domingo, 27 de septiembre de 2015

Preparando Guerreros {+Materiales imprimibles}




Exhorto ante todo, a que se hagan rogativas, oraciones, peticiones y acciones de gracias, por todos los hombres
1 Timoteo 2:1


¿Te acuerdas como era la vida cuando tenías 5 años? ¿Qué tal la seguridad?  ¿la tecnología? ¿El pecado era más oculto? ¿qué tal hoy?


y por haberse multiplicado la maldad, el amor de muchos se enfriará.
Mateo 24:12


Cuando era soltera, todo aquello de la maldad del mundo y las consecuencias del pecado no eran tan importantes para mi, y eso se debía a que no tenía conocimiento de Jesucristo y tampoco temor de Dios.


Esa visión del mundo cambió por completo el día que supe que esperaba mi primer hijo; de pronto un frío me corrió por la espalda al pensar en los peligros a los que podría estar expuesto mi primogénito y temí, temí durante mucho tiempo al grado de encerrarme en casa día y noche.


Fue hasta tiempo después, leyendo la Palabra de Dios y orando que, nuestro Señor trajo su paz a mi vida, me mostró que debo confiar en Él, entregarle mis hijos a Él para protección y todo aquello que pudiera robar mi paz.




Todas sabemos que debemos orar por nuestros hijos, sin embargo no somos constantes en ello, o por lo menos a mi me ha costado llevarlo a cabo.  Ha habido días en los que me he dedicado a orar por ellos de manera diligente y otros en los que, a decir verdad oro de manera raquítica y con frases meramente mecánicas: “Padre, guárdales” “Bendice su día” “cuídalos”.


¿Por qué pasa eso? En mi caso es porque he permitido que otras cosas, personas y proyectos ocupen mi mente a la hora de orar. Así que, es tiempo de levantarme en oración por ellos, tomar un tiempo específico por ellos, arrodillarme ante Dios y orar. He experimentado la bendición de ayunar en diferentes momentos de mi vida así que, en este tiempo creo que es bueno incluirlo.


¿Te animas a orar junto a mi desde el 1 de Octubre y durante 50 días?


El tipo de ayuno que hagas es tu decisión. El tiempo que lo hagas también es decisión tuya, puede ser un día a la semana, una semana entera, 20 días o hasta 40, solo recuerda que el fin es concentrarnos más en Dios. Puedes hacer un ayuno completo donde solo ingieres líquidos o puede hacer el ayuno como el de Daniel. (Que es el que haré yo), en este te abstienes de harinas y carnes, (sólo comes legumbres y frutas) y el único líquido que él tomó fue agua.


Sin embargo hay diferentes tipos de ayuno pues, el motivo principal  es concentrarte de lleno en Dios, es por ejemplo, darle el tiempo que por lo regular ocupan algunas otras actividades en nuestro día a día, cederle a Él más de nosotros y enfocarnos solo en Dios y en lo que tiene para decirnos. Usa la sabiduría y ora para que puedas ser guiada. Las que comienzan por primera vez, pueden hacerlo poco a poco.



Es tiempo de levantarnos en oración por nuestros hijos, ellos algún día serán quienes hablen de Dios a las siguientes generaciones; necesitamos guiarles, instruirles en la Palabra de Dios y sin duda nuestra oración ayudará a que ellos cumplan su propósito.


¿Cómo lo sé? Porque la oración es poderosa, nos conecta con Dios y nadie orará por tus hijos más que tú, tú conoces sus debilidades, sus fortalezas y tu oración por ellos podrá ayudarte a crecer y madurar con Dios.


Por este niño oraba, y Jehová me dio lo que le pedí.
 Yo, pues, lo dedico también a Jehová; todos los días que viva,
será de Jehová. Y adoró allí a Jehová.

1 Samuel 1:27-28


“…el amor de muchos se enfriará” oremos por nuestros niños y jóvenes porque, el que persevere hasta el final, este será salvo. (Mateo 24:12-13)




Renovada en Su Gracia



Karla


No olvides que a partir del jueves 1 de octubre, a las 7:00 a.m. (hora del centro de México) estaré compartiendo en la página de Facebook  una foto con la oración diaria, espero leer tus comentarios y oraciones. 

Aquí te dejo el plan de lectura con los temas que estaremos orando, puedes descargarlo e imprimirlo. También dale clic a la imagen para que puedas descargar sin costo la guía devocional para esta jornada de oración. ¡Que nuestro Señor Jesucristo nos guíe y bendiga en este tiempo!













4 comentarios:

  1. Me gustan mucho tus publicaciones. Es como un manjar y es un deleite saborearlos. a veces también se vale repetir. Gracias por compartir. Dios te siga usando en la obra y te bendiga cada día más. Un fuerte abrazo. Me llamo Nuri.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. amén, gloria a Dios Nuri!!!
      te mando un abrazo grande y fraternal, Dios te siga bendiciendo!

      Eliminar
  2. Gracias, por preparar y traernos estas ayudas a nuestras vidas

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. gracias a Dios +Silvana Urzúa, Dios te siga bendiciendo! un abrazo

      Eliminar

¡únete a la comunidad instagram!

Licencia Creative Commons
Este blog y todo su contenido gráfico y escrito está protegido por derechos de autor bajo Licencia Creative Commons Atribución-NoComercial-CompartirIgual 4.0 Internacional.
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

¡Suscríbete a mi canal!

Blogging tips