jueves, 14 de enero de 2016

Lo que otros piensen de ti, no te define {Viaja Ligera}





Dice la Palabra de Dios que la boca tiene poder para dar vida o muerte. (Proverbios 18:21) y parece que no tomamos muy en serio el conferir palabras a otros.


Recuerdo cuando era niña como algunos de mis compañeritos de escuela, proferían palabras negativas  e hirientes contra mí, y confieso que lo hice alguna vez contra alguien más.


Cuando somos niños y recibimos palabras negativas contra nuestro cuerpo, carácter o condición; solemos creerlo de manera tal que se hace carne en nuestra vida si no sabemos cómo desecharla. Si en casa no hay cuidado especial sobre ello, crecemos creyendo que somos todo eso que alguien más nos dijo; mucho más poderosa es una palabra conferida de parte de una autoridad directa. (Padres, maestros, líderes, etc.)


Si no identificamos que NO SOMOS lo que otros dicen o dijeron que somos, seguiremos caminando el camino de la vida, cargando una personalidad que en realidad no es nuestra.






  
Es hasta que el Espíritu Santo que mora en nosotras nos muestra quienes somos realmente, abre nuestros ojos para ver las maravillas que Dios ha hecho en nuestra vida y caminamos con una nueva visión, con una nueva actitud porque ahora sabemos que somos hijas de Dios, y que Él nos diseñó divinamente, con un propósito claro y que tarde o temprano, Él lo cumplirá, en su tiempo.


Hoy es un buen día para quitarnos ese peso de ser lo que otros dijeron que somos, soltar esas cargas que nos definían erróneamente, renovar nuestra mente y ser lavadas por medio de la Palabra de Dios (Efesios 5:23-24) y comenzar a vivir la vida de acuerdo al diseño divino de Dios.








Renuncia a todas esas palabras negativas que otros (o tú misma) dijeron contra ti, decide no creerlas más, y cree lo que la Palabra de Dios dice que eres.


Yo soy hechura de Dios creado en Cristo Jesús para buenas obras. (Efesios 2:10)

Yo soy una nueva criatura en Cristo. (2Corintios 5:17)

Yo soy un ser espiritual y vivo para Dios. (1Tesalonicenses 5:23; Romanos 6:11)

 Yo soy un creyente y la luz del Evangelio resplandece en mi mente. (2Corintios 4:4)

Yo soy hacedor de la Palabra y bendecido en lo que hago. (Santiago 1:22,25)

Yo soy coheredero con Cristo (Romanos 8:17)

Yo soy más que vencedor por medio de Aquel que me amó. (Romanos 8:37)

Yo he vencido por medio de la sangre del Cordero y la palabra de mi testimonio. (Apocalipsis 12:11)

Yo soy partícipe de su naturaleza divina. (2Pedro 1:3,4)

 Yo soy embajador de Cristo. (2Corintios 5:20)

Yo soy parte de un linaje escogido, real sacerdocio, nación santa, pueblo adquirido por Dios. (1Pedro2:9)

Yo soy justicia de Dios en Cristo Jesús. (2 Corintios 5:21)

Yo soy templo del Espíritu Santo; Yo no me pertenezco a mí mismo. (1Corintios 6:19)

Yo soy amado en gran manera por Dios. (Colosenses 3:12; Romanos 1:7; 1Tesalonicenses 1:4; Efesios 2:4)

Yo soy fortalecido con todo poder, conforme a la potencia de su gloria. (Colosenses 1:11).

Ya no vivo yo, mas vive Cristo en mí. (Gálatas 2:20)




Viaja ligera, vive sin cargas.




En Su Gracia

Karla






Escribe tu e-mail y recibe las publicaciones directo a tu bandeja de entrada:

2 comentarios:

  1. Graciasssssss mi niña preciosa reflexión, que oportuna eres siempre amada hermanita 😊

    ResponderEliminar
  2. Gracias a Dios por compartir con nosotras su palabra Karla eres una gran mujer. Bendiciones

    ResponderEliminar

Licencia Creative Commons
Este blog y todo su contenido gráfico y escrito está protegido por derechos de autor bajo Licencia Creative Commons Atribución-NoComercial-CompartirIgual 4.0 Internacional.
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
Blogging tips