miércoles, 28 de octubre de 2015

¡Disfrutando la vida! {Incluso en días grises}





Hace unos días fui al correo para depositar un paquete de libros que me pidieron en el extranjero, la mujer que atiende es sumamente amable; pero ese día en especial su rostro estaba bastante afligido, sus movimientos eran lentos e incluso no sonreía.


Yo le sonreía y hacía la plática con ella de manera amena, tratando de que cambiara su semblante por un momento y de la nada expresó: -son tan tristes los días grises ¿cierto? no me gustan, cuando amanece así prefiero no salir de casa y quedarme en cama, son tan deprimentes-


A decir verdad a mi me fascinan los días grises, más aún si llueve y hace frío, pero a ella no, por alguna razón (que no mencionó) le hacen deprimirse al extremo. Así que le dije, goce este día que es bello en su interior, está viva, aquí y ahora.


Y esta mañana estuve leyendo el libro de Eclesiastés después de mi tiempo de oración, es un libro tan pequeño pero lleno de tanta sabiduría que, regresaré a leerlo una vez más y las que sean necesarias.


El hombre más sabio de toda la humanidad hace mención de disfrutar la vida, disfrutarla cada día porque no sabemos qué día nos llamará nuestro Padre Celestial a su presencia. Todos los  días son buenos días… todo depende desde que perspectiva los veamos, si los vemos con la nuestra no creo que sean muy alentadores, pero si los vemos desde la perspectiva divina, todos son espectaculares, llenos de su amor y de su misericordia.



Dios nos ha dado la capacidad para disfrutar de lo que Él nos da, todos los días recibimos de él, todo. ¿Por qué no disfrutarlo?



Pero algo bueno he visto. Y es que no hay nada mejor que comer y beber y gozar, cada día de nuestra vida
del fruto del trabajo con que nos agobiamos bajo el sol. Ésa es la herencia que de Dios hemos recibido.
A cada uno de nosotros Dios nos ha dado riquezas y bienes, y también nos ha dado el derecho de consumirlas. 
Tomar nuestra parte y disfrutar de nuestro trabajo es un don de Dios.

Eclesiastés 5:18-19



Es responsabilidad nuestra disfrutar del día a día, tenemos todo para ser felices mujer. Estamos vivas, tenemos provisión diaria de parte de nuestro Dios, somos amadas, tenemos un destino en Él y lo mejor de todo, su presencia, el perdón de nuestros pecados y su salvación por medio de Jesucristo. Ese es el motivo principal por el cual debemos alegrarnos en esta vida.



Todo lo demás es secundario y ayuda a vivir una vida de acuerdo al diseño divino de Dios, pero no debe regir ni marcar nuestro futuro. Un día gris no tiene por qué definir los demás días de nuestra vida. Un día gris trae enseñanza a quien desea verlo de esa manera, todos los días debemos pensar que somos afortunadas por estar vivas, por vivir diferentes experiencias en nuestro caminar con Dios.



Aprendamos a disfrutar todo lo que Dios nos da.



Y como Dios nos llena de alegría el corazón,
no nos preocupamos mucho por los días de nuestra vida
Eclesiastés 5:20



Hoy te reto a disfrutar el día, haya comenzado diferente a como estabas planeando que comenzara.


·        Su presencia.- toma tiempo diariamente para estar en oración y lectura de su Palabra.  ¿Hace cuánto que no disfrutas de un buen tiempo con Dios? (Deuteronomio 4:29)

·        Su perdón.- acércate a Él hoy para perdón de pecados. ¿Recuerdas el Salmo 51?

·        Tu Familia.- Nuestro primer ministerio, nuestro esposo e hijos. (Salmo 128)

·        Tu trabajo.- ser agradecidos y disfrutar de él pues es donde Dios envía su bendición, recordemos que todo lo hacemos para el Señor y no para el hombre. (Col 3:23)

·        Disfruta el presente sin agobiarte por el futuro ¿qué ganas con eso? (Jer. 29:11)

·        Disfruta de todos los pequeños detalles de la vida.

·        ¡Canta, ríe, baila, celebra que estás viva!

·        Hazte el propósito de vivir feliz y agradecida.



La gratitud a Dios nos lleva a amar a Dios aún más porque, con ello nos damos cuenta de todo lo bueno que Dios nos ha dado…  seamos agradecidas hoy.



Somos afortunadas de experimentar los cambios de ánimo, experimentar diferentes situaciones en la vida porque eso quiere decir que estamos totalmente vivas, con identidad, que hay un ser supremo que cuida de nosotras y cada día nos permite vivir la vida para que la disfrutemos.



Cuando te llegue un buen día, disfruta de él; y cuando te llegue un mal día,

piensa que Dios es el autor de uno y de otro,
y que los mortales nunca sabremos lo que vendrá después.
Eclesiastés 7:14


¡A disfrutar, que estamos totalmente vivas!



En Su Gracia

Karla



Todas las citas Bíblicas son de la versión Reina Valera Contemporánea.




Escribe tu e-mail y recibe las publicaciones directo a tu bandeja de entrada:

domingo, 25 de octubre de 2015

¿Cómo preservar la inocencia de nuestros niños?






Es tan hermoso  ver la inocencia de un niño, esa mirada sencilla, alegre, de confianza, sin temor ni enojos, es realmente maravilloso.

Inocencia significa que está libre de culpa o de pecado. Falta de malicia, mala intención o picardía. Es la capacidad de percibir y aceptar lo que se ve tal y como es, sin juicio de bueno o malo.


La inocencia es un tesoro de gran valor que poseen todos los niños, 
ellos no tienen prejuicios ni ningún sentimiento que dañe o maltrate a otro ser humano.



Responsabilidad de los padres

Según expertos, es recomendable preservar la inocencia en nuestros hijos. Nosotros los padres somos los responsables. Cada edad requiere de parte de nosotros  informaciones, datos y respuesta adecuadas a sus edades, a su comprensión y capacidad mental.
Los niños por naturaleza son curiosos y es parte de ellos el querer saciar esa curiosidad, pero en esa búsqueda pueden ver cosas que no deban ver, escuchar y saber, es aquí en donde cada padre debe velar por la integridad de sus hijos.

El mundo por el pecado nos está ofreciendo cosas negativas que no preservan para nada la inocencia de los niños, no van en pro de una infancia saludable. Pero es nuestro deber como padres responsables informar adecuadamente a los hijos, no mentirles ni hacer silencio. Guiarlos por el buen camino.


“Instruye al niño en el camino correcto, y aun en su vejez no lo abandonará.”

Proverbios 22:6


Otro trabajo de los padres es brindarle seguridad y confianza en un mundo inseguro, lleno de peligros y engaños. Darles paz y tranquilidad en sus inquietudes y preocupaciones. Si nuestros hijos ven cosas que les dan miedo o creen que corren peligro, brindemos esa protección que ellos necesitan.


En casa.-

Los niños lo observan y escuchan todo. El lugar más importante para cuidar y preservar su inocencia es en casa. Recordemos de sus cortas edades tiene sus maneras aprender, por lo que lo visto y lo aprendido es crucial. Cuando los niños están en su proceso de formación todo lo que vivan, escuchen o vean va influir en su bienestar de acuerdo a su edad.

Mira algunas cosas que es importante que tomemos en cuenta para cuidar la inocencia de nuestros hijos: 



1. Cuidado con lo que ves en la televisión.-


Si tus niños están en casa cerca del televisor, no veas programación de adultos.


*Por qué puede acabar con la inocencia de nuestros hijos? Porque verán contenidos violentos, de horror y suspenso, pasiones, asesinatos, armas de fuego, situaciones sexuales, desnudez, Etc.


Las películas, novelas, comedias, concursos, certámenes de belleza no se producen para que los niños lo vean. Esto es entretenimiento para ADULTOS. No sientes a tus hijos frente al televisor para que sean educados y enseñados por estos programas. Ten cuidado también con algunas programaciones para niños que andan por ahí.


Los padres debemos estar 100% atentos y pendientes de lo que nuestros hijos ven en televisión, pues es fuente también de información dañina hasta para nosotros los adultos. Muchos de estos programas niegan a Jesucristo y a la vida cristiana. Por lo que es necesario que preservemos sus mentes infantiles, cuidemos su inocencia lo más que podamos. No los entreguemos al modernismo y a lo mundano tan fácilmente.



2. Cuidado con las computadoras conectadas a Internet y lo que ves cuando te sientas frente a ella

El Internet hoy día es necesario para realizar trabajos, estar conectados con otras personas, Etc. Pero tienes que saber que todo queda registrado y tus hijos en algún momento pueden ver lo que tú ves.


Si haces mucho uso del Internet, lo recomendable es que tengas una Laptop personal que tus hijos no tengan acceso a ella. Si hay una computadora en casa, trata de no usarla para tus cosas personales, y si la usas y tus hijos están en casa, prívate de ver asuntos que puedan dañarlos.


*Por qué puede acabar con  la inocencia de nuestros hijos? Porque podrán acceder a pornografía, fotos-imágenes, videos, salas de chat, Etc.



3. Cuidado con las conversaciones vía telefónica

Nuestros hijos pueden escuchar lo que conversamos por teléfono. Tratemos de no hablar mal de otros, decir malas palabras, Etc., es mejor que tengamos conversaciones sanas.


*Por qué puede acabar con la inocencia de nuestros hijos? Porque pueden escuchar críticas, chismes, discusiones, Etc.



4. Cuidado con las conversaciones entre papá y mamá.-

Las discusiones deben ser en privado. El mejor momento para conversar es cuando los niños están dormidos o no están en casa. Se recomienda buscar un lugar seguro en el hogar en donde nuestros hijos no puedan escuchar. Traten de no discutir o pelear cerca de ellos, no hagan a sus hijos testigos ni jueces de sus discusiones o desacuerdos. Algo que frustra y traumatiza mucho a los niños es escuchar peleas entre sus padres.   

*Esto, en qué afecta su inocencia? Les crea sentimientos de: Inseguridad, emociones frágiles, incertidumbre, sentido se culpa, tristeza, dolor, decepción, Etc.



5. Seamos padres responsables.-


El hogar es el lugar ideal para educar y nutrir a los niños. Aportemos una crianza sana, pura e integra … Hagamos el esfuerzo.


*En qué no beneficia? Serán: Niños inocentes, con mentalidad sana, infancia saludable, confiados y seguros en sus padres, educados en casa, respetuosos, Etc.


Si somos padres y madres cristianos oremos por la inocencia de nuestros hijos, pedimos a Dios ayuda para cuidarles y velar por su integridad.




En Cristo,

Yissell



Puedes seguir a Yissell en su página de Facebook  y seguirla también en su bello Blog:  “Mujer y Vida” pincha la imagen para que puedas ser bendecida con lo que ella comparte.






Escribe tu e-mail y recibe las publicaciones directo a tu bandeja de entrada:

miércoles, 21 de octubre de 2015

¿Fallas como mamá? {7 versículos de esperanza}




Debo confesar, me encanta ser mamá…

Aunque a veces lo olvido;  sobre todo cuando la casa está pies para arriba, cuando termino durmiendo en 20 cms. de cama, cuando mi comida está fría al sentarme a comer y por supuesto, cuando la cantidad de ropa por lavar es mayor al acostumbrado.

Pero estarás de acuerdo conmigo, Ser mamá ¡es hermoso!

Cada día es una nueva aventura, al final del día quienes aprenden cosas nuevas somos nosotras, días hermosos al lado de ellos y sus triunfos; otros días un tanto tristes cuando ellos enferman o cuando no tienen el final deseado, en algo que se hayan propuesto.

Cuando eso pasa, me pregunto si acaso no soy buena madre, oro a Dios para saber ¿qué es lo que estoy haciendo mal, qué necesito mejorar?

Muchos días me he preguntado si acaso estaré guiándolos bien, si soy la mamá que ellos necesitan y bueno… la Palabra de Dios siempre trae consuelo, esperanza y fortaleza para seguir caminando en fe, confiadas en que nuestro trabajo es menos si quien nos acompaña día a día es Dios.



¿Qué necesitamos recordar cada día?


 Aquí te comparto 7 versículos que te llenarán de fe, esperanza y de confianza en Dios, en diversas áreas de tu maternidad.


1. Son su Descendencia

El mirar a nuestros hijos como hijos de Dios, cambia nuestra perspectiva; cuando vemos sus capacidades, sus fallas, su carácter e identidad, podemos dar gracias porque somos privilegiadas de ser la mamá de los hijos de Dios.


¿Acaso Dios no los hizo un solo ser, en el que abundaba el espíritu? ¿Y por qué un solo ser? Pues porque buscaba obtener una descendencia para Dios. Así que tengan cuidado con su propio espíritu, y no sean desleales con la mujer de su juventud.

Malaquías 2:15 RVC


2. Sabiduría

Cada día necesitamos acercarnos al trono de la gracia y pedir sabiduría para guiar a nuestros hijos. Ser sabias para guiar y educar a nuestros hijos que son tan distintos uno del otro. Si tienes más de un hijo, sabes que no a todos los puedes educar de la misma manera porque todos son diferentes.
Necesitamos sabiduría mujer.


Si alguno de ustedes requiere de sabiduría, pídasela a Dios, y él se la dará, pues Dios se la da a todos en abundancia y sin hacer ningún reproche.

Santiago 1:5



3. Descanso

Si tienes hijos que son muy activos y continuamente estás en urgencias, o eres de las mamás que les mandan llamar por la conducta extrovertida de tus hijos; o por el contrario tienes hijos introvertidos,  y no conviven con casi nadie; sabes que en ocasiones es estresante y si no lo sabemos manejar podemos frustrarnos.


No se preocupen por nada. Que sus peticiones sean conocidas delante de Dios en toda oración y ruego, con acción de gracias.

Filipenses 4:6



4. Paciencia y perseverancia

Oremos por cada día tener la fuerza, la paciencia y la perseverancia para trabajar con ellos, guiarles y encaminarles durante todo el tiempo que Dios permita, y sigamos adelante, sobre todo los días que sean más difíciles de llevar.


No nos cansemos, pues, de hacer el bien; porque a su tiempo cosecharemos,
 si no nos desanimamos


Gálatas 6:9


5. Su futuro es grande

Cuando vemos las capacidades de nuestros hijos nos alegramos, si sólo vemos sus debilidades, estaremos opacando las grandes cosas que Dios le ha dado y en las que Él se glorificará.

Ellos llegarán tan lejos como Dios lo ha pensado, llegarán tan lejos, más de lo que pensamos, tenemos un Dios que piensa y actúa en grande para sus hijos (Jer. 29:11)


Y a Aquel que es poderoso para hacer que todas las cosas excedan a lo que pedimos o entendemos, según el poder que actúa en nosotros.

Efesios 3:20 RVC



6. Amor incondicional

Mis padres fueron un claro ejemplo de lo que es amar incondicionalmente, con 9 hijos imperfectos, con características tan distintas unos de otros, carácter y actitudes diferentes, nunca hicieron distinción en cuanto a brindar su amor.

Cada día ellos amaban y perdonaban a sus hijos, era tan grande su amor por cada uno de nosotros, que las virtudes sobresalían y nuestros defectos a sus ojos, eran nulos.


Por sobre todas las cosas, ámense intensamente los unos a los otros,
porque el amor cubre infinidad de pecados.

1 Pedro 4:8 RVC



7. Unidos de corazón

Esa es mi oración cada día.

Que nuestros hijos y nosotros estemos unidos en amor. Que no haya nada que pueda hacernos separar y que nuestro amor, sea siempre fortalecido en el amor de Cristo. 

Corazones unidos en amor. Porque son la herencia de Jehová.


He aquí, herencia de Jehová son los hijos;
Cosa de estima el fruto del vientre.
Como saetas en mano del valiente,
Así son los hijos habidos en la juventud.
Bienaventurado el hombre que llenó su aljaba de ellos;
No será avergonzado
Cuando hablare con los enemigos en la puerta.


Salmo 137:3-5


Así que si eres como yo, que en determinados momentos sientes como si no fueras la madre que tus hijos necesitan, recuerda que nuestro soberano Dios nos eligió como madre de sus hijos, y que Él no se equivoca al ponernos en la familia a la que pertenecemos.


Descansa en la presencia de Dios y busca equiparte con todo lo que necesitas a través de su palabra


¿Tienes algunos versículos favoritos para tu maternidad? Comparte conmigo.




En Su Gracia


Karla




Escribe tu e-mail y recibe las publicaciones directo a tu bandeja de entrada:

lunes, 19 de octubre de 2015

Tú eres quien importa





Dime por favor qué es lo que ves cuando te observas en el espejo.

¿Qué es lo que ves de ti cuando otros te describen?

¿Qué percepción tienes de ti misma?

Si pudieras verte a través de los ojos de tu amado esposo, ¿Qué verías?

¿Y si te ves a través de los ojos de Dios?


En el 2013 habíamos en México,  112 millones 336 mil 538 habitantes. ¡y ninguno es igual al otro!


Cuando veo la creación de Dios, cuando veo a mis hijos ser parte de dos personas que se aman y que ninguno de ellos es igual, ni siquiera tan parecido al otro; no deja de maravillarme nuestro Dios.



Y Dios creó al hombre a su imagen. Lo creó a imagen de Dios.
Hombre y mujer los creó.

Génesis 1:27



Dios no hace personas en serie.

Me gusta pensar que se toma el tiempo para formar a cada uno, para darle la forma  y características únicas a cada uno.

Él es el alfarero,  quien dedica tiempo a moldear, a esculpir, a detallar a cada una desde su creación.


Es bueno recordar que Dios se tomó el tiempo necesario para formarnos.

Cada día, cada momento recuerda a quien te pareces, de quien eres hija y quien te dio su identidad.

Eres hecha a su imagen

Eres única

Tú realmente importas, realmente le importas.



Aunque el espejo te diga vez tras vez que no vales…

Aunque los días sean grises y sientas que no puedes salir adelante sola…

Aunque tus propias expectativas no sean cumplidas…

Aunque las expectativas de otros sean altas…

Aunque tú misma creas que no eres lo suficiente y que Dios se equivocó contigo, recuerda quien es tu creador.



El mismo Dios que creó los cielos, la tierra, el cosmos, las pléyades, los abismos, los mares, todo lo hermoso de la creación, ese mismo Dios te creó a ti.

Te dio identidad.

Te dio autoridad para decidir si quedarte con lo que otros o tú misma crees de ti o, quedarte con lo que Él dice y Cree que eres.



Has sido sellada por el Espíritu Santo.

Elegida por Dios.

Eres única

Eres especial.

Eres Tú.



Desde el primer capítulo de su Palabra, desde el principio de la creación pensaba en ti y te hizo a su imagen…



Desde el vientre de tu madre te eligió a ti para ser quien eres hoy.



Tú, Señor, diste forma a mis entrañas;
tú me formaste en el vientre de mi madre!
 Te alabo porque tus obras son formidables,
porque todo lo que haces es maravilloso.
¡De esto estoy plenamente convencido!
Aunque en lo íntimo me diste forma,
y en lo más secreto me fui desarrollando,
nada de mi cuerpo te fue desconocido.
Con tus propios ojos viste mi embrión;
todos los días de mi vida ya estaban en tu libro;
antes de que me formaras, los anotaste,
y no faltó uno solo de ellos.


Salmo 139:13-16 RVC



No permitas que nada, ni nadie te haga creer algo que no eres.

No permitas que tu valor lo decida la industria de la moda.

No permitas que tu identidad la rija el artista del momento.

No permitas que tu valor lo establezca alguien más.

No permitas que tu mente se llene con imágenes de lo que deberías ser, de cómo te deberías ver, de cómo deberías vestir para sobresalir…


Esas son imágenes que el enemigo de tu alma quiere que creas.


Tu valor viene de Dios mismo.


¡Eres valiosa por el simple hecho de ser creación de Dios!


Eres hija de Dios


Su más hermosa creación.







En Su Gracia


Karla



Escribe tu e-mail y recibe las publicaciones directo a tu bandeja de entrada:

¡únete a la comunidad instagram!

Licencia Creative Commons
Este blog y todo su contenido gráfico y escrito está protegido por derechos de autor bajo Licencia Creative Commons Atribución-NoComercial-CompartirIgual 4.0 Internacional.
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

¡Suscríbete a mi canal!

Blogging tips