lunes, 5 de octubre de 2015

Amor sin condición {De padres a hijos}





Ser madre de familia no es sencillo, tenemos en nuestras manos almas de niños y niñas que han sido enviadas a esta tierra para ser descendencia de Dios.


¿Acaso Dios no los hizo un solo ser, en el que abundaba el espíritu? 
¿Y por qué un solo ser? Pues porque buscaba obtener una descendencia para Dios. 
Así que tengan cuidado con su propio espíritu, y no sean desleales con la mujer de su juventud.

Malaquias 2:15 RVC


Nuestros hijos, son hijos de Dios y nosotras somos quienes formaremos a esos niños en adultos responsables temerosos de Dios o en adultos que caminen sin dirección en un mundo que cada vez habla menos de Dios.


¿Dónde queremos ver a nuestros hijos? ¿Cómo los visualizamos a futuro? ¿Qué valores les estamos sembrando para que ellos florezcan?


Un niño amado, es un niño feliz, seguro, firme en sus convicciones, un niño pleno.


Un niño sin protección de sus padres, crecerá con miedos, con un falso concepto de si mismo; un niño sin protección será un adulto inseguro y muy probablemente con Rencor y miedos escondidos.


Cada uno de nuestros hijos (naturales, adoptados y/o espirituales) son elegidos por Dios para cumplir propósitos, para llegar a la meta, han sido elegidos para en un futuro dar fruto divino.


Ninguna persona nace por error ¡ninguna! Embarazos no deseados, pérdida de las cuentas, embarazos por abuso sexual, etc. son niños que han sido planeados por Dios. Si has sentido o creído toda la vida que naciste por error o que tus hijos lo fueron, no es así.


Desde el ADN de tus padres ya tenías un propósito en esta tierra, lo mismo ocurre con tus hijos, necesitamos crecer confiando en que nuestro soberano Dios tiene todo perfectamente planeado, aún cuando ni tú ni yo lo entendemos, pero hoy que estamos aquí y nuestros hijos también, seamos agradecidos por la oportunidad de vivir y de vivir siendo libres.


Seamos madres que escuchan a sus hijos, madres que están al pendiente de cada cambio de actitud por mínima que parezca, debemos creerles todo lo que nos digan aunque investiguemos después pero, debemos darles la confianza que ellos requieren.


Recordemos nuestra niñez y busquemos ¿qué fue lo que nos hizo falta? De todo lo que vivimos con nuestros padres ¿Qué es lo que puedo aplicar con mis hijos para que se sepan amados y protegidos?


Oremos mujer, que nuestro padre celestial quien nos guarda y ama eternamente, nos guíe a amar incondicionalmente a nuestros bellos hijos.



Los hijos son un regalo del Señor;
los frutos del vientre son nuestra recompensa.

Salmo 127:3 RVC







Renovada en Su Gracia


Karla



Tema de la jornada de oración “Preparando Guerreros” aún está disponible la guía devocional para imprimir y seguir orando estos 50 días por nuestros niños y jóvenes, sólo da clic aquí.


Escribe tu e-mail y recibe las publicaciones directo a tu bandeja de entrada:

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Licencia Creative Commons
Este blog y todo su contenido gráfico y escrito está protegido por derechos de autor bajo Licencia Creative Commons Atribución-NoComercial-CompartirIgual 4.0 Internacional.
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
Blogging tips