lunes, 25 de enero de 2016

Perdona {Viaja Ligera}




Es una mandato perdonar, una obligación como seguidoras de Cristo, no es una opción pues sabemos que si no perdonamos no seremos perdonadas.


Porque si perdonáis a los hombres sus ofensas, os perdonará también a vosotros vuestro Padre celestial;  
mas si no perdonáis a los hombres sus ofensas, tampoco vuestro Padre os perdonará vuestras ofensas.

Mateo 6:14-15

No es sencillo perdonar, seguramente nos han herido más de una vez y dentro de nuestra propia familia. Sin embargo, creo que es tiempo de soltar todo eso que nos frena y que nos ata a alguien más.

Es tiempo de reconocer que nosotros también hemos herido a otros de manera que, perdonemos porque también hemos buscado (o buscaremos) el perdón.

Tampoco apliques tu corazón a todas las cosas que se hablan, 
para que no oigas a tu siervo cuando dice mal de ti; 
 porque tu corazón sabe que tú también dijiste mal de otros muchas veces

Eclesiastés 7:21-22


Si deseamos que nos perdonen, también deseemos perdonar a otros. Deja pasar la ofensa, no es sano, no es bueno espiritualmente tampoco, nos frena, nos llena de amargura y podemos dejar de disfrutar las bondades y bendiciones de Dios.

Somos humanos, somos imperfectos pero tenemos un Dios perfecto que nos da el mejor ejemplo en todo, principalmente en el perdón. Si Dios perdona ¿Quiénes somos nosotras para No perdonar? Si Dios perdona y olvida ¿Quiénes somos nosotras para perdonar pero no olvidar? ¿Acaso somos más que Dios?

Es necesario perdonar, aunque cueste pues al final las más beneficiadas seremos nosotras.





Si no perdonamos nos amargamos, cosa que es peligrosa en nuestra relación con Dios porque dice su Palabra:

Seguid la paz con todos, y la santidad, sin la cual nadie verá al Señor. 
Mirad bien, no sea que alguno deje de alcanzar la gracia de Dios; que brotando alguna raíz de amargura, 
os estorbe, y por ella muchos sean contaminados

Hebreos 12:14-15

No perdonamos para sentirnos bien. Si buscamos el perdón y decidimos perdonar, 
eso glorifica a Dios y de esta manera nos asemejamos a su carácter.

Si vamos a pedirle a Dios que nos perdone algo, tenemos que estar dispuestas a perdonar también. Jesús destaca que es inútil pedir perdón si nosotras no hemos perdonado.

Porque si perdonáis a los hombres sus ofensas, os perdonará también a vosotros vuestro Padre celestial; mas si no perdonáis a los hombres sus ofensas, tampoco vuestro Padre os perdonará vuestras ofensas.

Mateo 6:14-15


No estar dispuesto a perdonar impide la práctica de la oración, las consecuencias de la falta de perdón son duras.

Seguid la paz con todos, y la santidad, sin la cual nadie verá al Señor. 
Mirad bien, no sea que alguno deje de alcanzar la gracia de Dios; que brotando alguna raíz de amargura, 
os estorbe, y por ella muchos sean contaminados.

Hebreos 12:14-15


Podemos dejar de tener comunión con Dios.


¿Qué es aquello que aún no perdonas?
¿Vale más el rencor y la falta de perdón que tu comunión con Dios?
  





En Su Gracia

Karla

No olvides que en Pinterest hay un tablero específico para este devocional.
Síguelo para que tengas todos los artículos en un solo lugar.





Los temas de ésta, nuestra última semana serán:





Escribe tu e-mail y recibe las publicaciones directo a tu bandeja de entrada:

No hay comentarios:

Publicar un comentario

¡únete a la comunidad instagram!

Licencia Creative Commons
Este blog y todo su contenido gráfico y escrito está protegido por derechos de autor bajo Licencia Creative Commons Atribución-NoComercial-CompartirIgual 4.0 Internacional.
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

¡Suscríbete a mi canal!

Blogging tips