que otros tengan lo que tú no?
¿Te enojas cuando alguien cumple algún sueño o meta?
¿Te gustaría ser como alguna otra persona?
¿Crees que es injusto que los demás triunfen?
¿Crees que no se lo merecen?


Envidia: Sentimiento de tristeza o enojo que experimenta la persona que no tiene o desearía tener para sí sola algo que otra posee.


La envidia es pecado, y esto se ve en cada lugar, podemos experimentarlo en casa con nuestro esposo, con nuestros familiares, en el trabajo, en la escuela, en el vecindario, con amigos ¡puf! Hasta con gente que no conocemos y que tal vez ni conozcamos nunca, como el caso de los artistas.


¿Por qué se da la envidia? Creo personalmente que es triste porque muestra que no estamos contentos ni agradecidos con lo que Dios nos ha dado. El dejar de ver las bendiciones que Dios nos da cada día, hace que comencemos a ver todo lo que no nos ha dado pero a alguien más si.


Imagínate orando 10 años por algo y que de pronto tu amiga recién convertida ora por lo mismo y Dios la bendice ¿qué sentirías? Mucha frustración y tal vez hasta enojo con Dios, es peligroso porque podríamos pensar que entonces Dios no nos escucha o no le interesa lo que deseamos; podríamos pensar que no ha servido de mucho nuestro trabajo y que todo lo que hemos hecho, a Dios no le importa, tal vez ni siquiera debería estar aquí…


Puse palabras en cursiva porque, al tener envidia o celos de alguien, nos centramos en nosotras mismas ¡ojo! podemos dejar de enfocarnos en lo que Dios nos ha mandado hacer por simple egoísmo, buscar brillar más que Dios en nuestra vida, creer que todo lo hacemos por nosotras mismas cuando la realidad es, que todo cuanto hacemos debemos hacerlo como para el Señor.  Él es el principal motivo de nuestro día.


Cuando comencemos a ver que Dios nos ha dado dones y talentos diferentes a cada una, y que si los unimos podemos crear una sinergia impresionante, las cosas cambiarán;  comencemos a ver a los demás a través de los ojos de nuestro Dios, veamos cómo ha sido bueno con ellos y seamos agradecidas porque sigue extendiendo su misericordia.



¿Qué es lo que causa las disputas y las peleas entre ustedes?
¿Acaso no surgen de los malos deseos que combaten en su interior?
 Desean lo que no tienen, entonces traman y hasta matan para conseguirlo. 
Envidian lo que otros tienen, pero no pueden obtenerlo, por eso luchan
y les hacen la guerra para quitárselo. Sin embargo, no tienen lo que desean
porque no se lo piden a Dios. Aun cuando se lo piden,
tampoco lo reciben porque lo piden con malas intenciones:
desean solamente lo que les dará placer.

Santiago 4:1-3



Y tales guerras son cada día, en casa, en la escuela, etc. dice que son de nuestras pasiones, todos los celos, envidias, contienda, muestran en realidad la condición de nuestro corazón y la independencia de Dios en nuestra vida.


Analicemos… ¿En qué momento fue que dejé de ver todo lo que ha hecho Dios por mi? ¿En qué momento permití que la alegría de otros fuera mi tristeza? ¿Cuándo es que comencé a desear lo que alguien más tiene?
Creo que es cuando dejamos de agradecer lo que Dios nos ha dado; mira a tu alrededor, ¿qué es eso que tienes de parte de Dios? ¡Todo! Sé que habrá muchas cosas que anhelemos y que tal vez Dios se las esté dando a otros pero, no olvidemos que Dios nunca nos ha dejado y eso es motivo suficiente para estar agradecidas. ¿Qué más necesitamos si Dios es todo?



Tal vez la clave es que dejemos de preocuparnos por nosotras mismas y comencemos a pedirle a Dios hacer las cosas exclusivamente para Él ¡aún cuando eso signifique que no brillaremos! Mengüemos para que el resplandezca en nuestra vida y mujer, tendremos una recompensa… Colosenses 3:24 dice:


Sabiendo que del Señor recibiréis la recompensa de la herencia,
Porque a Cristo el Señor servís.



Y por último mujer… sigamos el sabio consejo de Pablo, será hermoso que la próxima vez que a alguien le vaya mejor que a nosotras, nos alegremos con ella, llenemos nuestro corazón con gratitud a Dios, con humildad y podremos gozar al ver que Dios es bueno no sólo con nosotras, sino con quienes Él lo ha decidido serlo.



Alégrense con los que están alegres y lloren con los que lloran.

Romanos 12:15




Renovada En Su Gracia

Karla



lunes, 27 de julio de 2015

4 armas para defender tu hogar




Todos los días estamos en una lucha espiritual.
Debemos estar consientes de que en los aires de esta tierra, se encuentran espíritus de maldad.
La Biblia menciona esto en Efesios 6:10



Porque no tenemos lucha contra sangre y carne,
sino contra principados, contra potestades, contra los gobernadores
de las tinieblas de este siglo, contra huestes espirituales de maldad
en las regiones celestes.



Esto es una realidad en nuestros días, pero también es cierto que nuestro Dios no nos ha dejado desprotegidas contra  ello sino que, nos menciona que Él es nuestra fuerza y nos da armas especiales para hacerle frente a las asechanzas del enemigo.


Por lo demás, hermanos míos, fortaleceos en el Señor,
y en el poder de su fuerza. Vestíos de toda la armadura de Dios,
para que podáis estar firmes contra las asechanzas del diablo.

Efesios 6:10-11


En otra ocasión hablaremos de la armadura de Dios pieza por pieza, pero hoy quiero hablar del papel que tú y yo tenemos en nuestro hogar. Habla de esto con tu esposo pues, es responsabilidad de ambos el salvaguardar el hogar; mira que he visto en muchas ocasiones como es que el varón delega esa responsabilidad a la mujer; nosotras somos quienes nos levantamos a orar por la familia, quienes estamos más al pendiente del crecimiento espiritual de cada uno de nuestros hijos y del esposo también. Es un privilegio mujer, y sé que amas tanto como yo esa oportunidad de levantar a la familia en oración, sin embargo necesitamos orar aún más por que nuestro esposo sea quien tome ese papel e imparta bendición al hogar. Si tu esposo también lo hace ¡Que bendición, oremos y apoyémosle también!


Si supieras que una guerra se ha desatado en contra de ti y de tu familia, ¿qué harías? ¿A quién acudirías? ¿Dónde esconderías a tus hijos? ¿Pelearías o huirías?


Subió destruidor contra ti; guarda la fortaleza, vigila el camino,
Cíñete los lomos, refuerza mucho tu poder.

Nahúm 2:1


Guarda la Fortaleza

En tiempos antiguos, los pueblos o familias construían fortalezas para guardarles; el principal objetivo era mantener a salvo al ejército o las tropas que estaban listas para defender a quienes estuvieren dentro.
Eran construidas altas, con muros fuertes para impedir que fueran derribadas y dejar vulnerables tanto al pueblo como a las tropas. ¿Cuál es nuestra principal fortaleza? Nuestro Dios...  debemos sacar fuerzas de Él cuando nosotras creamos que ya no podemos más, debemos confiar en su gran poder. ¿Y cómo guardo esa fortaleza? ¿Cómo me mantengo firme en ella?  Amando su Palabra… Conociéndola, leyéndola todos los días, atesorándola en nuestro corazón, memorizando versículos, creyendo en ella, viviéndola.
Visualízalo así, tu hogar esta en el centro de una fortaleza que está cimentada y construida con la Palabra de Dios, en ella encuentras poder, autoridad, salvación, sanidad, todas las maravillas que nuestro  Dios ha hecho por nosotras se encuentran ahí escritas, pero si no la conocemos no sabremos de que nos está protegiendo y cómo usar cada arma que nos proporciona en ella. Tú eres quien está situada en lo alto de esa fortaleza vigilando los alrededores ¿Te subirías a un muro que no conoces si es firme? Necesitamos estudiar y guardar esa fortaleza que es la que nos lleva a conocer a nuestro Dios.


Vigila el camino

Eres un atalaya de tu hogar, nadie estará más interesado en el bienestar de tu hogar, que tú misma al lado de tu esposo y cimentados en Dios.
¿Cómo vigilar el camino? En otras ocasiones hemos hablado acerca de sólo tener en casa cosas, música, películas, etc. que glorifiquen a Dios, y así mismo de actuar de manera íntegra, de llevar una vida como Dios lo pide ¿sabes por qué? Porque debemos vigilar el camino de nuestros hijos. ¿Hacia donde están dirigiendo sus pasos? ¿Qué decisiones están tomando? ¿Les estorbamos el pecado o somos permisivas? Ahora, nosotras los guiamos ¿qué pasa si tú y yo no vigilamos nuestro propio camino? Los estaremos llevando a la perdición también. Seamos sabias, vigilemos el camino por el que andamos, las palabras que decimos, todo aquello que declaramos con nuestra boca porque somos guía de ellos.

Cíñete los lomos

Debemos ser firmes, ceñirnos los lomos quiere decir tomar la decisión de a quien vamos a servir, ser firmes en lo que vamos a hacer a partir de ahora. Ya conocemos la Palabra de Dios, poco o mucho pero, tenemos conocimiento de lo que agrada y lo que desagrada a Dios ¿por qué seguir postergando el tiempo para dejar las cosas que desagradan a Dios? Vamos a ceñirnos los lomos este día mujer, y decidir a quién vamos a servir. Mira a tu alrededor  ¿No vale la pena que demos todo a Dios por tener una vida conforme el la diseñó? ¡Claro que sí! Nuestros hijos lo valen, nuestro matrimonio lo vale, nuestro esposo lo vale, tú y yo lo valemos, valemos la Sangre de Cristo.


Refuerza Mucho Tu Poder


Fortaleceos en Jehová y en el poder de su fuerza… Mujer, sólo Dios puede darnos la fuerza cuando creemos que ya no hay solución, cuando vemos que vienen ejércitos en nuestra contra y de pronto nos sentimos solas, cubriendo un hogar junto a nuestro esposo; el nos da la fuerza cuando vemos que los caminos de nuestros hijos no son los correctos y que cada vez se desvían más, Él nos da la fuerza cuando nuestro esposo nos abandona, cuando nuestros hermanos nos rechazan, cuando la gente en la que confiamos nos traiciona. Él nos da la fuerza cuando lo que estamos haciendo, a todo el mundo le pareciera ser en vano.


Guardemos la Palabra de Dios
Cuidemos nuestra vida e integridad delante de Dios
Decidamos seguir y servir a Cristo
Fortalezcámonos en Dios para vencer.

Porque la recompensa es grande…



Porque Jehová restaurará la gloria
Nahúm 2:2



En Su Gracia

Karla

viernes, 24 de julio de 2015

¡10,000 Mujeres de Valor! {Sorteo de Gratitud}



Y somos más de 10,000 mujeres buscando ser mejores en nuestra vida Cristiana.


Mil gracias por estar todo este tiempo pendiente de las llamadas a oración de los artículos, series, videos, etc. todo lo que hacemos para darle honra y gloria a nuestro Dios.


Es tiempo de celebrar, celebramos que cada vez son más mujeres que estamos en busca de una comunión con Dios, de aprender más acerca de lo que tenemos que hacer según su Palabra.


Celebrar que Dios ha extendido su misericordia y nos ha permitido estar juntas en oración más de una vez, celebrar que sigue respaldándonos y hablándonos cada día a través de su Palabra.


Hoy comienza un sorteo, pues somos tantas que me encantaría ofrecerte 3 regalitos. Sólo sigue las instrucciones aquí debajo y espera a ser la ganadora de uno de los 3 regalos que con mucho cariño hice para ti.






Toda la honra, toda la gloria y toda la gratitud a nuestro amoroso Dios.





¡10,000 mujeres de Valor en comunión con Dios!



Renovada en Su Gracia

Karla.



Escribe tu dirección de correo electrónico:

Delivered by FeedBurner

miércoles, 22 de julio de 2015

¿Cómo está nuestro corazón?






¡Ah, el corazón!

Me he dado cuenta que la gran mayoría, mostramos lo que tenemos oculto en nuestro corazón cuando estamos enojados, cuando estamos bajo presión, cuando estamos frustradas y a veces hasta cuando menos lo esperamos ¿cierto?

Es como si de repente toda la dulzura que podríamos mostrar, se disipara y comenzara a salir el verdadero yo, ese yo que nadie más conoce tanto como nosotras y nuestro Dios.


¿Te pasa que de repente dices cosas que no querías decir?

¿Tus palabras hieren?

¿Hablas mal de los demás?

¿Muestran dolor o rencor?

¿Hablas bien de otros pero con sentimientos contrarios?



No lo que entra en la boca contamina al hombre;
mas lo que sale de la boca, esto contamina al hombre.
 Pero lo que sale de la boca, del corazón sale; 
y esto contamina al hombre.

Mateo 15:11,18



El corazón… este versículo se refiere a nuestros pensamientos, motivos, carácter, sentimientos, voluntad. Las palabras que decimos revelan la condición de nuestro corazón. Qué tremendo, ¿verdad?


Podemos hablar cosas lindas todo el tiempo, siempre y cuando no nos lleven a un estado de enojo, frustración porque entonces, sacamos el repertorio escondido y recién nos damos cuenta que aún hay cosas en el corazón que no están del todo bien.


Me pasa seguido, sinceramente… porque aunque el Espíritu Santo es quien trae convicción de pecado y nos da el poder de cambiar cada palabra; el verdadero deseo de hacerlo está en el corazón, por eso la importancia de cada día presentarnos ante Dios para limpiarnos de toda maldad.


Por  lo regular, cuando algo me frustra es cuando ¡ah digo lo que no quería decir!  Y tengo que ir directo a  la cruz y confesar mi pecado porque, entonces estaba guardando algo no bueno en mi corazón, y en realidad es un trabajo de todos los días porque, engañoso es el corazón, y perverso ¿quién lo conocerá?


Es por esa razón que cada vez que salgan de nuestra boca palabras que no son de edificación, es una oportunidad para pedirle a nuestro Dios que examine nuestro corazón; vamos a escuchar lo que decimos (o pidamos a nuestro esposo que nos diga que hablamos al estar frustradas, enojadas o irritables) y pidamos a Dios que nos limpie de toda maldad en él, que nos muestre qué es eso que está escondido en nuestro corazón que sale en las palabras que decimos.


Por algo en el libro de Proverbios hay tanta enseñanza acerca del corazón y lo que decimos.


Sobre toda cosa guardada, guarda tu corazón;
Porque de él mana la vida.

Prov. 4:23


Cuidemos de él llenándolo con la Palabra de Dios ¿De qué estamos alimentándolo? Examina mi corazón oh Dios.



El hombre cuerdo encubre su saber;
Mas el corazón de los necios publica la necedad.

Prov. 12:23

Lo que hay en el corazón no lo podemos ocultar por siempre, llegará un momento en el que saldrá a la luz, busquemos ser prudentes y busquemos la ayuda del dulce Espíritu Santo



El corazón del justo piensa para responder;
Mas la boca de los impíos derrama malas cosas.

Prov. 15:28


¡Ah, qué difícil pensar antes de responder mientras estoy enojada! ¿Cierto? si hasta al apóstol Pedro le pasaba… pero la buena noticia es que,  tú y yo contamos con el Espíritu Santo y el dominio propio.


El que odia disimula con sus labios;
Mas en su interior maquina engaño.

Prov. 26:24


***No sólo las palabras habladas dicen que hay en nuestro corazón… también las escritas, las actitudes al hablar y nuestro mensaje corporal… ¿Cómo? Mira, hace unos días hice una llamada telefónica, la persona que me atendió sólo habló cosas normales, pero su tono de voz era de enfado, molestia y me sentí agredida y pensé ¿Qué hay en su corazón para que con palabras “dulces” use un tono grosero? Así que antes de enojarme y sentirme mal por esa actitud, me disculpé y colgué.



Todos los días debemos presentarnos ante nuestro Dios y decirle

“Heme aquí, te entrego mi cuerpo, mi mente, y todo lo que soy; guarda mi boca de hablar engaño, úsame para llevar palabras de aliento y edificación a quienes me escuchen, pon un guarda en mi boca y déjame ser un instrumento en tus manos; Examíname, oh Dios, y conoce mi corazón; pruébame y conoce mis pensamientos; y ve si hay en mí camino de perversidad, y guíame en el camino eterno, muéstrame qué debo cambiar y llena mi corazón con tu Palabra, en Cristo Jesús amén”


Es algo de todos los días mujer… llenemos nuestro corazón con la Palabra de Dios y bendiciones fluirán de nuestra boca. Y si fallamos, una vez más acudamos al trono de la gracia y sigamos sacando “lo malo” para llenarlo con “lo mejor”



No empleen un lenguaje grosero ni ofensivo.
Que todo lo que digan sea bueno y útil,
a fin de que sus palabras resulten de estímulo
para quienes las oigan.

Efesios 4:23





Renovada en Su Gracia




Karla



Escribe tu correo electrónico:


Delivered by FeedBurner

viernes, 17 de julio de 2015

Alimentando el amor {diariamente}





Todos los días se construye un matrimonio…

Todos los días se vale enamorarse más de tu esposo…

Visualiza tu caminar diario al lado de él, durante toda una vida…

¿Quién nos enseñará a llevar un matrimonio perfecto? Nadie… es una caminata diaria, junto a él… de su mano y en manos de Dios.

La rutina puede apagar la relación… saquemos provecho de ella.


 Tengo casi 37 años de edad, casi 11 años de casada y 19 años enamorada de mi amado esposo… y me doy cuenta que me faltan años a su lado, no podría estar más feliz por ello sinceramente, pero hay días en los que,  ¡aaah!  La rutina pareciera interminable, cansada y nada linda. ¿Así será el resto de nuestro matrimonio?

Así que echando un vistazo rápido a mi vida marital y a la de varios amigos me doy cuenta que la rutina ¡pesa mucho! Usémosla para bendecirnos, para alimentar el amor y para sacar provecho de ella.


Así que, comencemos desde hoy y…



Hablemos…

Hablemos de todo y nada, cosas insignificantes, cosas importantes, pero siempre en comunicación.

Enviemos mensajes de texto

Escribamos cartas, notas, un te amo en el espejo al despertar

Dibujemos para ellos

Hablemos con ellos antes de con alguien más

Confiemos en que guardarán nuestros secretos



Tiempo eterno…

Cada momento a su lado, hagamos que parezca eterno disfrutándonos mutuamente.

Demostremos nuestro amor cada día…

Acariciemos su cabello mientras ve la televisión, pidamos que lo haga a nosotras

Pidamos que cepille nuestro cabello después de la ducha

Muchos abrazos

Besos sin fin

Mirémosle  y digamos te amo sin hablar.

Enamorémonos de ellos cada día más



Compañía perfecta…

Vamos juntos a caminar

Hagamos juntos la despensa

Acompañemos uno al otro en los hobbies

Salgamos a jugar con los hijos

Démonos tiempo para acompañarnos cada día

Oremos juntos



Cuidado mutuo…

Somos uno… cuidaré de ti como tú de mi…

Si lloras ahí estaré

Si te sientes triste, te cantaré

Si te agobias, te abrazaré

Si ríes, reiré

Tu felicidad, me hace feliz

Cuidaré de ti, te defenderé, apoyaré y viviré mi vida agradecida por tenerte a mi lado.

No importa si hay enojos, aún si son trivialidades… mi amor por ti no cambia.

No importa si doy más de lo que recibo… lo hago por amor a ti y a mi Dios que nos unió.

No importa el pasado… ¿acaso lo recuerdas? Yo no.

Estoy unida a ti y es más de lo que puedo pedir

Envejecer a tu lado, es mi oración.

Nuestro amor no es perfecto… es Real.



Todo lo hizo hermoso en su tiempo; 
y ha puesto eternidad en el corazón de ellos,
sin que alcance el hombre a entender la obra que ha hecho 
Dios desde el principio hasta el fin.



Eclesiastés 3:11










Renovada en Su Gracia

Karla



miércoles, 15 de julio de 2015

9 Cualidades para Orar por Nuestro Esposo






¿Qué cualidades deseas ver en tu esposo? ¿Qué cualidades tiene?

En la página deFacebook pedí mencionaran sólo 3 de las que anhelan ver en su esposo, las respuestas fueron las siguientes.

·        Temeroso de Dios
·        Que ame a Dios más que a mí
·        Busque de Dios y todo vendrá por añadidura
·        Fiel
·        Buen hijo y respetuoso de sus padres
·        Trabajador
·        Honesto
·        Caritativo
·        Afable
·        Amoroso
·        Noble
·        Respetuoso
·        Obediente a Dios
·        De buen humor
·        Piadoso
·        Misericordioso
·        Ame a su familia
·        Hombre de una sola mujer
·        Carácter de Cristo
·        Orden en sus prioridades


La que más sobresalía era la de ser temeroso de Dios y es que, teniendo temor de Dios, podemos confiar en que buscará agradarle y en su caso, dejarse moldear por Él.

 Mencionamos características que anhelamos ver en nuestro esposo, pero también veamos las que ya tienen y oremos por ambas ¿te parece?  Se que muchas mujeres están casadas con varones que no conocen a Dios, o que no tienen temor de Él. Hay cualidades por las cuales oramos y seguimos sin ver el fruto, pero no desmayes mujer las oraciones no tienen fecha de caducidad, y serán contestadas en el momento preciso y de acuerdo a la voluntad de Dios.

En la Biblia, hay diferentes ejemplos de hombres a los que sería bueno imitar pero, sin duda, el mejor ejemplo es nuestro Señor Jesucristo; el tener un carácter como el de Él es el anhelo de cada persona que le ama. ¿Cierto? pero hoy hablemos de las cualidades de ellos como esposos.

La lista NO está por orden de importancia pues, considero que las 9 son muy importantes, son la respuesta de muchas de las mujeres que amablemente contestaron en la página de Facebook y que en lo personal, oraré para que sean manifestadas en mi esposo, en el tuyo, en mis hijos y en mis hermanos también.


1.      Ame a Dios por sobre todas las cosas (Deuteronomio 6:5)
Él debe conocer el orden divino, debe amar a Dios por sobre todas las cosas, sobre nosotras, sobre sus hijos, sobre su trabajo, sobre su familia, sobre todo. Cuando ellos entiendan el orden y  den a Dios el lugar que corresponde, las cosas comenzarán a cambiar. Oremos.

2.    Sea temeroso de Dios y viva de acuerdo a su diseño divino (Ecl. 12:13)
El principio de la sabiduría es el temor de Jehová, tú que tienes y conoces de ese temor reverente a Dios sabes que, eso es lo que impide muchas veces que pequemos deliberadamente, nos detiene a hacer cosas que desagradan a Dios, no porque nuestro Señor sea iracundo y le tengamos terror sino, por amor, ese temor a Él es traducido a amor,  gratitud a lo que ha hecho hasta el día de hoy por nosotras.

3.     Sepa y tome su lugar en el hogar (1 Pedro 2:9)
Ellos son la cabeza de nuestro hogar, oremos para que ellos reconozcan ese lugar, sepan que son quienes necesitan estar consagrados y atentos a la voz de Dios porque, si ellos están bien, la casa, esposa, hijos y todo lo demás estará bendecido.

4.    Que me ame como Dios lo diseñó (Ef. 5:25)
Oremos para que ellos velen y cuiden de nosotras como Cristo lo hace con su iglesia, que nos ame de manera pura, entregado, ello santificará nuestra unión.

5.     Que le hable a mis hijos la Palabra de Dios (Deut. 6:6-8)
Oremos, nada como un varón de honor que se levanta en oración por sus hijos y su esposa, que sean proveedores principalmente en lo espiritual, y cumplan el mandato de nuestro Dios… “Y estas palabras que yo te mando hoy, estarán sobre tu corazón;  y las repetirás a tus hijos, y hablarás de ellas estando en tu casa, y andando por el camino, y al acostarte, y cuando te levantes. 
6.    Que sea un hombre de oración y se deleite en la Palabra de Dios (Sal 119:97-98)
Oremos para que nuestro esposo anhele estar en la presencia de Dios, que ellos amen el tiempo de oración, que busquen dirección en la Palabra de nuestro Dios y crezcan, su espíritu sea vivificado y vivan una vida íntegra.

7.      Que sus convicciones estén basadas en la Palabra de Dios (Josué 1:8).
Oremos para que ellos mediten en la Palabra de Dios, que todo cuanto hagan lo hagan basados en su Palabra y que pidan dirección a Dios en su vida.

8.     Que dé testimonio de su salvación y del poder de Dios en su vida (Hechos 1:8)
Oremos para que su vida sea transformada día a día, y que pueda dar testimonio del poder de Dios con sus actos más que con sus Palabras.

9.    Que el fruto del Espíritu fluya en él. (Gálatas 5:22-23)
Oremos mujer, que el carácter de Cristo sea manifestado en la vida de nuestro esposo, que ellos busquen y anhelen parecerse más a Cristo, que aunque fallen en el intento, reconozcan que no es en su fuerza sino por el poder de Dios.



Bendice a tu esposo, no dejes de orar por Él y sigue creyendo en el poder de Dios para mejorar y renovar corazones, actitudes y vidas.

No olvidemos las cualidades que tiene, las que lo caracterizan, oremos por ellas a Dios agradeciéndole por ello y sobre todo mujer, ten contentamiento con el varón que Dios te ha dado por esposo, bendícele, ámale y hazle saber cuan bendecida eres por ser su esposa.



Renovada en Su Gracia

Karla






¡únete a la comunidad instagram!

Licencia Creative Commons
Este blog y todo su contenido gráfico y escrito está protegido por derechos de autor bajo Licencia Creative Commons Atribución-NoComercial-CompartirIgual 4.0 Internacional.
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

¡Suscríbete a mi canal!

Blogging tips