martes, 29 de septiembre de 2015

Amada por Dios




A veces esperamos sentir a Dios de manera estruendosa, de manera que todos puedan ver que está presente, buscamos manifestaciones de sus milagros de manera visible a otros y no siempre es así.


Él le dijo: Sal fuera, y ponte en el monte delante de Jehová. Y he aquí Jehová que pasaba, y un grande y poderoso viento que rompía los montes, y quebraba las peñas delante de Jehová; pero Jehová no estaba en el viento. Y tras el viento un terremoto; pero Jehová no estaba en el terremoto. Y tras el terremoto un fuego; pero Jehová no estaba en el fuego. Y tras el fuego un silbo apacible y delicado.  Y cuando lo oyó Elías, cubrió su rostro con su manto, y salió, y se puso a la puerta de la cueva. Y he aquí vino a él una voz, diciendo: ¿Qué haces aquí, Elías?

1 Reyes 19:11-13



Otras veces creemos que Él nos ha olvidado…

No es así.

Somos sus hijas.

Dios nos escucha, Dios nos recuerda, Dios nos ve.

¿Cómo olvidar a alguien con quien se tomó el tiempo para esculpir y delinear y darle una identidad única?

Dios es tan  hermoso que día a día nos recuerda que Él está ahí, en nuestro corazón, rodeándonos con su amor y misericordia, que Él está en todo lo que creó.


Porque las cosas invisibles de él, su eterno poder y deidad, se hacen claramente visibles desde la creación del mundo, 
siendo entendidas por medio de las cosas hechas, de modo que no tienen excusa.


Romanos 1:20



Mira el espejo y contempla lo maravilloso que Dios creó en ti.

Mira a tus hijos y verás el amor derramado en ellos.

Mira las aves, elevan su canto en alabanza a su creador.

Cada día es una extensión de su amor por nosotros.

Dios está en todo lo que vemos, desde la creación del mundo…

Mira la luna y las estrellas y Él está ahí.

Mira los grandes animales de la creación y Dios está ahí.

Los microorganismos y en lo más pequeño de la creación, Dios está ahí.

En las flores, árboles y cada cosa creada Dios está ahí.

En ti… Dios está en ti.



Porque tú formaste mis entrañas;
Tú me hiciste en el vientre de mi madre. Mi embrión vieron tus ojos,

Y en tu libro estaban escritas todas aquellas cosas
Que fueron luego formadas,
Sin faltar una de ellas.

Salmo 139:13,16


Podríamos pensar que Dios no se tomaría el tiempo para estar con nosotras pero, no es así. Él está en todo lo que vemos, nos rodea, nos inunda, nos llena.


¿No te dan ganas de alabarle? Su amor se hace visible en las cosas que ha creado. La próxima vez que cruce por tu mente que Él está lejos de ti, sal, mira el cielo, la luna y las estrellas, ve a los ojos a tus hijos, siente el amor de Dios en cada cosa que Él ha creado y siéntete amada por Él.



Sumérgete en Él, dedícate a Él, ámale a Él…




En Su Gracia


Karla





domingo, 27 de septiembre de 2015

Preparando Guerreros {+Materiales imprimibles}




Exhorto ante todo, a que se hagan rogativas, oraciones, peticiones y acciones de gracias, por todos los hombres
1 Timoteo 2:1


¿Te acuerdas como era la vida cuando tenías 5 años? ¿Qué tal la seguridad?  ¿la tecnología? ¿El pecado era más oculto? ¿qué tal hoy?


y por haberse multiplicado la maldad, el amor de muchos se enfriará.
Mateo 24:12


Cuando era soltera, todo aquello de la maldad del mundo y las consecuencias del pecado no eran tan importantes para mi, y eso se debía a que no tenía conocimiento de Jesucristo y tampoco temor de Dios.


Esa visión del mundo cambió por completo el día que supe que esperaba mi primer hijo; de pronto un frío me corrió por la espalda al pensar en los peligros a los que podría estar expuesto mi primogénito y temí, temí durante mucho tiempo al grado de encerrarme en casa día y noche.


Fue hasta tiempo después, leyendo la Palabra de Dios y orando que, nuestro Señor trajo su paz a mi vida, me mostró que debo confiar en Él, entregarle mis hijos a Él para protección y todo aquello que pudiera robar mi paz.




Todas sabemos que debemos orar por nuestros hijos, sin embargo no somos constantes en ello, o por lo menos a mi me ha costado llevarlo a cabo.  Ha habido días en los que me he dedicado a orar por ellos de manera diligente y otros en los que, a decir verdad oro de manera raquítica y con frases meramente mecánicas: “Padre, guárdales” “Bendice su día” “cuídalos”.


¿Por qué pasa eso? En mi caso es porque he permitido que otras cosas, personas y proyectos ocupen mi mente a la hora de orar. Así que, es tiempo de levantarme en oración por ellos, tomar un tiempo específico por ellos, arrodillarme ante Dios y orar. He experimentado la bendición de ayunar en diferentes momentos de mi vida así que, en este tiempo creo que es bueno incluirlo.


¿Te animas a orar junto a mi desde el 1 de Octubre y durante 50 días?


El tipo de ayuno que hagas es tu decisión. El tiempo que lo hagas también es decisión tuya, puede ser un día a la semana, una semana entera, 20 días o hasta 40, solo recuerda que el fin es concentrarnos más en Dios. Puedes hacer un ayuno completo donde solo ingieres líquidos o puede hacer el ayuno como el de Daniel. (Que es el que haré yo), en este te abstienes de harinas y carnes, (sólo comes legumbres y frutas) y el único líquido que él tomó fue agua.


Sin embargo hay diferentes tipos de ayuno pues, el motivo principal  es concentrarte de lleno en Dios, es por ejemplo, darle el tiempo que por lo regular ocupan algunas otras actividades en nuestro día a día, cederle a Él más de nosotros y enfocarnos solo en Dios y en lo que tiene para decirnos. Usa la sabiduría y ora para que puedas ser guiada. Las que comienzan por primera vez, pueden hacerlo poco a poco.



Es tiempo de levantarnos en oración por nuestros hijos, ellos algún día serán quienes hablen de Dios a las siguientes generaciones; necesitamos guiarles, instruirles en la Palabra de Dios y sin duda nuestra oración ayudará a que ellos cumplan su propósito.


¿Cómo lo sé? Porque la oración es poderosa, nos conecta con Dios y nadie orará por tus hijos más que tú, tú conoces sus debilidades, sus fortalezas y tu oración por ellos podrá ayudarte a crecer y madurar con Dios.


Por este niño oraba, y Jehová me dio lo que le pedí.
 Yo, pues, lo dedico también a Jehová; todos los días que viva,
será de Jehová. Y adoró allí a Jehová.

1 Samuel 1:27-28


“…el amor de muchos se enfriará” oremos por nuestros niños y jóvenes porque, el que persevere hasta el final, este será salvo. (Mateo 24:12-13)




Renovada en Su Gracia



Karla


No olvides que a partir del jueves 1 de octubre, a las 7:00 a.m. (hora del centro de México) estaré compartiendo en la página de Facebook  una foto con la oración diaria, espero leer tus comentarios y oraciones. 

Aquí te dejo el plan de lectura con los temas que estaremos orando, puedes descargarlo e imprimirlo. También dale clic a la imagen para que puedas descargar sin costo la guía devocional para esta jornada de oración. ¡Que nuestro Señor Jesucristo nos guíe y bendiga en este tiempo!













lunes, 21 de septiembre de 2015

10 formas de amar al prójimo





Es tan sencillo amar a las personas cuando te muestran su amor.
¿Realmente amamos a la persona que está a nuestro lado? ¿En nuestro entorno?

Para amar a nuestro prójimo de la manera que Dios nos pide, es necesario amar a Dios por sobre todas las cosas, necesitamos experimentar el amor de Dios en nuestra vida, sabernos y sentirnos amados por Dios.



10 F O R M A S   D E   A M A R   A L   P R Ó J I M O.



1. NO HABLAR CONTRA ÉL.


Si demuestro el amor a mi prójimo no debes hablar falso testimonio, ni hablar contra él, no indirectas en el facebook mujer, de verdad es tan común ahora. Quedas mal tú, das mal testimonio tú porque estás exponiendo lo que hay en tu corazón.


Si ellos son quienes hablan mal de ti y te atacan, guarda silencio no menciones nada, no te defiendas, no caigas en lo mismo de ellos, sólo ámalos y bendícelos.



No andarás chismeando entre tu pueblo.
No atentarás contra la vida de tu prójimo. Yo Jehová.
Levítico 19:16




2. NO CODICIES SUS BIENES.


Es tan fácil codiciar las cosas de alguien más, sobre todo cuando es lo que estábamos esperando nosotras, por lo que hemos orado tanto tiempo y dejamos que crezca en nosotras un sentimiento no bueno ¿cierto?


Amemos mujer a nuestro prójimo, alegrémonos cuando les vaya bien, cuando les vaya mucho mejor que a nosotras, y bendice a Dios porque está siendo bendecido alguien más.


 No codiciarás la casa de tu prójimo, no codiciarás la mujer de tu prójimo,
ni su siervo, ni su criada, ni su buey, ni su asno,
ni cosa alguna de tu prójimo.
Éxodo 20:17



3. DEVUELVE LO QUE TE HAN PRESTADO


¿Sabes? Es un área en el que muchos debemos trabajar, devolver lo que nos han prestado; no sólo en cuestión de dinero sino todo. Libros, trastes de cocina, ropa, todo. Necesitamos regresar lo que nos han prestado, si se te ha complicado pagar o devolver algo, habla con la persona quien confió en ti y hazle saber lo que estás pasando, no te ocultes, habla y exponle tu causa.


Si tomares en prenda el vestido de tu prójimo,
a la puesta del sol se lo devolverás.
Éxodo 22:26



4. NO LE ROBES.


En especie, ni en tiempo mujer.

En México hay un dicho que dice: “Llegando tarde como buen Mexicano” que triste sinceramente, que eso sea ya una costumbre o algo cultural. El llegar tarde a algún lugar es como “robar el tiempo de alguien” necesitamos dar la importancia a cada cosa y ser diligentes.


De igual forma no robarle a nadie, no peses mal lo que vendas, no le saques ganancias deshonestas, no te guardes lo que te sobró del gasto de tu marido, si te dan cambio de más regrésalo, si te mandan útiles escolares que no son de tu hijo, regrésalos, si te encuentras un celular llama a algún contacto y hazles saber que lo encontraste, ponte en el lugar del otro.


No oprimirás a tu prójimo, ni le robarás.
No retendrás el salario del jornalero en tu casa hasta la mañana.
Levítico 19:13




5. NO DESCUBRAS SUS SECRETOS.


Debemos saber discernir en quien podemos confiar al hablar nuestras cosas, en ocasiones confiamos demasiado en alguien que, cuando se enoja con nosotras habla todo lo que no debía hablar. Lo hemos hecho también alguna vez, y es muy común el contar los secretos de alguien más argumentando que necesita oración.


Si una persona se nos acerca en confianza a solicitarnos oración por tal cosa, oremos por ella, no contemos sus secretos. Si crees que es necesario que alguien más te apoye en oración pregúntale antes a ella si puedes comentarlo, si te dice que si, no es necesario contar detalles, guarda su secreto.


Defiende tu caso ante tu compañero,
y no reveles a nadie el secreto.
Proverbios 25:9



6. CONSUÉLALO EN TODO MOMENTO.

Si tu prójimo está pasando por un mal momento, si está en pruebas, si su vida no es color de rosa por el momento, si se ha olvidado de Dios, no lo ataques, no ataques su causa. Si ves que está mal en algo habla con él en amor, ora por él, ayúdale a encontrarse con Dios; no lo ataques, no contribuyas a que él pudiera blasfemar o maldecir.


Lo mismo pasa contigo, cuando alguien te ataque de manera tal que pudieras pecar con tus palabras o con acciones, decide escuchar a Dios, cierra tus oídos a esas palabras o insultos y llénate de la Palabra de Dios para que transforme tu alma.


Al amigo que sufre se le consuela,
aunque se haya olvidado del Todopoderoso.
Job 6:14



7. ORA POR ÉL.

Orar por los que nos aman es un deleite. ¿pasa lo mismo con los que nos atacan? Debería ser igual, nuestro llamado es amar y orar por nuestro prójimo. Necesitamos orar por quienes nos persiguen como si orásemos por quienes nos aman.
Una manera de amar a mi prójimo es orando por él.


Pero yo les digo: Amen a sus enemigos, bendigan a los que los maldicen,
hagan bien a los que los odian, y oren por quienes los persiguen.

Mateo 5:44



8. NO LO ENGAÑES


Pensando que el prójimo es tu esposo, no le mientas, no juegues con sus sentimientos, no busques sacar provecho de alguna situación. No le ocultes las cosas para tu beneficio, no le pongas trampas para hacerlo caer. Confía en él y habla de frente. Con alguien más, no le hables de manera amable y después que se dé la vuelta le traiciones.


Habla mentira cada uno con su prójimo;
Hablan con labios lisonjeros, y con doblez de corazón.
Salmos 12:2



9. GUÍALO

Este es un tema para padres de familia principalmente. Tu prójimo en casa, tus hijos. Necesitamos guiarlos en el camino de la vida, guiarlos en el camino de Dios. Si nosotros no les mostramos la verdad en la Palabra de Dios, y les guiamos en ella para que amen a Dios y sus enseñanzas; el mundo se encargará de enseñarles a no amarla y a no amar a Dios.


Un trabajo delegado por Dios al varón, guía a tus hijos. Mujer si eres mamá soltera, viuda, es un trabajo en el que Dios te respaldará y ayudará a ser la mejor guía para tus hijos.


El justo sirve de guía a su prójimo;
Mas el camino de los impíos les hace errar.
Proverbios 12:26



10. NO LO MENOSPRECIES.

Es una persona por quien Cristo también murió. ¿por qué menospreciarle? 


Amarás a tu prójimo como a ti mismo.
Mateo 22:39



Jesús dijo:
Un mandamiento nuevo les doy: Que se amen unos a otros.
Así como yo los he amado, ámense también ustedes unos a otros.
En esto conocerán todos que ustedes son mis discípulos, si se aman unos a otros.»

Juan 13:34-35



Como Él nos ha amado, si hemos experimentado ese amor entonces, extendámoslo a nuestro prójimo. Si nuestra mirada está en Dios de amor, entonces dejaremos de ver los errores de los demás, dejaremos de ver las cosas que nos incomodan de ellos, o las que nos han lastimado y comenzaremos a verlos a través de la mirada cargada de amor con que nos ha visto nuestro Dios.



Amar al prójimo es una decisión diaria. De ahora en adelante decido que Dios entre y obre en mi para poder amar a mi prójimo. Mi esposo, mis hijos, mis vecinos, mi familia, mi familia política, mi entorno.



En Su Gracia

K A R L A







  


jueves, 17 de septiembre de 2015

Esposos imperfectos {3 áreas para relacionarnos}




No existen príncipes azules… No existe un príncipe perfecto que siempre esté de buen humor, que no se enoje porque no tiene una camisa planchada, en ninguna película de Disney vi que el príncipe llegara de trabajar sin ánimos de platicar y fastidiado del tráfico nocturno.


Tampoco existen las princesas de cuento… digo, porque en ninguna película las vi enfadadas porque el esposo no levanto la tapa del w.c., en ninguna las vi deprimidas y de pronto exaltadas por estar en su periodo menstrual.


Creo que después de 11 años de matrimonio me di cuenta que todo lo que veía en las películas de Disney era ficción. Jejeje y ¿sabes algo? ¡Lo celebro! Qué aburrida sería la vida marital si todo fuera perfección, si fuésemos tan parecidos uno del otro y que no hubiera matices en la relación.


Estoy en un taller de “Emociones vs Reacciones” en la Iglesia Bíblica Torre Fuerte con mi amiga Eva Hernández, quien ha escrito anteriormente para nosotras y aprendí que, hay 3 áreas en las que definitivamente necesitamos estar bien como persona y también en el matrimonio para relacionarnos de manera adecuada.


1.      Cognitivo
2.      Emocional
3.      Sensorial



Cognitivo… Tiene que ver con el conocimiento.

Y en este punto enfocándonos al matrimonio, creo que es necesario que exista una comunicación efectiva entre ambos, necesitamos conocernos a nosotras mismas primeramente y después buscar conocer a nuestra pareja; buscar momentos en los cuales podamos conversar y sobre todo, buscar la interacción con él.

Necesitamos conocernos mujer, conocer qué es lo que pasa conmigo cuando no me siento escuchada, qué pasa conmigo cuando todo sale del orden que estoy acostumbrada… y aprender a conocer nuestras reacciones para evitar malos ratos y por supuesto conocer nuestras reacciones benéficas también. Ejercer el dominio propio que nos es dado por medio del dulce Espíritu Santo.


Porque no nos ha dado Dios espíritu de cobardía,
sino de poder, de amor y de dominio propio.

2 Timoteo 1:7



Probablemente llegue cansado del trabajo y sin ánimos de hablar, que pasa muy a menudo, ellos ya hablaron todo lo que tenían que hablar durante el día y a veces tú apenas llevas la mitad y quieres hablar con él y él, no está tan disponible. ¿Qué hacer? ¿Qué te parece si le das un masajito mientras hablas con él de tus cosas? ¿Un rico café? ¿Y si le lavas sus pies mientras platicas que fue en tu día?  Si conocemos nuestras reacciones, nos será más fácil reaccionar de manera positiva y será de bendición. Imagina a tu esposo que está acostumbrado a escuchar un reproche tuyo cuando no te escucha, y de repente en lugar de eso te ve preparándole un café, ¿no crees que será algo hermoso con que comenzar una conversación?



Emotiva… Tiene que ver con las emociones.

La vida no es color de rosa (todo el tiempo), pero tampoco es color gris (todo el tiempo). Tenemos una vida hermosa por vivir, con altos y bajos, con alegrías, con tristezas, con enojos, con euforia, con ira, con depresión, con frustración… eso es inevitable, y tiene mucho que ver el tiempo, el pasado, presente y futuro.


Así que sabiendo eso ¿para qué preocuparse del pasado? Si seguimos arrastrando las cosas de ayer, no disfrutaremos el hoy y por consiguiente no estaremos formando un buen futuro.


Lo mismo pasa en nuestro matrimonio, si la parte emotiva está enfocada al pasado ¿dónde estamos viviendo? ¿Estamos disfrutando el día de hoy? ¿Cómo estará nuestro matrimonio mañana? Debemos aprender a canalizar nuestras emociones, si sabemos que la mujer es más emocional que el varón aprovechemos esa parte y seamos emotivas con ellos.


Tal vez en un inicio ellos no estén acostumbrados pero, con el paso del tiempo se hará un hábito y ellos aprenderán a mostrar sus sentimientos, su emotividad. No esperemos demasiado en poco tiempo porque, nos vamos a frustrar. Un día a la vez. Pero seamos emotivas con ellos; un detalle, una caricia, un mimo, una palabra linda dicha a tiempo es un placer para ellos.



Como manzanas de oro en engastes de plata es la palabra dicha a su tiempo.

Proverbios 25:11 LBLA



Y aquí enfatizaré que debemos dejar el pasado atrás, toda herida, todo enojo y aún toda felicidad, debe quedarse en el momento vivido. No arrastremos nada del ayer, vivamos el hoy que para todo hay tiempo, para cada día hay un afán, un amor, misericordias y todo es nuevo cada día.



Todo tiene su tiempo, y todo lo que se quiere
debajo del cielo tiene su hora.

Eclesiastés 3:1



Sensorial… Tiene que ver con la capacidad de sentir.

Mi área favorita… Dios nos ha dado sentidos: tacto, gusto, oído, olfato, vista… ¿Por qué no usarlos para el bien todo el tiempo? Nuestro esposo es quien más se  “goza” con ellos.
Toquemos su cuerpo, saboreemos sus besos, escuchemos aún sus palabras indecibles, apreciemos su aroma, busquemos su mirada.


Necesitamos estar “conectadas” con ellos en esta área, somos uno, nos  pertenecemos uno a otro, somos la única mujer con la que desnuda su alma y nosotros con ellos. ¿Cómo negarnos el uno al otro?
Aquí entra de lleno la supremacía del amor…



El amor es paciente y bondadoso; no es envidioso ni jactancioso,
no se envanece; no hace nada impropio; no es egoísta ni se irrita;
no es rencoroso;  no se alegra de la injusticia,
sino que se une a la alegría de la verdad. 
Todo lo sufre, todo lo cree, todo lo espera, todo lo soporta.

1 Corintios 13:4-7 RVC


¿Te das cuenta? Si fallamos en una de esas áreas como mujeres, las otras dos se verán  afectadas. Lo mismo sucede en el matrimonio, necesitamos las 3 áreas funcionando uniformemente y todo fluirá en armonía.


¿En qué área necesitas ayuda? ¿Cómo puedes mejorar en cada área? ¿En qué áreas estás completa? ¿Cómo ayudar a nuestro esposo cuando alguna de sus áreas no está correcta?



No desmayes, no dejes de orar, ama a Dios.



Renovada en Su Gracia


Karla



No olvides que puedes adquirir tu copia del libro “Soy Mujer de Valor”  para una cuarentena de oración exclusiva para damas.


¡únete a la comunidad instagram!

Licencia Creative Commons
Este blog y todo su contenido gráfico y escrito está protegido por derechos de autor bajo Licencia Creative Commons Atribución-NoComercial-CompartirIgual 4.0 Internacional.
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

¡Suscríbete a mi canal!

Blogging tips