domingo, 30 de agosto de 2015

Con todo para ser felices




Hablaba con un vecino acerca de que tenemos todo para ser felices… todo.
Dios en su infinito amor, nos da todo lo necesario para ser felices.


Asimismo, a todo hombre a quien Dios da riquezas y bienes,
y le da también facultad para que coma de ellas,
y tome su parte, y goce de su trabajo, esto es don de Dios.

Eclesiastés 5:19


Nos da riquezas y bienes y nos da la facultad para disfrutar de ellas, eso es un regalo de Dios.


Dios nos ha bendecido mujer, y no hablo de las riquezas que el mundo aspira y se gasta toda una vida tratando de alcanzar, buscan fama, bienes terrenales, autos, dinero, viajes, una vida desenfrenada en pasiones carnales, etc. No me refiero a ese tipo de riquezas, sino de la riqueza que nos hace disfrutar la vida.


“He conocido personas tan pobres, pero tan pobres que lo único que tienen es dinero”
triste pero cierto.


A lo largo del tiempo nos podemos dar cuenta que:

·        El dinero no da la felicidad ¡en absoluto!
·        Una casa enorme, no te hace tener una familia feliz
·        Un auto de lujo, no te lleva por el mejor camino.
·        Ropa de marca, no te da identidad
·        Una fortaleza, no te da seguridad.
·        Grandes colegios, no te da educación
·        Una cama de lujo, no te da paz ni te ayuda a dormir bien.


Entonces, ¿es malo tener riquezas de ese tipo? No. Lo inquietante sería que gastáramos toda una vida para conseguirlo, o si quisiéramos ser más como las personas de la televisión, o como nuestros vecinos o amigos quienes prosperan monetariamente, pero que su vida está incompleta sin Dios. Necesitamos detenernos un momento a pensar ¿qué es lo que tengo ahora? ¿Cómo Dios me ha bendecido en este momento? ¿Esto que tengo me ayuda a ser feliz?


Necesitamos ser sabias mujer, ser sabias para vivir, para casarnos, para educar a nuestros hijos, para llevar nuestro matrimonio de acuerdo a lo establecido por Dios.  Tener contentamiento con lo que Dios nos ha dado, ser felices y agradecidas con todo lo que tenemos.


Mira a tu alrededor, ¿qué tienes para ser feliz? Todo ¿cierto? disfrutemos de todo lo que Dios nos ha dado.


·        Un esposo que aunque no es perfecto, nos ama y da lo mejor de él para salir adelante.
·        Una casa que alberga a la familia que estamos formando.
·        Una alacena con el pan diario.
·        Unos hijos que son nuestra responsabilidad para llevarlos al conocimiento de Dios.
·        Salud física, emocional, espiritual y del alma.
·        Una almohada donde descansamos y dormimos en paz.
·        Un cuerpo donde mora el Espíritu Santo.


De nada sirve amiga mía, tener todas las riquezas del mundo si no tenemos a Dios. Porque Él nos puede dar todo lo que podemos imaginar, todo, sin embargo; ¿Qué será de nosotras en ese momento? ¿Nos olvidaremos de Dios? ¿Comenzaremos a pensar que todo lo hemos hecho por nuestros medios? Lee por favor Deuteronomio 8:11-19.


Necesitamos ser agradecidas y estar contentas con lo que tenemos ahora. Porque si ahorita con lo que tenemos no somos agradecidas, ¿cómo podemos estar seguras que cuando tengamos las riquezas que el mundo presume, seremos agradecidas?


Tú y yo tenemos la capacidad de ser felices con todo lo que tenemos, en el lugar en donde estamos ¿sabes por qué? Porque no es lo que tenemos sino a quien tenemos en nosotras, Dios mismo. Y ahí en ese lugar donde estás, te guste o no del todo, serás feliz porque reconoces quien te ha puesto en ese sitio y que Él es quien ha decidido bendecirte ahí en ese lugar.  Ahí nuestro Señor abrirá las puertas y ventanas del cielo para darte contentamiento, lo único que necesitas hacer es ser agradecida y repito, reconocer quien es el que te pone en el lugar adecuado y ceder.


Toda buena dádiva y todo don perfecto desciende de lo alto,
del Padre de las luces, en el cual no hay mudanza,
ni sombra de variación.

Santiago 1:17



Eso es un pequeño secreto de la felicidad… ser agradecidas y aprender a vivir contentas con lo que tenemos, ya lo decía el apóstol Pablo:


Sé vivir humildemente, y sé tener abundancia; en todo y por todo estoy enseñado,
así para estar saciado como para tener hambre,
así para tener abundancia como para padecer necesidad.
Todo lo puedo en Cristo que me fortalece.

Filipenses 4:12-13



No olvides que no es lo que tenemos, no es lo que somos ante la sociedad, no es la circunstancia, ni el dinero ni nada el secreto de la felicidad sino, nuestra relación con Él.


No tiene sentido vivir sin disfrutar lo que tenemos, por no tener la bendición de Dios. Podemos tener nada, pero teniendo a Dios lo tenemos todo. Todo para ser felices.


¿Estás disfrutando lo que Dios te ha dado? ¿Cuán agradecida estás con cada bendición que tienes? Disfrutemos de todo lo que hoy tenemos por gracia y amor de Dios a nosotras.



Renovada en Su Gracia



Karla

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Licencia Creative Commons
Este blog y todo su contenido gráfico y escrito está protegido por derechos de autor bajo Licencia Creative Commons Atribución-NoComercial-CompartirIgual 4.0 Internacional.
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
Blogging tips