viernes, 8 de enero de 2016

¡Olvídate de las preocupaciones y baila! {Viaja Ligera}




¡Olvídate de las preocupaciones y baila! Se dice tan sencillo pero, llevarlo a la práctica es un tanto complicado ¿por qué? Creo que nosotras lo complicamos. Y es que estamos acostumbradas a estar preocupadas por cualquier cosa que, cuando nada nos preocupa estamos inquietas. ¿Cierto?


La Palabra de Dios nos muestra que no debemos preocuparnos por nada, sino que debemos permanecer en oración todo el tiempo, y la verdad es que cuando estamos más preocupadas, menos nos acordamos de orar porque sin duda:


Las preocupaciones son síntoma
 de una vida sin oración.


Tengo un pensamiento desde hace varios años atrás que dice: “oremos para prevenir, no sólo para solucionar.” Cuando tenemos una vida de oración, continuamente le presentamos nuestras cargas y peticiones a Dios, el estar en su presencia es un descanso a nuestra alma, podemos pedir consejo y esperar el tiempo en Él y recibir la paz que sobrepasa entendimiento.





Pero cuando nuestra vida gira en torno a otras cosas y perdemos de vista la oración; las aflicciones, las cargas y preocupaciones se irán acumulando al grado de ocupar nuestra mente día y noche. Cuando nos sucede eso, es como si nos cegáramos espiritualmente porque olvidamos clamar a Dios y seguimos confiando en nuestras capacidades y nuestra fuerza.


Ayer leíamos que lo mejor para entregar las cargas a Dios era:

…Confiando
…Orando
…Esperando


Ahora, el hecho que entreguemos todo a Dios no significa que ya no hagamos nada más y lo dejemos al olvido, no nos olvidaremos de nuestras responsabilidades y lo que debemos hacer sino que, al cederle a Dios el control y entregar nuestras cargas a Él, descansaremos sabiendo que en algún momento Él nos dará la respuesta en eso que hoy pudiera quitarnos el sueño.


No sé si es lo que estemos esperando o todo lo contrario, de lo que estoy convencida es que su soberanía hará que todo cuanto resulte de ello, será benéfico para nosotras porque: todo ayuda a bien a quienes le amamos. (Paráfr. Romanos 8:28)




  
Así que, confía mujer. Te recomiendo que escribas una lista de todo aquello que te preocupa, enuméralas por orden de importancia y ora a Dios. Pide su ayuda para solucionarlo, ora pidiendo su guía para saber cómo entregarle todas esas cargas y puedas adorarle con libertad.


Ora, clama mujer para que toda preocupación quede fuera de tu vida y puedas experimentar la paz que viene de Dios.


Y por último, no dejes pasar un día sin que estés en la presencia de Dios, no acumules cargas, vive un día a la vez.
¡Olvídate de las preocupaciones y baila en su presencia!



Más buscad primeramente el reino de Dios y su justicia,
y todas estas cosas os serán añadidas.  
Así que, no os afanéis por el día de mañana,
porque el día de mañana traerá su afán.
Basta a cada día su propio mal.

Mateo 6:33-34




Gracias por acompañarme en esta primera semana devocional, ha sido un tiempo de mucha bendición donde Dios ha ido mostrándonos conductas, emociones y memorias que debemos mejorar. Dios es bueno mujer, alégrate porque sigue preservando nuestra alma. ¡Bendiciones!



Renovada en Su Gracia



Karla



Escribe tu e-mail y recibe las publicaciones directo a tu bandeja de entrada:

6 comentarios:

  1. En tus manos dejo todas mis preocupaciones, se quevme ayudarás en todo momento a encontrar solución a cada una de ellas.
    Serás mi guía y faro en el camino que comienzo a recorrer a tu lado y no permitiras que preocupación alguna embargue mi mente y mi alma.
    A ti recurriré diariamente en oración ya que "oraré para prevenir, no sólo para buscar soluciones".
    Confío en ti mi Dios.
    Desde hoy cantaré y bailaré con más frecuencia. Amén.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. amén, Yelyn Dios te siga bendiciendo que gusto leerte! Un abrazo!

      Eliminar
  2. Amado señor ayúdame padre amado a confiar en ti, ayúdame a despojarme de todo lo que impide alabarte con libertad. Quiero dejar todas mis cargas a ti señor y que en cada una de mis batallas tu me condesas la Victoria según sea tu voluntad.. Solo quiero sentirme libre para alabarte, para poder mirar al cielo y adorarte, sentirme libre cuando busque tu presencia señor. Ayúdame a perseverar a confiar y concédeme la convicción que tú solo tú señor tienes el control. Quiero menguar señor para que tu crezcas padre amado. De ahora en adelante señor serás el que guía mis pasos en todo momento. Aprenderé a descansar en ti.. En el nombre de Jesus.
    Amen

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. amén Katia, Dios te bendiga y guarde, te mando un abrazo!

      Eliminar

Licencia Creative Commons
Este blog y todo su contenido gráfico y escrito está protegido por derechos de autor bajo Licencia Creative Commons Atribución-NoComercial-CompartirIgual 4.0 Internacional.
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
Blogging tips