lunes, 9 de noviembre de 2015

Dejar de fumar {Y otras costumbres}




Hace unos años antes de saber que Cristo me amaba y que había dado su vida por mi, estaba envuelta fuertemente en un vicio. Intenté dejarlo y fallé vez tras vez... tal vez estés pasando por algo similar y no sólo en eso, hay otras cosas con las que luchamos y pareciera que no podemos salir de ellas...


Comencé a fumar cerca de los 16 años de edad y me volví adicta a él, fumaba una cajetilla diaria, era increíble que lo primero que hacía al despertar y lo último antes de dormir era fumar un cigarrillo (o dos) con un café.


Duré 6 años fumando 20 cigarrillos al día, fines de semana subía el consumo una cajetilla más, mi cuerpo temblaba sin control cuando pasaba un día sin fumar, era desesperante no tener un cigarrillo cerca y realmente me ponía mal emocionalmente.


Trataba de dejarlo, algo dentro de mi sabía que no era bueno, esa sensación de pesadez después de fumar me hacían pensar que debía dejarlo cuanto antes pero, no podía, de verdad no podía, intentaba vez tras vez dejarlo pero no tenía éxito.


Me frustraba y lloraba.

Luché en mis fuerzas sin conseguir la victoria así que desistí.

Ni modo, intente, no se pudo. Y seguí viviendo.



Un día mi hermana Maryjo me compartió de la libertad que tenemos en Cristo, recuerdo que me dijo que Él podía sanarme y ayudarme a dejar vicios, a llenar cada vacío y quitar de mi toda tristeza.


Me presentó a un Cristo que no conocía, a un hombre que siendo Dios murió por mi… ¿por mi? ¿Qué hice para merecer que alguien muriera por mi? –Pensé- y entonces mi búsqueda de la verdad comenzó ahí, un 20 de Noviembre del 2001 fue como si mis ojos se hubieran abierto a una dimensión que no conocía y quise saber más.


10 días después leí que nuestra lucha no es contra carne ni sangre, sino contra los seres de maldad que habitan las regiones celestes. Entendí que todo lo que estaba haciendo en mis fuerzas para dejar de fumar era inútil, estaba luchando contra algo del que no tenía conocimiento años atrás… y recuerdo bien que esa noche decidí que sería el último cigarrillo que fumaba porque la sangre de Cristo había limpiado toda mi maldad,  si estaba escrito en la Biblia es porque era verdad y caminé creyendo en eso… Te confieso que el primer día mi cuerpo exigía nicotina, mi cabeza dolía como nunca antes, mis emociones estaban en una olla de presión y me encontraba con desesperación. Mi hermana me decía, ora, ora cuando te den ganas de fumar; y lo hice.



Dios me dio la libertad de un vicio que parecía imposible dejar…


Nada hay imposible para Dios… nada (Lucas 1:37)



Y hoy pienso en todo aquello que tenemos que dejar en manos de Dios, cada día tú y yo libramos una lucha contra algo que parecería no hay salida.


Todo aquello que pareciera que nos domina y que nos hace la vida más dura, en todo aquello que parece que no tengo el control para dejarlo.



¡Ah, parece tan difícil dejarlo! Pero sólo es así cuando centramos nuestra mirada en ese vicio, en ese problema, en esa necesidad; cuando centramos nuestra mirada en nosotras mismas


Hoy recordemos 2 Corintios 10:3-6 RVC

Es verdad que aún somos seres humanos, pero no luchamos como los seres humanos. 
Las armas con las que luchamos no son las de este mundo, sino las poderosas armas de Dios, 
capaces de destruir fortalezas y de desbaratar argumentos 
y toda altivez que se levanta contra el conocimiento de Dios
y de llevar cautivo todo pensamiento a la obediencia a Cristo. 
Estamos listos para castigar toda desobediencia, una vez que la obediencia 
de ustedes llegue a la perfección.



Así que no olvidemos que no estamos librando una batalla contra un vicio, contra una actitud, contra nuestros vecinos, contra el carácter; estamos librando una batalla contra el enemigo de nuestra alma.


Hoy dejemos de pegar al viento y dejemos que nuestro Dios nos guie, centremos nuestra mirada en Jesucristo, en su poder y deidad, centremos nuestra confianza en aquél que se llevó cautiva la cautividad y seamos libres. Renunciemos a nosotras mismas y rindámonos a los pies de Cristo, confiemos en la soberanía de nuestro Dios, vivamos la libertad que Cristo nos da y vivamos con esa nueva identidad…


Repite conmigo:

Hoy dejo…

·        De centrarme en mi misma.

·        De buscar la aceptación de los demás.

·        Mis cargas a Dios.

·        De escuchar las mentiras de satanás.

·        De compararme con otras mujeres.

·        De buscar ser la mujer perfecta, la esposa perfecta, la madre perfecta, hoy busco la perfección de Cristo en mi vida y lo que en ella incluye.

·        Hoy dejo de mirar en el espejo buscando mi identidad y la busco directamente en la Palabra de Dios.

·        El afán por tener un hogar impecable.

·        Los miedos que paralizan mi desarrollo empresarial.

·        La necesidad de aceptación.

·        Hoy dejo de hablar con palabras sin fe y hablo la verdad de la Palabra de Dios.

·        Hoy dejo de ver los errores de otros y me centro en la identidad que tienen en Cristo y les amo.

·        Hoy dejo de perder el tiempo en cosas vanas.

·        Hoy dejo el  placer del mundo y me centro en Cristo y la vida en Él.

Hoy me aferro a la libertad que Cristo nos dio en la cruz, y camino en Él cada día confiando en que me da la victoria. Hoy dejo mi vida en sus manos.



¿Qué otras cosas es necesario dejar? Compartamos con otras mujeres la alegría de vivir libres y de vivir en victoria con Cristo. Mostremos al mundo cómo ser libres a través del amor de Dios.



Renovada en Su Gracia



Karla






12 comentarios:

  1. Hoy dejo que Dios entre en mi vida y guíe mis pasos por sus sendas.
    Amén.

    Gracias Karla por acercarme mas a la palabra de Dios.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yelyn gracias a Dios! eres amada por Dios,no lo olvides nunca! besitos!

      Eliminar
  2. Hoy dejo que Dios entre en mi vida y guíe mis pasos por sus sendas.
    Amén.

    Gracias Karla por acercarme mas a la palabra de Dios.

    ResponderEliminar
  3. Hoy dejo de querer controlar todo, y le dejo a Dios TODO el control de mi vida.
    Preciosa palabra que me ha llegado directa a mi corazón!
    Gracias hermosa Karla.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias a Dios mi querida +Ruth Pastor!!! te mando un abrazo enorme!

      Dios te bendiga!

      Eliminar
  4. Es hermoso conocer los testimonios, nos dan a conocer como nuestro Dios tiene todo bajo control
    Gracias por compartido Dtb

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. así es! gracias a Dios +Ana extra, Dios te bendiga y guarde!!!

      Un abrazo!

      Eliminar
  5. Es hermoso conocer los testimonios, nos dan a conocer como nuestro Dios tiene todo bajo control
    Gracias por compartido Dtb

    ResponderEliminar
  6. Hoy dejo de preocuparme por el mañana sin vivir el hoy, porque "todo tiene su tiempo, y todo lo que se quiere debajo del cielo tiene su hora". Ec 3
    Gracias por compartir tu testimonio

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. amén, amén ScrapMo! Un abrazo y bendiciones!!! :D

      Eliminar
  7. Respuestas
    1. Hola! pues provoca cáncer en diversos órganos vitales del cuerpo, ensucia los dientes, provoca mal olor. Es malo para la salud y de quienes viven con un fumador. Mi padre fue fumador pasivo y murió de cáncer en el estómago debido a ello.

      Un abrazo!

      Eliminar

Licencia Creative Commons
Este blog y todo su contenido gráfico y escrito está protegido por derechos de autor bajo Licencia Creative Commons Atribución-NoComercial-CompartirIgual 4.0 Internacional.
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
Blogging tips