martes, 15 de septiembre de 2015

¡Nadie controla el futuro! {Proverbios 27}




Como mujeres tendemos a querer controlar y estar en todas partes a la misma vez, sin percatarnos de que el lugar principal lo descuidamos.  Demos un vistazo a nuestro alrededor y con corazón sincero ante nuestro Creador meditemos lo que él ha puesto en nuestras manos.  Muchas pensarán en el trabajo, estudios, liderazgo en la iglesia a la que asisto, etc. 


Ahora te invito a que eches un vistazo un poquito más cerca de ti.  Pensarás en general, bueno, mi casa, o tal vez el lugar favorito donde me gusta ir con regularidad.  Hecha de nuevo otro vistazo, y mira si tu círculo es un poquito más chico. 


Tu papel como madre, servidora de tu hogar, ayuda idónea y la base solida de tu hogar.  Hemos sido categorizadas como el vaso frágil y en otra manera de decirlo el sexo débil.  Pero, ¿acaso tú te has preguntado si en verdad eres tan débil como se dice?  Pues en TI MUJER, está el legado más importante que cualquier humano puede llegar a tener y es el SER MADRE. 


Como madre, está en ti poner una base solida en tu hogar.  Y tal vez te preguntes pero, ¿qué eso no es algo que le pertenece al varón? Y con certeza te diré Si, así es, el varón es la cabeza y sacerdote de nuestro hogar;  pero tú mujer, ¡tienes un papel fundamental en tu hogar también!  Vamos a pensar un poco más.  ¿Qué podría hacer? o mas bien ¿a dónde podría ir la cabeza sin un cuerpo?   ¡A ningún lado! pues nuestro Creador puso al Varón como nuestra cabeza pero mujer, mi bella dama, a TI TE PUSO COMO SU CUERPO.  Y sin el cuerpo la cabeza no se podrá dirigir hacia ningún lado. 


¿Cuál es el orden correcto?  Bueno, muy sencillamente te lo explicaré; El Señor es nuestro Creador es la Cabeza de todos nosotros, pero debajo de Él quien señorea, es nuestro esposo y luego tú.  Ahora te preguntaras, ¿a qué viene todo esto?  Muy sencillo…



Mantente al tanto del estado de tus rebaños
y entrégate de lleno al cuidado de tus ganados…
Proverbios 27:23



¿Cuál es tu rebaño?  Es aquel que nuestro Creador a puesto en nuestras manos.  El Señor ha puesto en nuestras manos el Tesoro más grande que una mujer puede llegar a tener, el hermoso don de ser madre y de criar a nuestros hijos


Ahora dirás, ¡pero ese es el trabajo también del varón! Y así es, pero por lo regular quien pasa más tiempo con los hijos somos nosotras. Aún cuando muchas mujeres hoy en día tienen la necesidad de trabajar para ayudar en el sostén de nuestro hogar.


Por lo regular ¿con quién se comunica la maestra de tus hijos,  cuando hay algún problema o duda?  ¿Quién revisa las tareas o se hace tiempo para ir a firmar boletas a la escuela?  Muchas dirán: bueno, compartimos algunas de estas actividades con mi esposo; pero medita bien, cuando se enferman ¿a quién acuden ellos principalmente?  ¿Qué pasa cuando hay algún problema con alguien?  Bueno pues ellos corren a ti, mi bella dama.  Tú vienes siendo el Super héroe quien llega al rescate. 


Pero ahora, meditemos en esto:



porque las riquezas no duran para siempre,
y tal vez la corona no pase a la próxima generación.

Proverbios 27:24



Hoy te invito a que recuerdes que todo será pasajero, pero lo importante es pensar y meditar ¿qué es lo que el día de hoy estoy dejando para mis próximas generaciones?  Lo material y todo lo que nos rodea nos puede ser quitado. Tu carro del año, la casa se podrá caer con un temblor y listo se esfumó.  La vajilla carísima que compraste, con un pequeño accidente ¡un plato se quebró! ¿¡Y ahora que!?


Todo lo que te rodea, te puede ser quitado en un instante.  Lo único que nunca será arrebatado de ti y que es algo fundamental, es el legado que tú como mujer dejarás ante tus hijos.  Ahora pregúntate ¿Qué es lo que yo les dejaré al momento de partir? 


Te pido que medites y busques en lo más profundo de tu corazón con sinceridad. ¿En verdad estoy dejando un importante legado a mis hijos?  ¿En verdad estoy dedicando este tiempo con sabiduría?  Para guiarlos, para cuando ellos crezcan no se aparen de sus caminos, para que ellos tengan un temor reverente a su Creador.



Instruye al niño en su camino,
Y aun cuando fuere viejo no se apartará de él.

Proverbios 22:6



Piensa mi amada, ¿cuántas veces llegas cansada o por las circunstancias del diario vivir, no escuchamos a nuestros hijos por trabajo o cansancio?  ¿Cuántas veces sacrificamos su niñez porque tengan el último video juego que salió?  O lo peor aún, ¿cuántas veces he llegado cansada y le he dicho a mi adolescente “ahorita no, tuve un día super agotador”? 


Cada una de estas etapas son super fundamentales para que ellos puedan formar su carácter e identidad.  Mi Hermosa dama, yo al igual que tú estoy en muchas de estas situaciones, al igual que tú el cansancio o estrés de la vida, me ha llevado a ser una madre pasiva y no activa para el desarrollo y dirección espiritual de mis hijos; pero hoy te quiero invitar a que empecemos un legado firme y con rectitud para nuestros hijos y futuras generaciones. 


¡Recuerda que este tiempo pasará! más lo que tú decidas sembrar en el corazón y mente de tus hijos será  de generación en generación. 


Ahora tú mi hermosa dama que aún no has tenido la dicha de ser madre, hoy te invito a que con la ayuda del poder del Espíritu Santo, te levantes por tus sobrinos.  Hoy es el tiempo de que también tú te levantes.  Pregúntate ¿Estoy preparada para ese hijo que el Señor pondrá en mis manos?  Levántate y pon en las manos de tu Creador tu descendencia. Al igual que las que hoy son madres nos levantaremos y con un mismo espíritu miremos qué es lo que aportaremos para que nuestras generaciones sean vivificadas, santificadas y perpetuas.



Tomando como ejemplo la vida del pastor, estos proverbios destacan el valor de sentirnos satisfechos con llevar una vida sencilla, fruto del trabajo diligente. Y, en particular, graban en nosotros la importancia de confiar en Dios.
Proverbios 27:23-27



Hoy te digo mujer:  levántate en oración y sé valiente.



Padre mío lléname de tu sabiduría, guianza y conocimientos para saber guiar lo que Tú has puesto en mis manos, guíame día con día para saber cómo criar y bendecir a mis hijos.  Padre al igual te pido si hasta el día de hoy tú no has traído a mis manos el hijo de quien yo debo darte cuentas el día de mañana, te suplico que soples vida en mi vientre y lo santifiques para Tu Gloria. Declaro que mi vientre es fortalecido, santificado y tocado por ti y que Tú Padre, lo fructificarás para que sea vivificado y fortalecido. Que en lo que antes no había vida hoy con el poder de Tu Espíritu Santo lo habrá, y que ésta generación que Tú Padre levantarás, será Santificada para poner Tu nombre en los lugares altos, hoy traes vida nueva a él. ¡En Cristo Jesús Amén!





Gris







Soy esposa, madre pero sobre todo hija de un Rey, quien día con día me guarda y cuida bajo su amor infinito.  Mi deseo es tener una relación más profunda con Él y poder ser llena de Su Espíritu. Que me llene de su sabiduría y guianza cada día y poder ser grata ante Él. Actualmente estudio Psicología para algún día poder ejercer y servir con niños y mujeres que han sufrido alguna forma de violencia o abuso.

2 comentarios:

  1. Me impacto el articulo!!! Que LEGADO ESTOY DEJANDO?

    ResponderEliminar
  2. Me impacto el articulo!!! Que LEGADO ESTOY DEJANDO?

    ResponderEliminar

¡únete a la comunidad instagram!

Licencia Creative Commons
Este blog y todo su contenido gráfico y escrito está protegido por derechos de autor bajo Licencia Creative Commons Atribución-NoComercial-CompartirIgual 4.0 Internacional.
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

¡Suscríbete a mi canal!

Blogging tips