lunes, 3 de agosto de 2015

Reseteando el matrimonio




Desde niña fui aficionada a los videojuegos, podía pasar todo el día jugando “Super Mario Bros.” Crecí y jamás perdí la capacidad de asombro en ello, ahora con 36 años de edad sigo tan aficionada como hace 25 años, y te confieso que en algunos juegos podía llevar 3 horas jugando y comenzaba a perder y perder y perder y, lo más sencillo para mí era “Resetear” el juego. No me importaba si pasaba 3 horas más jugando pero era una necesidad de llegar al final con la mayor cantidad de “vidas”, de puntos y monedas que terminar con la “vida cero” y sin nada en los cofres.



Y he pensado que si acaso el matrimonio tuviera un botón de “Resetear” ¿en qué momento lo usaría? ¿Lo usarías? ¿Cuándo? He creído tanto en la restauración y la renovación del matrimonio, es como “resetearlo” si se permite el término. Y hablando con mi esposo, llegamos a la conclusión de que hay tres cosas en las que nos gustaría resetearlo.



1.     Resetear cuando hablamos de más y no guardamos nuestro corazón.

Es tan fácil ofender cuando estamos enojados, nos sentimos frustrados o molestos por algo y comenzamos a hablar antes de que el cerebro funcione ¿cierto? y después de decir cosas que no teníamos que haber dicho, ¡oh! Queda un sentir de dolor que nos gustaría resetear y no volver a tocar el tema sin antes haber orado, sin antes habernos dicho cuánto nos amamos, y que todo cuanto hablaremos será para bendición y edificación como matrimonio.


Ninguna palabra corrompida salga de vuestra boca, 
sino la que sea buena para la necesaria edificación, 
a fin de dar gracia a los oyentes.

Efesios 4:29



2.    Resetear la falta de comunicación entre los dos.

¿También te pasa lo contrario al punto anterior? A mí también, hay cosas en las que hablamos de más y otras en las que nos hace falta comunicación; sabes que hace tiempo hablaba con mi esposo acerca de que, con tantas ocupaciones de los dos, no platicamos lo suficiente de ambos, hablamos acerca de los niños, de las escuelas, de la comida, gastos, trabajo, oraciones, etc. pero de nosotros dos ¡es muy poco! Así que necesitamos resetear eso y recomenzar. Hablar de ambos y de nuestro amor ¡todos los días! Sin enojarnos, sin apresurarnos, sino escuchándonos, amándonos y conociéndonos más día a día.



3.    Resetear por completo el matrimonio.

¡Si! La verdad hablando con mi esposo llegábamos a esa conclusión, ¿cómo resetear nuestro matrimonio para volver a comenzar? Casi 11 años juntos y nos hemos dado cuenta, como con el paso del tiempo nuestro matrimonio ha cambiado, ha madurado en muchos aspectos y en otros se quedó sin germinar alguna semilla, por no haberla regado y cuidado en su momento. Resetear el matrimonio para nunca perder la capacidad de asombro con las pequeñas cosas que con el paso del tiempo se fueron perdiendo, resetear el matrimonio para que el enamoramiento sea perpetuo, que no se fuera aminorando con las diversas pruebas y con la rutina, así como con el cambio de vida al llegar los hijos. ¿Te pasa también? Y también nos gustaría resetear el matrimonio para en su momento, no permitir a terceras personas involucrarse demasiado y evitar lo que nos dañaron.



Pero, eso es imposible… no podemos resetear nada, sin embargo Dios es bueno, nos permite mirar atrás para darnos cuenta que hemos aprendido de todo ello, nos ha hecho madurar y sobre todo, nos ha hecho buscar más de Él. Dios es bueno mujer, no podemos cambiar, ni resetear nada para olvidar, sino que nos da cada mañana una nueva oportunidad para mejorar todo lo que en el pasado nos dañó y ser mejores cada día.



Por la misericordia de Jehová no hemos sido consumidos,
Porque nunca decayeron sus misericordias.
Nuevas son cada mañana; grande es tu fidelidad.
Mi porción es Jehová, dijo mi alma; por tanto, en él esperaré.

Lamentaciones 3:22-24



Quisiera resetear los momentos donde el orgullo me venció, donde el enojo fue mayor que el amor, resetear las noches que preferí dormir que acompañar a mi esposo, resetear los momentos que no pedí perdón y bueno, tantos errores que cometí como esposa. Gracias a Dios porque él contesta nuestras oraciones de manera extraordinaria y ni siquiera imaginamos de qué forma tan grande lo hará.



Así que en oración mujer, pidamos que todo eso que quisiéramos resetear, Él lo transforme en bendición de ahora en adelante, de acuerdo al propósito que tiene en nuestro matrimonio y actuemos en oración, no cesemos de orar por nuestro esposo, por nosotras, y por nuestro matrimonio, para que el reino de Dios sea establecido en nuestro corazón.


Y a Aquel que es poderoso para hacer todas las cosas 
mucho más abundantemente de lo que pedimos o entendemos,
Según el poder que actúa en nosotros.

Efesios 3:20



Renovada en Su Gracia



Karla

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Licencia Creative Commons
Este blog y todo su contenido gráfico y escrito está protegido por derechos de autor bajo Licencia Creative Commons Atribución-NoComercial-CompartirIgual 4.0 Internacional.
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
Blogging tips