domingo, 13 de septiembre de 2015

6 Pasos para Memorizar Versículos



Constantemente agradezco a Dios, por la libertad que tenemos en México para comprar y leer una Biblia.

En algunos países está prohibido, cristianos se esconden a leer la Palabra y realmente tener una entre sus manos es un privilegio y han aprendido a atesorarla por lo que es.


Me he preguntado más de una vez ¿qué pasaría si algún día esa libertad que tenemos nos fuese quitada? ¿Habré leído lo suficiente como para memorizarla y vivirla?



El autor del Salmo 119 decía:


En mi corazón he atesorado tus palabras,
para no pecar contra ti.
 ¡Bendito seas, Señor!
¡Permíteme aprender tus estatutos!
 Con mis labios siempre proclamo
todas las sentencias que has dictado.
Salmo 119:11-13



En mi corazón he atesorado tus palabras… ¡guau!



Creo tanto en el hecho de que  nuestra mejor arma es la Palabra de Dios, en ella encontramos tanta sabiduría y las respuestas a nuestras interrogantes que, el  leerla y memorizarla es de gran ayuda en nuestro día a día.


Al leerla conocemos el carácter de Dios, sus planes para nosotras, su amor, sus promesas, etc.


Si memorizamos versículos o libros de la Biblia, podemos entender más la Palabra, estaremos llenándonos de su sabiduría, se nos hará más sencillo hablarles a otros de Dios, podemos usarlas cuando más necesitemos de ellas.



Necesitamos leer la Biblia y memorizarla también, una palabra a tiempo siempre es una bendición.


Por ejemplo; ¿Qué palabra le dirías a alguien que te comparte que está enfermo?, ¿Qué le dirías a alguien que está en depresión? ¿A un suicida? ¿Qué palabra les dices a tus hijos cuando no pueden dormir? ¿Qué palabra tienes tú como promesa diaria?


Comencemos a memorizar la Palabra.


¿Qué haremos?


1.      Selecciona un versículo a la semana.

2.      Léelo en voz alta, repítelo varias veces.

3.      Escríbelo, vuelve a escribirlo sin verlo de la Biblia. Escríbelo una vez más.

4.      Mantén ese versículo presente en tu día a día. Yo pego papelitos en los lugares donde puedo leerlos, el refri, mi Biblia, mi cuaderno, en el auto, en el espejo y lo leo una y otra vez

5.      Repite durante el día el mismo versículo.

6.      (Funciona si cambiamos el “vosotros” por “ustedes” o si personalizamos el versículo también)



Ejemplo: “Porque de tal manera amó Dios a Karla, que ha dado a su hijo unigénito para que Karla que en Él cree, no se pierda, más Karla tenga vida eterna” Juan 3:16


Tal vez las primeras veces fallemos y necesitemos leerlo nuevamente, con la práctica mejoraremos.


Podemos comenzar con versículos importantes  para nuestro día, pero te animo a buscar más, a leer y escudriñar más en la Biblia; verás que con el tiempo querrás saber más y más.


Piensa en que tal vez, mas adelante podemos memorizar un capítulo completo, ¿qué tal un libro? El capítulo 8 de Romanos, el libro de Santiago… podríamos intentarlo ¿no crees?


Oremos para que nuestra memoria esté lúcida, oremos para que memorizar la Palabra de Dios nos sea sencillo y que podamos hablar todo el tiempo su Palabra.



¿Tienes algún método para memorizar la Palabra de Dios? ¿Cuántos versículos te sabes de memoria sin leer la Biblia? ¿En qué momentos lo utilizas?  ¡Compártelo con nosotras! Aquí o en la página de Facebook “Soy Mujer de Valor”



Renovada en Su Gracia

Karla

1 comentario:

  1. Muchas gracias por lo que has compartido, es muy importante aprenderse la biblia...y es un gran reto aprenderse todo un libro completo..gracias

    ResponderEliminar

Licencia Creative Commons
Este blog y todo su contenido gráfico y escrito está protegido por derechos de autor bajo Licencia Creative Commons Atribución-NoComercial-CompartirIgual 4.0 Internacional.
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
Blogging tips