martes, 29 de septiembre de 2015

Amada por Dios




A veces esperamos sentir a Dios de manera estruendosa, de manera que todos puedan ver que está presente, buscamos manifestaciones de sus milagros de manera visible a otros y no siempre es así.


Él le dijo: Sal fuera, y ponte en el monte delante de Jehová. Y he aquí Jehová que pasaba, y un grande y poderoso viento que rompía los montes, y quebraba las peñas delante de Jehová; pero Jehová no estaba en el viento. Y tras el viento un terremoto; pero Jehová no estaba en el terremoto. Y tras el terremoto un fuego; pero Jehová no estaba en el fuego. Y tras el fuego un silbo apacible y delicado.  Y cuando lo oyó Elías, cubrió su rostro con su manto, y salió, y se puso a la puerta de la cueva. Y he aquí vino a él una voz, diciendo: ¿Qué haces aquí, Elías?

1 Reyes 19:11-13



Otras veces creemos que Él nos ha olvidado…

No es así.

Somos sus hijas.

Dios nos escucha, Dios nos recuerda, Dios nos ve.

¿Cómo olvidar a alguien con quien se tomó el tiempo para esculpir y delinear y darle una identidad única?

Dios es tan  hermoso que día a día nos recuerda que Él está ahí, en nuestro corazón, rodeándonos con su amor y misericordia, que Él está en todo lo que creó.


Porque las cosas invisibles de él, su eterno poder y deidad, se hacen claramente visibles desde la creación del mundo, 
siendo entendidas por medio de las cosas hechas, de modo que no tienen excusa.


Romanos 1:20



Mira el espejo y contempla lo maravilloso que Dios creó en ti.

Mira a tus hijos y verás el amor derramado en ellos.

Mira las aves, elevan su canto en alabanza a su creador.

Cada día es una extensión de su amor por nosotros.

Dios está en todo lo que vemos, desde la creación del mundo…

Mira la luna y las estrellas y Él está ahí.

Mira los grandes animales de la creación y Dios está ahí.

Los microorganismos y en lo más pequeño de la creación, Dios está ahí.

En las flores, árboles y cada cosa creada Dios está ahí.

En ti… Dios está en ti.



Porque tú formaste mis entrañas;
Tú me hiciste en el vientre de mi madre. Mi embrión vieron tus ojos,

Y en tu libro estaban escritas todas aquellas cosas
Que fueron luego formadas,
Sin faltar una de ellas.

Salmo 139:13,16


Podríamos pensar que Dios no se tomaría el tiempo para estar con nosotras pero, no es así. Él está en todo lo que vemos, nos rodea, nos inunda, nos llena.


¿No te dan ganas de alabarle? Su amor se hace visible en las cosas que ha creado. La próxima vez que cruce por tu mente que Él está lejos de ti, sal, mira el cielo, la luna y las estrellas, ve a los ojos a tus hijos, siente el amor de Dios en cada cosa que Él ha creado y siéntete amada por Él.



Sumérgete en Él, dedícate a Él, ámale a Él…




En Su Gracia


Karla





No hay comentarios:

Publicar un comentario

Licencia Creative Commons
Este blog y todo su contenido gráfico y escrito está protegido por derechos de autor bajo Licencia Creative Commons Atribución-NoComercial-CompartirIgual 4.0 Internacional.
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
Blogging tips